Con­se­jos pa­ra pla­near un via­je de a dos

Có­mo or­ga­ni­zar un via­je ro­mán­ti­co Tie­ne que ser un des­tino que les gus­te a am­bos y que ofrez­ca ac­ti­vi­da­des que am­bos pue­dan rea­li­zar con gus­to

High Class - - Front Page - Por Va­le­ria Ga­lla­ri­ni Sien­ra

No hay me­jor re­ga­lo pa­ra el Día de los Enamo­ra­dos que re­ga­lar­se unas mi­ni­va­ca­cio­nes ro­mán­ti­cas. Des­co­nec­tar­se del tra­ba­jo, re­la­jar­se, de­jar a los hi­jos y las preo­cu­pa­cio­nes en ca­sa y po­der des­en­chu­far­se to­tal­men­te a n de

reco­nec­tar­se con la pa­re­ja es al­go vi­tal pa­ra nues­tra vida sen­ti­men­tal. El so­lo he­cho de ima­gi­nar­nos via­jan­do con nues­tra pa­re­ja ya nos lle­na de ilu­sión. Pe­ro que es­tas es­ca­pa­das ro­mán­ti­cas sean ne­ce­sa­rias y desea­das, no sig­ni ca que sean fá­ci­les de or­ga­ni­zar. Pa­ra es­ta edi­ción de­di­ca­da al amor, les pre­sen­ta­mos una guía con con­se­jos pa­ra or­ga­ni­zar unas va­ca­cio­nes

ro­mán­ti­cas de en­sue­ño.

LO PRI­ME­RO ES ELE­GIR EL DES­TINO

A la ho­ra de ele­gir a dón­de ir es su­ma­men­te im­por­tan­te, pues de­be­rá ser un des­tino que les gus­te a am­bos. Ade­más de lo ob­vio, que im­pli­ca evi­tar un lu­gar que le des­agra­de a tu pa­re­ja (o sea, que si a tu me­dia na­ran­ja le ener­va la pla­ya, sa­ca­te de la ca­be­za el pa­que­te a Pun­ta Ca­na), tam­bién hay que bus­car un lu­gar que ofrez­ca ac­ti­vi­da­des en­tre­te­ni­das pa­ra am­bos. ¡Si eli­gen Mia­mi, na­da de pa­sar­se ha­cien­do shop­ping! Sean equi­ta­ti­vas.

Si a tu ma­ri­do le en­can­tan los par­ques te­má­ti­cos o los de­por­tes acuá­ti­cos, de­dí­quen­se un día de shop­ping pa­ra us­te­des y al día si­guien­te de­dí­quen­le un día de vér­ti­go en las mon­ta­ñas ru­sas. Un con­se­ji­to ex­tra es que tam­po­co se con­vier­tan en már­ti­res por com­pla­cer a su pa­re­ja. Si les da pá­ni­co su­bir a una mon­ta­ña ru­sa, le tie­nen fo­bia al agua, de­tes­tan la tim­ba o el cam­ping es pa­ra us­te­des lo más pa­re­ci­do al in­fierno en vida, no sa­cri­fi­quen sus va­ca­cio­nes pa­ra com­pla­cer a su pa­re­ja. Tie­ne que ser un des­tino que les gus­te a am­bos y que ofrez­ca ac­ti­vi­da­des que am­bos pue­dan rea­li­zar con gus­to.

Si tu pa­re­ja sue­ña con ha­cer el ca­mino del In­ca y a vos la so­la idea de ca­mi­nar en subida te da vér­ti­go, que no se te ocu­rra com­pla­cer­lo pen­san­do que el vér­ti­go te va a des­apa­re­cer por ar­te de ma­gia. Si que­rés com­pla­cer­le ver­da­de­ra­men­te, me­jor ele­gí un des­tino que mez­cle al­go de aven­tu­ra, pe­ro que es­té li­bre de si­tua­cio­nes in­có­mo­das o des­agra­da­bles pa­ra vos y dale el vis­to bueno pa­ra que ha­ga el ca­mino del In­ca con sus ami­gos en otro mo­men­to.

AHO­RA A PO­NER LA FE­CHA

El cuán­do no so­lo im­pli­ca ele­gir una fe­cha en la que am­bos pue­dan via­jar, sino tam­bién que esa fe­cha sea idó­nea al des­tino que eli­gie­ron. No so­lo tie­nen que te­ner en cuen­ta los hue­cos en su agen­da, sino tam­bién las tem­po­ra­das de llu­via e in­clu­so la de hu­ra­ca­nes si van a la pla­ya o al Ca­ri­be. Es im­por­tan­tí­si­mo in­for­mar­se bien so­bre las fe­chas re­co­men­da­das del des­tino que eli­jan.

Exis­ten lu­ga­res pa­ra­di­sia­cos que en cier­tas épo­cas del año se con­vier­ten en ver­da­de­ros in­fier­nos. Que no se les ocu­rra to­mar­se una es­ca­pa­da ro­mán­ti­ca a Can­cún en épo­ca del spring break ame­ri­cano, o ex­plo­rar la In­dia en épo­ca de mon­zo­nes, ni ir a Du­bái en ve­rano (el ca­lor es ver­da­de­ra­men­te in­to­le­ra­ble has­ta pa­ra no­so­tros los pa­ra­gua­yos, ya que las tem­pe­ra­tu­ras su­pe­ran los 50 gra­dos). Pa­ra los via­jes de a dos es re­co­men­da­ble evi­tar to­das las fe­chas que im­pli­quen aglo­me­ra­cio­nes de gen­te, evi­ten las tem­po­ra­das al­tas, la épo­ca de via­jes es­tu­dian­ti­les, cier­tos fes­ti­va­les. Has­ta Ve­ne­cia de­ja de ser ro­mán­ti­ca en épo­ca de Car­na­val, cuan­do el so­lo he­cho de pa­sear por sus ca­lles se pre­sen­ta como un desafío con ries­go de mo­rir aplas­ta­da o aho­ga­da en un ca­nal.

Si van a Roma, ase­gú­ren­se de in­ves­ti­gar el ca­len­da­rio de ac­ti­vi­da­des del Va­ti­cano pa­ra evi­tar aque­llos días en los que por las ce­le­bra­cio­nes re­li­gio­sas la ciu­dad co­lap­sa. Nun­ca es­tá de más in­for­mar­se bien an­tes de ele­gir la fe­cha de su via­je. Pre­gun­ten a su agen­te de via­je la fe­cha óp­ti­ma o in­ves­ti­guen on­li­ne. En la ma­yo­ría de los si­tios tu­rís­ti­cos, les re­co­men­da­rán la me­jor épo­ca pa­ra ir.

NO NOS OL­VI­DE­MOS DEL PRE­SU­PUES­TO

Re­cuer­den que el cuán­do tam­bién pue­de afec­tar enor­me­men­te al pre­su­pues­to. Se­gún las tem­po­ra­das, hay enor­mes fluc­tua­cio­nes de pre­cio tan­to en ho­te­les como en pa­sa­je. No se de­jen en­ga­ñar por los pre­cios, ya que lo más ca­ro no siem­pre es lo me­jor (se­gún la fe­cha, una mis­ma ha­bi­ta­ción de ho­tel pue­de cos­tar el do­ble o has­ta el tri­ple) y tam­po­co cai­gan en el error de com­prar una su­pues­ta gan­ga. Ave­ri­güen con su agen­cia si se tra­ta de un pre­cio ba­jo por al­gu­na pro­mo­ción o es­ta tan ba­jo por­que es la peor tem­po­ra­da pa­ra ir.

Cuan­do com­pren un pa­que­te o una pro­mo­ción lean bien las le­tras chi­qui­tas e in­ves­ti­guen bien el ho­tel al que van. Vean si pue­den ele­gir la ha­bi­ta­ción pa­ra es­co­ger una bien ubi­ca­da se­gún sus gus­tos, ave­ri­güen la pla­ya o el ba­rrio don­de es­tá ubi­ca­do el ho­tel pa­ra ver si es lin­da o se­gu­ra, qué no es­tá in­clui­do en el all in­clu­si­ve (ya que no siem­pre es­tá in­clui­do to­do como nos es­pe­ra­mos). No es ne­ce­sa­rio gas­tar una for­tu­na pa­ra te­ner unas va­ca­cio­nes so­ña­das con su pa­re­ja, ca­da vez hay más pro­mo­cio­nes y tam­bién más al­ter­na­ti­vas, como pe­que­ños ho­te­les bou­ti­que que ofre­cen aco­mo­da­cio­nes en­can­ta­do­ras y un ser­vi­cio muy per­so­na­li­za­do a un buen pre­cio.

ELI­JAN LA HA­BI­TA­CIÓN ÓP­TI­MA

Ob­via­men­te, al tra­tar­se de un via­je ro­mán­ti­co, pa­sa­rán gran par­te de él en la ha­bi­ta­ción del ho­tel, por lo que hay que po­ner es­pe­cial aten­ción a la ho­ra de ele­gir­la. De­cí­dan­se por una que es­té bien ubi­ca­da, pre­fe­ren­te­men­te, con una her­mo­sa vis­ta y ale­ja­da de si­tios rui­do­sos. Hoy en día en cier­tos si­tios on­li­ne pue­den ele­gir exac­ta­men­te la ha­bi­ta­ción don­de van a es­tar alo­ja­dos. No eco­no­mi­cen en la ha­bi­ta­ción, al con­tra­rio, eli­jan la me­jor op­ción den­tro de su pre­su­pues­to.

Un con­se­jo que les se­rá muy útil es dar pre­fe­ren­cia a los pe­que­ños ho­te­les que ofre­cen ser­vi­cios per­so­na­li­za­dos y vi­vir ex­pe­rien­cias den­tro de sus pa­re­des. No hay na­da me­jor que re­gre­sar de un lar­go día de tours y ca­mi­na­tas y te­ner la op­ción de pe­dir un ma­sa­je en la ha­bi­ta­ción, o una ce­na en el bal­cón sa­bo­rean­do un buen vino lo­cal.

EL TRAS­LA­DO

El fin no siem­pre jus­ti­fi­ca los me­dios. Si dis­po­nen po­co tiem­po pa­ra las va­ca­cio­nes, pre­fie­ran un des­tino cer­cano o uno que ofrez­ca un vue­lo di­rec­to. Si so­lo tie­nen 5 días li­bres, no va­le la pe­na pa­sar 2 en un ae­ro­puer­to. Si eli­gen un des­tino re­mo­to, que re­quie­ra va­rios días de tras­la­do por tie­rra o va­rias co­ne­xio­nes aé­reas, ase­gú­ren­se de pa­rar en el ca­mino y de pre­ver dón­de ha­cer­lo (ele­gir bien los ho­te­les en el ca­mino) tan­to pa­ra des­can­sar bien, como pa­ra evi­tar­se el mal de bar­co. El me­dio de trans­por­te que eli­jan tam­bién pue­de con­ver­tir­se en una par­te ele­men­tal de su es­ca­pa­da ro­mán­ti­ca.

Exis­ten al­ter­na­ti­vas di­fe­ren­tes que pue­den ajus­tar­se de ma­ra­vi­lla a sus gus­tos. Por ejem­plo, si am­bos son fa­ná­ti­cos del de­por­te, pue­den pla­near un re­co­rri­do en bi­ci­cle­ta, o una ca­bal­ga­ta. Si lo su­yo es la aven­tu­ra y el ai­re li­bre, pue­den op­tar por una tra­ve­sía de aven­tu­ra con lar­gas ca­mi­na­tas y ca­no­ta­je. Pa­ra quie­nes desean re­la­jar­se in­clu­so en el tras­la­do al des­tino, eli­jan via­jes en bar­co, cru­ce­ros o en tren.

DEN­SE EL GUS­TO

Cuan­do via­ja­mos en fa­mi­lia, la ma­yor par­te del via­je no po­de­mos dar­nos to­dos los gus­tos que qui­sié­ra­mos ya que el pre­su­pues­to es­tá más li­mi­ta­do, el tiem­po más ajus­ta­do y la ma­yo­ría de las ac­ti­vi­da­des es­tán más orien­ta­das ha­cia los chi­cos. So­bre to­do pa­ra las ma­dres, las va­ca­cio­nes en fa­mi­lia tien­den a de­jar­nos más ago­ta­das que des­can­sa­das.

El via­jar de a dos nos per­mi­te te­ner un pre­su­pues­to más hol­ga­do, aho­rra­mos mu­cho en pa­sa­jes, es­ta­día y viá­ti­co, por lo que po­de­mos po­ner el ex­ce­den­te a buen uso dán­do­nos el gus­to de ir a un res­tau­ran­te fan­tás­ti­co, to­mar un tour per­so­na­li­za­do, pla­near una ac­ti­vi­dad to­tal­men­te ro­mán­ti­ca y di­fe­ren­te, pa­sar al me­nos una no­che en ese ho­tel que siem­pre so­ña­mos co­no­cer, sa­car­le pro­ve­cho al spa del ho­tel, brin­dar con un cham­pan­ci­to al atar­de­cer. ¡Re­cuer­den que tie­nen mu­cho que ce­le­brar y que se me­re­cen to­do eso y más!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.