MA­TER­NI­DAD Otra ma­ne­ra de mi­rar

High Class - - ECONOMÍA - Por la Lic. Daisy Aben­te, coach on­to­ló­gi­co-psi­co­te­ra­peu­ta

Ve­mos el mun­do des­de nues­tros ojos, por lo tan­to, ca­da uno tie­ne una mi­ra­da úni­ca an­te los su­ce­sos o si­tua­cio­nes que la vida nos de­pa­ra. Si te po­nés a pen­sar, tus per­cep­cio­nes van cam­bian­do a par­tir de tus ex­pe­rien­cias de vida. No pue­do de­jar de re­cor­dar, en es­ta edi­ción, la pri­me­ra vez que fui ma­má.

En ese en­ton­ces te­nía 26 años, y sen­tía una ale­gría in­men­sa pe­ro a la vez un pro­fun­do te­mor. Des­pués de ha­ber es­tu­dia­do la psi­co­lo­gía evo­lu­ti­va y com­pren­der la im­por­tan­cia del víncu­lo ma­dre-hi­jo, que­ría ser la me­jor ma­má del mun­do y me es­tre­sé un mon­tón por in­ten­tar ser­lo. No dor­mía pen­san­do en có­mo es­ta­ría mi hi­jo, lo mi­ra­ba ca­da cin­co se­gun­dos (pa­ra ver si res­pi­ra­ba), me de­ses­pe­ra­ba por­que lle­ga­ba la ho­ra de la co­mi­da y to­do te­nía que es­tar lis­to, en­tre mu­chas otras vi­ven­cias que de­ve­la­ban quién era yo en ese mo­men­to.

Re­cuer­do que re­cla­ma­ba por qué na­die me con­tó lo com­pli­ca­do que era ser ma­má, no era tan fá­cil como pin­ta­ban. Aho­ra en­tien­do que na­die tie­ne por qué con­tar­te na­da, ni lo lin­do ni lo feo, me­jor ex­pe­ri­men­tá y vi­ví vos pa­ra po­der po­ner­le ad­je­ti­vos a tus pro­pias ex­pe­rien­cias. En es­te sen­ti­do, Ra­fael Eche­ve­rría afir­ma: “No sa­be­mos có­mo son las co­sas, so­lo sa­be­mos có­mo las ob­ser­va­mos”.

Lue­go de 4 años tu­ve la gra­cia de ser ma­dre de nue­vo y esa ex­pe­rien­cia fue tan di­fe­ren­te. Me en­con­tra­ba re­la­ja­da, ya sa­bía qué me es­pe­ra­ba, no so­lo en el em­ba­ra­zo, sino en el parto y en la crian­za. En lí­neas ge­ne­ra­les ya te­nía una idea de lo que po­día es­pe­rar. Por lo tan­to, es­ta se­gun­da ex­pe­rien­cia tu­vo una con­no­ta­ción muy di­fe­ren­te, lo dis­fru­té, lo vi­ví con ma­yor se­gu­ri­dad, y tran­qui­li­dad.

Hoy des­pués de 10 años la vida me re­ga­la la di­cha de vol­ver a dar vida y la mi­ra­da que ten­go vuel­ve a ser otra. No so­lo ya sé lo que im­pli­ca ser ma­má, la de­man­da que su­po­ne, las gra­ti­fi­ca­cio­nes que trae, las lá­gri­mas que ge­ne­ra, las ri­que­zas que ali­men­tan el al­ma, sino so­bre to­do el he­cho de po­der se­guir am­plian­do mi ser y po­der se­guir dan­do to­do lo que soy, me lle­na de ilu­sión. De to­das ma­ne­ras, ca­da hi­jo es úni­co, no so­lo por ser­lo en sí mis­mo, sino por el mo­men­to en que lle­ga en la vida de sus pa­dres y de la pro­pia vida de la fa­mi­lia.

El ob­ser­va­dor que so­mos lo lle­va­mos a to­dos los ám­bi­tos de la vida. ¿Có­mo ob­ser­vo las si­tua­cio­nes en el tra­ba­jo? ¿Có­mo veo cuan­do ten­go una de­man­da que sa­tis­fa­cer? ¿Có­mo ob­ser­vo cuan­do sal­go a la ca­lle y veo el caos del trá­fi­co? ¿Qué ti­po de ob­ser­va­dor soy cuan­do una ami­ga me ha­ce un re­cla­mo? ¿Qué veo cuan­do mi pa­re­ja me mues­tra mis de­bi­li­da­des? Como lo más se­gu­ro es que cam­bie­mos, nues­tra mi­ra­da se­rá di­fe­ren­te en fun­ción a los tiem­pos y vi­ven­cias, por lo tan­to se­re­mos dis­tin­tos ob­ser­va­do­res en una mis­ma per­so­na. Pe­ro tam­bién yo pue­do ele­gir em­pe­zar a ver di­fe­ren­te, des­de otro lu­gar. Si mi mi­ra­da cam­bia, lo más se­gu­ro es que el mun­do cam­bia pa­ra mí.

La gran ven­ta­ja que te­ne­mos al cam­biar nues­tra mi­ra­da es que po­de­mos me­jo­rar la in­ter­pre­ta­ción que ha­ce­mos de las per­so­nas, si­tua­cio­nes o su­ce­sos me­jo­ran­do nues­tra ca­li­dad de vida. De es­ta ma­ne­ra, tam­bién am­plia­mos nues­tro ser a par­tir de nue­vas ma­ne­ras de in­ter­pre­tar y es­to nos lle­va­rá a te­ner nue­vas opor­tu­ni­da­des pa­ra ac­tuar. Per­mi­ti­te em­pe­zar a cam­biar tu ma­ne­ra de mi­rar, pa­ra que pue­da cam­biar tu in­ter­pre­ta­ción del mun­do. So­bre to­do, que te per­mi­ta dis­fru­tar más de la vida y sen­tir­te más pleno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.