ABRA­ZAN­DO LA LI­BER­TAD

Del cam­bio a una nue­va eta­pa

High Class - - SALUD - por Pa­tri­cia Lu­ján Aré­va­los

Las mo­di­fi­ca­cio­nes en la vi­da de la mu­jer son mu­chas du­ran­te el cli­ma­te­rio. Una de las más no­ta­bles es el cam­bio del es­ta­do de áni­mo y hu­mor. “Exis­ten in­fe­ren­cias psi­co­ló­gi­cas que na­cen de lo fí­si­co. Si no dor­mís bien por­que te­nés so­fo­co­nes que te ge­ne­ran in­som­nio, no po­dés es­tar es­plén­di­da, es­tás de mal hu­mor. Si es­tás de mal hu­mor, te pe­leaś con el en­torno. To­do tie­ne que ver”, ex­pli­ca Ro­mi­na Ge­li.

LA PAR­TI­CU­LA­RI­DAD PA­RA­GUA­YA

Con la apa­ri­ción de los pri­me­ros sín­to­mas de la me­no­pau­sia, la idea de la pér­di­da de la ju­ven­tud se va ha­cien­do más pal­pa­ble. Es­ta pér­di­da es es­pe­cial­men­te do­lo­ro­sa pa­ra las mu­je­res pa­ra­gua­yas, se­gún ex­pli­ca la psi­co­te­ra­peu­ta. Via­jan­do a otros paí­ses y le­yen­do in­ves­ti­ga­cio­nes, Ro­mi­na Ge­li pu­do ob­ser­var el com­por­ta­mien­to de las mu­je­res, lo cual le lle­vó a ana­li­zar el ca­so par­ti­cu­lar de las mu­je­res pa­ra­gua­yas. “Co­mo so­cie­dad, no te­ne­mos flui­dez an­te el cam­bio. Es­tas mu­je­res se en­cuen­tran en un con­tex­to so­cial que ido­la­tra la ju­ven­tud. A la pa­ra­gua­ya, per­der la ju­ven­tud le due­le mu­chí­si­mo más que a cual­quier otra mu­jer de la re­gión. Por ejem­plo, cui­da mu­chí­si­mo su ca­be­llo, se re­sis­te a cor­tar­lo y has­ta usa ex­ten­sio­nes, pe­ro cuan­do lle­ga a la me­no­pau­sia, el ca­be­llo se de­bi­li­ta, se cae y ya no cre­ce con la mis­ma for­ta­le­za con que cre­cía an­tes de­bi­do a una mo­di­fi­ca­ción en los fo­lícu­los ca­pi­la­res. ¿Có­mo no sen­tir­se tris­te por al­go así, si to­da tu vi­da te vis­te de otra ma­ne­ra?”, ex­pli­ca.

Men­cio­na que, al ha­blar de sa­lud, es im­por­tan­te con­si­de­rar la pre­ven­ción, es de­cir, có­mo lle­gó la mu­jer al pun­to don­de es­tá hoy. “Si lle­gas­te a esa eta­pa es­tre­sa­da, mal ali­men­ta­da, sin ha­ber he­cho ejer­ci­cio, va a ser mu­cho más di­fí­cil re­mon­tar esa si­tua­ción. Pe­ro si tu­vis­te una vi­da equi­li­bra­da, sa­na, don­de apren­dis­te a fluir con la vi­da y a acep­tar los cam­bios, vas a lle­gar con una ple­ni­tud im­por­tan­te a es­ta eta­pa”, ase­gu­ra la es­pe­cia­lis­ta, ha­cien­do es­pe­cial hin­ca­pié en la cul­tu­ra ali­men­ti­cia del país, don­de la ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble no es una prio­ri­dad.

“El nue­vo es­ta­do va a traer mu­chas co­sas

bue­nas a la vi­da de esa mu­jer, co­mo la re­vi­ta­li­za­ción de la vi­da se­xual y se pue­de ges­tar un re­en­cuen­tro con la pa­re­ja o vol­ver a

enamo­rar­se de otra per­so­na”

EL PUN­TO DE QUIE­BRE

Hay un mo­men­to en la vi­da en que hay que “dar­se cuen­ta” de los cam­bios por los que es­tá atra­ve­san­do la mu­jer. “Es un mo­men­to de in­sight don­de de­cís que ya no que­rés vi­vir así. Ese mo­men­to de quie­bre es su­ma­men­te do­lo­ro­so y an­gus­tian­te por­que la mu­jer se de­ja caer, pe­ro so­la­men­te cuan­do se de­ja caer se li­be­ra; cuan­do se da cuen­ta de que la an­gus­tia pue­de ma­ne­jar­la”, pun­tua­li­za Ro­mi­na Ge­li. Sin em­bar­go, es­ta psi­có­lo­ga di­ce que no exis­ten fór­mu­las má­gi­cas pa­ra lo­grar­lo por­que se tra­ta de un pro­ce­so per­so­nal.

El pri­mer ins­tan­te que si­gue al dar­se cuen­ta del cam­bio que se pro­du­jo pue­de ser do­lo­ro­so, pe­ro es im­por­tan­te te­ner pre­sen­te que to­do en la vi­da es un mo­men­to y que ese va a pa­sar. La ver­dad, a par­tir de ese mo­men­to es que na­da va a vol­ver a ser igual, pe­ro va a ser me­jor. “El nue­vo es­ta­do va a traer mu­chas co­sas bue­nas a la vi­da de esa mu­jer, co­mo la re­vi­ta­li­za­ción de la vi­da se­xual y se pue­de ges­tar un re­en­cuen­tro con la pa­re­ja o vol­ver a enamo­rar­se de otra per­so­na”, co­men­ta. Lo me­jor de es­ta nue­va eta­pa es la li­ber­tad que trae la aper­tu­ra men­tal de acep­tar el cam­bio, que lue­go de los so­fo­co­nes, la irri­ta­bi­li­dad y el in­som­nio, lle­ga la fe­liz sa­tis­fac­ción que trae con­si­go la acep­ta­ción Ro­mi­na Ge­li, li­cen­cia­da en Psi­co­lo­gía Clí­ni­ca y psi­co­te­ra­peu­ta (Ma­trí­cu­la n.° 1706). Pa­ra más in­for­ma­ción y con­sul­tas, con­tac­tar al e-mail ro­mi­na­ge­li@gmail.com o al te­lé­fono (0986) 359-230.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.