OCEA­NÍA

High Class - - Hc/Destinos -

IS­LA WIL­SON, AUS­TRA­LIA:

El arre­ci­fe aus­tra­liano, co­no­ci­do como la gran Ba­rre­ra de Co­ral, es con­si­de­ra­do una de las 8 ma­ra­vi­llas na­tu­ra­les del mun­do por ser el ma­yor del mun­do y con una bio­di­ver­si­dad inigua­la­ble. Es con­si­de­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co, por lo que es uno de los atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos más im­por­tan­tes de Aus­tra­lia. Es­ta is­la se en­cuen­tra den­tro del arre­ci­fe y en ella fun­cio­na un re­sort cons­trui­do se­gún prin­ci­pios con­ser­va­cio­nis­tas, con ener­gía so­lar y cons­truc­cio­nes na­tu­ra­les y bio­de­gra­da­bles. Es­te es un lu­gar ideal pa­ra dis­fru­tar y ma­ra­vi­llar­se con la na­tu­ra­le­za, ob­ser­var aves ma­ri­nas, na­dar, bu­cear en una de las me­jo­res zo­nas de bu­ceo del mun­do o sim­ple­men­te re­la­jar­se en una ha­ma­ca ro­dea­do de paz y be­lle­za.

AI­TU­TA­KI, IS­LAS COOK:

El inigua­la­ble en­can­to del Pa­cí­fi­co Sur pro­vee el es­ce­na­rio ideal pa­ra que es­ta is­la se con­vier­ta en un au­tén­ti­co edén. La se­gun­da is­la más gran­de de las Is­las Cook tras Ra­ra­ton­ga, Aiu­ta­kim, es con­si­de­ra­da una au­tén­ti­ca jo­ya del Pa­cí­fi­co Sur. Al­gu­nas de sus bahías son tan pla­yas que uno pue­de aden­trar­se ca­mi­nan­do ha­cia el mar más tur­que­sa que se pue­da ima­gi­nar. La are­na es de un blan­co tal­co­so y el sol ba­ña con sus ra­yos a sus pla­yas ca­si el año en­te­ro. Pe­ro hay más en es­ta is­la que are­na y mar, su fron­do­sa ve­ge­ta­ción tro­pi­cal se en­cuen­tra mi­na­da de ma­rai, pe­que­ños tem­plos de pie­dra don­de se ado­ra­ban a los dio­ses po­li­ne­sios. Pe­ro, sin lu­gar a du­da, su ma­yor atrac­ti­vo es la la­gu­na azul que la ro­dea. En reali­dad se tra­ta de un arre­ci­fe que for­ma una la­gu­na na­tu­ral de no más de 3 me­tros de pro­fun­di­dad que ro­dea a to­da la is­la y que per­mi­te las me­jo­res ca­mi­na­tas del pla­ne­ta.

BO­RA BO­RA, PO­LI­NE­SIA FRAN­CE­SA:

Bo­ra Bo­ra es un ato­lón que se en­cuen­tra en las Is­las de So­cie­dad que for­man par­te de la Po­li­ne­sia Fran­ce­sa, al no­roes­te de Tahi­tí. Con una ex­ten­sión de 29 km2 y ro­dea­da por una la­gu­na se­pa­ra­da del mar por un arre­ci­fe, es una is­la re­la­ti­va­men­te pe­que­ña pe­ro nu­tri­da de ac­ti­vi­da­des tu­rís­ti­cas ya que su fa­ma como pa­raí­so en la tie­rra la ha

Es­ta is­la es una de las más so­fis­ti­ca­das de la Po­li­ne­sia Fran­ce­sa y con­si­de­ra­da como la is­la her­ma­na de Tahi­tí. Se tra­ta de una is­la vol­cá­ni­ca tam­bién ubi­ca­da den­tro del ar­chi­pié­la­go de la So­cie­dad. Cuen­ta una le­yen­da que su nom­bre, que sig­ni­fi­ca “la­gar­to do­ra­do”, pro­vie­ne del he­cho que un enor­me la­gar­to par­tió con su co­la las dos bahías al nor­te dan­do lu­gar a Opu­nohu y la Cook o Pao­pao. Moo­rea cuen­ta con más de 3000 arre­ci­fes in­de­pen­dien­tes que crean un eco­sis­te­ma gi­gan­tes­co y fan­tás­ti­co pa­ra los aman­tes del es­nór­quel y bu­ceo. La is­la tam­bién se en­cuen­tra ro­dea­da por una am­plia la­gu­na pla­ya y es­tá cu­bier­ta por una pro­fu­sa ve­ge­ta­ción de ter­cio­pe­lo verde con pe­que­ñas cas­ca­das y co­li­nas.

En to­das es­tas is­las pa­ra­di­sia­cas uno pue­de lle­nar sus sen­ti­dos con la ma­jes­tuo­si­dad de la na­tu­ra­le­za, nu­trir­se de su ra­ra be­lle­za y des­en­chu­far­se, como un náu­fra­go fe­liz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.