MA­ÑA­NE­RO

Cla­ves pa­ra dis­fru­tar­lo al má­xi­mo

High Class - - SEXO - Por Eli­na von Dyck

Las se­sio­nes de se­xo ma­ña­ne­ro son un clá­si­co pa­ra las pa­re­jas que com­par­ten el te­cho. Es una de las de­li­cias de la vi­da en co­mún: el dis­fru­tar de una re­la­jan­te se­sión ín­ti­ma ni bien ter­mi­na­mos de des­pe­re­zar­nos tras una re­pa­ra­do­ra no­che de sue­ño. Pa­ra mu­chos, ¡es una ex­ce­len­te ma­ne­ra de re­po­ner­se al des­agra­da­ble so­ni­do de los des­per­ta­do­res y un gran ejer­ci­cio pa­ra des­pa­bi­lar­se y arran­car el día con ener­gía po­si­ti­va!

El se­xo ma­ña­ne­ro es sin lu­gar a du­da una ma­ne­ra bri­llan­te de em­pe­zar el día. Des­pués de to­do, ha­cer el amor al des­per­tar no so­lo es bueno pa­ra la vi­da amo­ro­sa, sino tam­bién es una ac­ti­vi­dad muy fa­vo­ra­ble pa­ra la sa­lud. Con­ti­núen le­yen­do pa­ra sa­ber de qué ma­ne­ra es be­ne­fi­cio­so pa­ra la sa­lud y có­mo sa­car­le el ma­yor pro­ve­cho a sus se­sio­nes de amor ma­tu­tino.

POR QUÉ ES BUENO PA­RA US­TE­DES

Las per­so­nas que tie­nen por cos­tum­bre ini­ciar sus días de es­ta ma­ne­ra son mu­cho más sa­lu­da­bles y fe­li­ces que aque­llas que sim­ple­men­te se con­for­man con una ta­za de ca­fé con le­che an­tes de ir al tra­ba­jo. ¡El mo­ti­vo es tan ob­vio que no va­le la pe­na en­con­trar nin­gu­na ex­pli­ca­ción mé­di­ca!

El te­ner se­xo por la ma­ña­na ayu­da a li­be­rar oxi­to­ci­na, in­for­mal­men­te lla­ma­da la mo­lé­cu­la del amor o la hor­mo­na de los mi­mo­sos, que es una hor­mo­na que en­tre sus múl­ti­ples be­ne­fi­cios tam­bién ayu­da a ci­men­tar los víncu­los de la pa­re­ja y ha­cer­la sen­tir más uni­da.

Ade­más, ayu­da a ener­gi­zar­nos y sen­tir­nos ale­gres por el res­to del día, al mis­mo tiem­po que ayu­da a for­ta­le­cer nues­tro sis­te­ma in­mu­ne. Por lo tan­to, nos ha­ce me­nos sus­cep­ti­bles a en­gri­par­nos o res­friar­nos.

Te­ner se­xo ma­ña­ne­ro tres ve­ces por se­ma­na re­du­ce el ries­go de su­frir un pa­ro car­dia­co o un in­far­to y es un ex­ce­len­te tra­ta­mien­to de be­lle­za, pues me­jo­ra la ca­li­dad de la piel, del ca­be­llo y las uñas.

TIPS PA­RA TE­NER EX­CE­LEN­TE SE­XO MA­ÑA­NE­RO

Em­pie­cen por lo más ob­vio, ase­gú­ren­se de ali­viar sus lí­qui­dos cor­po­ra­les acu­mu­la­dos de la no­che an­te­rior. ¡Na­da pue­de ma­tar el mo­men­to

Las per­so­nas que tie­nen por cos­tum­bre ini­ciar sus días de es­taa ma­ne­ra son mu­cho más sa­lu­da­bles y fe­li­ces eli­ces

co­mo aguan­tar­se las ga­nas de ir al ba­ño!

Otro tip bá­si­co y ob­vio es el de ase­gu­rar­se de la­var­se muy bien los dien­tes an­tes de em­pe­zar. El mal alien­to ma­tu­tino pue­de ser más in­ten­so que el or­gas­mo del se­xo ma­tu­tino,utino, o sea que ase-ase­gú­ren­se de que el pri­me­ro no opa­queo­pa­que al se­gun­do.

Una ex­ce­len­te ma­ne­raa de em­pe­zar la ac­ción es to­man­do us­te­des la ini­cia­ti­va. Pon-Pon­gan su des­per­ta­dor unos mi­nu­tos­mi­nu­tos an­tes del ho­ra­rio ha­bi­tual en el que am­bosm­bos se des­pier­tan pa­ra cor­tar el sue­ño a su pa­re­ja­re­ja de una ma­ne­ra di­fe­ren­te y con una sor­pre­sa­sa muy agra­da­ble. Les ga­ran­ti­zo que no ten­drá­nán com­pe­ten­cia en su lis­ta de me­jo­res des­per­ta­re­sa­res si lo ha­cen con mi­mos, be­sos y ca­ri­cias su­ges­ti­vas.es­ti­vas.

Co­mo de se­gu­ro aún es­ta­rán­rán un po­co gro­guis de la no­che an­te­rior, no se aven­tu­ren a ex­pe­ri-ex­pe­ri­men­tar nue­vas po­si­cio­nes. Me­jor es op­tar por po­si­cio­nes bá­si­cas, có­mo­das y fá­ci­les de lo­grar.

No se li­mi­ten a prac­ti­car­lor­lo en la ca­ma. Una ex­ce­len­te ma­ne­ra de ga­narr tiem­po mien­tras prac­ti­can su se­sión de se­xo ma­tu­tino es to­mar una du­cha jun­tos. Es­ta al­ter­na­ti­val­ter­na­ti­va es ideal pa­ra aque­llas ma­ña­nas en la que es­ca­sea el tiem­po pa­ra ju­gue­tear, puess se co­rre el ries­go de lle­gar tar­de a la ofi­ci­na.

De se­gu­ro mu­chas ve­cess tie­nen el tiem­po con­ta­do pa­ra pre­pa­rar­se pa­raa arran­car sus días. Pe­ro no se des­alien­ten, los quic­kies ma­tu­ti­nos son una op­ción muy vá­li­da. Un po­qui­to de adre-adre­na­li­na ex­tra les ha­rá des­pa­bi­lar­se­lar­se más rá­pi­do.

Si ver­da­de­ra­men­te es­tánn con los se­gun­dos con­ta­dos y no tie­nen nin­gu­noo de so­bra, al me­nos tó­men­se el tiem­po de be­sar­se­se apa­sio­na­da­men-apa­sio­na­da­men­te por un mi­nu­to. Es­te be­soo que­da­rá fi­ja­do en la me­mo­ria de su pa­re­ja y dee se­gu­ro a la vuel­ta com­pen­san el tiem­po per­di­doo a la ma­ña­na.

Los fi­nes de se­ma­na o en días es­pe­cia­les pue-pue­den im­ple­men­tar un com­bo com­ple­to­com­ple­to que in­clu-in­clu­ya el desa­yuno en la ca­ma co­mo­mo de­ta­lle fi­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.