PLA­ZA SE­RRANO

Ar­qui­tec­tu­ra y gas­tro­no­mía

High Class - - HC / SALIDAS -

CÓ­MO ES EL AM­BIEN­TE

Al de­co­rar Pla­za Se­rrano, la in­ten­ción fue com­ple­men­tar la cons­truc­ción ya exis­ten­te. El di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co del lu­gar fue uno de los pun­tos de­ter­mi­nan­tes en la elec­ción del lo­cal, apar­te de la ubi­ca­ción y la sen­sa­ción de am­pli­tud que pro­por­cio­na el pa­tio cen­tral. La de­co­ra­ción es sen­ci­lla y mi­ni­ma­lis­ta, pe­ro no en el sen­ti­do de la ten­den­cia de mo­da de los úl­ti­mos tiem­pos, sino en no in­ter­fe­rir con las lí­neas y el di­se­ño ya exis­ten­tes de la edi­fi­ca­ción.

El ele­men­to prin­ci­pal de la de­co­ra­ción de Pla­za Se­rrano es, de­fi­ni­ti­va­men­te, la ilu­mi­na­ción. Los due­ños ex­pli­can que crea­ron el pro­yec­to pen­san­do en es­te ele­men­to que se evi­den­cia al lle­gar al lu­gar: un gran es­pa­cio abier­to que for­ma el pa­tio cen­tral de Pla­za Se­rrano, un am­bien­te que se con­vier­te en la pri­me­ra ex­pe­rien­cia del clien­te. En él se en­cuen­tra gen­te dis­ten­di­da, que dis­fru­ta de bue­na com­pa­ñía, co­mi­da e in­clu­so al­gún concierto, fun­ción de tea­tro o es­pec­tácu­los si­mi­la­res.

Pla­za Se­rrano trans­mi­te el es­pí­ri­tu de co­mu­ni­dad que sue­le en­con­trar­se en al­gu­nas pla­zas de otras ciu­da­des. Los pro­pie­ta­rios lo­gra­ron en­can­tar a sus clien­tes pro­ve­yen­do a los ar­tis­tas, tan­to con­sa­gra­dos co­mo prin­ci­pian­tes, de un si­tio don­de ex­pre­sar sus ta­len­tos y a los que con­cu­rren, un lu­gar don­de apre­ciar­los. “Bus­ca­mos crear una co­mu­ni­dad que apo­ye e in­cen­ti­ve la cul­tu­ra en to­das sus ex­pre­sio­nes”, di­cen.

“Me­di­te­rrá­neo rús­ti­co”, así po­dría de­fi­nir­se el es­ti­lo del lu­gar, una re­fe­ren­cia di­rec­ta al as­pec­to ar­qui­tec­tó­ni­co. Es me­di­te­rrá­neo por los am­plios ar­cos y pa­re­des an­chas, pe­ro rús­ti­co por los la­dri­llos vis­tos y el uso del me­tal en puer­tas, ven­ta­nas y otras aber­tu­ras. “El es­ti­lo emu­la en cier­ta for­ma a los claus­tros, don­de to­do gi­ra­ba en torno al pa­tio cen­tral”, di­ce la de­co­ra­do­ra Nina Tro­che, en­car­ga­da de dar vi­da a los rin­co­nes de Pla­za Se­rrano. Los dos pa­tios al ai­re li­bre (el prin­ci­pal po­see una ba­rra de tra­gos) pue­den al­ber­gar has­ta a 150 per­so­nas, mien­tras que en el sa­lón prin­ci­pal pue­den ce­nar có­mo­da­men­te 50 más. Ade­más, el lo­cal ofre­ce el ser­vi­cio de sa­lón pri­va­do pa­ra 30 co­men­sa­les. En los pa­tios y el sa­lón prin­ci­pal los clien­tes pue­den dis­fru­tar de las ya fa­mo­sas piz­zas, pas­tas y pi­ca­das de Il Forno de la Non­na, co­mo tam­bién de las car­nes ma­du­ra­das a la pa­rri­lla y ex­ce­len­tes acom­pa­ña­mien­tos de La Bis­tec­ca.

Pla­za Se­rrano cuen­ta con un es­pa­cio so­fis­ti­ca­do don­de se pue­den dis­fru­tar de las crea­cio­nes de Car­los Re­cal­de, chef prin­ci­pal del res­tau­ran­te y en par­ti­cu­lar de El Es­con­di­te, quien fue el en­car­ga­do de ela­bo­rar la car­ta. Con más de 15 años de ex­pe­rien­cia gas­tro­nó­mi­ca en el ex­tran­je­ro, las ex­qui­si­te­ces me­di­te­rrá­neas de Re­cal­de se ade­cuan per­fec­ta­men­te con al lu­gar pa­ra crear un am­bien­te inigua­la­ble.

Las es­pe­cia­li­da­des de la ca­sa son las piz­zas al horno de ba­rro, las car­nes ma­du­ra­das a la pa­rri­lla, los ri­sot­tos me­di­te­rrá­neos y los cóc­te­les del maes­tro mi­xó­lo­go.

UN CON­SE­JO

Pla­za Se­rrano ofre­ce, ade­más de los es­pec­tácu­los cul­tu­ra­les noc­tur­nos, un menú com­ple­to con op­ción eje­cu­ti­va pa­ra el al­muer­zo. Por las tar­des, el af­ter o ce de la ca­sa pro­po­ne 2x1 de be­bi­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.