Pau­tas pa­ra ali­men­tar­se bien du­ran­te el em­ba­ra­zo

High Class - - Nutricion - Por la Lic. Ro­sa­na Aben­te, nu­tri­cio­nis­ta

Los an­to­jos en las em­ba­ra­za­das for­man par­te del em­ba­ra­zo. La ma­yo­ría pre­fie­re lo dul­ce an­tes que lo sa­la­do, e in­clu­so, mu­chas de ellas con­su­men gran­des can­ti­da­des de hie­lo aun­que nun­ca an­tes lo ha­bían he­cho. Pe­ro ¿qué cau­sa los an­to­jos?

Pro­ba­ble­men­te sean las hor­mo­nas las que los pro­vo­quen, ya que es­tá com­pro­ba­do que ellas son las res­pon­sa­bles de gran­des cambios in­clu­so en los sen­ti­dos del gus­to y el ol­fa­to, que se agu­di­zan cuan­do la mu­jer pa­sa por es­te pe­rio­do. Pe­ro en reali­dad, no se sa­be a cien­cia cier­ta qué es lo que los pro­vo­ca con exac­ti­tud. La ma­yo­ría de las per­so­nas creen que los an­to­jos son sig­ni­fi­ca­ti­vos, pe­ro los es­tu­dios mues­tran que no hay un en­la­ce en­tre los an­to­jos y los re­que­ri­mien­tos nu­tri­cio­na­les.

De­bés pres­tar aten­ción a los an­to­jos du­ran­te el em­ba­ra­zo, dis­fru­tan­do de los que son sa­lu­da­bles y bus­can­do al­ter­na­ti­vas pa­ra los que no. La ma­yo­ría de los an­to­jos y re­cha­zos por cier­tos ali­men­tos en ge­ne­ral se pue­den sa­tis­fa­cer, pe­ro con mo­de­ra­ción. Una die­ta sa­lu­da­ble de­be ser aque­lla que cum­ple con las ne­ce­si­da­des emo­cio­na­les y nu­tri­cio­na­les de la em­ba­ra­za­da, así co­mo sus pre­fe­ren­cias.

Re­cor­dá que las emo­cio­nes que acom­pa­ñan al em­ba­ra­zo pue­den ha­cer que quie­ras usar la co­mi­da pa­ra cal­mar­te, cuan­do en reali­dad lo que ne­ce­si­tás es un abra­zo. Tu ali­men­ta­ción de­be ser nu­tri­ti­va y equi­li­bra­da siem­pre, y co­mer me­jor no sig­ni­fi­ca co­mer más o mu­cho más. La creen­cia de que du­ran­te el em­ba­ra­zo hay que co­mer por dos es equi­vo­ca­da.

Si te­nés un pe­so sa­lu­da­ble al ini­cio de tu em­ba­ra­zo, no ne­ce­si­tás ca­lo­rías ex­tras du­ran­te el pri­mer tri­mes­tre. Du­ran­te el si­guien­te tri­mes­tre, tu be­bé so­lo ne­ce­si­ta que aña­das 300 kcal más por día y al­re­de­dor de 450 ca­lo­rías du­ran­te el ter­cer tri­mes­tre. Si es­tás con so­bre­pe­so o bajo pe­so, no te ba­ses en las ca­lo­rías, de­bés con­tro­lar tu pe­so du­ran­te to­do el pe­rio­do de la ges­ta­ción. Ase­gu­ra­te de to­mar siem­pre vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les pre­na­ta­les ade­más de se­guir una die­ta equi­li­bra­da y sa­lu­da­ble.

Las mu­je­res que se ali­men­tan bien y au­men­tan una can­ti­dad ade­cua­da de pe­so tie­nen me­nos pro­ba­bi­li­da­des de com­pli­ca­cio­nes du­ran­te el em­ba­ra­zo. En ge­ne­ral, de­bés in­ten­tar au­men­tar en­tre 10,5 y 15,0 kg si co­men­zas­te tu em­ba­ra­zo con el pe­so ade­cua­do, y si es­tás por de­ba­jo de tu pe­so, lo ade­cua­do es que subas de 12,5 a 17 kg. Si es­tás con so­bre­pe­so, ten­drías que su­bir en­tre 7 kg y 10,5 kg. Y, si te­nés obe­si­dad an­tes de quedarte em­ba­ra­za­da, se re­co­mien­da no su­bir más de 7 kg. La for­ma que subís de pe­so es tan im­por­tan­te co­mo la can­ti­dad to­tal que au­men­tás. El pro­me­dio en el pri­mer se­mes­tre por se­ma­na es de 900 g a 2 kg, y des­de el se­gun­do y ter­cer se­mes­tre el pro­me­dio por se­ma­na des­cien­de a 500 g por se­ma­na. Comé de ma­ne­ra fre­cuen­te y li­via­na. Si las náu­seas, la aci­dez o la in­di­ges­tión te es­tán qui­tan­do las ga­nas de co­mer, in­ten­tá ha­cer 5 o 6 co­mi­das li­via­nas al día, por­que se­rá más fá­cil pa­ra tu cuer­po di­ge­rir­las. No sal­tees nun­ca las co­mi­das aun­que no ten­gas ham­bre, el be­bé ne­ce­si­ta re­ci­bir ali­men­to de ma­ne­ra regular.

Las co­la­cio­nes de 150 ca­lo­rías son un buen re­cur­so, y pue­den ser fru­tas na­tu­ra­les, yo­gu­res des­cre­ma­dos con fru­tos se­cos, ba­rras de ce­rea­les, ya que po­drías te­ner siem­pre a mano. Las co­mi­das pro­ce­sa­das y los pos­tres con mu­cha azú­car no de­be­rían for­mar par­te de tu die­ta, sin em­bar­go, no se tra­ta de de­cir­le adiós a to­dos los dul­ces por es­tar em­ba­ra­za­da, po­dés co­mer­los en oca­sio­nes es­pe­cia­les.

No es ver­dad que pue­das co­mer el do­ble por­que es­tás em­ba­ra­za­da. La na­tu­ra­le­za es sa­bia, y du­ran­te el em­ba­ra­zo tu cuer­po se vuel­ve más efi­caz pa­ra ex­traer nu­trien­tes de to­do lo que co­més. Con­su­mir ali­men­tos por dos no du­pli­ca la po­si­bi­li­dad de que ten­gas un be­bé sano, sino que sig­ni­fi­ca un au­men­to ex­ce­si­vo de pe­so pa­ra vos, lo cual au­men­ta los ries­gos de com­pli­ca­cio­nes. Pa­ra sa­ber si un be­bé se en­fer­ma­rá, hay que co­no­cer qué co­mió la ma­dre du­ran­te el pe­rio­do de ges­ta­ción.

Un es­tu­dio pu­bli­ca­do en el Ame­ri­can Jour­nal of Res­pi­ra­tory and Cri­ti­cal Ca­re Me­di­ci­ne, rea­li­za­do por la fun­da­ción In­fant de­tec­tó que las em­ba­ra­za­das con una die­ta ri­ca en hi­dra­tos de car­bono du­ran­te su pe­rio­do de ges­ta­ción po­dría au­men­tar la vul­ne­ra­bi­li­dad de los be­bés de desa­rro­llar du­ran­te sus pri­me­ros años de vi­da una in­fec­ción res­pi­ra­to­ria.

La ali­men­ta­ción des­de su ges­ta­ción y, es­pe­cial­men­te, sus pri­me­ros años de vi­da po­dría de­ter­mi­nar su com­por­ta­mien­to y ren­di­mien­to men­tal. En­ton­ces, ¿por qué es im­por­tan­te que te ali­men­tes bien? ¿Por qué al­gu­nas au­men­tan de pe­so más que otras? La res­pues­ta es sim­ple. Es­to se de­be a que ca­da em­ba­ra­zo es un mun­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.