El rol de la mu­jer en la educación nu­tri­cio­nal de la fa­mi­lia

High Class - - NUTRICIÓN - Por la Lic. Na­ta­lia Sti­pa­no­vich, nu­tri­cio­nis­ta. Reg. Prof. 62

En to­do el mun­do exis­ten ca­da vez más pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con la des­nu­tri­ción, de ciencia de vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y pro­teí­nas; con la obe­si­dad, con las en­fer­me­da­des re­la­ti­vas con la con­duc­ta ali­men­ta­ria y el ti­po de alimentación. Quie­nes no re­ci­ben un ni­vel su cien­te de ener­gía y nu­trien­tes esen­cia­les no pue­den lle­var una vida sa­na y ac­ti­va. Se­gún la FAO, la nu­tri­ción “es el pun­to de par­ti­da de to­do exa­men se­rio del desa­rro­llo eco­nó­mi­co y hu­mano” y que, gas­tar en nu­tri­ción ade­más de ser bá­si­co re­sul­ta ren­ta­ble.

La educación ali­men­ta­ria es im­por­tan­te en to­dos los ám­bi­tos y más aún en el seno fa­mi­liar; es así que pa­ra que las ma­dres pue­dan cum­plir con el rol fun­da­men­tal de ve­lar el desa­rro­llo tan­to men­tal como fí­si­co de sus hi­jos, de­ben co­no­cer y po­ner en prác­ti­ca pau­tas esen­cia­les como ge­ne­rar los me­dios pa­ra dar ac­ce­so y dis­po­ni­bi­li­dad a la fa­mi­lia jun­to con el pa­dre , a una alimentación equi­li­bra­da y ade­cua­da.

Los pa­dres de­ben edu­car con el ejem­plo. De­ben lle­var un plan de alimentación equi­li­bra­do con to­dos los ma­cro y mi­cro­nu­trien­tes, que son car­bohi­dra­tos (apor­tan ener­gía), pro­teí­nas (for­man los te­ji­dos), gra­sas (al­ma­ce­nan ener­gía), vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, que in­ter­vie­nen en el buen fun­cio­na­mien­to de te­ji­dos y ór­ga­nos.

Du­ran­te el em­ba­ra­zo de­be con­cien­ti­zar­se a las ma­más que la ca­li­dad de los ali­men­tos que con­su­man y el con­trol de pe­so son muy im­por­tan­tes pa­ra el fu­tu­ro nu­tri­cio­nal del be­bé. El pe­rio­do de­ci­si­vo des­de el pun­to de vis­ta del cre­ci­mien­to y desa­rro­llo cog­ni­ti­vo del ni­ño , se com­po­ne de los 1000 días trans­cu­rri­dos des­de la con­cep­ción has­ta que el ni­ño cum­ple 2 años. Si du­ran­te es­te pe­rio­do se nu­tre mal a lac­tan­tes y ni­ños, es­tos no cre­ce­rán ni se desa­rro­lla­rán bien, ni fí­si­ca ni men­tal­men­te y, de adul­tos, pue­den pa­de­cer obe­si­dad o pro­ble­mas de sa­lud cró­ni­cos.

Es im­por­tan­te prac­ti­car la lac­tan­cia ex­clu­si­va has­ta los 6 me­ses y lue­go com­ple­men­tar la alimentación del lac­tan­te con ali­men­tos ri­cos y nu­tri­ti­vos sin de­jar de ama­man­tar­los. En la edad es­co­lar, las ma­dres tam­bién cum­plen un rol de­ci­si­vo en la for­ma­ción de bue­nos há­bi­tos ali­men­ta­rios.

Es fun­da­men­tal que las ma­dres in­cul­quen una ac­ti­tud po­si­ti­va an­te los ali­men­tos, sin sa­ta­ni­zar cier­tos gru­pos como azú­ca­res y gra­sas. La alimentación en la ca­sa de­be ser va­ria­da y equi­li­bra­da, te­nien­do en cuen­ta la edad de los ni­ños y las ac­ti­vi­da­des que es­tos rea­li­zan.

Tam­bién es fun­da­men­tal pro­mo­ver la ac­ti­vi­dad fí­si­ca des­de el nú­cleo fa­mi­liar, no como cul­to al cuer­po, sino como ac­ti­vi­dad pla­cen­te­ra y re­crea­ti­va. La hi­dra­ta­ción ade­cua­da, es de­cir, un apor­te co­rrec­to de agua, be­ne cia­rá des­de to­do pun­to de vis­ta al or­ga­nis­mo. Así mis­mo es im­por­tan­te edu­car a los ni­ños en el con­su­mo mo­de­ra­do de so­dio y ali­men­tos muy sa­la­dos, como dul­ces, be­bi­das azu­ca­ra­das y gra­sas. A la ho­ra de sen­tar­se a la me­sa los pa­dres de­ben ge­ne­rar un am­bien­te pro­pi­cio, li­bre de ten­sio­nes y pe­leas, que la co­mi­da nun­ca sea la for­ma de pre­miar o cas­ti­gar a los ni­ños. Los ali­men­tos de­ben re­unir­nos en fa­mi­lia y con los ami­gos, y apor­tar nu­tri­ción y pla­cer.

En es­te ar­tícu­lo nos cen­tra­mos en las ma­dres, por­que so­mos no­so­tras las que pa­sa­mos ma­yor tiem­po con nues­tros hi­jos, ya que el pa­dre en la ma­yo­ría de los ca­sos (no sien­do la re­gla), se en­cuen­tra tra­ba­jan­do fue­ra de la ca­sa. Es im­por­tan­te que, como ma­dres que buscamos la sa­lud y fe­li­ci­dad de nues­tros hi­jos, lle­ve­mos ade­lan­te cier­tas prác­ti­cas que cons­tru­yan y acom­pa­ñen bue­nos há­bi­tos ali­men­ta­rios. Los pa­dres en­se­ña­mos con el ejem­plo, siem­pre.

No guie­mos nues­tra alimentación ni mu­cho me­nos la de nues­tros hi­jos con die­tas de mo­das o in­for­ma­ción no fun­da­men­ta­da. Hay mu­cho dan­do vuel­tas a nues­tro al­re­de­dor. En in­ter­net y re­des so­cia­les cir­cu­la de ma­ne­ra inago­ta­ble in­for­ma­ción no cien­tí ca. Ten­ga­mos mu­cho cui­da­do con es­to, ¡SEN­TI­DO CO­MÚN! Eva­lue­mos de ma­ne­ra res­pon­sa­ble es­ta in­for­ma­ción y con­sul­te­mos con un pro­fe­sio­nal idó­neo a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes con res­pec­to a la sa­lud y alimentación de nues­tra fa­mi­lia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.