My­riam Bel­zi­le-Ma­gui­re

High Class - - MODA - Por Pa­tri­cia Lu­ján Aré­va­los

My­riam Bel­zi­le-Ma­gui­re siem­pre su­po que que­ría ser di­se­ña­do­ra de cal­za­dos. Bus­can­do una en­tra­da al mun­do que la apa­sio­na­ba, es­tu­dió Di­se­ño In­dus­triall en la Uni­ver­si­te de Mon­treal pa­ra lue­go de­jar su mar­caa en el Po­li­tec­ni­co di Milano. Egre­sa­da de la Cord­wai­ners rs de Lon­dres (la mis­ma es­cue­la don­de es­tu­dió Jimmy Choo), sin ha­ber cum­pli­do 30 años, ya es una de las s di­se­ña­do­ras de za­pa­tos más ex­pe­ri­men­ta­das del mun­do y su tra­ba­jo pa­ra AL­DO ape­nas es­tá co­men­zan­do.

Lo me­jor de ser una foot­wear de­sig­ner en AL­DO es qque una nun­ca se abu­rre. O al me­nos, eso es lo queq nos co­men­ta My­riam. “Co­men­cé co­mo pa­san­te en el 2009, jus­to des­pués de ter­mi­nar de es­tu­diar en Lon­dres. Em­pe­cé ayu­dan­do a otros di­se­ña­do­res, pe­ro se die­ron cuen­ta de que po­día ha­cer más y me die­ron más pro­yec­tos. Tres me­ses des­pués, hi­ce un za­pa­to que se con­vir­tió en un za­pa­to de cam­pa­ña muy po­pu­lar. La cam­pa­ña lle­gó has­ta Du­bai y Su­da­mé­ri­ca. Fue una muy bue­na ma­ne­ra de co­men­zar aquí en AL­DO”, di­ce la di­se­ña­do­ra.

Sien­do ni­ña, ama­ba los za­pa­tos de la mar­ca, pe­pe­ro no fue has­ta mu­chos años des­pués que su­po que AL­DO era, en reali­dad, ca­na­dien­se. “Cuan­do me en­te­ré de que era de Mon­treal, qui­se tra­ba­jar pa­ra ellos. Sé lo que quie­ro co­mo clien­te y aho­ra pue­do di­se­ñar los za­pa­tos que me gus­ta­ría usar. Tra­ba­jo con mu­chas chi­cas en mi ofi­ci­na y siem­pre es­toy pre­gun­tán­do­les qué quie­ren usar, y có­mo. Me gus­ta tra­ba­jar pa­ra una mar­ca que pue­do lle­var to­dos llos días”.

“Tra­ba­jo con mu­chas chi­cas en mi ofi­ci­na y siem­pre es­toy pre­gun­tán­do­les qué quie­ren usar, y có­mo. Me gus­ta tra­ba­jar pa­ra una mar­ca que pue­do lle­var to­dos los días”.

“Creo que las ten­den­cias son lo más im­por-im­por­tan­te por­que es­ta es una in­dus­tria rá­pi­da. ápi­da. Si no sa­bés lo que es­tá pa­san­do, no vas a po­der se­guir li­de­ran­do el mer­ca­do”

Va­rias ve­ces, du­rdu­ran­te la en­tre­vis­ta, es­ta jo­ven di­se­ña­do­ra menc­men­cio­na la pa­la­bra ins­pi­ra­ción, que pa­ra ella no es al­go es­tá­ti­co, sino to­do lo con­tra­rio. To­dos los días, las mu­je­res que en­tran y sa­len de su ofi­ci­na, ca­da una con su es­ti­lo par­ti­cu­lar, cons­ti­tu­yenc una fuen­te de ins­pi­ra­ción­pi­ra­ción más só­li­da­só­lid que las re­mo­tas ten­den­cias.

El da­ywear es al­go que cla­ra­men­te in­fluen­cia su es­ti­lo,est el cual ha­ce fo­co en el di­se­ño de to­dos aque­llos cal­za­dos con ta­cos, co­mo sti­let­tos y ppumps, tan­to pa­ra la co­mo­di­dad­di­dad dia­ria co­mo­com pa­ra la lo­cu­ra de las fies­tas.tas. Des­de una pe­que­ña tien­da en Hong Kong has­ta una me­ga­ca­de­na ins­ta­la­da en Nue­va York, la mmo­da de AL­DO se ma­ni­fies­ta cons­tan­te­men­te co­moc me­dio ar­tís­ti­co, y más aun vi­nien­do de la nu­tri­da ima­gi­na­ción de My­riam Bel­zi­le-Ma­giui­re

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.