DEL SER AL HA­CER Con­si­guien­do re­sul­ta­dos di­fe­ren­tes

High Class - - Hc/Economía - Por la Lic. Daisy Aben­te, coach on­to­ló­gi­co-psi­co­te­ra­peu­ta PRI­ME­RO: EL SER SE­GUN­DO: EL HA­CER

En el mun­do pos­mo­derno es­ta­mos su­mer­gi­dos en el te­ner, ca­si sin dar­nos cuen­ta, y con una fuer­za que nos de­vo­ra. Des­de el coa­ching on­to­ló­gi­co tra­ba­ja­mos tres con­cep­tos fun­da­men­ta­les: el ser, el ha­cer y el te­ner. Mu­chas ve­ces es­cu­cho en las se­sio­nes: “sé que ten­go que ha­cer”, “al­gu­na vez voy a ha­cer”, “no pue­do”, “ten­go que ha­cer tal co­sa”, “no sé de dón­de sa­car las fuer­zas pa­ra ha­cer…”, en­tre otras tan­tas fra­ses que de­mues­tran que esa per­so­na no pue­de en­trar en ac­ción.

¿Qué pa­sa cuan­do una per­so­na no pue­de ac­cio­nar? ¿Se sien­te pa­ra­li­za­da, o sien­te que siem­pre es­tá en lo mis­mo? Me vie­ne a la men­te va­rias pre­gun­tas que tie­nen que ver con su ma­ne­ra de mi­rar el mun­do: ¿Có­mo es­tá su ser? ¿Se co­no­ce a sí mis­mo/a? ¿Sa­be qué quie­re? ¿Tie­ne cla­ras sus ideas? ¿Có­mo son sus con­ver­sa­cio­nes in­ter­nas y ex­ter­nas? ¿Có­mo se sien­te? Res­pon­der a es­tas pre­gun­tas ha­rá que lle­gue­mos a co­no­cer la pro­fun­di­dad de la per­so­na, ese lu­gar in­te­rior don­de es­tá el po­der de ca­da uno. To­dos so­mos úni­cos y es­pe­cia­les y, des­de la par­ti­cu­la­ri­dad, ve­mos e in­ter­pre­ta­mos el mun­do en el que vi­vi­mos. So­mos en fun­ción a nues­tras creen­cias, ideas que nos in­cul­ca­ron y ex­pe­rien­cias vi­vi­das. Así es como te­ne­mos una mi­ra­da par­ti­cu­lar que nos iden­ti­fi­ca. Tam­bién te­ne­mos es­ta­dos de áni­mo que ri­gen nues­tro ac­tuar. Es­tos es­ta­dos son cam­bian­tes, de­pen­den de fuer­zas ex­ter­nas como si­tua­cio­nes, even­tos, cir­cuns­tan­cias aje­nas a uno mis­mo e in­ter­nas, que se ba­san más en las per­cep­cio­nes, in­ter­pre­ta­cio­nes y pen­sa­mien­tos de ca­da uno (mi­ra­da par­ti­cu­lar).

To­do de­pen­de­rá del cris­tal con que se mi­re. Por ejem­plo, una si­tua­ción ex­ter­na pue­de ser cuan­do la ba­te­ría del au­to no me arran­ca (fac­tor ex­terno), de­pen­de­rá de mi in­ter­pre­ta­ción (fac­tor in­terno) pa­ra que me pon­ga ra­bio­sa en ese mo­men­to es­pe­ran­do que al­guien me pue­da ayu­dar o res­pi­rar hon­do, reír­me de mí mis­ma por no ha­ber es­ta­do más aten­ta al cui­da­do del au­to e ir a re­po­ner­la. ¿Cuál de las dos po­si­bi­li­da­des ha­rá que pue­da desen­vol­ver­me me­jor? ¿El es­tar ra­bio­sa o el es­tar pre­dis­pues­ta? De es­ta ma­ne­ra, a par­tir de mi in­ter­pre­ta­ción, ge­ne­ro reali­da­des y es­toy abier­ta a ver po­si­bles so­lu­cio­nes a la si­tua­ción.

El con­fiar en uno mis­mo es im­por­tan­tí­si­mo pa­ra lo­grar las co­sas que uno desea. Sa­ber y re­co­no­cer que soy un ser hu­mano con un po­ten­cial y un po­der in­te­rior que me per­mi­te lle­gar has­ta don­de me pro­pon­ga ha­cer­lo. Es­ta au­to­con­fian­za de­ter­mi­na­rá lue­go la au­to­es­ti­ma ne­ce­sa­ria pa­ra lo­grar las me­tas, sue­ños u objetivos que me pro­pon­ga. El au­to­co­no­ci­mien­to se­rá fun­da­men­tal pa­ra re­co­no­cer las ha­bi­li­da­des pro­pias, desa­rro­llar­las al má­xi­mo y así tam­bién tra­ba­jar con las de­bi­li­da­des, ven­cer­las y su­pe­rar­las. In­cluir en pen­sa­mien­tos y pa­la­bras: yo pue­do, lo voy a lo­grar, lo pue­do ha­cer, voy a re­sis­tir, se­rán de gran ayu­da.

Una vez que em­pie­zo a tra­ba­jar mi SER, de­jan­do mis pen­sa­mien­tos li­mi­tan­tes, y am­plian­do mi mi­ra­da, po­dría em­pe­zar a tra­ba­jar en el HA­CER, es­to a su vez muy pro­ba­ble­men­te nos ge­ne­re re­sul­ta­dos di­fe­ren­tes a los ge­ne­ral­men­te es­ta­mos ob­te­nien­do con el SER que es­toy sien­do. “Al­gún día voy a ir a…”. Mu­chas ve­ces pa­sa que so­ña­mos des­pier­tos, has­ta en voz al­ta, o in­clu­so lo po­ne­mos en pa­la­bras. Pe­ro con eso no bas­ta, las me­tas hay que pla­ni­fi­car­las, es­cri­bir­las, po­ner­les fe­cha de ven­ci­mien­to. Qué, cuán­do, có­mo, dón­de, con qué re­cur­sos, son in­di­ca­do­res bá­si­cos de cual­quier pro­yec­to. Sim­ple­men­te desear no te lle­va­rá a lo­grar­lo, hay que di­se­ñar un plan de ac­ción que te lle­ve a con­cre­tar eso que an­he­lás. Lue­go, pa­sar del plan, pa­sar de los pen­sa­mien­tos A LA AC­CIÓN. Y sa­ber que no su­ce­de­rá ne­ce­sa­ria­men­te to­do como lo ha­bía­mos pla­nea­do, pe­ro im­pro­vi­sa­re­mos y se­gui­re­mos in­ten­tan­do. Es fun­da­men­tal sa­lir del pen­sa­mien­to, de la ex­pli­ca­ción, y em­pe­zar a ac­tuar. No ha­ce fal­ta te­ner el pro­ce­so cla­ro pa­ra em­pe­zar, pe­ro ten­go que sa­ber a dón­de quie­ro lle­gar.

Otra he­rra­mien­ta que lle­va al ha­cer es vi­sua­li­zar, ima­gi­nar­se, sen­tir como es lle­gar a ese ob­je­ti­vo o an­he­lo. Ce­rrar los ojos y po­der ver eso que bus­co, ver có­mo lu­ce, sen­tir qué

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.