Sor­pren­de­lo en San Va­len­tín

DE­JÁ VO­LAR TU IMA­GI­NA­CIÓN

High Class - - Front Page - Por Elina von Dyck

Es­te año ol­ví­den­se de las ro­sas y las tar­je­ti­tas sen­ti­men­ta­les. Bo­ten a la ba­su­ra to­da la cur­si­le­ría pro­pia de es­ta fe­cha y ase­gú­ren­se de po­ner ma­nos a la obra pa­ra que su re­ga­lo del Día de los Enamo­ra­dos sea 100 % efec­ti­vo pa­ra vi­vir un San Va­len­tín ul­tra hot. Acá van al­gu­nas de las ideas más atre­vi­das de nues­tra lis­ta. To­men no­ta e im­ple­mén­ten­las pa­ra com­pe­tir con la tem­pe­ra­tu­ra de es­te ve­rano.

CAM­BIO DE LOOK

Re­gá­len­le al­go a sus ojos. Pón­gan­se un ves­ti­do que lo ha­ga po­ner­se biz­co, con un me­ga­es­co­te, bien ad­he­ren­te y que sea mu­cho más atre­vi­do de lo que usual­men­te lle­van. Pín­ten­se los la­bios de ro­jo y há­gan­se unas on­das sen­sua­les que las ha­gan ver como to­da una di­va. Si se ani­man, pue­den cam­biar­se el co­lor de pe­lo, el cor­te de pe­lo no es­tá re­co­men­da­do (ya que a la ma­yo­ría de los hom­bres les gus­ta el ca­be­llo lar­go, por lo que apa­re­cer­le con un cor­te mas­cu­lino pue­de ge­ne­rar un efec­to to­tal­men­te con­tra­rio al es­pe­ra­do).

Tam­bién pue­den usar una pe­lu­ca, al­go que las ha­ga ver di­fe­ren­tes y que ge­ne­re en él la idea de que no es­tá con su es­po­sa o su no­via, sino con una dio­sa sen­sual, con una per­so­na nue­va y des­co­no­ci­da. Ali­men­ten la fan­ta­sía y ha­gan un po­qui­to de jue­gos de rol. Pa­ra com­ple­tar el cam­bio de look, ase­gú­ren­se que es­te sea TO­TAL. De­jen una sor­pre­si­ta pa­ra el fi­nal en ma­nos de su de­pi­la­do­ra. Pue­den im­ple­men­tar una for­ma di­ver­ti­da, ti­po un co­ra­zón u op­tar por sa­car­se to­do. Es­ta úl­ti­ma op­ción, más allá de la sor­pre­sa, les ha­rá sen­tir una sen­sa­ción di­fe­ren­te a la ho­ra de en­con­trar­se en ple­na ac­ción.

UN NUE­VO SET

Por al­go en el Día de San Va­len­tín las tien­das de len­ce­ría re­por­tan sus más al­tas ven­tas. Es por­que las mu­je­res nos equi­pa­mos a full pa­ra es­ta fe­cha. Com­prar un con­jun­ti­to ul­tra me­ga hí­per sexy es vi­tal pa­ra es­ta no­che, tan vi­tal como com­prar mu­ni­cio­nes an­tes de ir a la gue­rra. Sál­gan­se del ha­bi­tual con­jun­ti­to de al­go­dón y prue­ben ma­te­ria­les y cor­tes di­fe­ren­tes. En­ca­jes, se­das, ter­cio­pe­los, lá­tex, to­do va­le pa­ra ha­cer­le un re­ga­lo vi­sual bien hot a los ojos de su enamo­ra­do.

Ade­más, pue­den pro­bar nuevos mo­de­los, ti­po bo­dies, bus­tiers o cor­pi­ños con me­ga­re­lle­nos, e im­ple­men­tar me­dias con li­gas y to­do ti­po de ac­ce­so­rios sen­sua­les. Ten­gan en cuen­ta que la tan­ga no siem­pre es 100 % efec­ti­va. La tan­ga so­lo lu­ce bien en nal­gas per­fec­tas. Cí­ñan­se a aque­llo que les sien­ta me­jor y no pe­quen mos­tran­do más de lo que es ne­ce­sa­rio mos­trar, re­cuer­den que la re­gla de oro de “re­sal­tar los atri­bu­tos y ocul­tar las fa­llas”, y es­to tam­bién se ex­tien­de a la ro­pa in­te­rior.

SPA EN CA­SA

Re­gá­len­le un va­le pa­ra un spa ca­se­ro. ¿Por qué ca­se­ro y no un spa tra­di­cio­nal? Por­que en un spa tra­di­cio­nal no po­drán ha­cer­le to­dos los tra­ta­mien­tos hot que le van a re­ga­lar. Em­pie­cen por un ba­ño de bur­bu­jas con esen­cias afro­di­sia­cas. Ba­ñar­se jun­tos es una ex­pe­rien­cia muy sen­sual y di­ver­ti­da. Con­ti­núen lue­go con un ma­sa­je hí­per me­ga su­per hot don­de no de­jan zo­na del cuer­po sin ma­sa­jear. Como es­tán en la in­ti­mi­dad, po­drán ase­gu­rar­se de que el ma­sa­je que le van a dar sea uno con fi­nal fe­liz. No hay hom­bre que no ter­mi­ne ab­so­lu­ta­men­te re­la­ja­do y ex­ta­sia­do tras un ma­sa­je así.

JUE­GUEN COMO NI­ÑOS

Exis­ten nu­me­ro­sos jue­gos de car­ta y de me­sa bien se­xies pa­ra com­prar on­li­ne. Pue­den re­ga­lar­le un set, aun­que el ver­da­de­ro re­ga­lo se­rá ju­gar jun­tos. Es­tos sets vie­nen con pren­das e ins­truc­cio­nes y las pe­na­li­da­des sue­len ser to­tal­men­te di­ver­ti­das y di­fe­ren­tes y, como son ines­pe­ra­das, les po­drán sa­car de la ru­ti­na.

Tam­bién hay apli­ca­cio­nes en lí­nea pa­ra sus ta­ble­tas con jue­gos pa­ra adul­tos muy di­ver­ti­dos que de se­gu­ro les lle­va­rán a ex­pe­ri­men­tar po­si­cio­nes nue­vas e in­clu­so sen­sa­cio­nes di­fe­ren­tes. Otra al­ter­na­ti­va es la de ha­cer su pro­pio jue­go, ya sea el tra­di­cio­nal jue­go de Ver­dad o Con­se­cuen­cia, en el que to­das las pre­gun­tas y pren­das tie­nen que ser bien atre­vi­das, o por qué no, un jue­go de car­ta ca­se­ro con dis­tin­tas ins­truc­cio­nes, pren­das y pre­mios idea­dos por us­te­des mis­mas.

UTI­LE­RÍA DE UTI­LI­DAD

¿Qué les pa­re­ce si en vez de un osi­to de pe­lu­che se re­ga­lan un jue­go de es­po­sas de pe­lu­che y si en vez de ro­sas se re­ga­lan un vi­bra­dor rosa y en vez de un ani­llo de oro se re­ga­lan un ani­llo vi­bra­to­rio? Va­yan de com­pras a un sex shop, o com­pren por in­ter­net (pa­ra no re­ve­lar el con­te­ni­do de sus com­pras on­li­ne ase­gú­ren­se de po­ner la op­ción de que ven­ga en­vuel­to como re­ga­lo) y les ase­gu­ro que es­ta nue­va uti­le­ría ha­rá de su no­che de San Va­len­tín to­do un es­pec­tácu­lo me­mo­ra­ble.

MA­NUA­LI­DA­DES

Sa­quen su la­do crea­ti­vo y ar­te­sa­nal y pro­duz­can sus pro­pios re­ga­los hot. Pue­den ha­cer­se un bi­ki­ni o unas li­gas o pe­zo­ne­ras de ca­ra­me­los (pue­den en­con­trar vi­deos muy ins­truc­ti­vos en YouTu­be). Si lo su­yo es el di­bu­jo, re­gá­len­le una tar­je­ta ca­se­ra bien hot, con ins­truc­cio­nes y di­bu­jos eró­ti­cos di­ver­ti­dos que de se­gu­ro no en­con­tra­rán en las pa­pe­le­rías. Tam­bién pue­den re­ga­lar­le un set de bom­bo­nes ar­te­sa­na­les eró­ti­cos.

BAI­LAN­DO POR UN GRAN “O”

Sa­quen su bai­la­ri­na in­te­rior y apro­ve­chen el cur­so de jazz, dan­za ára­be o de po­le que se to­ma­ron al­gu­na vez pa­ra que­mar ca­lo­rías de ma­ne­ra dis­tin­ta. Re­gá­len­le a su pa­re­ja un es­pec­tácu­lo bai­la­ble, ya sea un strip­tea­se bien sen­sual en don­de pon­drán en prác­ti­ca sus mo­vi­mien­tos de las cla­ses o en­sé­ñen­le to­dos los tru­cos que apren­die­ron en su cla­se de po­le dan­ce.

In­clu­so pue­den ob­se­quiar­le una dan­za de los 7 ve­los, que lo ha­rá creer­se un ver­da­de­ro sul­tán. Si tu úl­ti­ma ex­pe­rien­cia de bai­le fue la dan­za fol­cló­ri­ca que hi­cis­te en el cuar­to gra­do, di­ver­ti­te bai­lan­do una pol­ca con fal­da, pe­ro en to­pless. Sé di­ver­ti­da, ¡que lo im­por­tan­te es sa­lir­se de la ru­ti­na!

Hay apli­ca­cio­nes en lí­nea pa­ra sus ta­ble­tas con jue­gos pa­ra adul­tos muy di­ver­ti­dos que de se­gu­ro les lle­va­rán a ex­pe­ri­men­tar po­si­cio­nes nue­vas e in­clu­so sen­sa­cio­nes di­fe­ren­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.