APREN­DER EN MO­DO PLAY

La se­rie­dad de apren­der ju­gan­do

High Class - - GOURMET - por Lic. Ga­brie­la Cas­co Ba­chem, psi­có­lo­ga

“¿Y si en vez de pla­near tan­to, vo­lá­ra­mos un

po­co más al­to?”

Ma­fal­da To­dos sa­be­mos que exis­te una emer­gen­cia edu­ca­ti­va, una ne­ce­si­dad de re­no­var el sis­te­ma y de ac­tua­li­zar los mé­to­dos de en­se­ñan­za. Sin em­bar­go, se­gui­mos obs­ti­na­dos en en­se­ñar ver­ti­cal­men­te con­te­ni­dos y da­tos a una ge­ne­ra­ción que vi­ve en Goo­gle.

Los chi­cos au­to­di­dac­tas de hoy pue­den apren­der lo que más les mo­ti­ve a tra­vés de in­ter­net: idio­mas, his­to­ria, ma­te­má­ti­ca –lo que sea– y apren­den ju­gan­do. Es­ta ge­ne­ra­ción so­lo con rma que el ser hu­mano es­tá pro­gra­ma­do pa­ra apren­der: ¡Oh, sor­pre­sa! ju­gan­do e imi­tan­do.

El in­ves­ti­ga­dor, do­cen­te y di­se­ña­dor de vi­deo­jue­gos Gon­za­lo Fras­ca di­ce: “El jue­go es la ma­ne­ra in­na­ta que te­ne­mos pa­ra apren­der. Así es co­mo apren­de­mos a ca­mi­nar, a so­cia­li­zar, a ha­blar, que son las co­sas más di­fí­ci­les de asi­mi­lar en la vi­da, y lo ha­ce­mos so­los, pro­ban­do, erran­do una y otra vez, sin mie­do a fra­ca­sar y tar­de o tem­prano, to­dos lo lo­gra­mos”. Las­ti­mo­sa­men­te, lo pri­me­ro que de­ja­mos de ha­cer en la es­cue­la es ju­gar, lue­go nos prohí­ben co­piar y, co­mo si fue­ra po­co, errar tam­bién es­tá muy mal vis­to.

Si el ni­ño jue­ga en cla­se, co­mo mí­ni­mo se­rá san­cio­na­do o le diag­nos­ti­ca­rán “dé cit aten­cio­nal” y vi­vi­rá do­pa­do por el res­to del año lec­ti­vo. Si co­pia, es un men­ti­ro­so y ton­to. Si ye­rra en el exa­men, o lo que es peor, si re­pi­te el gra­do, man­cha su cu­rrí­cu­lum de por vi­da… apren­der así, da mie­do. Sin em­bar­go, en los jue­gos no es de es­ta ma­ne­ra, jus­ta­men­te por­que es un jue­go, no te­ne­mos mie­do de errar y em­pe­zar una y otra vez, has­ta es­pe­cia­li­zar­nos y lo­grar los ob­je­ti­vos. En el jue­go uno pue­de afron­tar desafíos, errar sin sen­tir­se in­cri­mi­na­do. Ju­gar es apren­der en se­rio, lo pue­den de­cir va­rios pro­fe­sio­na­les, por ejem­plo, los mé­di­cos y mi­li­ta­res, dos de las ca­rre­ras más com­ple­jas que exis­ten.

Un ci­ru­jano pa­sa ho­ras ju­gan­do un vi­deo­jue­go adap­ta­do, don­de prac­ti­ca una y otra vez, los mo­vi­mien­tos más de­li­ca­dos has­ta a nar su pul­so y ani­mar­se a ha­cer­lo en la vi­da real. Los mi­li­ta­res se pa­san me­ses pi­lo­tan­do un si­mu­la­dor

Es­tu­dios ac­tua­li­za­dos han de­mos­tra­do que los avan­ces en vi­deo­jue­gos, or­de­na­do­res y dis­po­si­ti­vos tec­no­ló­gi­cos, en ge­ne­ral, tam­bién pue­den ser

de vue­los, per­fec­cio­nan­do ha­bi­li­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra mon­tar­se a los avio­nes reales. Qui­zás es­tas sean las pis­tas pa­ra en­con­trar nue­vas for­mas de edu­car en el si­glo XXI. Usar vi­deo­jue­gos, si­mu­la­do­res, ta­lle­res tec­no­ló­gi­cos, prác­ti­cos y vi­ven­cia­les que ejer­ci­ten y ca­pa­ci­ten pa­ra la vi­da real y así en­con­trar la crea­ti­vi­dad pa­ra amol­dar el cu­rrí­cu­lum de la es­cue­la de si­glos pa­sa­dos, a la de la nue­va era de la in­for­ma­ción.

Es­ta ac­tua­li­za­ción es ur­gen­te, de lo con­tra­rio, nos con­ver­ti­mos en cóm­pli­ces de po­ten­ciar in­di­rec­ta­men­te to­dos los sín­to­mas psi­co­ló­gi­cos que el abu­rri­mien­to aca­rrea a las víc­ti­mas de es­te sis­te­ma te­dio­so y ade­más obli­ga­to­rio; aco­so es­co­lar, fal­ta de aten­ción e in­te­rés (el fa­mo­so y ya des­men­ti­do por su pro­pio in­ven­tor, el sín­dro­me de “dé cit aten­cio­nal” de­ser­ción es­co­lar, fal­ta de vo­ca­ción y mo­ti­va­ción do­cen­te, et­cé­te­ra.

Los cam­pos de des­con­cen­tra­ción don­de apren­de­mos a abu­rrir­nos de­ben em­pe­zar a re­no­var­se ayer, aten­dien­do cuá­les son las nue­vas atrac­cio­nes e in­tere­ses reales de los chi­cos del si­glo XXI co­mo, por ejem­plo, los vi­deo­jue­gos y la tec­no­lo­gía, y uti­li­zar­los a su fa­vor.

SA­CAR­SE EL MIE­DO A JU­GAR

Pa­ra que es­ta aper­tu­ra sea po­si­ble, te­ne­mos que des­te­rrar los pre­jui­cios ne­ga­ti­vos que te­ne­mos so­bre el jue­go, so­bre to­do, de los vi­deo­jue­gos. Es­tos han si­do re­vi­sa­dos por in­ves­ti­ga­cio­nes ac­tua­li­za­das y re­sul­ta ser que las preo­cu­pa­cio­nes eran ex­tre­mis­tas, ya que los acu­sa­ban de pro­mo­ver con­duc­tas agre­si­vas, de­ser­ción es­co­lar, mar­gi­na­ción y ais­la­mien­to so­cial, lu­do­pa­tía y adic­ción, sin em­bar­go, to­dos los es­tu­dios re­ve­la­ron que es­tas con­duc­tas te­nían que ver con mal­tra­to fa­mi­liar y el me­dio vio­len­to don­de vi­vía el su­je­to, que uti­li­zan­do las he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas.

Es­tu­dios ac­tua­li­za­dos han de­mos­tra­do que los avan­ces en vi­deo­jue­gos, or­de­na­do­res y dis­po­si­ti­vos tec­no­ló­gi­cos, en ge­ne­ral, tam­bién pue­den ser be­ne cio­sos a ni­vel psi­co­ló­gi­co y so­cial pa­ra la ad­qui­si­ción de com­pe­ten­cias y ha­bi­li­da­des so­cia­les, en el tra­ba­jo, en las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les, a la ho­ra de es­tu­diar, y tam­bién en jue­gos de rol don­de po­de­mos en­ten­der el pun­to de vis­ta del otro.

Tam­bién pro­pi­cian el sen­ti­mien­to de con­trol so­bre si­tua­cio­nes de desafíos y es­tra­te­gias, que ayu­dan a ele­var la au­to­es­ti­ma y ejer­ci­tar el ra­zo­na­mien­to y la to­le­ran­cia a la frus­tra­ción, in­cre­men­to de la crea­ti­vi­dad, ca­pa­ci­dad de re­sol­ver pro­ble­mas, ve­lo­ci­dad men­tal, desa­rro­llo de la me­mo­ria y la aten­ción, en­tre otras co­sas.

Po­dría­mos em­pe­zar a imi­tar a al­gu­nas es­cue­las y mé­to­dos que ya es­tán en fun­cio­na­mien­to y que pue­den guiar­nos en el ca­mino de la in­no­va­ción edu­ca­ti­va, que inevi­ta­ble­men­te va a te­ner que pa­sar por un pro­ce­so de prue­ba y error, pe­ro que ya no pue­de apla­zar­se. Por ejem­plo, la es­cue­la pú­bli­ca ex­pe­ri­men­tal de Nue­va York Quest to Learn es una de ellas, don­de los es­tu­dian­tes

in­ter­ac­cio­nan con los con­te­ni­dos cu­rri­cu­la­res a tra­vés de desafíos vir­tua­les co­mo re­tos y ni­ve­les, a la vez que apren­den in­ves­ti­gan­do gra­cias a la co­la­bo­ra­ción de pro­fe­so­res, fa­mi­lias, di­se­ña­do­res de vi­deo­jue­gos y edu­ca­do­res.

Otro ejem­plo es una es­cue­la su­per­mo­der­na que se en­cuen­tra en Es­to­col­mo, Sue­cia, don­de la idea es que ade­más de apren­der, uno va­ya al co­le­gio a di­ver­tir­se, en un en­torno di­se­ña­do de for­ma ex­clu­si­va pa­ra fo­men­tar el desa­rro­llo in­te­lec­tual. No tie­nen pi­za­rras, pu­pi­tres ni au­las con­ven­cio­na­les, son las es­cue­las de la red Vit­tra, que ofre­cen una op­ción de edu­ca­ción al­ter­na­ti­va. Los cen­tros son bi­lin­gües, en sue­co e in­glés. Re­crean si­tua­cio­nes de la vi­da real en lu­gar de las clá­si­cas lec­cio­nes mi­ran­do de ca­ra a la pi­za­rra y ca­da alumno es due­ño de su pro­pia ta­ble­ta.

APREN­DER JU­GAN­DO

Po­de­mos adop­tar el jue­go co­mo he­rra­mien­ta pe­da­gó­gi­ca, ya que es en­tre­te­ni­do, es­ti­mu­lan­te, mo­ti­va­dor, apa­sio­nan­te, ne­ce­si­ta de mu­cha con­cen­tra­ción y uti­li­za ha­bi­li­da­des cog­ni­ti­vas, so­cia­les y emo­cio­na­les y tie­ne un al­to gra­do de pro­ce­sa­mien­to ló­gi­co y, apren­der así, es apren­der en se­rio y no so­lo pa­ra el exa­men, es un apren­di­za­je con emo­cio­nes. Ju­gar es di­ver­ti­do y en­ri­que­ce­dor y es el apren­di­za­je en su es­ta­do más ge­nuino y pro­fun­do, es in­na­to.

Es­ta idea ya fue desa­rro­lla­da en 1818 cuan­do el fi­ló­so­fo y pe­da­go­go fran­cés Jo­seph Ja­co­tot ela­bo­ró la teo­ría de “la edu­ca­ción uni­ver­sal”. Ja­co­tot se ins­ta­ló en Bél­gi­ca y no sa­bía una pa­la­bra de ho­lan­dés. Dis­tri­bu­yó a sus alum­nos una ver­sión bi­lin­güe del Te­lé­ma­co de Fé­ne­lon, y los de­jó so­los con el tex­to y con su vo­lun­tad de apren­der. Sor­pren­den­te­men­te, po­cos me­ses des­pués, to­dos eran ca­pa­ces de ha­blar y de es­cri­bir en fran­cés sin que el maes­tro les hu­bie­se trans­mi­ti­do na­da de su pro­pio sa­ber.

Ja­co­tot de­du­jo en­ton­ces que sus alum­nos ha­bían uti­li­za­do la mis­ma in­te­li­gen­cia que usa un ni­ño pa­ra apren­der a ha­blar. ¿Qué ha­ce un ni­ño pe­que­ño? Es­cu­cha y re­tie­ne, imi­ta y re­pi­te, se co­rri­ge, tie­ne éxi­to gra­cias al azar y re­co­mien­za gra­cias al mé­to­do. To­do sin nin­gún maes­tro. Es­to ya pro­vo­có to­da una re­vo­lu­ción en la rí­gi­da edu­ca­ción eu­ro­pea, por­que la osa­día de Ja­co­tot con­sis­tió en la eman­ci­pa­ción. Ja­co­tot pre­ten­día que to­do hom­bre de pue­blo fue­se ca­paz de sen­tir­se digno de me­dir su pro­pia ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual y de­ci­dir có­mo uti­li­zar­la, sin ne­ce­si­dad de que otras per­so­nas la eva­lúen con ca­li­fi­ca­cio­nes, ya que la in­te­li­gen­cia es in­de­pen­dien­te de la po­se­sión y can­ti­dad del sa­ber. “Quien en­se­ña sin eman­ci­par, em­bru­te­ce”, de­cía.

“To­do hom­bre, to­do ni­ño, tie­ne la ca­pa­ci­dad de ins­truir­se so­lo, sin maes­tro. El pa­pel del do­cen­te de­be li­mi­tar­se a di­ri­gir o man­te­ner la aten­ción del alumno”. Ja­co­tot cues­tio­na­ba el mo­de­lo de los maes­tros “ex­pli­ca­do­res” y pro­cla­ma­ba que “to­das las in­te­li­gen­cias son igua­les. Quien quie­re pue­de. Es po­si­ble en­se­ñar lo que se ig­no­ra. To­do exis­te en to­do”. Un si­glo y me­dio des­pués el fi­ló­so­fo Ja­ques Ran­ciè­re pro­nun­ció en su li­bro El maes­tro ig­no­ran­te: “El mé­to­do de la ex­pli­ca­ción cons­ti­tu­ye el prin­ci­pio mis­mo del so­me­ti­mien­to, por no de­cir del em­bru­te­ci­mien­to”.

La sa­tu­ra­ción in­for­ma­ti­va ha cam­bia­do el mun­do y la for­ma en que apren­de­mos. Ha­ce unos si­glos, el bien cul­tu­ral más pre­cia­do de la hu­ma­ni­dad era la in­for­ma­ción, por­que era es­ca­sa o ce­lo­sa­men­te guar­da­da por sa­bios y bi­blio­te­cas. La in­for­ma­ción era uti­li­za­da co­mo he­rra­mien­ta de po­der y so­me­ti­mien­to por cier­ta cla­se po­lí­ti­ca, re­li­gio­sa y so­cial. Pe­ro hoy día, la ver­da­de­ra re­vo­lu­ción y co­mu­nión so­cial y cul­tu­ral pa­sa por la opor­tu­ni­dad que te­ne­mos to­dos de ac­ce­der a la in­for­ma­ción gra­cias a la glo­ba­li­za­ción.

En es­ta reali­dad so­cio­his­tó­ri­ca, el desafío es trans­for­mar la in­for­ma­ción en co­no­ci­mien­to y es­te, en sa­bi­du­ría, pa­ra que pue­da tras­cen­der. So­lo bas­ta ani­mar­se a em­pe­zar el jue­go de re­de­fi­nir la edu­ca­ción. Eli­mi­nar pre­jui­cios, ac­tua­li­zar mo­de­los, son las es­tra­te­gias pa­ra lle­var a un ga­me over al con­for­mis­mo y po­der vol­ver a em­pe­zar, bus­can­do siem­pre ga­nar el desafío, pe­ro apren­dien­do tam­bién de los erro­res. Ese es el jue­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.