¿ QUE nues­tros CO­MEN hi­jos

ALI­MEN­TA­CIÓN PA­RA NI­ÑOS EN EDAD ES­CO­LAR

High Class - - NUTRICIÓN - por la Lic. Ro­sa­na Aben­te, nu­tri­cio­nis­ta

Los ni­ños en edad es­co­lar ne­ce­si­tan una ali­men­ta­ción va­ria­da y su­fi­cien­te pa­ra rea­li­zar ade­cua­da­men­te sus fun­cio­nes: ju­gar, cre­cer, co­rrer, es­tu­diar. La ali­men­ta­ción no so­lo afec­ta su cre­ci­mien­to y desa­rro­llo, sino tam­bién su con­duc­ta y apren­di­za­je.

Una bue­na ali­men­ta­ción en la edad es­co­lar per­mi­te la for­ma­ción de bue­nos há­bi­tos pa­ra to­da la vi­da. Ayu­dar a que tus hi­jos sean ca­da vez más cons­cien­tes de sus pro­pios há­bi­tos ali­men­ti­cios es ca­si tan im­por­tan­te co­mo ase­gu­rar­se de que re­ci­ban una nu­tri­ción ade­cua­da cuan­do son pe­que­ños.

LA IM­POR­TAN­CIA DE CA­DA CO­MI­DA

La in­ges­ta de ali­men­tos en es­ta eta­pa se tor­na irre­gu­lar, al igual que el cre­ci­mien­to que es len­to pe­ro cons­tan­te. Por ese mo­ti­vo, es ne­ce­sa­rio ase­gu­rar una ali­men­ta­ción su­fi­cien­te y equi­li­bra­da que pue­da acom­pa­ñar es­te pe­rio­do.

La edad es­co­lar es un tiem­po en que los pa­dres pue­den ex­pe­ri­men­tar al­gu­nos pro­ble­mas con res­pec­to a la ali­men­ta­ción de sus hi­jos. Los re­que­ri­mien­tos nu­tri­cio­na­les del ni­ño va­ria­rán de la mano del in­cre­men­to de las ac­ti­vi­da­des no so­lo fí­si­cas, sino tam­bién in­te­lec­tua­les que pro­po­ne la nue­va eta­pa es­co­lar.

Las die­tas inade­cua­das pue­den te­ner co­ne­xión con mu­chos pro­ble­mas de apren­di­za­je o apa­ren­tes di­fi­cul­ta­des pro­pias de los sín­to­mas de fal­ta de aten­ción, y a la vez, mu­chos des­ór­de­nes ali­men­ti­cios tie­nen ori­gen en es­ta eta­pa de la vi­da. Los chi­cos

LA EDAD ES­CO­LAR ES UN TIEM­PO EN QUE LOS PA­DRES PUE­DEN EX­PE­RI­MEN­TAR AL­GU­NOS PRO­BLE­MAS CON RES­PEC­TO A LA ALI­MEN­TA­CIÓN DE SUS HI­JOS.

pa­sa­rán más tiem­po fue­ra del ho­gar y los que es­tén mal ali­men­ta­dos es­ta­rán en peo­res con­di­cio­nes pa­ra afron­tar no so­lo la ac­ti­vi­dad es­co­lar.

Pa­ra ase­gu­rar­se de que el ni­ño es­té bien ali­men­ta­do so­lo se ne­ce­si­ta po­ner a su dis­po­si­ción una die­ta va­ria­da y ge­ne­rar en él bue­nos há­bi­tos ali­men­ti­cios. La ac­ti­vi­dad fí­si­ca no es la úni­ca que re­quie­re ener­gía, la ac­ti­vi­dad men­tal tam­bién ne­ce­si­ta un buen apor­te.

El desa­yuno es uno de los mo­men­tos más im­por­tan­tes, ya que el he­cho de no desa­yu­nar tie­ne efec­tos ad­ver­sos en la ca­pa­ci­dad men­tal y de apren­di­za­je. Una bue­na ali­men­ta­ción co­mien­za con la pri­me­ra co­mi­da del día. La no­che es el pe­rio­do de ayuno más lar­go del día, so­bre to­do pa­ra los ni­ños, ya que es­tos duer­men más ho­ras que los adul­tos, por ello, la im­por­tan­cia del desa­yuno, nun­ca de­be rea­li­zar­se de ma­ne­ra apu­ra­da ni sal­tar­se el desa­yuno con ex­cu­sas. De­be­mos cer­cio­rar­nos de que se le­van­ten con tiem­po su­fi­cien­te pa­ra desa­yu­nar y com­par­tir el desa­yuno con ellos, ya que es­to no so­lo nos ga­ran­ti­za que el ni­ño ha­rá una bue­na in­ges­ta, sino que crea­rá en él un há­bi­to que lo acom­pa­ña­rá to­da la vi­da.

El desa­yuno apor­ta la glu­co­sa ne­ce­sa­ria pa­ra el fun­cio­na­mien­to del ce­re­bro y per­mi­te que el ni­ño man­ten­ga una aten­ción cons­tan­te en cla­se. Lo ideal es que co­ma una va­rie­dad y can­ti­dad de ali­men­tos pa­ra cre­cer sa­lu­da­ble y res­pon­der a las res­pon­sa­bi­li­da­des que le im­po­ne la edad es­co­lar.

RE­CO­MEN­DA­CIO­NES PA­RA GUIAR A SUS HI­JOS HA­CIA HÁ­BI­TOS MÁS SA­LU­DA­BLES

Los ni­ños apren­den por imi­ta­ción, es por ello que los pa­dres de­ben ser buen ejem­plo pa­ra sus hi­jos, co­mien­do a la mis­ma ho­ra y los mis­mos ali­men­tos sa­lu­da­bles.

No agre­gues mu­cha azú­car a las be­bi­das y co­mi­das.

Evi­tá el con­su­mo de snacks dul­ces y gra­sos, tra­tá siem­pre de te­ner snacks sa­lu­da­bles, co­mo fru­tas y ve­ge­ta­les en tro­zos, yo­gur, que­sos ba­jos en gra­sa.

No acos­tum­bres a tus hi­jos a con­su­mir can­ti­da­des ex­ce­si­vas de sal al agre­gar­las a las co­mi­das o de­jar el sa­le­ro en la me­sa. Nun­ca so­bor­nes a tus hi­jos con co­mi­da. Ani­má a tus hi­jos a con­su­mir y dis­fru­tar de las fru­tas y ve­ge­ta­les, ofre­cién­do­les va­rie­dad a edad tem­pra­na.

RE­CO­MEN­DA­CIO­NES PA­RA AR­MAR LOS DESA­YU­NOS Y LAS ME­RIEN­DAS

En to­das las eta­pas de la vi­da se re­co­mien­da que la ali­men­ta­ción sea frac­cio­na­da, ha­cer va­rias in­ges­tas y li­via­nas. Por eso el desa­yuno, la me­rien­da y las co­la­cio­nes (me­dia ma­ña­na) de­be­rían ser tam­bién há­bi­tos que de­be­mos cons­truir en los ado­les­cen­tes, ya que vi­vir sa­lu­da­ble se apren­de y for­ma par­te del buen desa­rro­llo.

Al­gu­nas ideas in­clu­yen fru­tas, ce­rea­les o lác­teos, ba­rras de ce­rea­les, fru­tos se­cos. Es­tos ali­men­tos pue­den pre­sen­tar­se so­los o acom­pa­ña­dos de otros com­ple­men­ta­rios.

De­be­mos pro­bar op­cio­nes por se­ma­na. Nun­ca in­cor­po­rar mu­chos cam­bios en una se­ma­na ya que el pa­la­dar se de­be ir adap­tan­do a los dis­tin­tos sa­bo­res. La idea es que el ni­ño va­ya in­cor­po­ran­do ali­men­tos de ma­ne­ra pro­gre­si­va pa­ra con­se­guir que sea sos­te­ni­ble en el tiem­po. SÁND­WI­CHES: po­drían ser va­ria­dos. So­lo de que­so, con ja­món des­gra­sa­do, con po­llo o

pa­vo, que­so y to­ma­te, atún, pal­mi­to, za­naho­ria, hue­vo o re­mo­la­cha. PA­NI­FI­CA­DOS: los in­te­gra­les y lac­tea­dos con bue­nos apor­tes nu­tri­cio­na­les son los recomendados. Es bueno ir va­rian­do, pre­fe­ren­te­men­te el de sánd­wich, y me­jor evi­tar los pa­ni­fi­ca­dos de las pa­na­de­rías de los

LO IDEAL ES QUE CO­MA UNA VA­RIE­DAD Y CAN­TI­DAD DE ALI­MEN­TOS PA­RA CRE­CER SA­LU­DA­BLE Y RES­PON­DER A LAS RES­PON­SA­BI­LI­DA­DES DE LA EDAD ES­CO­LAR

su­per­mer­ca­dos, los en­va­sa­dos son más re­co­men­da­men­da­bles pa­ra es­ta eta­pa. Otra op­ción son Ra­pi­diRa­pi­di­tas light, pan ára­be, pan de pi­ta. GALLEGALLETITAS: son re­co­men­da­das las de ba­jas ca­lo­ría­ca­lo­rías. Se de­ben evi­tar las que con­ten­gan ele­va­de­le­va­do con­te­ni­do de azú­car, ya que si se con­su­men­su­men cons­tan­te­men­te, so­lo apor­tan ca­lo­rías va­rias al cuer­po y na­da de nu­trien­tes. Exis­ten­ten en el mer­ca­do va­rias mar­cas más sa­lu­da­bles.bles. Per­so­nal­men­te re­co­mien­do Fru­ti­gram, Qua­kQua­ker, Ma­ria, ga­lle­ti­tas de vai­ni­llas, El Tri­gal­gal bba­ja en azú­car. La por­ción re­co­men­da­da es de 4 uni­da­des que se pue­den acom­pa­ñar con yo­gur o una be­bi­da sin azú­car o ju­go na­tu­ral. Tam­bién pue­de ser un vaso de le­che (de pre­fe­ren­cia des­cre­ma­da por­que apor­tan me­nos gra­sa y su con­su­mo es más sa­lu­da­ble). ¡No per­mi­tir el con­su­mo de ga­seo­sas azu­ca­ra­das con ga­lle­ti­tas! FRU­TAS: La su­ge­ren­cia es au­men­tar el con­su­mo se­ma­nal, y una for­ma de cam­biar su pre­sen­ta­ción en ser­vir­las en tro­zos me­dia­nos, pe­la­dos, en un pla­to lis­to pa­ra con­su­mir. La man­za­na ro­ja o ver­de, pe­ra, ci­rue­la, du­razno, ki­wi, me­lón, ba­na­na, fru­ti­llas (6 uni­da­des), uvas, san­día en tro­zos, o pi­ñas en ga­jos son una op­ción sa­lu­da­ble. FRU­TOS SE­COS: Las nue­ces y al­men­dras son una bue­na elec­ción pa­ra apor­tar ener­gía y gra­sa sa­lu­da­ble al or­ga­nis­mo de los más pe­que­ños. Se pue­den car­gar en bol­si­tas de Zi­ploc 12 uni­da­des pa­ra acom­pa­ñar con el yo­gur. Es una bue­na op­ción pa­ra cam­biar el sa­bor y se pue­de rea­li­zar una vez por se­ma­na. Pa­ra so­li­ci­tar turno con la li­cen­cia­da, po­dés lla­mar al (021) 621-633 y agen­dar una ci­ta en su con­sul­to­rio, ubi­ca­do en la ca­lle Su­cre 1960 ca­si Tri­fón Be­ní­tez Ve­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.