Có­mo po­ner­se en ac­ción

¿Qué es el coa­ching on­to­ló­gi­co?

High Class - - Front Page - Pa­ra más in­for­ma­ción y con­sul­tas, es­cri­bir a da­ben­te@su­pe­rar­te.com.py Por la Lic. Daisy Aben­te, coach on­to­ló­gi­co-psi­co­te­ra­peu­ta

Cuan­do me con­tac­ta­ron de la re­vis­ta pa­ra ofre­cer­me es­te es­pa­cio, me sen­tí su­ma­men­te en­tu­sias­ma­da, ya que me pa­re­ce va­lio­sí­si­mo te­ner es­ta opor­tu­ni­dad de po­der co­nec­tar­me con los lec­to­res. Apor­tar en lo que pue­da y se­guir pro­fun­di­zan­do con las pre­gun­tas o co­men­ta­rios que sur­jan.

Ha­ce ca­si 3 años co­no­cí una he­rra­mien­ta de cre­ci­mien­to per­so­nal y pro­fe­sio­nal que cam­bió mi vida. A par­tir de ahí, pu­de en­con­trar nu­dos que los fui desatan­do, vi­vir ex­pe­rien­cias pro­fun­das que me ayu­da­ron a cre­cer, re­co­no­cer­me aún más y, so­bre to­do, vi­sua­li­zar el po­der in­terno ma­ra­vi­llo­so que te­ne­mos los se­res hu­ma­nos.

Pa­sa­dos mis 30 años me ator­men­ta­ba no te­ner al­go pro­pio, al­gún em­pren­di­mien­to mío. Lue­go de pa­sar por la ca­pa­ci­ta­ción de coa­ching on­to­ló­gi­co pu­de dar­me cuen­ta de que de­bía crear la opor­tu­ni­dad pa­ra que es­to su­ce­die­ra. Y así fue. A par­tir de un mail a una famosa eco­no­mis­ta, y lue­go co­no­cién­do­la a tra­vés de ella a mi fu­tu­ra so­cia, ha­ce más de 2 años com­par­ti­mos el sue­ño de ser pro­pie­ta­rias de un pro­yec­to que ayu­de a las per­so­nas a su­pe­rar­se.

El coa­ching on­to­ló­gi­co es­tá sien­do co­no­ci­do a una es­ca­la ace­le­ra­da en nues­tra so­cie­dad. Es­to es ge­nial, por­que re­fle­ja la ten­den­cia de bus­car el cam­bio y au­men­tar el bie­nes­tar de las per­so­nas y, por en­de, de las em­pre­sas. Sin em­bar­go, cuan­do al­go se po­ne de mo­da, una de las co­sas que sue­le pa­sar es que de re­pen­te el te­ma es­tá en bo­ca de mu­chos, pe­ro po­cos tie­nen cla­ro de qué se tra­ta real­men­te. Tan­to se ha­bla que se ma­len­tien­de e in­clu­so se ter­gi­ver­sa.

A tra­vés de es­ta co­lum­na, pre­ten­de­mos acer­car al lec­tor con­cep­tos bá­si­cos del coa­ching on­to­ló­gi­co, pe­ro prin­ci­pal­men­te ge­ne­rar pre­gun­tas que pue­dan ser­vir de dis­pa­ra­do­res pa­ra se­guir avan­zan­do en el cre­ci­mien­to per­so­nal.

Si bien la pa­la­bra coach de­ri­va del in­glés que sig­ni­fi­ca ‘en­tre­nar’, el coa­ching on­to­ló­gi­co se re­fie­re al en­tre­na­mien­to del ser in­te­rior de ca­da per­so­na. Con­si­de­ra al ser hu­mano como un ser cohe­ren­te en tres áreas: el cuer­po, la emo­ción y el len­gua­je o ra­zo­na­mien­to, don­de ca­da una de es­tas áreas es­tán in­ter­re­la­cio­na­das per­ma­nen­te­men­te. En­tien­de que des­de el cuer­po se pue­den cam­biar las emo­cio­nes y los pen­sa­mien­tos y, por tan­to, la con­duc­ta.

Pa­ra nues­tra cul­tu­ra oc­ci­den­tal que se ca­rac­te­ri­za por un ol­vi­do del cuer­po, cons­ti­tu­ye un desafío in­men­so el po­der in­cor­po­rar ma­yor con­cien­cia a lo que so­mos. Es­ta­mos so­bre­ha­bi­tua­dos a fo­men­tar y pro­yec­tar el len­gua­je, no so­lo con su ad­qui­si­ción, sino que nues­tra pro­pia ex­pe­rien­cia se ba­sa en ha­blar de otros, en po­ner en pa­la­bras las co­sas que nos pa­san, o es­cri­bir pa­ra cam­biar in­for­ma­ción que no siem­pre es bue­na co­mu­ni­ca­ción. Sin em­bar­go, mu­chas ve­ces per­ci­bo que al­gu­nas per­so­nas no so­lo no pue­den ex­pre­sar sus emo­cio­nes, sino que mu­chas ve­ces no pue­den si­quie­ra iden­ti­fi­car­las. No nos en­se­ñan, ni en la educación for­mal ni in­for­mal, a per­ci­bir lo que sen­ti­mos: ra­bia, ale­gría, tris­te­za, en­tu­sias­mo, im­po­ten­cia, paz, en­tre otros; y mu­cho me­nos aún, a ma­ni­fes­tar­las.

Cuan­do se men­cio­na al coa­ching on­to­ló­gi­co se alu­de a esa ca­pa­ci­dad in­na­ta que to­dos los se­res hu­ma­nos te­ne­mos de po­der ex­plo­tar nues­tro má­xi­mo po­ten­cial. Ca­da uno tie­ne una fuer­za y luz in­te­rior pro­pias que des­per­tar pa­ra en­con­trar el bie­nes­tar.

No hay na­da que no pue­das ser, ha­cer o te­ner. El mun­do de hoy nos in­vi­ta cons­tan­te­men­te a po­ner fo­co en el te­ner, en lo ma­te­rial, qué soy, qué ha­go, a dón­de voy, qué ten­go. Ol­vi­dan­do que es­to es re­sul­ta­do de en­ten­der que pro­vie­ne in­de­fec­ti­ble­men­te de ¿quién soy?.

Es­ta pre­gun­ta es­tá en cons­tan­te di­na­mis­mo re­creán­do­se con ca­da ex­pe­rien­cia, con ca­da apren­di­za­je, con los erro­res co­me­ti­dos, con las he­ri­das sa­na­das. Uno se cons­tru­ye a me­di­da que vi­ve y trans­cu­rre, te­nien­do la ca­pa­ci­dad de re­crear­se y rein­ven­tar­se las ve­ces que quie­ra.

Na­die te pa­ra, so­lo vos mis­mo, por­que sos el pro­pio lí­der de tu vida. Des­de es­te po­der per­so­nal, se en­tien­de que po­dés ser quien te pro­pon­gas ser, ha­cer lo que deseás y te­ner lo que an­he­lás. So­lo em­pe­zan­do des­de el ser.

Los pro­yec­tos si­guen, los sue­ños se mul­ti­pli­can, los desafíos au­men­tan con la in­men­sa sa­tis­fac­ción de que se pue­de lo­grar y cum­plir tan bien como se tra­ba­je el ser in­te­rior de ca­da uno. ¿Có­mo es­tás en el pro­ce­so de cons­truc­ción de tu vida per­so­nal? ¿Es­tás sa­tis­fe­cho con tus re­sul­ta­dos has­ta hoy? ¿Qué pensás ha­cer pa­ra avan­zar? No te de­ten­gas, lo me­jor es­tá por lle­gar si te po­nés a bus­car­lo

Na­die te pa­ra, so­lo vos mis­mo, por­que sos el pro­pio lí­der de tu vida. Des­de es­te po­der per­so­nal, se en­tien­de que po­dés ser quien te pro­pon­gas ser

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.