La ac­triz de­trás de la gran son­ri­sa

AL CIE­RRE DE ES­TA EDI­CIÓN, SO­LO FAL­TA­BAN APE­NAS UNOS DÍAS PA­RA LA GRAN CI­TA DEL MUN­DO DEL CI­NE: LA 86. a EN­TRE­GA DE LOS PRE­MIOS DE LA ACA­DE­MIA. Y, TE­NIEN­DO EN NUES­TRAS MA­NOS UNA NO­TA EX­CLU­SI­VA CON UNA DE LAS NO­MI­NA­DAS A ME­JOR AC­TRIZ DE RE­PAR­TO, JU­LIA RO­BE

High Class - - NOTA DE TAPA - Por Fa­bián W. Waintal © Copy­right 2013

Las ca­lles que ro­dean el Tea­tro Ray Thom­pson en To­ron­to pa­re­cían la en­tra­da a un es­ta­dio de la me­jor ban­da de rock. Los cos­ta­dos de la al­fom­bra ro­ja es­ta­ban col­ma­dos de son­rien­tes ad­mi­ra­do­res ca­na­dien­ses que se ne­ga­ban a per­der un so­lo mo­men­to, to­man­do fo­tos con los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res, a me­di­da que veían lle­gar a la es­tre­lla más fa­mo­sa de Holly­wood: Ju­lia Ro­berts.

Co­mo la me­jor an­te­sa­la del Ós­car, en el es­treno mun­dial del To­ron­to In­ter­na­tio­nal Film Fes­ti­val (TIFF), so­lo los in­vi­ta­dos es­pe­cia­les po­dían ver la pe­lí­cu­la, en la mis­ma sa­la con Ju­lia. Y en­tre aque­llos pri­vi­le­gia­dos, es­tá­ba­mos no­so­tros, tes­ti­gos fie­les de los aplau­sos, gra­cias a la in­vi­ta­ción es­pe­cial por nues­tra pro­gra­ma­da en­tre­vis­ta.

¿Có­mo fue la ex­pe­rien­cia de ver por pri­me­ra vez, la pe­lí­cu­la Au­gust: Osa­ge County, con pú­bli­co, en me­dio de un fes­ti­val tan im­por­tan­te co­mo TIFF?

Me en­can­tó ver la pe­lí­cu­la y por lo vis­to... el pú­bli­co tam­bién lo dis­fru­tó. Fue ma­ra­vi­llo­so ver el apo­yo con tan­ta ener­gía. Es al­go que nun­ca me voy a ol­vi­dar, de ver­dad.

Aun­que el pú­bli­co no lo sa­be, lo más co­mún es ver a las es­tre­llas de ci­ne en la al­fom­bra ro­ja de un es­treno, pe­ro en ver­dad des­apa­re­cen des­pués du­ran­te la fun­ción. La ma­yo­ría de los fa­mo­sos no se que­dan a ver la pe­lí­cu­la con la gen­te. Pe­ro es­ta vez fui­mos tes­ti­gos: vi­mos có­mo Ju­lia se que­dó des­de el prin­ci­pio has­ta el fin, en el bal­cón prin­ci­pal del Tea­tro Ray Thom­pson.

Me que­dé por­que no ha­bía vis­to aún la pe­lí­cu­la. Que­ría ver­la y de­bo ha­ber­le cor­ta­do la cir­cu­la­ción a Der­mot Mul­ro­ney cuan­do le apre­té tan­to la mano en­tre tan­ta ex­ci­ta­ción y emo­ción por ver lo que ha­bía­mos he­cho to­dos los ac­to­res, qui­se ver lo que mis ami­gos ha­bían he­cho... tan bien. Fue ma­ra­vi­llo­so. La ex­pe­rien­cia de es­tre­nar una pe­lí­cu­la de Holly­wood, le­jos de Holly­wood, es bas­tan­te di­fe­ren­te. La emo­ción de la gen­te que no es­tá acos­tum­bra­da a ver per­so­nal­men­te tan­tas es­tre­llas fa­mo­sas, se no­ta en las son­ri­sas di­fí­ci­les de bo­rrar. Ni si­quie­ra se que­jan cuan­do la fun­ción, pro­gra­ma­da pa­ra las seis y me­dia de la tar­de, se re­tra­sa por el tiem­po que Ju­lia Ro­berts se de­mo­ra en fir­mar au­tó­gra­fos a los fans en­tu­sias­ma­dos que es­pe­ra­ron to­da la tar­de pa­ra ver­la más de cer­ca, en la al­fom­bra ro­ja.

Más que ci­ne, pa­re­cía una obra de tea­tro sin guion, don­de el fi­nal se lle­nó de aplau­sos del pú­bli­co ova­cio­nan­do de pie a Ju­lia Ro­berts que sa­lu­da­ba co­mo agra­de­ci­mien­to des­de el bal­cón prin­ci­pal del tea­tro. Ni si­quie­ra en la me­jor pe­lí­cu­la de cien­cia fic­ción, los es­pec­ta­do­res pue­den ver a los pro­ta­go­nis­tas, en vi­vo, co­mo si fue­ra la más so­ña­da en­tre­ga del Ós­car.

En­tre tan­to en­tu­sias­mo por el es­treno, ¿la no­mi­na­ción pa­ra el Ós­car es el me­jor pos­tre?

Ab­so­lu­ta­men­te. Pa­ra mí, ya fue un triun­fo cuan­do ter­mi­na­mos el ro­da­je, por­que ha­bía ga­na­do mu­chos ami­gos y con­se­guí mis me­tas per­so­na­les. El res­to es una fe­li­ci­dad ex­tra.

Mi­ran­do ha­cia atrás, ¿qué sig­ni­fi­ca ga­nar un Ós­car real­men­te?

Ga­nar un Ós­car fue tan gran­dio­so que no bromeo: lo re­co­mien­do, por com­ple­to (ri­sas). En la ciu­dad de Atlan­ta, en el hos­pi­tal Craw­ford Long, Ju­lia Fio­na Ro­berts (sí, sí, Fio­na es su se­gun­do nom­bre) na­ció a los 16 mi­nu­tos del 28 de oc­tu­bre de 1967. Sin sa­ber que su des­tino era ser es­tre­lla de Holly­wood, en un prin­ci­pio pen­só en ser ve­te­ri­na­ria y des­pués in­clu­so es­tu­dió pe­rio­dis­mo. Pe­ro su her­mano Eric Ro­berts ya ha­bía ele­gi­do la ac­tua­ción, cuan­do Ju­lia de­ci­dió se­guir­lo (jun­tos tra­ba­ja­ron en la pe­lí­cu­la Blood Red, don­de ella ape­nas te­nía un pa­pel muy se­cun­da­rio).

Tam­po­co tar­dó de­ma­sia­do en pro­ta­go­ni­zar en ci­ne la pe­lí­cu­la Mys­tic Piz­za, ca­si al mis­mo tiem­po que apa­re­cía en el ca­pí­tu­lo fi­nal de la cuar­ta tem­po­ra­da de la se­rie de TV Mia­mi Vi­ce. Ape­nas dos años des­pués, Ju­lia se cru­zó de gol­pe con su ver­da­de­ro des­tino, gra­cias

La no­mi­na­ción al Ós­car es el me­jor pos­tre ab­so­lu­ta­men­te. Pa­ra mí, ya fue un triun­fo cuan­do ter­mi­na­mos el ro­da­je, por­que ha­bía ga­na­do mu­chos ami­gos y con­se­guí mis me­tas per­so­na­les. El res­to es una fe­li­ci­dad ex­tra.

a Meg Ryan, Mi­che­lle Pfeif­fer y Daryl Han­nah que re­cha­za­ron el fa­mo­so rol de Pretty Wo­man, re­ci­bien­do una no­mi­na­ción al Ós­car co­mo Me­jor Ac­triz, ape­nas un año des­pués de ha­ber si­do no­mi­na­da co­mo Me­jor Ac­triz de Re­par­to por Steel Mag­no­lias. Era la épo­ca en que ella tam­bién ha­bía anun­cia­do la bo­da del año con Kie­fer Sut­her­land... can­ce­lán­do­la cuan­do so­lo fal­ta­ban tres días pa­ra la ce­re­mo­nia (la gran ra­zón: él ha­bía si­do des­cu­bier­to por un pa­pa­raz­zi, con una ac­triz de ci­ne porno lla­ma­da Ra­ven).

Tam­bién hu­bo otro no­viaz­go fa­mo­so con Matt­hew Perry cuan­do Ju­lia acep­tó par­ti­ci­par en un par de ca­pí­tu­los de Friends, pe­ro ter­mi­nó ca­sán­do­se en ju­nio de 1993 con su ído­lo de la ado­les­cen­cia, el can­tan­te de mú­si­ca country Ly­le Lo­vett. Y aun­que ella era fa­mo­sa por las me­jo­res co­me­dias ro­mán­ti­cas, le cos­tó en­con­trar un fi­nal fe­liz en su vi­da pri­va­da, di­vor­cián­do­se en me­nos de dos años. Ju­lia in­clu­so tu­vo un no­viaz­go mu­cho más lar­go, con el ac­tor pe­ruano Ben­ja­min Bratt, has­ta que co­no­ció al ca­ma­ró­gra­fo Da­niel Mo­der du­ran­te el ro­da­je de la pe­lí­cu­la The Me­xi­can. Con una vi­da más com­pli­ca­da que sus pe­lí­cu­las del ci­ne, ella to­da­vía se­guía de no­via con Bratt y Mo­der es­ta­ba ca­sa­do con la ma­qui­lla­do­ra ar­gen­ti­na Ve­ra Steim­berg. No pa­re­cía el me­jor fu­tu­ro, pe­ro des­pués de que él se di­vor­ció, Ju­lia y Da­niel se ca­sa­ron el 4 de ju­lio de 2002, pa­ra te­ner jun­tos tres hi­jos, los me­lli­zos Ha­zel y Finn (9) y Henry (6).

En el ca­mino, se dio el lu­jo de re­cha­zar el mis­mo per­so­na­je de Sha­kes­pea­re in Lo­ve con que Gwy­neth Pal­trow ga­nó el Ós­car, has­ta que Ju­lia con­si­guió su pro­pia es­ta­tui­lla con el dra­ma Erin Broc­ko­vich. Con Geor­ge Cloo­ney es­tu­vo a pun­to de tra­ba­jar en la ver­sión de Bat­man and Ro­bin en el per­so­na­je de Poi­son Ivy que tam­bién re­cha­zó. Y ya se ha­bía con­ver­ti­do en la pri­me­ra ac­triz que co­bra­ba 20 mi­llo­nes de dó­la­res por pe­lí­cu­la, cuan­do sor­pren­dió al acep­tar la par­ti­ci­pa­ción en Ocean’s Ele­ven, gra­cias a una bro­ma de Cloo­ney ofre­cién­do­le el per­so­na­je con un bi­lle­te de 20 dó­la­res en una tar­je­ta que de­cía “es­cu­cha­mos que ga­nas 20 por pe­lí­cu­la”.

Su­peran­do más de 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res en las re­cau­da­cio­nes de sus pe­lí­cu­las (so­la­men­te en Es­ta­dos Uni­dos), con una for­tu­na per­so­nal cal­cu­la­da en otros 200 mi­llo­nes de dó­la­res, ella igual si­guió im­po­nien­do su sa­la­rio cuan­do se ne­gó a pro­ta­go­ni­zar The Pro­po­sal por un sa­la­rio más ba­jo (San­dra Bu­llock co­bró mu­cho me­nos y la co­me­dia ro­mán­ti­ca se con­vir­tió en la más exi­to­sa del mo­men­to). Ape­nas es­tu­vo un año sin tra­ba­jar, cuan­do des­pués de te­ner a los me­lli­zos, de­ci­dió ha­cer, con Brad­ley Coo­per, la obra de tea­tro Th­ree Days of Rain. Es­ta­ba de cua­tro me­ses, em­ba­ra­za­da de Henry, cuan­do ter­mi­nó de fil­mar con Tom Hanks Char­lie’s Wil­son’s War y ca­si nue­ve me­ses des­pués del na­ci­mien­to, vol­vió al ci­ne con la pe­lí­cu­la Du­pli­city. Tam­bién fil­mó otra pe­lí­cu­la que les de­di­có a sus hi­jos, Mi­rror Mi­rror, agre­gán­do­le gla­mour a la his­to­ria de Blan­ca­nie­ves, co­mo la Rei­na Cle­men­tian­na. Y jus­ta­men­te fue el te­ma de la fa­mi­lia, lo que tan­to le gus­tó pa­ra vol­ver al ci­ne con la pe­lí­cu­la Au­gust: Osa­ge County.

Des­pués de ser ma­má no so­lo los va­lo­res fa­mi­lia­res se vol­vie­ron im­por­tan­tes, sino los va­lo­res en ge­ne­ral. Es lo que real­men­te va­le. La fa­ma es una bri­sa de ve­rano que vie­ne y se va, pe­ro es im­por­tan­te te­ner co­mo una ro­ca los pies so­bre la tie­rra, sa­bien­do quién soy yo

Des­de que te con­ver­tis­te en ma­dre, ¿los va­lo­res fa­mi­lia­res se vol­vie­ron más im­por­tan­tes que la fa­ma?

No so­lo los va­lo­res fa­mi­lia­res, los va­lo­res en ge­ne­ral. Es lo que real­men­te va­le. La fa­ma es una bri­sa de ve­rano que vie­ne y se va, pe­ro es im­por­tan­te te­ner co­mo una ro­ca los pies so­bre la tie­rra, sa­bien­do quién soy yo. Eso, es muy im­por­tan­te.

¿Te iden­ti­fi­cás en al­go con es­ta fa­mi­lia?

Bueno, mi ma­dre no es nin­gu­na des­agra­da­ble ni al­cohó­li­ca co­mo el per­so­na­je de Meryl (ri­sas). Amo de­ma­sia­do a mi ma­dre...

Los gran­des pro­ble­mas de la fa­mi­lia, en la pe­lí­cu­la, pa­re­cen ve­nir por tan­ta frus­tra­ción y ra­bia. A ni­vel per­so­nal, ¿qué ha­cés pa­ra ven­ti­lar tu pro­pia ra­bia y frus­tra­ción?

Ac­tuar. Des­pués de es­ta pe­lí­cu­la, ya no ten­go que eno­jar­me por diez años más. Sa­qué to­da mi ra­bia afue­ra (ri­sas).

Y du­ran­te el ro­da­je, ¿cuál fue el peor pro­ble­ma fa­mi­liar en­tre los ac­to­res?

Lo mis­mo de siem­pre en la his­to­ria de nues­tras vi­das: man­te­ner­nos al ni­vel de Meryl Streep (ri­sas).

Fue­ra de bro­ma, ¿có­mo re­sul­tó la reunión en una pe­lí­cu­la con Meryl Streep?

Bueno, tra­ba­jar con Meryl Streep es cum­plir un sue­ño. Pa­ra cual­quie­ra, co­no­cer­la es un ho­nor, co­mo per­so­na es her­mo­sa, pe­ro tam­bién in­ti­mi­da. Aho­ra, ja­más me ima­gi­né que la iba a tra­tar tan mal co­mo tu­ve que tra­tar­la en la pe­lí­cu­la. Yo siem­pre pen­sé que íba­mos a to­mar el té, ha­blan­do en acen­tos fa­bu­lo­sos, con el me­jor ves­tua­rio. Y al fi­nal, ahí es­ta­ba yo, trans­pi­ran­do, ahor­cán­do­la en una es­ce­na. Ese no era mi sue­ño (ri­sas). Pe­ro fue in­creí­ble. De­trás de to­das las ver­da­des que apa­re­cen en el dra­ma de es­ta fa­mi­lia, creo que tam­bién hay siem­pre un abra­zo y un be­so. Y eso fue el eli­xir que ne­ce­si­ta­ba pa­ra vol­ver a que­rer ahor­car­la al día si­guien­te (vuel­ve a reír). Da­ba mie­do ha­cer al­go así. Ella no so­lo es su­bli­me y su­pe­rior en su tra­ba­jo, es una per­so­na her­mo­sa que no so­lo ve lo que yo ne­ce­si­to co­mo ac­triz, sino lo que ne­ce­si­ta cual­quier mu­jer en es­te mun­do. De­be es­tar dur­mien­do aho­ra, por­que se­gu­ro es­tá can­sa­da de cui­dar­me tan­to. Co­mo una co­lec­cio­nis­ta de Ós­car, ade­más de Ju­lia Ro­berts, la pe­lí­cu­la cuen­ta con el pe­di­gré de Meryl Streep y otras an­te­rio­res no­mi­na­das co­mo Ju­liet­te Le­wis y Abi­gail Bres­lin. Pre­sen­tan­do el me­jor ni­vel de ac­tua­ción, en cier­ta for­ma tam­bién pre­di­ce la pró­xi­ma en­tre­ga de pre­mios, con la adap­ta­ción al ci­ne de la obra de tea­tro Au­gust: Osa­ge County so­bre el dra­ma de una fa­mi­lia con to­do ti­po de dra­mas: Una ma­dre (Meryl Streep) con cán­cer y adic­ta a las dro­gas, ale­ja­da de sus tres hi­jas (Ju­lia Ro­berts, es una de ellas) que se vuel­ven a re­unir pa­ra en­te­rrar al pa­dre que se sui­ci­da, des­ta­pan­do peo­res dra­mas ocultos en la fa­mi­lia, en me­dio de un ve­rano de agos­to, en Oklaho­ma.

¿Ha­bías vis­to la obra de tea­tro ori­gi­nal en que se ba­sa la pe­lí­cu­la?

Yo ha­bía vis­to la obra de tea­tro y me en­can­tó. Des­pués de ver­la, pen­sé que mi vi­da nun­ca más iba a ser igual. Y des­pués de lle­var al ci­ne es­ta mis­ma obra con la ca­li­dad de ac­to­res que tu­vi­mos, mi vi­da nun­ca va a ser la mis­ma.

¿En al­gún mo­men­to pen­sas­te en re­cha­zar se­me­jan­te dra­ma?

En es­te pun­to de mi vi­da, con una ca­rre­ra tan lar­ga, con un elen­co tan di­fí­cil de con­se­guir y una obra tan com­ple­ja pa­ra ha­cer, la pe­lí­cu­la me pa­re­cía un mons­truo muy di­fí­cil de ar­mar, co­mo una to­rre de car­tas. Pe­ro si ten­go que to­mar la de­ci­sión de sa­lir de ca­sa a tra­ba­jar, quie­ro que sea con al­go muy pe­ro muy di­fí­cil. Y es­ta pe­lí­cu­la fue tan di­fí­cil co­mo emo­cio­nan­te.

¿Al­gu­na es­ce­na fa­vo­ri­ta?

Mi es­ce­na fa­vo­ri­ta es en la es­ta­ción con Ch­ris Coo­per y el hi­jo. Era mi pre­fe­ri­da en la obra de tea­tro y era mi fa­vo­ri­ta cuan­do leí el guion. Ver­la co­mo la hi­cie­ron, me par­tió el co­ra­zón. Ten­go de­ma­sia­do ma­qui­lla­je co­mo pa­ra se­guir ha­blan­do del te­ma, en cual­quier mo­men­to lar­go unas lá­gri­mas.

¿Apren­dis­te al­go de ese per­so­na­je?

Nues­tra ex­pe­rien­cia fue co­mo el me­jor co­fre de un te­so­ro de des­cu­bri­mien­tos pa­ra mí. Y por en­ci­ma de to­do es­ta­ba Meryl Streep, de­mos­tran­do que lo úni­co

que va­le es tra­ba­jar du­ro

¿Qué tan di­fí­cil fue fil­mar un nue­vo dra­ma fa­mi­liar, to­dos los días?

Nos rom­pi­mos el al­ma tra­ba­jan­do, por­que no ha­bía otra for­ma de ha­cer­lo. Nun­ca an­tes tra­ba­jé tan du­ro en mi vi­da y yo di a luz a tres hi­jos (ri­sas). Ca­da día, sen­tía que te­nía que es­ca­lar una mon­ta­ña y des­cu­bri­mos que la úni­ca for­ma de es­ca­lar era to­mán­do­nos de las ma­nos, nos gus­te o no. Tra­ba­já­ba­mos to­do el día. In­clu­so al fi­nal de ca­da jor­na­da de ro­da­je, ca­da uno se iba a to­mar una du­cha a ca­sa pa­ra sa­lir co­rrien­do des­pués has­ta la ca­sa de Meryl (Streep) pa­ra prac­ti­car lo que íba­mos a ha­cer al día si­guien­te. Ne­ce­si­tá­ba­mos man­te­ner el mo­men­to por 19 o 20 ho­ras al día, pa­ra evi­tar que des­apa­rez­ca el cli­ma. Y fue la me­jor ex­pe­rien­cia ac­to­ral de mi vi­da. La ver­dad, no en­tien­do có­mo lo­gra­ron ha­cer al­go así, en tea­tro, ocho ve­ces, ocho fun­cio­nes por se­ma­na, sin te­ner que pa­sar por un cen­tro de reha­bi­li­ta­ción. Nues­tra ex­pe­rien­cia fue co­mo el me­jor co­fre de un te­so­ro de des­cu­bri­mien­tos pa­ra mí. Y por en­ci­ma de to­do es­ta­ba Meryl Streep, de­mos­tran­do que lo úni­co que va­le es tra­ba­jar du­ro. Nun­ca an­tes ha­bía vis­to a al­guien tra­ba­jar tan du­ro co­mo tra­ba­ja ella. No es una ge­nia por nin­gún to­que má­gi­co, real­men­te es la mu­jer más tra­ba­ja­do­ra del lu­gar y es­toy agra­de­ci­da de ha­ber­la co­no­ci­do.

¿Có­mo re­su­mi­rías tu per­so­na­je, pa­ra quie­nes no vie­ron la pe­lí­cu­la?

Mi per­so­na­je es Bár­ba­ra, la her­ma­na más gran­de y la me­nos apre­cia­da de to­da la fa­mi­lia Wes­ton. Sí, que me gus­ta ser la her­ma­na ma­yor. Soy la me­nor de to­dos en mi fa­mi­lia y por lo vis­to, ser la más gran­de... es mu­cho me­jor (ri­sas)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.