Chau va­ca­cio­nes EL AGRI­DUL­CE SA­BOR DE LA VUEL­TA A CLA­SES

Si­gue el ca­lor in­fer­nal pe­ro se aca­ba­ron las va­ca­cio­nes. Tal vez el úni­co ali­vio que nos lle­gue a las ma­dres an­sio­sas es sa­car­nos de en­ci­ma a nues­tros ocio­sos dia­bli­llos con el ini­cio del ci­clo es­co­lar. Ya sé que soy una des­al­ma­da a de­cir­lo en voz al­ta. P

High Class - - SEXO -

En las va­ca­cio­nes se pro­du­cen una di­co­to­mía ca­tas­tró­fi­ca: por un la­do la enor­me can­ti­dad de ho­ras li­bres y la ex­plo­si­va com­bi­na­ción de pi­le­ta y jue­gos de­ja a los ni­ños ace­le­ra­dí­si­mos y por otro la­do, el ca­lor in­fer­nal nos de­ja a no­so­tras en low bat to­tal… Te­ne­mos la ba­te­ría más ago­ta­da que un smartphone a las seis de la tar­de.

Por otra par­te, se desa­rro­lla otra di­co­to­mía que apor­ta a la ca­tás­tro­fe, en las va­ca­cio­nes nues­tros hi­jos tie­nen una can­ti­dad si­de­ral de tiem­po li­bre, so­bre to­do, en com­pa­ra­ción con no­so­tras, que tras ocu­par­nos de la ca­sa y de nues­tro tra­ba­jo en­ci­ma te­ne­mos que des­co­car­nos pa­ra in­ten­tar man­te­ner­los mí­ni­ma­men­te en­tre­te­ni­dos. De­bi­do a to­dos es­tos fe­nó­me­nos, las ma­mis mu­chas ve­ces ve­mos sa­cri­fi­ca­das nues­tras bien me­re­ci­das va­ca­cio­nes por te­ner que ocu­par­nos de que nues­tros pe­que­ños dia­bli­llos dis­fru­ten al má­xi­mo de las su­yas.

En sín­te­sis, las va­ca­cio­nes nos de­jan mu­chas ve­ces más al­te­ra­das que re­pues­tas; y ob­via­men­te ce­le­bra­mos el pri­mer día de cla­se de ma­ne­ra eu­fó­ri­ca. Las­ti­mo­sa­men­te, la ale­gría del ini­cio de cla­ses du­ra muuuuy po­co, ca­si na­da. Esa mis­ma tar­de, cuan­do lle­gan con la in­fa­me y co­pio­sa lis­ta de úti­les nos vuel­ven las ga­nas de aga­rrar­nos de los pe­los y co­rrer al pa­tio a ha­cer una se­sión de gri­tos pri­ma­rios.

En mi ca­so, mis hi­jos lle­gan con una lis­ta taaan pe­ro taaaan lar­ga que pa­re­ce el Có­di­go Pro­ce­sal Ci­vil Co­men­ta­do e Ilus­tra­do. Y a la par que un ma­nual de de­re­cho, es in­su­fri­ble­men­te de­ta­lla­da. To­do es­tá ti­pi­fi­ca­do y ex­pre­sa­men­te es­ti­pu­la­do: Re­gla de 15 cm (no 10, ni 20, ni 50. ¡QUIN­CE!) Ob­via­men­te pa­ra pe­dir la de quin­ce no tie­nen en cuen­ta que ca­si to­das las li­bre­rías tie­nen re­gla de to­das las otras me­di­das ¡ME­NOS la de 15!

Dos lá­pi­ces HB y un lá­piz 2B. Si te lle­gás a equi­vo­car y com­prás un lá­piz HB y dos lá­pi­ces 2B ni du­des de que te va a lle­gar la in­fa­me no­ti­ta re­cor­dán­do­te de que a tu hi­jo le fal­ta un lá­piz HB.

Otra es­pe­ci­fi­ca­ción ca­da vez más fre­cuen­te en las lis­tas de úti­les son las mar­cas de los pro­duc­tos. Son tan in­sis­ten­tes con cier­tas mar­cas que has­ta te ha­ce du­dar de si fir­ma­ron un con­ve­nio de ex­clu­si­vi­dad. ¡Guay de ha­cer­se la ñem­bo­ta y en­viar la ca­ja de lá­pi­ces co­mu­nes y co­rrien­tes que te­nías a mano! Nue­va­men­te la no­ti­ta te lla­ma­rá la aten­ción so­bre el he­cho de que en la lis­ta es­ta­ba cla­ra­men­te es­pe­ci­fi­ca­do que te­nían que lle­var lá­pi­ces de co­lo­res de la mar­ca tal.

¡Y no en­tre­mos a ha­blar so­bre la can­ti­dad in­dus­trial de cua­der­nos! To­da­vía no en­tien­do por qué no se li­mi­tan a ho­jas suel­tas y car­pe­tas ani­lla­das con di­vi­so­rias. Se­ría in­fi­ni­ta­men­te más prác­ti­co y eco­ló­gi­co, por­que no hay ma­ne­ra de jus­ti­fi­car se­me­jan­te ale­vo­sía en el uso in­ne­ce­sa­rio de pa­pel. Ob­via­men­te un ni­ño de 8 años ja­más a va usar to­das esas pá­gi­nas en un so­lo año aca­dé­mi­co. Ju­ro que es­te año con­té la can­ti­dad to­tal de ho­jas que nos pe­dían en­tre los 12 cua­der­nos de dis­tin­tos co­lo­res y ho­jas suel­tas… ¡y el re­sul­ta­do me de­jó pas­ma­da! Te­nía que com­prar na­da más y na­da me­nos que 900 pá­gi­nas. ¡Ha­bía si­do que le pa­rí al su­ce­sor de Cer­van­tes y no me ha­bía per­ca­ta­do!

Es­pe­ro que a fin de año mi hi­jo mí­ni­ma­men­te es­cri­ba El Qui­jo­te con se­me­jan­te can­ti­dad de ho­jas a su dis­po­si­ción. Pe­ro to­das las ma­dres sa­be­mos, que al ter­mi­nar el año es­co­lar la am­plia ma­yo­ría de los cua­der­nos re­gre­sa­rán con mu­chí­si­mas ho­jas sin usar.

Pe­ro los pe­di­dos ab­sur­dos no se aca­ban en la can­ti­dad inad­mi­si­ble de cua­der­nos. Pón­gan­le la fir­ma que en el trans­cur­so del año sus re­to­ños trae­rán a ca­sa un pe­di­do, por par­te de las maes­tras, de un tra­ba­jo prác­ti­co, pro­yec­to o ac­ti­vi­dad vin­cu­la­do a “sal­var el me­dioam­bien­te”. Ca­si una iro­nía tras se­me­jan­te ejem­plo de des­pil­fa­rro de ho­jas… ¿Có­mo les van a ha­blar a nues­tros hi­jos so­bre la de­fo­res­ta­ción y el da­ño al me­dioam­bien­te, si so­lo pa­ra com­ple­tar los úti­les del gra­do no­más se ha­brá ta­la­do CO­MO MÍ­NI­MO una hec­tá­rea de mon­te?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.