14

HIS­TO­RIAS DE AMOR DE LA GRAN PAN­TA­LLA

High Class - - Front Page - por Pa­tri­cia Lu­ján Aré­va­los

Sin preám­bu­los, te pre­sen­ta­mos nues­tra se­lec­ción de pe­lí­cu­las e ins­tan­tes ro­mán­ti­cos pa­ra ce­le­brar con ese al­guien es­pe­cial la di­cha de es­tar jun­tos.

WHEN HARRY MET SALLY (1989)

De la men­te de No­ra Eph­ron sur­gió es­ta co­me­dia ro­mán­ti­ca, la pe­lí­cu­la que de nió el gé­ne­ro a na­les del si­glo XX. Es­ta es la his­to­ria que te ha­ce creer en el amor, que te re­cuer­da que hay al­guien que te pue­de ha­cer fe­liz. La pri­me­ra vez que Harry y Sally se vie­ron, se odia­ron. La se­gun­da vez que se vie­ron, Harry no la re­cor­da­ba. La ter­ce­ra vez, se hi­cie­ron ami­gos, y lo fue­ron por mu­cho tiem­po. Has­ta que se enamo­ra­ron.

Harry (Billy Crys­tal) y Sally (Meg Ryan) son dos se­res tan di­fe­ren­tes como un pe­rro y un ga­to. Harry es cí­ni­co, sar­cás­ti­co y vi­ve con un fa­tal sen­ti­do de la exis­ten­cia cons­tan­te. Sally es op­ti­mis­ta, dul­ce y neu­ró­ti­ca. Jun­tos so­bre­vi­ven al re­cuer­do de sus re­la­cio­nes pa­sa­das y tra­tan de re­cons­truir sus res­pec­ti­vas vi­das amo­ro­sas. A pe­sar de eso, sus ami­gos cer­ca­nos sa­ben des­de ha­ce años que su amis­tad so­lo pue­de ir en una di­rec­ción y cuan­do tie­nen se­xo por pri­me­ra vez, to­do pa­re­ce des­mo­ro­nar­se cuan­do no pue­den acla­rar sus sen­ti­mien­tos.

El me­jor mo­men­to de la pe­lí­cu­la (y de to­das las co­me­dias ro­mán­ti­cas, si a al­guien le in­tere­sa mi opi­nión) es cuan­do Harry re­co­no­ce que es­tá enamo­ra­do de Sally y co­mien­za a co­rrer por Nue­va York pa­ra lle­gar a la es­ta de Año Nue­vo don­de Sally y sus ami­gos es­tán es­pe­ran­do la me­dia­no­che. Por su­pues­to, los he­ri­dos sen­ti­mien­tos de Sally le ha­cen creer que Harry so­lo bus­ca com­pa­ñía, pe­ro no po­dría es­tar más equi­vo­ca­da. “Vi­ne aquí es­ta no­che por­que cuan­do te das cuen­ta de que que­rés pa­sar el res­to de tu vida con al­guien, que­rés que el res­to de tu vida co­mien­ce lo an­tes po­si­ble”, di­ce Harry a una per­ple­ja Sally. Sin­ce­ra­men­te, ¿exis­te una me­jor de­cla­ra­ción de amor?

SAY ANYT­HING (1989)

Ori­gen de una de las es­ce­nas más icó­ni­cas del ci­ne ro­mán­ti­co, Say Anyt­hing pro­po­ne una sen­ci­lla his­to­ria con per­so­na­jes rea­lis­tas, con emo­cio­nes in­ten­sas y si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas que po­nen a prue­ba lo que sien­ten. Lloyd Do­bler (John Cu­sack) de­ci­de el día de su gra­dua­ción que sal­drá con la in­te­li­gen­te y her­mo­sa Dia­ne Court (Io­ne Sk­ye).

Lloyd no es con­si­de­ra­do como el me­jor par­ti­do de la es­cue­la, pe­ro des­de los pri­me­ros mi­nu­tos sa­be­mos que es no­ble y afec­tuo­so, to­do lo que una chi­ca pue­de que­rer an­tes de ir a la uni­ver­si­dad, ¿ver­dad? Dia­ne fue cria­da por su pa­dre. Es la me­jor es­tu­dian­te de su pro­mo­ción y su de­di­ca­ción le va­lió una be­ca en In­gla­te­rra, país al que se mu­da­rá al nal del ve­rano. Lloyd de­ci­de que la me­jor ma­ne­ra de lla­mar su aten­ción es ser di­rec­to, y una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca bas­ta pa­ra que va­yan jun­tos a una es­ta en la cual Dia­ne com­pren­de to­do lo que ne­ce­si­ta sa­ber de Lloyd, de quien se enamo­ra en­se­gui­da.

La si­tua­ción aca­dé­mi­ca de Dia­ne y el de­sin­te­rés ac­tual de Lloyd por se­guir una ca­rre­ra ha­cen que el pa­dre de ella desaprue­be su re­la­ción. En un pun­to de la his­to­ria Dia­ne se ve obli­ga­da a ter­mi­nar su re­la­ción con Lloyd, dan­do lu­gar a la icó­ni­ca es­ce­na don­de John Cu­sack sos­tie­ne una boom­box fren­te a la ca­sa de Dia­ne en ple­na ma­dru­ga­da con la can­ción In Your Eyes, de Pe­ter Ga­briel, so­nan­do a to­do vo­lu­men en un es­fuer­zo por lo­grar que ella vuel­va a es­tar con él. En po­co más de un mi­nu­to tam­bién no­so­tras nos enamo­ra­mos de él. Say Anyt­hing fue es­cri­ta y di­ri­gi­da por Ca­me­ron Cro­we, quien más tar­de es­ta­ría de­trás de pe­lí­cu­las como Jerry Ma­gui­re y Al­most Fa­mous.

BE­FO­RE SUN­RI­SE (1995)

Jes­se (Et­han Haw­ke) es un jo­ven es­ta­dou­ni­den­se que va a Eu­ro­pa pa­ra en­con­trar­se con su no­via y en­te­rar­se de que ella ya no quie­re es­tar con él. Uti­li­zan­do el di­ne­ro que le que­da, de­ci­de via­jar por Eu­ro­pa y to­mar un vue­lo ba­ra­to des­de Vie­na. En el tren co­no­ce a Cé­li­ne (Ju­lie Delpy), quien ac­ce­de a des­em­bar­car con él y es­pe­rar el vue­lo que sal­drá al ama­ne­cer del día si­guien­te.

El prin­ci­pal en­can­to de Be­fo­re Sun­ri­se es la ri­que­za de los diá­lo­gos y la pro­fun­di­dad que es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca otor­ga a los per­so­na­jes. Sin re­ser­vas, am­bos hur­gan en lo más pro­fun­do de sí mis­mos pa­ra con­tar sus an­he­los, sus de­cep­cio­nes, sus mie­dos e in­clu­so sus vi­das sen­ti­men­ta­les. Me­nos de 24 ho­ras bas­tan pa­ra que se enamo­ren, y en un arran­que de (ton­to) ro­man­ti­cis­mo acuer­dan vol­ver a ver­se un año des­pués en París, sin in­ter­cam­biar nú­me­ros de te­lé­fono ni ape­lli­dos. Qui­zás el mo­men­to que más to­ca el co­ra­zón es la no­che, cuan­do ad­mi­ten su mu­tua atrac­ción y se en­tre­gan al pla­cer se­xual, aun sa­bien­do que qui­zás no vol­ve­rían a ver­se. An­tes de ha­cer­lo, mien­tras de­ba­ten si de­ben o no lle­var a ca­bo sus de­seos, Jes­se mi­ra a los ojos de Cé­li­ne y le di­ce que si al­guien le die­ra la op­ción de nun­ca vol­ver­la a ver o de ca­sar­se con ella, ele­gi­ría ca­sar­se con ella en ese ins­tan­te.

Las se­cue­las Be­fo­re Sun­set y Be­fo­re Mid­night son igual de bue­nas y ca­da pe­lí­cu­la to­ca los con ic­tos pro­pios de la edad de los pro­ta­go­nis­tas. A par­tir de la pri­me­ra se­cue­la, los ac­to­res em­pe­za­ron a co­la­bo­rar con el di­rec­tor y crea­dor de la his­to­ria, Ri­chard Lin­kla­ter, pa­ra se­guir desa­rro­llan­do es­tos ge­nia­les per­so­na­jes.

JERRY MA­GUI­RE (1996)

En una épo­ca en la que to­das es­ta­ban enamo­ra­das de Tom Crui­se, Re­née Zell­we­ger tu­vo la bue­na suer­te (pri­vi­le­gio) de ac­tuar de su es­po­sa. En Jerry Ma­gui­re (Crui­se) es un re­pre­sen­tan­te de­por­ti­vo pa­ra atle­tas. Es­ta­dos Uni­dos y su gran in­dus­tria de­por­ti­va ha­cen po­si­ble que es­ta pro­fe­sión sea de las más ren­ta­bles. Sien­do par­te de una gran agen­cia, Jerry se dio cuen­ta de que no es­ta­ba de acuer­do con el es­ti­lo im­per­so­nal que mu­chos de sus co­le­gas ma­ne­ja­ban, así que es­cri­bió una es­pe­cie de ma­ni es­to que lo­gró su des­pi­do. Des­afor­tu­na­da­men­te, Jerry so­la­men­te lo­gró ase­gu­rar dos per­so­nas al sa­lir: Rod Tid­well (Cu­ba Goo­ding Jr.), un ju­ga­dor de fút­bol ame­ri­cano; y Do­rothy Boyd (Zell­we­ger), una se­cre­ta­ria y ma­dre sol­te­ra que ac­ce­de a tra­ba­jar con él en su nue­va agen­cia.

Des­de un prin­ci­pio, Do­rothy se sien­te atraí­da ha­cia Jerry, y su tra­ba­jo ha­ce que pa­sen mu­cho tiem­po jun­tos. Tras la rup­tu­ra de Jerry y su pro­me­ti­da, él se in­tere­sa en la vida de Do­rothy, prin­ci­pal­men­te, en su pe­que­ño hi­jo Ray. En un es­fuer­zo por man­te­ner­la cer­ca de él, Jerry se ca­sa con Do­rothy. Una mo­nó­to­na vida de pa­re­ja com­bi­na­da con la au­sen­cia emo­cio­nal de Jerry ha­cen que am­bos se se­pa­ren a pe­sar de que Do­rothy lo ama. El res­to de la his­to­ria, to­dos la co­no­ce­mos bas­tan­te bien: Jerry cae en la cuen­ta de que, en reali­dad, él tam­bién ama a Do­rothy. Tras en­fren­tar­se a sí mis­mo y a la reali­dad de vol­ver a cons­truir su ca­rre­ra, la úni­ca ver­dad es que Do­rothy com­ple­ta su vida. En el me­jor mo­men­to de Jerry Ma­gui­re, un con­mo­ve­dor mo­nó­lo­go ha­ce que un gru­po de di­vor­cia­das enoja­das se rin­da an­te sus en­can­tos. “Te amo. Vos me com­ple­tás”, di­ce un Jerry tan emo­cio­na­do que ha­ce de es­ta es­ce­na la más ro­mán­ti­ca.

AS GOOD AS IT GETS (1997)

Jack Ni­chol­son ga­na­ría el ter­cer Ós­car de su ca­rre­ra por la in­ter­pre­ta­ción de Mel­vin Udall, un no­ve­lis­ta

best-seller que su­fre de tras­torno ob­se­si­vo com­pul­si­vo. Ade­más, Mel­vin es un mi­sán­tro­po que me­nos­pre­cia las re­la­cio­nes hu­ma­nas. Jun­to a com­por­ta­mien­tos ob­se­si­vos como lle­var sus pro­pios cu­bier­tos a un res­tau­ran­te, es­te hom­bre desa­rro­lla cier­to in­te­rés por una me­se­ra, Ca­rol Con­nelly (He­len Hunt), en el lo­cal don­de al­muer­za to­dos los días. Su per­so­na­li­dad alie­na a Mel­vin de to­do lo que le ro­dea, in­clu­so de sus ve­ci­nos en el edi cio don­de vi­ve. Cuan­do uno de ellos, un ar­tis­ta abier­ta­men­te ho­mo­se­xual lla­ma­do Si­mon Bis­hop (Greg Kin­near), es víc­ti­ma de un vio­len­to asal­to en su re­si­den­cia, Mel­vin es obli­ga­do a cui­dar de su pe­rro Ver­dell, y es­te pe­que­ño ani­mal se con­vier­te rá­pi­da­men­te en el mi­ma­do de Mel­vin.

La his­to­ria de es­tos tres per­so­na­jes tie­ne va­rios ele­men­tos que jue­gan a fa­vor y en con­tra de ca­da uno. El hi­jo de Ca­rol su­fre de pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios y a n de po­der con­ti­nuar con su ru­ti­na dia­ria, Mel­vin se las arre­gla pa­ra ha­cer que el ni­ño sea aten­di­do por los me­jo­res pro­fe­sio­na­les. Es­te pa­pel le va­lió a He­len Hunt un pre­mio de La Aca­de­mia. Pre ero no dar de­ma­sia­dos de­ta­lles de la tra­ma, pe­ro sí men­cio­nar un me­mo­ra­ble mo­men­to don­de Mel­vin in­vi­ta a ce­nar a Ca­rol, su as­pe­re­za so­cial le di cul­ta ser ama­ble con ella y de­mos­trar­le su in­te­rés. Tras ha­ber­la in­sul­ta­do un par de ve­ces sin dar­se cuen­ta, Ca­rol exi­ge a Mel­vin un cum­pli­do y él le ha­ce el me­jor cum­pli­do que ella pu­do ha­ber re­ci­bi­do: “Me ha­cés que­rer ser un me­jor hom­bre”. Di­ri­gi­da por Ja­mes L. Brooks, As Good

As It Gets es una co­me­dia ro­mán­ti­ca como ya no se ven.

10 THINGS I HA­TE ABOUT YOU (1999)

Kat Strat­ford (Sti­les) es una ado­les­cen­te en su úl­ti­mo año de co­le­gio, pe­ro no pue­de ser com­pa­ra­da con el res­to de las chi­cas de su edad. Es hu­ra­ña, ama la li­te­ra­tu­ra y de­tes­ta a sus com­pa­ñe­ros, es­pe­cial­men­te, los hom­bres. Su her­ma­na Bian­ca es muy po­pu­lar, es un par de años me­nor que Kat, pe­ro se en­cuen­tra en el blan­co de Joey Don­ner, un pa­tán que quie­re acos­tar­se con ella. Al mis­mo tiem­po, Ca­me­ron lle­ga al co­le­gio y cae per­di­da­men­te enamo­ra­do de Bian­ca.

El pa­dre de Kat y Bian­ca im­po­ne una so­la re­gla en su ca­sa, y esa es que la her­ma­na me­nor no pue­de sa­lir con na­die a me­nos que la ma­yor tam­bién lo ha­ga. Es­ta re­gla fun­cio­na como mo­tor pa­ra to­dos los per­so­na­jes y des­en­ca­de­na la apa­ri­ción de Pa­trick Ve­ro­na (Led­ger), quien es con­tra­ta­do por Joey pa­ra en­ga­ñar a Kat y em­pe­zar a sa­lir con ella. El ob­je­ti­vo úl­ti­mo es que Bian­ca es­té dis­po­ni­ble pa­ra ir a la es­ta de gra­dua­ción con él, pe­ro en úl­ti­ma ins­tan­cia es Ca­me­ron quien se ga­na el afec­to de la jo­ven.

Por el ca­mino, Pa­trick des­cu­bre que Kat es, de he­cho, una chi­ca di­ver­ti­da e in­tere­san­te. Tan­to, que ter­mi­na enamo­rán­do­se de ella. Es pro­ba­ble que Heath Led­ger ha­ya ro­ba­do tu co­ra­zón con es­ta pe­lí­cu­la. Pro­ta­go­ni­zan­do es­ta his­to­ria al la­do de Ju­lia Sti­les, Led­ger nos pre­sen­tó un per­so­na­je en­can­ta­dor, ca­ris­má­ti­co, atrac­ti­vo por don­de se lo mi­re. El mo­men­to más ro­mán­ti­co es, por su­pues­to, cuan­do Pa­trick mon­ta un efec­ti­vo show pa­ra lo­grar que Kat ac­ce­die­ra a sa­lir con él, can­tan­do I

Can’t Ta­ke My Eyes Off You fren­te a to­do el co­le­gio.

NOT­TING HILL (1999)

Pa­ra 1999, Hugh Grant era un ac­tor con­sa­gra­do y su ca­rre­ra ha­bía su­fri­do al­ti­ba­jos, pe­ro la es­tre­lla de Ju­lia Ro­berts se­guía en as­cen­so. Not­ting

Hill es el equi­li­brio del ta­len­to de am­bos y la rea rma­ción de que Hugh Grant es el rey in­dis­cu­ti­ble de las co­me­dias ro­mán­ti­cas.

Will Thac­ker (Grant) es pro­pie­ta­rio de una tien­da de li­bros en el dis­tri­to Not­ting Hill, en Lon­dres, don­de An­na Scott (Ju­lia Ro­berts) en­tra a com­prar un li­bro de via­jes. Un ra­to des­pués, en la ca­lle, cho­can y el ju­go de na­ran­ja que Will lle­va­ba en la mano se de­rra­ma so­bre An­na, a lo que él res­pon­de in­vi­tán­do­la a su ca­sa (que que­da cer­ca) pa­ra cam­biar­se. Un be­so y unos días des­pués, An­na lla­ma a la li­bre­ría, pe­ro de­ja un pseu­dó­ni­mo pa­ra que él pue­da lla­mar­la al Ritz. En reali­dad, An­na es una es­tre­lla holly­woo­den­se.

Not­ting Hill es una pe­lí­cu­la so­bre los en­cuen­tros for­tui­tos y la apa­ri­ción del amor en el mo­men­to me­nos pre­vis­to. Tam­bién es un re­cor­da­to­rio de có­mo los ma­los en­ten­di­dos jue­gan en con­tra de la fe­li­ci­dad. En el ins­tan­te más ro­mán­ti­co del lme, cuan­do An­na vi­si­ta a Will un año des­pués de su primer en­cuen­tro, le di­ce de la ma­ne­ra más emo­ti­va que “la fa­ma no es real­men­te ‘real’”, que ella es “sim­ple­men­te una chi­ca, pa­ra­da fren­te a un chico, pi­dién­do­le que la ame”. Es­ta pe­lí­cu­la es per­fec­ta pa­ra esas pa­re­jas re­cien­te­men­te re­con­ci­lia­das y la fe­li­ci­dad que trans­mi­te el nal es úni­ca.

BRID­GET JO­NES’S DIARY (2001)

Brid­get Jo­nes (Re­née Zell­we­ger) es una mu­jer pro­me­dio en mu­chos sen­ti­dos, y atípica en otros. Brid­get de­ci­de ini­ciar un ca­mino de su­pera­ción per­so­nal y en­con­trar al amor de su vida, así que co­mien­za a es­cri­bir un dia­rio pa­ra re­gis­trar­lo. Su tra­ba­jo en una edi­to­rial de li­bros to­ma un gi­ro in­tere­san­te cuan­do su je­fe, Daniel Clea­ver (Hugh Grant) se ja en ella y co­mien­zan una aven­tu­ra que in­clu­so le ha­ce per­der unos ki­los (otra de sus me­tas). Del pa­sa­do de Brid­get apa­re­ce Mark Darcy (Co­lin Firth), un exi­to­so abo­ga­do de per­so­na­li­dad tos­ca que, coin­ci­den­te­men­te, tam­bién fue ami­go de Daniel Clea­ver.

Cuan­do Brid­get lle­ga de im­pro­vis­to a ca­sa de Daniel pa­ra des­cu­brir­lo con su aman­te, to­ma gran­des de­ci­sio­nes en su vida: re­nun­ciar al tra­ba­jo, bus­car un em­pleo me­jor y, por su­pues­to, en­con­trar el amor (de nue­vo).

Acer­ta­da­men­te, en es­te mo­men­to de cam­bio sue­na I’m every wo­man, re­cor­dán­do­nos que to­das es­tu­vi­mos al­gu­na vez en la si­tua­ción de Brid­get. Por su­pues­to, de al­gu­na u otra for­ma to­das buscamos al­guien que nos ame. Y en la vida de Brid­get, ese hom­bre es Mark Darcy que, con una sen­ci­lla de­cla­ra­ción, ga­nó to­dos nues­tros co­ra­zo­nes: “Me gus­tás, así como sos”.

La me­jor es­ce­na es, sin du­da, cuan­do nal­men­te Brid­get y Mark se pre­pa­ran pa­ra con­su­mar su amor. En un des­cui­do, Mark se en­cuen­tra con el dia­rio de Brid­get, lleno de que­jas so­bre él, y sa­le a la ca­lle. Como es muy pro­pio en ella, Brid­get sa­le a per­se­guir­lo en ple­na tor­men­ta de nie­ve, ves­ti­da so­la­men­te con ro­pa in­te­rior, un sa­co y unos za­pa­tos de­por­ti­vos. Su en­cuen­tro se pro­du­ce fren­te a una tien­da don­de Mark en­tró pa­ra com­prar­le un nue­vo dia­rio, uno que pue­da co­men­zar con él.

LE FA­BU­LEUX DES­TIN D’AMÉ­LIE POU­LAIN (2001)

Lle­na de per­so­na­jes ex­cén­tri­cos, la cin­ta Amé­lie (como se la co­no­ce me­jor) es una de las me­jo­res pe­lí­cu­las pa­ra los ro­mán­ti­cos me­nos con­ven­cio­na­les. Am­bien­ta­da en una Fran­cia no­ven­to­sa, nues­tra pro­ta­go­nis­ta es la mu­jer que da nom­bre a la pe­lí­cu­la. Amé­lie (Au­drey Tau­tou) cre­ció en un ho­gar don­de las de­mos­tra­cio­nes fí­si­cas de ca­ri­ño es­ta­ban con­tra­in­di­ca­das de­bi­do a un mal diag­nos­ti­ca­do pro­ble­ma de co­ra­zón de la ni­ña, una con­di­ción que cau­só una cier­ta for­ma de re­clu­sión so­cial ya que fue edu­ca­da en ca­sa.

Gra­cias a eso, Amé­lie desa­rro­lló su ima­gi­na­ción y se con­vir­tió en una mu­jer crea­ti­va, aman­te de los sim­ples pla­ce­res como me­ter sus de­dos en una bol­sa de gra­nos o ti­rar ro­cas al ca­nal de St. Mar­tin de París. Se re­fu­gia en la so­le­dad y se en­tre­tie­ne con pre­gun­tas so­bre el mun­do como “¿cuán­tas pa­re­jas es­tán te­nien­do un or­gas­mo en es­te mo­men­to?”. Por su­pues­to, Amé­lie Pou­lain co­no­ce a un chico, aun­que él tar­da­rá un po­co más en co­no­cer­la a ella. Las es­tre­llas se ali­nean en es­te lme coes­cri­to y di­ri­gi­do por Jean-Pie­rre Jeu­net. Una de las es­ce­nas más hermosas y ro­mán­ti­cas fun­cio­na como bro­che de oro pa­ra la his­to­ria de es­ta jo­ven, cuan­do el ob­je­to de su afec­to lle­ga a su ca­sa y com­par­ten una se­rie de be­sos don­de las mi­ra­das, lue­go de la di­ver­ti­da his­to­ria que los unió, di­cen to­do lo que am­bos sien­ten sin ne­ce­si­dad de in­ter­cam­biar pa­la­bras. Es el ro­man­ce más tierno en su má­xi­ma ex­pre­sión cuan­do Amé­lie nal­men­te lo­gra ex­pre­sar sus sen­ti­mien­tos y sen­tir la re­tri­bu­ción por sus años de so­le­dad.

LO­VE AC­TUALLY (2003)

Es­ta es una pe­lí­cu­la que ya for­mó par­te de nues­tras lis­tas en el pa­sa­do, pe­ro por la ri­que­za de su his­to­ria se tra­ta tam­bién de un lme

apli­ca­ble a cien­tos de si­tua­cio­nes. Pa­ra mu­chos, Lo­ve Ac­tually es una de las me­jo­res pe­lí­cu­las ro­mán­ti­cas de los úl­ti­mos años, y es di­fí­cil di­fe­rir. Tie­ne to­do lo que al­guien pue­de que­rer: nie­ve, pa­re­jas im­pro­ba­bles, ro­man­ces im­po­si­bles y a Hugh Grant. Es­cri­ta y di­ri­gi­da por Ri­chard Cur­tis, es una ci­ta obli­ga­da es­te Día de los Enamo­ra­dos.

Una de las his­to­rias ofre­ce, pa­ra mí, el mo­men­to más tierno de to­da la pe­lí­cu­la. Mark (An­drew Lin­coln) siem­pre tu­vo una ac­ti­tud es­qui­va con Ju­liet, y ella siem­pre atri­bu­yó esa ac­ti­tud a un pro­fun­do des­agra­do por par­te del me­jor ami­go de su es­po­so, Pe­ter (Chi­we­tel El­jio­for). La ver­dad, por su­pues­to, es que Mark es­tá enamo­ra­do de Ju­liet des­de ha­ce tiem­po, pe­ro por una cues­tión de có­di­gos mas­cu­li­nos y leal­tad a Pe­ter, nun­ca hi­zo al­go al res­pec­to. La es­ce­na más ro­mán­ti­ca ocu­rre en la no­che de Na­vi­dad. Sue­na el tim­bre y ella va a aten­der, so­lo pa­ra en­con­trar­se con Mark y unos car­te­les que él va des­ple­gan­do fren­te a ella en una her­mo­sa de­cla­ra­ción de ese amor no co­rres­pon­di­do, pe­ro igual­men­te apa­sio­na­do. “Pa­ra mí, sos per­fec­ta”, re­za uno de los car­te­les. Aun­que Ju­liet no ter­mi­nó con Mark, agra­de­ció es­ta aten­ción con un úni­co be­so.

JUNO (2007)

Una di­fí­cil y con­tem­po­rá­nea his­to­ria de amor es la que pro­ta­go­ni­zan Juno (Ellen Pa­ge) y Pau­lie (Mi­chael Ce­ra). Tras ha­ber te­ni­do se­xo por pri­me­ra vez con su ami­go Pau­lie, Juno, una es­tu­dian­te de 16 años, des­cu­bre que es­tá em­ba­ra­za. Pron­to de­ci­de no abor­tar y dar el ni­ño en adop­ción. To­do sue­na sen­ci­llo, pe­ro, cla­ro, no lo es. De­jan­do de la­do to­dos los con ic­tos que ge­ne­ra un em­ba­ra­zo no desea­do en una ado­les­cen­te, uno de los con ic­tos per­ma­nen­tes en la vida de Juno es de nir sus sen­ti­mien­tos ha­cia el pa­dre de su be­bé, quien es­tá enamo­ra­do de ella des­de ha­ce tiem­po. Co­sas tan tri­via­les como el bai­le de gra­dua­ción ha­cen que Juno pier­da la con­tro­la­da in­di­fe­ren­cia que man­tie­ne ha­cia él, so­lo pa­ra ave­ri­guar que él sien­te que ella rom­pió su co­ra­zón.

Po­co an­tes de dar a luz, Juno se da cuen­ta de que en reali­dad ama a Pau­lie; su de­cla­ra­ción de amor es qui­zá el mo­men­to más ro­mán­ti­co y me­nos con­ven­cio­nal del ci­ne ac­tual don­de las lí­neas cur­sis son el pla­to más co­mún. “Creo que es­toy enamo­ra­da de vos... Sos la per­so­na más ge­nial que co­no­cí y ni si­quie­ra te­nés que in­ten­tar­lo”, y con una son­ri­sa de lo más inocen­te, de lo más dul­ce.

UP (2009)

Up es el re­tra­to de la vida mis­ma y, por su­pues­to, se lle­vó el Ós­car a Me­jor Ani­ma­ción del Año, pe­ro tam­bién fue la pri­me­ra pe­lí­cu­la de Pi­xar en ser no­mi­na­da a Me­jor Pe­lí­cu­la del Año, la se­gun­da ani­ma­da en la his­to­ria ya que la pri­me­ra fue La Bella y la Bes­tia.

El fuer­te del es­tu­dio siem­pre fue la ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­car con po­cas pa­la­bras, usan­do las imá­ge­nes como vehícu­lo. Aun­que Up no es una pe­lí­cu­la ro­mán­ti­ca per se, se tra­ta, sin du­da, de una his­to­ria de amor me­mo­ra­ble. El mo­men­to más ro­mán­ti­co es la se­cuen­cia ini­cial que du­ra va­rios mi­nu­tos y re­la­ta la vida de Carl, un ni­ño po­co tra­vie­so, y Ellie, una ni­ña aven­tu­re­ra. Des­de el prin­ci­pio, Carl se enamo­ra de Ellie por su gran fuer­za y pa­sión, lo cual los lle­va a em­pren­der una vida jun­tos. Se ca­san, vi­ven y en­ve­je­cen de la mano; a pe­sar de no te­ner hi­jos, con­vier­ten la ca­sa don­de se co­no­cie­ron en su ho­gar gra­cias al tra­ba­jo de Carl como ven­de­dor de glo­bos y el de­seo de to­da la vida de Ellie, de via­jar jun­tos a Su­da­mé­ri­ca.

Por mu­cho tiem­po, ol­vi­dan ese via­je, pe­ro Carl lo re­cuer­da en un in­ten­to por ha­cer fe­liz a Ellie en su ve­jez, aun­que pron­to la an­cia­na cae en­fer­ma de­jan­do a Carl so­lo. El ma­yor te­so­ro de Mr. Carl Fre­dick­sen es cui­dar de su ca­sa, pe­ro un em­pre­sa­rio se con­vir­tió en due­ño de to­da la man­za­na y so­lo le que­da por ad­qui­rir el te­rreno de Carl y Ellie. Lue­go de una se­rie de even­tos des­afor­tu­na­dos, Carl es obli­ga­do a ir a vi­vir a una ca­sa de an­cia­nos y ven­der su ho­gar, pe­ro pa­ra im­pe­dir­lo ata mi­les de glo­bos al te­cho pa­ra lle­var la ca­sa al des­tino úl­ti­mo, el tan an­he­la­do Pa­ra­di­se Falls. Y la pe­lí­cu­la so­lo aca­ba de em­pe­zar.

Un con­se­jo: Es pa­ra ver de a dos y aho­gar las lá­gri­mas con he­la­do.

(500) DAYS OF SUM­MER (2009)

(500) Days of Sum­mer se ha con­ver­ti­do en un nue­vo clá­si­co. An­tes de la se­cuen­cia de cré­di­tos ini­cial se es­cu­cha una voz ad­vir­tien­do que es­ta no es una his­to­ria de amor, y cuán­ta ra­zón tie­ne. Tom Han­sen (Jo­seph Gor­do­nLe­vitt), de Mar­ga­te, New Jer­sey, cre­ció cre­yen­do que nun­ca se­ría real­men­te fe­liz has­ta co­no­cer a la in­di­ca­da. Sum­mer Finn (Zooey Des­cha­nel), de Shin­ne­cock, Mi­chi­gan, no com­par­tía es­ta idea. Des­de la de­sin­te­gra­ción del ma­tri­mo­nio de sus pa­dres so­lo ha­bía ama­do dos co­sas; la pri­me­ra era su lar­go y os­cu­ro ca­be­llo, la se­gun­da es cuán fá­cil­men­te po­día cor­tar­lo sin sen­tir na­da. Tom co­no­ce a Sum­mer el 8 de enero y sa­be que es la mu­jer que es­ta­ba es­pe­ran­do.

A par­tir de ahí, la vida de Tom se con­vier­te en un vai­vén de emo­cio­nes. Des­de el mo­men­to en que Sum­mer se en­te­ra de los sen­ti­mien­tos de Tom, el es­pec­ta­dor se li­be­ra de la mon­ta­ña ru­sa sen­ti­men­tal que es sa­lir con Sum­mer. La ama­mos, la odia­mos, pe­ro en el fon­do sa­be­mos que no hi­zo na­da ma­lo. Ya que se tra­ta de una pe­lí­cu­la re­la­ti­va­men­te nue­va, es me­jor no dar de­ma­sia­da in­for­ma­ción. Sin em­bar­go, ca­be des­ta­car la es­ce­na más ro­mán­ti­ca de to­da la pe­lí­cu­la. Lue­go de to­mar unas co­pas en un bar, Tom tie­ne una pe­lea con un hom­bre que se acer­ca a Sum­mer, pi­dién­do­le su nú­me­ro e in­vi­tán­do­le tra­gos lue­go de que ella di­je­ra que no reite­ra­das ve­ces. Sum­mer, por su­pues­to, se enoja con Tom por esa de­mos­tra­ción de des­con­trol y él vuel­ve a su ca­sa lleno de ra­bia. En me­dio de la no­che, en ple­na tor­men­ta, lle­ga Sum­mer al de­par­ta­men­to de Tom pa­ra dis­cul­par­se. Ese exac­to mo­men­to es el más tierno y, por su­pues­to, es cuan­do más cer­ca se en­cuen­tran sen­ti­men­tal­men­te los pro­ta­go­nis­tas.

WALL-E (2008)

En un fu­tu­ro dis­tó­pi­co, Wall-E es un pe­que­ño ro­bot re­co­lec­tor que tra­ba­ja com­pac­tan­do ba­su­ra en el de­vas­ta­do pla­ne­ta Tie­rra. Es­te ro­bot po­see una gran cu­rio­si­dad y un in­te­rés por pe­lí­cu­las vie­jas, ade­más de ob­je­tos ex­tra­ños (pa­ra él) que en­cuen­tra mien­tras tra­ba­ja. Su vida se ve in­te­rrum­pi­da por la lle­ga­da de EVA, un ro­bot avan­za­do que ate­rri­za bus­can­do vida ve­ge­tal. Jun­tos van a la na­ve no­dri­za de EVA y nos en­con­tra­mos con los re­ma­nen­tes de la hu­ma­ni­dad, via­jan­do por si­glos en un in­men­so cru­ce­ro es­pa­cial.

Por su­pues­to, to­dos los cir­cui­tos de Wall-E caen por com­ple­to an­te EVA y lo que más desea en el mun­do es po­der to­mar de las ma­nos a al­guien de la mis­ma ma­ne­ra que ve en sus pe­lí­cu­las. La ter­nu­ra nos in­va­de ca­da vez que Wall-E arries­ga su exis­ten­cia por acom­pa­ñar de su ami­ga y, sin que­rer, sal­var el des­tino de la ra­za hu­ma­na. Es­ta his­to­ria de amor tie­ne uno de sus ma­yo­res pi­cos en la ro­mán­ti­ca es­ce­na don­de Wall-E es lan­za­do al es­pa­cio con la plan­ta que bus­ca­ban mien­tras EVA se va tras él pa­ra res­ca­tar­lo.

Cuan­do la na­ve en la que va nues­tro pe­que­ño ro­bot ex­plo­ta, EVA se horroriza, so­lo pa­ra ver­lo pro­pul­sar­se por el es­pa­cio con un ex­tin­gui­dor ha­cia ella. La emo­ción de EVA los ha­ce bai­lar al­re­de­dor del cru­ce­ro, des­cri­bien­do la si­tua­ción más tier­na que él pu­do es­pe­rar al­gu­na vez. De re­pen­te, EVA se acer­ca a él y da una pe­que­ña des­car­ga de ener­gía que in­me­dia­ta­men­te in­ter­pre­ta­mos como un be­so, y Wall-E, pa­ra­li­za­do por la sor­pre­sa y en­can­ta­do con el ges­to, ota in­mó­vil ad­mi­rán­do­la. Lo úni­co que am­bos ro­bots son ca­pa­ces de de­cir son sus nom­bres, pe­ro con ges­tos y so­ni­dos nos de­mues­tran que el amor tras­cien­de las más com­ple­jas ba­rre­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.