LOS CUA­DER­NOS DE MA­RILYN

El la­do ocul­to de Miss Mon­roe

High Class - - EL MUNDO Y SUS ESQUINAS - por Bea Bo­sio Si que­rés con­tac­tar con Bea, po po­dés es­cri­bir a co co­men­ta­rios@high­class.com.py el­mun­doy­su­ses­qui­nas.blogs­pot.com

Cuan­do uno di­ce su nom­bre, la aso­cia­ción es di­rec­ta: Ma­rilyn Mon­roe, sex sym­bol. Ma­rilyn Mon­roe, be­lle­za. Quien co­no­ce un po­co más, tal vez re­cuer­de su pe­na. La so­le­dad que la in­va­día y aque­lla co­sa in­sa­tis­fe­cha que aca­bó lle­ván­do­la a la de­pre­sión, al al­cohol, a las pas­ti­llas y, fi­nal­men­te, a la muer­te. Los aman­tes de los cli­chés eli­gie­ron en­ca­si­llar­la en el per­so­na­je de la “lin­da ton­ta”, pe­ro es­ta mu­jer nun­ca tu­vo ni un pe­lo (pla­ti­na­do) de hue­ca.

La ru­bia que ju­ra­ba que “los dia­man­tes son los me­jo­res ami­gos de las chi­cas”, ha­bía leí­do Ulys­ses, por ejem­plo. (Un ki­lo­mé­tri­co li­bro de Joy­ce, de pa­sa­jes tan in­trin­ca­dos que ja­más pu­de ter­mi­nar). La ru­bia que de­cía que en la ca­ma so­lo ves­tía Cha­nel N.° 5, to­ma­ba cla­ses de li­te­ra­tu­ra e his­to­ria por las no­ches en la UCLA, y más allá de sus de­va­neos fren­te a las cá­ma­ras, una bi­blio­te­ca per­so­nal con 400 li­bros la es­pe­ra­ba en ca­sa, don­de ha­bía ejem­pla­res de la ta­lla de Dos­toievsky, He­min­way y Ke­rouac.

Ade­más de su amor por las le­tras, le en­can­ta­ba la pin­tu­ra. Por ejem­plo, sen­tía una gran afi­ni­dad con Go­ya. En es­pe­cial con sus de­mo­nios, por­que de­cía que eran los mis­mos que ella so­ña­ba cuan­do era ni­ña. De­bi­do a la ines­ta­bi­li­dad emo­cio­nal de su ma­dre y la in­cóg­ni­ta so­bre quién era su pa­dre, Ma­rilyn tu­vo un his­to­rial de ho­ga­res ines­ta­bles –y has­ta pa­só pe­rio­dos en or­fe­li­na­tos– du­ran­te su in­fan­cia.

Esa ca­ren­cia afec­ti­va ter­mi­na­ría mar­cán­do­la de por vi­da y se­ría el dis­pa­ra­dor del de­seo eterno de ser ama­da. “Yo no es­ta­ba acos­tum­bra­da a ser fe­liz, en­ton­ces va­lo­ra­ba cuan­do eso ocu­rría. A mí me ha­bían cria­do di­fe­ren­te del tí­pi­co ni­ño que cre­ce es­pe­ran­do ser fe­liz”. En su tiem­po li­bre, Ma­rilyn es­cri­bía poe­sía en cua­der­nos y ho­jas suel­tas, don­de se mos­tra­ba mu­cho más pro­fun­da de lo que el mun­do es­ta­ba acos­tum­bra­do a ver.

El li­bro Frag­men­tos: poe­mas, no­tas ín­ti­mas

“Me nie­go a ser cas­ti­ga­da por ello. O gol­pea­da, o ame­na­za­da, o no ama­da, ni me iré al in­fierno con la

gen­te ma­la, sin­tién­do­me igual a ellos”

y car­tas re­ve­la es­ta fa­ce­ta más ín­ti­ma que la des­pren­de de los es­te­reo­ti­pos y nos la mues­tra ba­jo otra luz. Ma­rilyn, mu­jer. Vul­ne­ra­ble, in­se­gu­ra, li­bran­do una lu­cha si­len­cio­sa por cul­ti­var­se, por en­ten­der­se, y tam­bién por li­be­rar­se de los pre­con­cep­tos que caían so­bre ella. Cuan­do de­cla­ra­ba su amor por el es­ce­na­rio y el des­plie­gue de su sen­sua­li­dad ex­plo­si­va es­cri­bía: “Me nie­go a ser cas­ti­ga­da por ello. O gol­pea­da, o ame­na­za­da, o no ama­da, ni me iré al in­fierno con la gen­te ma­la, sin­tién­do­me igual a ellos”.

Ma­rilyn se ca­só tres ve­ces, siem­pre tra­tan­do de con­ge­niar ma­tri­mo­nio y ca­rre­ra. “Ten­go de­ma­sia­das fan­ta­sías pa­ra ser un ama de ca­sa. De he­cho yo soy una fan­ta­sía”. De al­gu­na ma­ne­ra u otra, to­dos que­rían frag­men­tar­la. En­ca­si­llar­la. Sus amo­res que­rían do­mar­la. Y su pú­bli­co nun­ca le dio el su­fi­cien­te es­pa­cio pa­ra desa­rro­llar­se más allá de su ima­gen se­duc­to­ra.

Por mo­men­tos ella pa­re­cía ha­cer las pa­ces con esa dua­li­dad que le exi­gían. Y con­vi­vía con mos­trar so­lo una fa­se, la que el mun­do que­ría. En­ton­ces es­cri­bía: “So­lo cier­tas par­tes nues­tras al­gu­na vez to­ca­rán par­tes de los otros. La ver­dad de ca­da quien es esa, en reali­dad. La ver­dad de ca­da quien. So­lo po­de­mos com­par­tir esa par­te que es en­ten­di­da y acep­ta­da por el otro, así que prin­ci­pal­men­te es­ta­mos so­los…”.

Di­cen que Joe DiMag­gio, su se­gun­do ma­ri­do, no so­por­tó los ce­los y el ma­tri­mo­nio pa­gó las con­se­cuen­cias. Joe era un atle­ta (tam­bién una le­yen­da, co­mo ella). De ca­rác­ter re­ser­va­do, no con­ce­bía un es­ti­lo de vi­da co­mo el de las es­tre­llas. Es­tu­vie­ron ca­sa­dos so­lo nue­ve me­ses, pe­ro Joe le fue leal to­da la vi­da. Años des­pués, cuan­do Ma­rilyn fue in­ter­na­da en una ins­ti­tu­ción psi­quiá­tri­ca, fue DiMag­gio quien se en­car­gó de ella y con­si­guió tras­la­dar­la a un lu­gar más se­reno pa­ra que re­po­sa­ra. Y a pe­sar de que des­pués de él Ma­rilyn vol­vió a ca­sar­se y a te­ner otros amo­res, Joe fue quien se en­car­gó de su fu­ne­ral, y du­ran­te 20 años (has­ta su pro­pia muer­te) se ase­gu­ró de que a la tum­ba de su exes­po­sa, va­rias ve­ces por se­ma­na, lle­ga­ran flo­res.

Ma­rilyn siem­pre ma­ne­jó muy bien aque­lla co­sa vo­lá­til que el pú­bli­co pe­día, pe­ro cuan­do los ru­mo­res la til­da­ban de ton­ta, ella usa­ba a su ter­cer ma­ri­do co­mo prue­ba de que no lo era: “Art­hur Mi­ller ja­más se hu­bie­ra ca­sa­do con­mi­go si yo fue­ra una ton­ta”. Su ma­ri­do –el bri­llan­te dra­ma­tur­go y es­cri­tor– la des­cri­bía co­mo una poe­ta ca­lle­je­ra, in­ten­tan­do leer su prosa a un gru­po de per­so­nas en una es­qui­na, que al ver­la (tan her­mo­sa) so­lo in­ten­ta­ban sa­car­le la ro­pa.

Cuan­do Ma­rilyn se se­pa­ró de Mi­ller que­dó en un es­ta­do emo­cio­nal muy frá­gil. Tu­vo otros no­vios, otros amo­res, pe­ro la de­pre­sión em­pe­zó a ga­nar la ba­ta­lla. “Soy bue­na, pe­ro no soy un

án­gel. Pe­co, pe­ro no soy el de­mo­nio. Soy sim­ple­men­te una pe­que­ña ni­ña en un mun­do gran­de, tra­tan­do de en­con­trar a al­guien a quien amar”.

Ma­rilyn te­nía 36 años cuan­do la en­con­tra­ron muer­ta. Ofi­cial­men­te, el re­por­te po­li­cial de­cla­ró que fue un “apa­ren­te sui­ci­dio por so­bre­do­sis de bar­bi­tú­ri­cos.” (Aun­que de­bi­do a su fa­ma y mi­to, tam­bién se dis­pa­ra­ron teo­rías que ju­ra­ban que Ma­rilyn en reali­dad fue ase­si­na­da por ma­ne­jar in­for­ma­ción com­pro­me­te­do­ra de per­so­na­jes im­por­tan­tes del po­der y de la ma­fia).

Al mo­men­to de su muer­te, Ma­rilyn to­da­vía te­nía to­da una vi­da por de­lan­te y una fres­cu­ra que en al­gún mo­men­to em­pe­za­ría a mar­chi­tar­se. Una de sus fra­ses que siem­pre me ha lla­ma­do la aten­ción es la que ase­gu­ra que “una chi­ca in­te­li­gen­te se va, an­tes de que la de­jen”. A ve­ces pien­so que eso fue lo que aca­bó ha­cien­do con su vi­da e in­clu­so has­ta con la muer­te. Se fue en la cús­pi­de de su fa­ma, an­tes de que los años pe­sa­ran. An­tes de que la fres­cu­ra fue­ra la que se mar­cha­ra.

Si amo a Ma­rilyn es por su mis­te­rio, por sus ga­nas de cul­ti­var­se, por el co­ra­je de cues­tio­nar­se, más allá de ha­ber ga­na­do la lo­te­ría ge­né­ti­ca en be­lle­za. (Por­que her­mo­su­ras hay va­rias. Pe­ro na­da más lin­do que la gen­te her­mo­sa que tras­cien­de a aque­llo que un es­pe­jo sim­ple­men­te re­fle­ja)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.