EL SOS­TÉN DE LA HU­MA­NI­DAD

High Class - - EDITORIAL -

La his­to­ria de la hu­ma­ni­dad ha si­do tes­ti­go de la evo­lu­ción del lu­gar y el pa­pel de la mu­jer en la so­cie­dad mis­ma. He­mos fes­te­ja­do lo­gros, pon­de­ra­do los gran­des apor­tes y re­sig­ni­fi­ca­do su lu­gar más allá de los queha­ce­res de un ho­gar.

Pe­ro la reali­dad es que un ho­gar sin una mu­jer no es lo mis­mo. Ella es la que or­de­na y siem­bra con pa­cien­cia va­lo­res y cul­tu­ra. No en vano el pa­pa Fran­cis­co re­cor­dó ha­ce po­co, nue­va­men­te, a la mu­jer pa­ra­gua­ya –ya lo hi­zo an­tes de su en­ves­ti­du­ra– y nos pu­so an­te los ojos de to­do el mun­do, re­cor­dan­do la va­len­tía, el amor y la ca­pa­ci­dad de re­si­lien­cia aún en los mo­men­tos más ad­ver­sos.

La reali­dad es que la mu­jer re­vo­lu­cio­na to­do si­tio don­de se en­cuen­tre. Es qui­zás el equi­li­brio jus­to que la sa­bia na­tu­ra­le­za ha pues­to en nues­tra im­pron­ta pa­ra ser im­pres­cin­di­bles, más allá de te­ner la vir­tud de car­gar vi­da en su vien­tre.

En es­ta edi­ción, he­mos ele­gi­do a al­gu­nas mu­je­res que hi­cie­ron his­to­ria y que desafia­ron los ta­búes en to­do sen­ti­do, en la épo­ca que les to­có vi­vir. Y creo que, in­de­pen­dien­te­men­te al lu­gar que nos en­con­tre­mos, ser mu­jer de por sí re­pre­sen­ta la res­pon­sa­bi­li­dad de tras­cen­der va­rias ge­ne­ra­cio­nes, por­que to­do lo que una mu­jer ha­ce por los que más quie­re, es­tá mo­vi­do por el amor.

Hoy, mu­je­res eje­cu­ti­vas, en al­tos car­gos, con gran­des res­pon­sa­bi­li­da­des den­tro y fue­ra del ho­gar; pro­fe­sio­na­les com­pe­ten­tes a la par que los hom­bres si­guen sin des­cui­dar aque­llo que con­si­de­ran más im­por­tan­te en sus vi­das: su fa­mi­lia. ¿Có­mo lo ha­cen? Qui­zás nue­va­men­te de­mos pa­so al mis­ti­cis­mo y a lo so­bre­na­tu­ral pa­ra po­der ex­pli­car la gran­de­za de una mu­jer cuan­do ama al­go.

Se­rá por eso que so­mos im­pres­cin­di­bles en un to­do, que nos com­ple­men­ta­mos con los hom­bres, por­que te­ne­mos ese al­go que nos ha­ce es­pe­cia­les, que nos ha­ce tras­cen­der.

Sea cual sea tu lu­gar en el mun­do, que no te que­pan du­das de que al­go de­ja­rás co­mo he­ren­cia, por­que quié­ra­se o no, so­mos el sos­tén de la ver­da­de­ra hu­ma­ni­dad.

Edi­to­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.