Zanzíbar

LA IS­LA DE LAS ES­PE­CIAS

High Class - - DESTINOS - por Yru­pé Bon­zi

To­dos han oí­do ha­blar de Zanzíbar, pe­ro po­cos pue­den ubi­car­la en el ma­pa. Ya su nom­bre nos sue­na exó­ti­co. Has­ta ca­si pa­re­ce una lo­ca­ción fic­ti­cia de una no­ve­la de pi­ra­tas o una is­la mí­ti­ca per­di­da en el océano. Zanzíbar con­ju­ra es­pe­cias exó­ti­cas, fru­tas tro­pi­ca­les y mag­ní­fi­cos sul­ta­nes y un mar azul que arre­ba­ta al al­ma. Afor­tu­na­da­men­te es­te pa­raí­so bien real exis­te jun­to a la cos­ta de Tan­za­nia al es­te de Áfri­ca. Zanzíbar es­tá com­pues­ta por dos is­las gran­des, Un­gu­ja (la is­la prin­ci­pal) y Pem­ba que jun­to con una do­ce­na de is­lo­tes con­for­man el pa­raí­so co­no­ci­do co­mo Zanzíbar con sus blan­quí­si­mas pla­yas y aguas trans­pa­ren­tes re­ple­tas de co­lo­ri­dos arre­ci­fes de co­ral.

El pa­raí­so se com­ple­ta con un cli­ma pri­vi­le­gia­do, cá­li­do y con sol bri­llan­te, du­ran­te 10 me­ses al año. Otro fac­tor que jue­ga a su fa­vor es que fue­ra de la ciu­dad prin­ci­pal, el res­to de la is­la se en­cuen­tra aún muy vir­gen y po­co desa­rro­lla­da, al­go que su­ma enor­me­men­te a su atrac­ti­vo.

UN PO­CO DE HIS­TO­RIA

En la an­ti­güe­dad, Zanzíbar era co­no­ci­da co­mo la is­la de las es­pe­cias de­bi­do a la abun­dan­cia de es­pe­cias exó­ti­cas que allí se en­con­tra­ban. Es­tas eran co­mer­cia­das por los sul­ta­nes de la is­la, jun­to con es­cla­vos, a los ára­bes e hin­dúes. En el si­glo XIX, Zanzíbar se hi­zo fa­mo­sa por sus es­pe­cias y el trá­fi­co de es­cla­vos.

Jus­ta­men­te, su pa­sa­do le ha da­do una repu­tación má­gi­ca y mis­te­rio­sa lle­na de his­to­rias so­bre es­cla­vos, sul­ta­nes, es­pe­cias y es­tre­llas de rock se­ten­to­sas en bús­que­da de ilu­mi­na­ción.

Pa­ra lle­gar a Zanzíbar so­lo hay que to­mar­se un ferry o un vue­lo cor­to de 20 mi­nu­tos de la ciu­dad Dar es-Sa­laam. En Zanzíbar so­lo hay 5 ru­tas prin­ci­pa­les, y to­das ellas con­du­cen a la ciu­dad prin­ci­pal, Sto­ne Town, por lo que re­sul­ta im­po­si­ble per­der­se. La is­la so­lo tie­ne 100 km de nor­te a sur y al­re­de­dor de 40 km en su pun­to más an­cho.

Es­ta pe­que­ña e idí­li­ca is­la pa­ra­di­sia­ca con are­nas blan­cas y lán­gui­das pal­me­ras es uno de los si­tios tu­rís­ti­cos más co­ti­za­dos por el pú­bli­co eu­ro­peo, re­ci­bien­do más de 300 000 vi­si­tan­tes al año a pe­sar de su re­mo­ta ubi­ca­ción. Hoy en día se en­cuen­tra en­tre los si­tios más vi­si­ta­dos por quie­nes bus­can re­lax y es una pa­ra­da ele­gi­da por mu­chos tu­ris­tas que van a ha­cer sa­fa­ris a las cer­ca­nas Tan­za­nia o Ke­nia. De­bi­do a es­to, en los úl­ti­mos años ha te­ni­do mu­cha in­ver­sión ex­tran­je­ra, y han sur­gi­do ho­te­les de cin­co es­tre­llas ab­so­lu­ta­men­te ma­ra­vi­llo­sos y con to­das las co­mo­di­da­des del pri­mer mun­do, orien­ta­dos a un tu­ris­mo de lu­jo y a clien­tes que bus­can la paz y tran­qui­li­dad que se en­cuen­tran en es­ta is­la afri­ca­na.

QUÉ VER EN LA IS­LA

La ciu­dad prin­ci­pal de la is­la se lla­ma Sto­ne Town, ubi­ca­da en la cos­ta oes­te de Zanzíbar. Aquí se en­cuen­tra ca­si to­da la in­fra­es­truc­tu­ra tu­rís­ti­ca: es don­de se en­cuen­tra la mo­vi­da de la is­la, aun­que pa­ra ha­cer pla­ya son re­co­men­da­das las cos­tas del nor­te y del sur.

A lo lar­go de las cos­tas se en­cuen­tran los ho­te­les so­bre la pla­ya, mu­chas de es­tas son de uso ex­clu­si­vo de los hués­pe­des de los ho­te­les. Las pla­yas de la is­la es­tán ba­ña­das por las aguas del océano Ín­di­co y se ca­rac­te­ri­zan por asom­bro­sas are­nas blan­cas de co­ral y un mar muy tran­qui­lo gra­cias a los arre­ci­fes que pro­te­gen la cos­ta. Es­to tam­bién ha­ce que la zo­na sea fan­tás­ti­ca pa­ra prac­ti­car bu­ceo y snor­kel.

Uno de los si­tios más ex­clu­si­vos de la is­la

En la an­ti­güe­dad, Zanzíbar era co­no­ci­da co­mo la is­la de las es­pe­cias, de­bi­do a la abun­dan­cia de es­pe­cias exó­ti­cas que allí se en­con­tra­ban

es el Re­sort de la Con­ser­va­tion Cor­po­ra­tion Afri­ca en la is­la de Mnem­ba, un ato­lón cir­cu­lar de 1.5 km de are­na pris­ti­na y pal­me­ras que en­cie­rran al mar co­mo si fue­ra una la­gu­na.

La me­jor épo­ca pa­ra vi­si­tar la is­la es en­tre di­ciem­bre y mar­zo y tam­bién en­tre ju­nio y oc­tu­bre. Hay que evi­tar ir du­ran­te la épo­ca de los mon­so­nes (de abril a ma­yo) y en no­viem­bre, de­bi­do a los cons­tan­tes chu­bas­cos que sue­len acor­tar los días de pla­ya du­ran­te es­te mes. Otro lu­gar fa­bu­lo­so es el Fun­du La­goon en la is­la de Pem­ba. Un si­tio fan­tás­ti­co pa­ra pa­sar una lu­na de miel inol­vi­da­ble o una es­ca­pa­da ro­mán­ti­ca y tran­qui­la con la pa­re­ja.

En el cen­tro de la is­la hay una sel­va in­te­rior lla­ma­da Jo­za­ni que tie­ne una es­pe­cie de mo­nos na­ti­vos ro­jos muy sim­pá­ti­cos y tam­bién se rea­li­zan tours a las pe­que­ñas gran­jas de es­pe­cies a las afue­ras de la ciu­dad.

La ciu­dad de Sto­ne Town fue de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co. La ciu­dad lle­va es­te nom­bre por­que fue cons­trui­da con pie­dras de co­ral que le dan una ma­ra­vi­llo­sa to­na­li­dad am­be­ri­na ba­jo el sol. Es­ta ciu­dad flo­re­ció ba­jo el sul­ta­na­to Oma­ni en el si­glo XIX y se po­bló de palacios fren­te al mar con al­tos mu­ros, jar­di­nes in­ter­nos, mez­qui­tas y mi­na­re­tes que ha­cen aún más so­ña­do el pai­sa­je.

ADE­MÁS DE BE­LLE­ZA, MU­CHA HIS­TO­RIA

Uno de los edi­fi­cios más re­pre­sen­ta­ti­vos es la Ca­sa de las Ma­ra­vi­llas o Beit Al Ajaib, una cons­truc­ción de co­lum­nas con bal­co­nes en to­dos sus la­dos edi­fi­ca­da co­mo pa­la­cio ce­re­mo­nial pa­ra el sul­tán Barg­hash, sul­tán de Zanzíbar des­de 1870 has­ta su muer­te en 1888. Cu­rio­sa­men­te, su nom­bre pro­vie­ne del he­cho de que fue el pri­mer edi­fi­cio de la is­la en con­tar con la ma­ra­vi­llo­sa ener­gía eléc­tri­ca y ser uno de los pri­me­ros edi­fi­cios en Áfri­ca con un as­cen­sor.

Des­de el 2002 ha si­do Mu­seo de His­to­ria y Cul­tu­ra (abier­to de lu­nes a vier­nes de 9.00 a 18.00 y los fi­nes de se­ma­na de 9.00 a 15.00). Al la­do se en­cuen­tran los fuer­tes ára­bes

La ciu­dad es el lu­gar ideal pa­ra com­prar la co­lo­ri­da y be­lla ar­te­sa­nía lo­cal

cons­trui­dos por los oma­nís pa­ra pro­te­ger­se de los por­tu­gue­ses, quie­nes fue­ron ex­pul­sa­dos de la is­la en 1698.

Otro im­por­tan­te atrac­ti­vo tu­rís­ti­co es el Mu­seo del Pa­la­cio Beit al Sahel don­de co­bra pro­ta­go­nis­mo la vi­da de la hi­ja del sul­tán Said, la prin­ce­sa Sal­ma, quien vi­vió una vi­da de ha­das y lue­go se hi­zo fa­mo­sa al es­cri­bir sus me­mo­rias tras fu­gar­se a Ham­bur­go con un mer­ca­der ale­mán de quien se ha­bía enamo­ra­do y em­ba­ra­za­do.

Otro per­so­na­je cé­le­bre de la is­la es Fred­die Mer­cury, el vo­ca­lis­ta de Queen, quien na­ció en la is­la en 1946 ba­jo el nom­bre de Fa­rouk Bulsara. Su pa­dre era con­ta­dor del Pa­la­cio de las Ma­ra­vi­llas mien­tras era ofi­ci­na del go­bierno co­lo­nial bri­tá­ni­co. Nu­me­ro­sos ba­res y res­tau­ran­tes ce­le­bran es­te he­cho ho­me­na­jean­do al gran can­tan­te. La ciu­dad es el lu­gar ideal pa­ra com­prar la co­lo­ri­da y be­lla ar­te­sa­nía lo­cal, con sus ca­nas­tos, pin­tu­ras tin­ga tin­ga, pla­tos de bron­ce, kan­gas (pa­ño­le­tas tí­pi­cas) y jo­yas afri­ca­nas. En el mer­ca­do de Da­ra­ja­ni se pue­den com­prar las más va­ria­das es­pe­cias.

Al­gu­nos edi­fi­cios his­tó­ri­cos se han con­ver­ti­do en her­mo­sos ho­te­les co­mo el Se­re­na Inn y el Afri­ca Hou­se Ho­tel, que era el an­ti­guo club in­glés fre­cuen­ta­do por los ex­pa­tria­dos bri­tá­ni­cos y al­mi­ran­tes de la ar­ma­da bri­tá­ni­ca des­de 1888 has­ta fi­na­les de la era co­lo­nial. El bar con la te­rra­za que da al mar si­gue sien­do muy po­pu­lar has­ta nues­tros días.

En la ca­lle Hu­rum­zi se en­cuen­tra un fa­bu­lo­so ho­tel boutique lla­ma­do 236 Hu­rum­zi que apro­ve­cha el es­tar ubi­ca­do en una to­rre pa­ra pro­veer a sus hués­pe­des y vi­si­tan­tes las me­jo­res vis­tas pa­no­rá­mi­cas de la ciu­dad.

Don­de an­tes era el mer­ca­do de es­cla­vos hoy se eri­ge una igle­sia an­gli­ca­na. El al­tar se en­cuen­tra ubi­ca­do en el lu­gar don­de eran fla­ge­la­dos. Fue­ra de la igle­sia una es­cul­tu­ra de es­cla­vos en­ca­de­na­dos con­me­mo­ra el do­lo­ro­so pa­sa­do de la is­la. Tam­bién se rea­li­za un tour a las cá­ma­ras sub­te­rrá­neas que ser­vían de ca­la­bo­zos pa­ra los es­cla­vos an­tes de ser ven­di­dos.

El mer­ca­do se ce­rró en 1873 gra­cias a la pre­sión del Go­bierno bri­tá­ni­co, pe­ro el co­mer­cio de es­cla­vos si­guió de ma­ne­ra clan­des­ti­na por mu­chos años des­pués. De es­te trá­fi­co ile­gal tam­bién que­dan ves­ti­gios que hoy son vi­si­ta­dos en tours. Uno de ellos es la Cue­va de Co­ral –una cue­va na­tu­ral en la que se ca­va­ron es­ca­le­ras y cá­ma­ras– don­de es­con­dían a los es­cla­vos que iban a ser ven­di­dos. Pe­ro, sin lu­gar a du­da, cues­ta mu­cho creer que al­go tan atroz pu­do rea­li­zar­se en un si­tio tan idí­li­co. Pa­re­ce im­po­si­ble al mi­rar sus cos­tas de agua­ma­ri­na

Ho­tel Se­re­na Inn

Beit Al Ajaib

Ho­tel 236 Hu­rum­zi

Fun­du La­goon

Fun­du La­goon

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.