GRAND VE­LAS RI­VIE­RA MA­YA RE­SORT

High Class - - El Mundo Y Sus Esquinas - Por Ma­rie­la García

La Ri­vie­ra Ma­ya se ca­rac­te­ri­za por sus pla­yas de are­na blan­ca e in ni­to mar azul, pe­ro hay mu­cho más por des­cu­brir. En ella tam­bién con­ver­gen la na­tu­ra­le­za en su es­ta­do más exó­ti­co con la so sti­ca­ción, el con­fort y, por so­bre to­do, el lu­jo en es­ta­do pu­ro que so­lo un ho­tel con la ca­li ca­ción cin­co dia­man­tes pue­de brin­dar. Ha­bla­mos del Gran Ve­las Ri­vie­ra Ma­ya, un re­sort que re­de nió el con­cep­to del ser­vi­cio to­do in­clui­do e in­vi­ta a vi­vir una ex­pe­rien­cia que se­du­ci­rá sus sen­ti­dos. Des­de el mo­men­to en que uno atra­vie­sa esas gran­des mu­ra­llas, a la al­tu­ra del km 62 so­bre la ca­rre­te­ra que une la ciu­dad de Can­cún con Pla­ya del Carmen, la sen­sa­ción de ex­clu­si­vi­dad se adue­ña del am­bien­te. Lue­go de se­guir un lar­go sen­de­ro en me­dio de la exu­be­ran­te ve­ge­ta­ción de la sel­va, lle­ga­mos a des­tino: el Grand Ve­las Ri­vie­ra Ma­ya.

Es­te re­sort, inau­gu­ra­do en el 2008, cuen­ta des­de el 2010 con la ca­li­fi­ca­ción cin­co dia­man­tes por la Ame­ri­can Au­to­mo­bi­le As­so­cia­tion. Otor­ga­da a ho­te­les y res­tau­ran­tes de EE. UU., Ca­na­dá, Mé­xi­co y el Ca­ri­be, la cer­ti­fi­ca­ción AAA Dia­mond Award ga­ran­ti­za que el es­ta­ble­ci­mien­to ofre­ce los más al­tos es­tán­da­res de ca­li­dad y ser­vi­cio de pri­mer ni­vel. De la mano de Oppy Tour Ope­ra­tor pu­di­mos ser par­tí­ci­pes de es­ta ex­pe­rien­cia de lu­jo y co­no­cer en pri­me­ra per­so­na el Grand Ve­las. Son mu­chas las cua­li­da­des que lo de­fi­nen, ade­más de los cin­co dia­man­tes que os­ten­ta. Su ubi­ca­ción en me­dio de 80 hec­tá­reas de sel­va vir­gen que ter­mi­na en las azu­les aguas apor­ta no so­lo un im­po­nen­te mar­co na­tu­ral, sino tam­bién con­vi­da una op­ción de es­ca­pe, con­vir­tién­do­se de es­ta ma­ne­ra en un en­can­ta­dor des­tino va­ca­cio­nal en sí mis­mo don­de to­do es­tá dis­pues­to pa­ra el des­can­so y el re­lax to­tal.

Sus hués­pe­des tie­nen a dis­po­si­ción 491 sui­tes dis­tri­bui­das en tres am­bien­tes to­tal­men­te di­fe­ren­tes en­tre sí, tan­to aco­ge­do­res co­mo in­no­va­do­res, con vis­tas al be­llí­si­mo mar o a la sel­va de la Ri­vie­ra Ma­ya que los ro­dea. Ya sea en el Grand Class, Zen Grand o Am­bas­sa­dor, las de­pen­den­cias es­tán de­co­ra­das con un gus­to re­fi­na­do y pie­zas de ar­tis­tas lo­ca­les. Por el mis­mo sen­de­ro que men­cio­na­mos al prin­ci­pio, al la­do del ca­mino se pue­de apre­ciar una gran es­truc­tu­ra que al­ber­ga al Zen Grand. Se tra­ta de un apar­ta­do cer­ca­do com­ple­ta­men­te por la flo­ra pre­sen­te en la Pe­nín­su­la de Yu­ca­tán, que cuen­ta con lu­jo­sas ha­bi­ta­cio­nes: sui­tes, pool sui­tes y pre­si­den­cia­les, di­se­ña­das ex­clu­si­va­men­te pa­ra la re­la­ja­ción. Ca­da una de ellas tie­ne bal­co­nes y ja­cuz­zis in­te­rio­res, mien­tras que al­gu­nas po­seen una pi­le­ta en la te­rra­za. En el Zend Grand tam­bién se en­cuen­tra ubi­ca­do el Cen­tro de Con­ven­cio­nes del re­sort, ideal pa­ra aque­llos quie­nes via­jan por ne­go­cios.

El Am­bas­sa­dor es­tá a me­nos de cin­co mi­nu­tos. Se tra­ta de un am­bien­te fa­mi­liar por ex­ce­len­cia, ideal pa­ra ma­tri­mo­nios o pa­re­jas con ni­ños. Es­tán dis­po­ni­bles las lu­jo­sas Am­bas­sa­dor sui­tes, Am­bas­sa­dor sui­tes con al­ber­ca, Sui­tes Go­ber­na­do­res y Sui­tes Pre­si­den­cia­les. To­das con ja­cuz­zi in­te­rior o pi­le­ta en la te­rra­za y una ca­ma ta­ma­ño King o dos ca­mas Queen. El área cuen­ta con 500 me­tros de la pla­ya a po­cos pa­sos, ade­más de un equi­pa­do gim­na­sio y Kid’s Club pa­ra los más pe­que­ños.

Por úl­ti­mo, pe­ro no me­nos im­por­tan­te, men­cio­na­mos al Grand Class. Al igual que el Am­bas­sa­dor, unas 90 sui­tes con vis­tas al mar Ca­ri­be con­for­man uno de sus prin­ci­pa­les atrac­ti­vos. Un ín­ti­mo es­pa­cio so­lo pa­ra adul­tos y jó­ve­nes con ha­bi­ta­cio­nes de 128 m2, don­de se en­cuen­tran

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.