ET­HAN HAW­KE

De vuel­ta a la es­ce­na

High Class - - Front Page - Por Fa­bián W. Wain­tal © Copy­right 2015

Ha­ce exac­ta­men­te 10 años que se di­vor­ció o cial­men­te de Uma Thur­man. Pe­ro el par­ti­cu­lar es­ti­lo de ci­ne con que lo co­no­ce­mos de­mues­tra que él nun­ca se de­jó lle­var por el la­do co­mer­cial ni la pu­bli­ci­dad pa­ra im­po­ner su nom­bre en el ci­ne. Y en el mis­mo año en que fa­lle­ció Ro­bin Wi­lliams, tam­bién se cum­plió un cuar­to de si­glo des­de que Et­han Haw­ke se hi­zo fa­mo­so con él, en la pe­lí­cu­la La so­cie­dad de poe­tas muer­tos. Cla­ro que se no­ta la ma­du­rez en el ci­ne des­pués de ha­ber pro­ta­go­ni­za­do la pe­lí­cu­la Boy­hood, que ga­nó el Pre­mio San Sebastián como Pe­lí­cu­la del Año, mien­tras pre­pa­ra otra po­lé­mi­ca pe­lí­cu­la como Good­kill, so­bre un mi­li­tar nor­te­ame­ri­cano que se opo­ne a las gue­rras de Es­ta­dos Uni­dos por con­trol re­mo­to.

¿Con las pe­lí­cu­las Boy­hood y Good­kill re­cu­pe­ras­te un nue­vo ni­vel como el éxi­to La so­cie­dad

de poe­tas muer­tos?

“Un nue­vo ni­vel” sue­na a la vida en un videojuego don­de tra­ta­mos de pa­sar al pró­xi­mo ni­vel (ri­sas). Lo gra­cio­so es que la pe­lí­cu­la de La so­cie­dad de poe­tas muer­tos fue una ben­di­ción y una mal­di­ción, al mis­mo tiem­po. Pu­de tra­ba­jar con Ro­bin Wi­lliams cuan­do te­nía ape­nas 18 años en un guion que es­ta­ba ma­ra­vi­llo­sa­men­te es­cri­to. Y des­pués de al­go así, es di­fí­cil en­con­trar otro ni­vel. Yo so­lo quie­ro man­te­ner lo que lo­gré en mi vida y tra­ba­jar con gen­te en la que con­fío, ha­cien­do el es­ti­lo de ar­te que me gus­ta. Sien­to que es una ben­di­ción que po­da­mos sen­tar­nos a ha­blar so­bre te­mas im­por­tan­tes, en vez de tra­tar de pro­mo­cio­nar al­go pa­ra lle­nar­le los bol­si­llos a al­guien. Y eso es lo que quie­ro ha­cer con mi vida. Si ese es el si­guien­te ni­vel, ok, que cuen­ten con­mi­go. En la ciu­dad de Aus­tin, Te­xas, Et­han Haw­ke na­ció el 6 de no­viem­bre de 1970, cuan­do los pa­dres to­da­vía es­ta­ban es­tu­dian­do en la uni­ver­si­dad, aun­que se di­vor­cia­ron cin­co años des­pués. En ese mo­men­to Et­han se fue a vi­vir con su ma­dre, de mu­dan­za en mu­dan­za, has­ta que nal­men­te se ins­ta­la­ron en Nue­va Jer­sey. Ahí fue don­de to­mó las pri­me­ras cla­ses de tea­tro en McCar­ter Thea­tre. En un prin­ci­pio ha­bía pen­sa­do en ser es­cri­tor o in­clu­so guio­nis­ta, pe­ro las cla­ses de ac­tua­ción ayu­da­ron a de­ci­dir­se por el nue­vo fu­tu­ro que con­si­guió a los 15 años, con la pri­me­ra au­di­ción de una des­co­no­ci­da pe­lí­cu­la de ciencia cción lla­ma­da Ex­plo­rers.

La fa­ma lle­gó des­pués, con Ro­bin Wi­lliams y el dra­ma Dead Poets So­ciety. Con la pe­lí­cu­la Gat­ta­ca co­no­ció a su pri­me­ra es­po­sa, Uma Thur­man, la ma­dre de sus dos hi­jos ma­yo­res, Maya y Le­von. Pe­ro el di­vor­cio ter­mi­nó sien­do la peor no­ti­cia en ju­lio del 2004 y tal vez no hu­bo de­ma­sia­da ca­sua­li­dad cuan­do ese mis­mo año él tam­bién pro­ta­go­ni­zó Be­fo­re Sun­set, so­bre el fra­ca­so de un ma­tri­mo­nio por ha­ber­se ca­sa­do con una mu­jer em­ba­ra­za­da (Et­han ha­bía par­ti­ci­pa­do en el guion y ca­sual­men­te, él se ha­bía ca­sa­do con Uma, cuan­do ella es­ta­ba em­ba­ra­za­da del primer hi­jo).

Y como si hu­bie­ra vi­vi­do la his­to­ria de otra pe­lí­cu­la de cción, en la reali­dad ter­mi­nó ca­sán­do­se en ju­nio del 2008 con na­da me­nos que Ryan Shaw­hug­hes, la ni­ñe­ra de sus pri­me­ros dos hi­jos, aun­que con ella tu­vo otras dos hi­jas, In­dia­na y Cle­men­ti­ne. A ni­vel pro­fe­sio­nal, Et­han ha­bía pal­pa­do el res­pe­to del Ós­car con una pri­me­ra no­mi­na­ción como Me­jor Ac­tor de Re­par­to por la pe­lí­cu­la Trai­ning Day. Y lo cu­rio­so es que las dos si­guien­tes no­mi­na­cio­nes ha­yan si­do como Me­jor Adap­ta­ción de Guion, por la pe­lí­cu­la Be­fo­re Sun­set y la con­ti­nua­ción de la si­guien­te ver­sión de Be­fo­re Mid­night.

El he­cho de ha­ber re­ci­bi­do dos no­ni­ma­cio­nes al Ós­car como guio­nis­ta y una so­la no­mi­na­ción como ac­tor, ¿mar­ca al­gu­na di­fe­ren­cia?

La úni­ca di­fe­ren­cia es con­se­guir más recaudaciones. Mien­tras con­si­gas que el es­tu­dio ga­ne di­ne­ro, vas a vol­ver siem­pre a tra­ba­jar. Y si no lo­grás bue­nas recaudaciones, no im­por­tan los pre­mios que ten­gas guar­da­dos en un ca­jón. Ob­via­men­te, a to­dos nos gus­tan los elo­gios, quie­ro ser cla­ro. Un elo­gio es mu­cho me­jor que un pu­ñal en el ojo. Pe­ro pa­ra mí lo im­por­tan­te es tra­ba­jar en lo que creo pa­ra co­nec­tar­me con la gen­te. Cuan­do la gen­te me nom­bra la pe­lí­cu­la Gat­ta­ca es el me­jor elo­gio, por­que en­te­rra­mos nues­tro co­ra­zón en esa pe­lí­cu­la. Sig­ni­fi­ca mu­cho. Trai­ning Day me dio la pri­me­ra no­mi­na­ción al Ós­car, pe­ro tam­bién fue una ex­pe­rien­cia in­creí­ble, por­que es una pe­lí­cu­la en la que yo creía y el pú­bli­co res­pon­dió. Es lo que tam­bién pa­só con Boy­hood. Lo prin­ci­pal pa­ra mí es ha­cer al­go en lo que yo creo. Sien­to que esa es una ver­da­de­ra vic­to­ria, cuan­do lo con­si­go. Por lo vis­to, una de las ideas más rmes de Et­han Haw­ke las de­mues­tra con la pe­lí­cu­la Good­kill, so­bre un pi­lo­to que des­pués de lu­char con­tra el Ta­li­bán del Gol­fo Pér­si­co (con avio­nes a con­trol re­mo­to), vuel­ve a ca­sa con su fa­mi­lia don­de co­mien­za a pen­sar si la lu­cha an­ti­te­rro­ris­ta de Es­ta­dos Uni­dos no es­tá crean­do real­men­te... más te­rro­ris­tas.

¿Qué opi­nás so­bre el te­ma de la pe­lí­cu­la

Good­kill y la idea de un sol­da­do en con­tra de las gue­rras a lar­ga dis­tan­cia?

Es­toy tan agra­de­ci­do... Cuan­do leí el guion por pri­me­ra vez ha­bía es­cu­cha­do so­bre los bom­bar­deos con dro­nes, pe­ro no co­no­cía el con­tex­to. ¿Eran por sa­té­li­te? ¿Qué es un dro­ne? ¿Es un ro­bot? No sa­bía lo que sig­ni­fi­ca­ba, quién dis­pa­ra­ba o quién es­ta­ba a car­go. Yo ima­gi­na­ba lo que era vi­vir en 1914 y leer en las no­ti­cias so­bre una trin­che­ra de gue­rra. Y es­toy agra­de­ci­do de que el di­rec­tor se ha­ya to­ma­do el tiem­po pa­ra in­ves­ti­gar tan­to so­bre es­te mun­do. La his­to­ria es muy in­tere­san­te por­que me to­có in­ter­pre­tar un sol­da­do al que le pe­dían ha­cer al­go que yo nun­ca ha­bía vis­to ha­cer a na­die, que es pe­lear con­tra el Ta­li­bán to­da la tar­de y pa­rar en el su­per­mer­ca­do de la es­qui­na de su ca­sa pa­ra ayu­dar des­pués al hi­jo con sus ta­reas de ma­te­má­ti­cas y ver Los So­pra­nos en TV. Yo cre­cí es­cu­chan­do las his­to­rias de los sol­da­dos que vol­vían de Viet­nam y lo du­ro que era la tran­si­ción, pe­ro a mi per­so­na­je le per­mi­ten ha­cer lo mis­mo des­de su ca­sa, por con­trol re­mo­to.

¿Qué pensás de una gue­rra que pa­re­ce un videojuego, don­de mue­re gen­te de ver­dad?

Ese es el mun­do en que vi­vi­mos. ¿Qué pien­so del te­ma? No sé lo que de­be­ría pen­sar, más allá de sa­ber que esa es la ver­dad.

¿Y la vio­len­cia del ci­ne y el mi­to de la in uen­cia con la vio­len­cia en la vida real?

¿Creés que Ju­lio Cé­sar hi­zo que to­dos se sui­ci­den? Siem­pre hu­bo his­to­rias vio­len­tas.

La pe­lí­cu­la Good­kill tam­bién cues­tio­na si la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo en Me­dio Orien­te no es­tá crean­do mu­chos más te­rro­ris­tas...

Eso sí me pa­re­ce que es cier­to. Y mos­tra­mos to­dos los pun­tos de vis­ta. ¿Qué se su­po­ne que te­ne­mos que ha­cer cuan­do el enemi­go po­ne bom­bas en la cin­tu­ra de los ni­ños? La si­tua­ción es muy com­ple­ja, por­que no po­de­mos

“YO SO­LO QUIE­RO MAN­TE­NER LO QUE LO­GRÉ EN MI VIDA Y TRA­BA­JAR CON GEN­TE EN LA QUE CON­FÍO, HA­CIEN­DO EL ES­TI­LO DE AR­TE QUE ME GUS­TA”

“SO­LO QUIE­RO HA­CER PE­LÍ­CU­LAS QUE PLAN­TEAN UN DIÁ­LO­GO. HAY MU­CHÍ­SI­MA GEN­TE QUE NO SA­BE NA­DA DE TO­DO ES­TO Y COMO PÚ­BLI­CO NO PO­DE­MOS OPI­NAR SI ES­TA­MOS EN CON­TRA O A FA­VOR”

pre­ten­der que no exis­te un odio en el mun­do en con­tra de Oc­ci­den­te o que hay gen­te que quie­re cam­biar por com­ple­to nues­tras vi­das y les en­can­ta­ría ver a to­da la ciu­dad de Nue­va York en lla­mas. Pre­ten­der que eso no pa­sa, se­ría muy in­ge­nuo. Tam­bién creo que es al­go in­creí­ble­men­te pe­li­gro­so. ¿Qué va­mos a ha­cer cuan­do to­dos en el mun­do ten­gan dro­nes? ¿Real­men­te que­re­mos ser la po­li­cía del Me­dio Orien­te to­da la vida? Las tro­pas es­tán de­jan­do Af­ga­nis­tán, pe­ro los dro­nes no se van. Yo no ten­go nin­gu­na agen­da, no quie­ro nin­gún pues­to po­lí­ti­co. So­lo quie­ro ha­cer pe­lí­cu­las que plan­tean un diá­lo­go. Hay mu­chí­si­ma gen­te que no sa­be na­da de to­do es­to y como pú­bli­co no po­de­mos opi­nar si es­ta­mos en con­tra o a fa­vor. No sa­be­mos lo que es. ¿Si quie­ro que mi Go­bierno ma­te a al­guien en un funeral? No. Me pa­re­ce mal. Pe­ro son co­sas que no sa­len en las no­ti­cias y si las in­ves­ti­gás bien, las vas a ave­ri­guar. ¿El fin jus­ti­fi­ca los me­dios? ¿Qué opi­na­rías si fue­ra tu hi­jo? Es­ta­mos pa­ran­do el te­rro­ris­mo en nues­tro país, pe­ro es­ta­mos pre­di­can­do el te­rro­ris­mo en otras par­tes del mun­do. Es pé­si­mo que la gen­te le ten­ga mie­do a un avion­ci­to. No pue­do ima­gi­nar que mi hi­jo le ten­ga mie­do al cie­lo azul. ¿Quie­ro ser par­te de to­do eso? So­lo quie­ro ser par­te de un diá­lo­go que ayu­de a cu­rar las he­ri­das.

¿El ci­ne pue­de ayu­dar en ese sen­ti­do?

Pue­do so­nar arro­gan­te, pe­ro el gran Bob Dy­lan di­jo que al com­po­ner una can­ción hay que ser arro­gan­te al me­nos du­ran­te me­dia ho­ra o el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra es­cri­bir la le­tra de una can­ción que pue­da cam­biar el mun­do. Si no lo creés así, no hay for­ma de que pue­das lo­grar­lo. ¿Po­drá cam­biar al­go mi pe­lí­cu­la? Pro­ba­ble­men­te, no.

¿Y el uso de los dro­nes por los pa­pa­raz­zi, con cá­ma­ras a con­trol re­mo­to?

Eso sí que no me in­tere­sa pa­ra na­da. Lo que me im­por­ta es la in­ter­sec­ción en­tre la hu­ma­ni­dad y la tec­no­lo­gía. Los avan­ces nos traen nue­vas pre­gun­tas. To­do es­tá cam­bian­do. Las co­sas me­jo­ran y em­peo­ran al mis­mo tiem­po. Y lo úni­co que yo no quie­ro es la ig­no­ran­cia en la gen­te, por­que eso es lo que crea mons­truos en el Go­bierno.

¿Qué tan le­jos creés que pue­da lle­gar la tec­no­lo­gía?

Dios, no lo sé. Pro­ba­ble­men­te si­ga has­ta que vo­le­mos el pla­ne­ta en pe­da­zos. Pe­ro sí agra­dez­co vi­vir en un mun­do don­de po­de­mos ha­cer es­te es­ti­lo de ci­ne, por­que hay go­bier­nos que no per­mi­ti­rían plan­tear es­tas pre­gun­tas. Eso, me po­ne fe­liz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.