CA­RO­LI­NA HE­RRE­RA

LO QUE SE VIE­NE PA­RA LA CO­LEC­CIÓN OTO­ÑO 2014

High Class - - SHOPPING - Por Car­los Bu­rró

La pa­sa­re­la del Mer­ce­des Benz Fas­hion Week de Nue­va York se vis­tió de lu­jo con la pre­sen­cia de Ca­ro­li­na He­rre­ra ex­hi­vien­do su in­no­va­do­ra co­lec­ción oto­ño. En es­ta oca­sión, te mos­tra­mos lo más des­ta­ca­do del des­fi­le y ha­bla­mos en ex­clu­si­va con “la se­ño­ra de la mo­da” pa­ra que nos cuen­te más so­bre es­ta nue­va co­lec­ción.

Lu­nes 10 de fe­bre­ro. Eran las 9.20 am cuan­do de­ja­mos el ho­tel rum­bo al Lin­coln Cen­ter Thea­tre en Man­hat­tan. Ba­ja­mos del au­to y el frío de Nue­va York nos dio la bien­ve­ni­da en la ex­pla­na­da. Fren­te a no­so­tros un mar de pa­pa­raz­zi, fo­tó­gra­fos de mo­da, trend hun­ters y afi­cio­na­dos ávi­dos de una ima­gen de las ce­le­bri­da­des y fas­hio­nis­tas que iban ha­cien­do su en­tra­da al Mer­ce­dez Benz Fas­hion Week. Den­tro del pre­dio, el des­fi­le de Ca­ro­li­na He­rre­ra es­ta­ba por co­men­zar.

La at­mós­fe­ra olía a ex­pec­ta­ti­va y en­tu­sias­mo. Cien­tos de com­pra­do­res, edi­to­res, pe­rio­dis­tas de mo­da, blog­gers y so­cia­li­tés iban ocu­pan­do sus lu­ga­res, ávi­dos de co­no­cer el úl­ti­mo dic­ta­men de una de las di­se­ña­do­ras más re­le­van­tes de nues­tros tiem­pos.

La pri­me­ra fi­la iba po­blán­do­se len­ta­men­te. La be­lla Di­ta Von Tee­se re­ga­la­ba a los fo­tó­gra­fos to­da su mag­ni­fi­cen­cia; Ti­na Fey son­reía a las cá­ma­ras mien­tras char­la­ba ale­gre­men­te con la her­mo­sa An­na Ken­drick; en la fi­la opues­ta, las in­ter­mi­na­bles pier­nas de Ivan­ka Trump, ex­qui­si­ta­men­te ves­ti­da, desafia­ban aque­llas de las mo­de­los que se apron­ta­ban en el backs­ta­ge.

Seis asien­tos que­da­ban aún va­cíos mien­tras co­rrían los mi­nu­tos an­tes de la ho­ra fi­ja­da. A las diez en pun­to, el team Vo­gue ha­cía su en­tra­da: Gra­ce Cod­ding­ton, Ha­mish Bow­les, Ton­ne Godd­man, Vir­gi­nia Smith y la icó­ni­ca An­na Win­tour, anun­cia­ban con su pre­sen­cia que el show iba a co­men­zar. Al mi­nu­to si­guien­te, lu­ces, mú­si­ca y la pri­me­ra mo­de­lo en­fren­ta­ba la pa­sa­re­la.

Una su­ce­sión de her­mo­sas pren­das, exó­ti­cas pie­les, cha­que­tas de hom­bros re­don­dea­dos en ex­qui­si­tos ca­che­mi­res, la­nas con apli­ca­cio­nes en chin­chi­lla o co­co­dri­lo. Abri­gos de en­sue­ño con si­lue­tas en­vol­ven­tes y re­fi­na­das que de­ja­rían a cual­quier mu­jer per­fec­ta pa­ra en­fren­tar el frío.

Ves­ti­dos cor­ta­dos al bies en de­li­ca­das se­das acom­pa­ñan ele­gan­te­men­te el mo­vi­mien­to del cuer­po, ne­gro, azul no­che. Her­mo­sos es­tam­pa­dos abs­trac­tos y apli­ques geo­mé­tri­cos los de­co­ran ex­qui­si­ta­men­te. ¿Mi fa­vo­ri­to? Un fa­bu­lo­so ves­ti­do en cre­pe de se­da co­lor mar­fil con cin­tu­rón de ter­cio­pe­lo de un pro­fun­do co­lor púr­pu­ra.

El pun­to de in­fle­xión de la co­lec­ción fue sin du­da el cor­te im­pe­ca­ble, la for­ma ma­gis­tral en la que la se­ño­ra He­rre­ra con­si­guió do­mi­nar las si­lue­tas geo­mé­tri­cas lo­gran­do ha­cer­las ab­so­lu­ta­men­te sen­ta­do­ras y fe­me­ni­nas.

Un ves­ti­do de ga­sa ro­jo bor­da­do en pe­dre­ría geo­mé­tri­ca de bri­llan­tes azu­les y pel­tres

des­pe­día el ele­gan­te pa­seo de la mu­jer He­rre­ra y co­mo era de es­pe­rar­se, la ova­ción de los pre­sen­tes re­ci­bió el sa­lu­do de la gran ar­tis­ta. Una tem­po­ra­da más, la se­ño­ra Ca­ro­li­na He­rre­ra de­mues­tra al mun­do por qué si­gue sien­do re­le­van­te: ¡nun­ca de­cep­cio­na!

De­ja­mos Lin­coln Cen­ter con los ojos re­fres­ca­dos de buen gus­to, ma­ra­vi­lla­dos an­te otra co­lec­ción vi­bran­te y ac­tual de una ca­sa siem­pre en sin­to­nía con los tiem­pos que co­rren. La si­guien­te ci­ta con la co­lec­ción nos es­pe­ra­ba al día si­guien­te, el mar­tes 11, en el show­room de la ca­sa He­rre­ra so­bre la 7.º Ave­ni­da. Ca­ro­li­na He­rre­ra, su ma­ri­do Rei­nal­do He­rre­ra y su hi­ja, Ca­ro­li­na He­rre­ra Jr. re­ci­bían per­so­nal­men­te a los po­cos in­vi­ta­dos con­vi­da­dos a la pre­sen­ta­ción pri­va­da.

En los am­plios sa­lo­nes se aco­mo­da­ban to­das las pie­zas de la co­lec­ción ex­hi­bi­das en im­po­nen­tes per­che­ros. No exis­te me­jor opor­tu­ni­dad

El re­fres­can­te es­pí­ri­tu de la nue­va tem­po­ra­da que­da real­za­da por la com­bi­na­ción de co­lo­res. Las es­truc­tu­ras ar­qui­tec­tó­ni­cas son la fuen­te de ins­pi­ra­ción

pa­ra apre­ciar y des­cu­brir el por­qué del éxi­to de la mar­ca. Ca­da pren­da es­tá per­fec­ta­men­te aca­ba­da, la ob­se­sión por el de­ta­lle se ha­ce pal­pa­ble, la ca­li­dad de los ma­te­ria­les es prís­ti­na. Fue un pla­cer po­der to­car los abri­gos de ca­che­mi­ra, las pie­les, la se­da de los ves­ti­dos, ob­ser­var en de­ta­lle la per­fec­ción de los bor­da­dos y los her­mo­sos es­tam­pa­dos ex­clu­si­vos de la ca­sa.

Ca­ro­li­na He­rre­ra Jr. co­men­ta­ba ame­na­men­te so­bre sus pren­das fa­vo­ri­tas, en­tre ellas un cha­le­co de piel de co­lor gris que en sus pa­la­bras: “Vis­te au­to­má­ti­ca­men­te cual­quier out­fit”. Las mo­de­los des­fi­la­ban pau­sa­da­men­te en­tre los in­vi­ta­dos, dán­do­le vi­da a ca­da crea­ción.

Lue­go de re­co­rrer y ad­mi­rar ca­da pie­za, la se­ño­ra Ca­ro­li­na He­rre­ra nos con­ce­dió una en­tre­vis­ta ex­clu­si­va con­tán­do­nos sus im­pre­sio­nes so­bre la co­lec­ción pa­ra el pró­xi­mo oto­ño. Una mu­jer fas­ci­nan­te, ta­len­to­sa y ele­gan­tí­si­ma nos pre­sen­ta una co­lec­ción en con­se­cuen­cia.

La co­lec­ción oto­ño 2014 bus­ca nue­vas pro­por­cio­nes y ex­plo­ra el vo­lu­men y la sua­vi­dad de las cons­truc­cio­nes

La co­lec­ción oto­ño 2014 bus­ca nue­vas pro­por­cio­nes y ex­plo­ra el vo­lu­men y la sua­vi­dad de las cons­truc­cio­nes. Cha­que­tas y ves­ti­dos de hom­bros re­don­dea­dos se com­ple­men­tan con tex­tu­ras y es­tam­pa­dos den­sos y va­ria­dos. Las es­truc­tu­ras ar­qui­tec­tó­ni­cas son la fuen­te de ins­pi­ra­ción.

De ellas re­sul­tan for­mas geo­mé­tri­cas an­gu­lo­sas que cons­ti­tu­yen la ba­se de los es­tam­pa­dos, ya sean in­te­gra­les o pin­ta­dos a mano, los apli­ques y los cris­ta­les bor­da­dos.

El re­fres­can­te es­pí­ri­tu de la nue­va tem­po­ra­da que­da real­za­da por la com­bi­na­ción de co­lo­res “una pa­le­ta que va des­de el azul pi­za­rra y el tur­que­sa com­bi­na­do con cao­ba os­cu­ro y co­bri­zo en­ve­je­ci­do has­ta co­lo­res vi­vos co­mo el azul co­bal­to– y por el re­fi­na­mien­to de los ma­te­ria­les, co­mo el twill de se­da, el ca­che­mir, el fiel­tro de la­na, el Jac­quard y el ga­zar mez­cla­dos con piel y cue­ro en­sam­bla­dos pa­ra con­for­mar de­li­ca­dos di­se­ños.

La pa­le­ta que va des­de el azul pi­za­rra y el tur­que­sa com­bi­na­do con cao­ba os­cu­ro y co­bri­zo en­ve­je­ci­do has­ta co­lo­res vi­vos co­mo el azul co­bal­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.