SO­BRE LA CAM­PA­ÑA

High Class - - Entrevista -

La mar­ca ha ele­gi­do a Mi­ley co­mo gu­ra por su ex­tro­ver­ti­da per­so­na que no se li­mi­ta a ha­blar de nin­gún te­ma. Pa­ra ella, no es ta­bú la se­xua­li­dad, ni tam­po­co una en­fer­me­dad co­mo el sida. Pa­ra Mi­ley, la pre­ven­ción es fun­da­men­tal, y dar ese men­sa­je a to­dos sus se­gui­do­res fue lo que la con­ven­ció de for­mar par­te de es­te pro­yec­to.

“Mis fans son lo me­jor, por eso sé que irán co­rrien­do a las tien­das de MAC a com­prar el la­bial, es­pe­cial­men­te, por­que hay una cau­sa, co­mo es­ta, de­trás. Es muy im­por­tan­te que ellos se­pan que el 100 % del pre­cio del la­bial va a MAC Aids Fund y su lu­cha con­tra el VIH/Sida. Es­toy de­ma­sia­do hon­ra­da en ayu­dar a MAC en es­ta tre­men­da cau­sa”, co­men­tó.

MAC ha lan­za­do dos pro­duc­tos con su nom­bre. Por un la­do, la ba­rra de la­bios co­lor ro­sa y el bri­llo de la­bios con co­lor. “Ca­da cen­ta­vo de las ven­tas de mi co­la­bo­ra­ción de Vi­va Glam se­rá do­na­do a MAC Aids Fund pa­ra ayu­dar a las la­bial y les cuen­ten a sus ami­gos la im­por­tan­cia de com­prar­lo y de por qué lo hi­ce. No creo que las per­so­nas se ima­gi­nen cuán cer­ca­na es mi re­la­ción con ellos. Pue­do pa­sar por al la­do de ellos e iden­ti­fi­car­los, gra­cias a que siem­pre es­tán en to­dos la­dos y las re­des so­cia­les”. Des­de que se des­pe­gó de la ima­gen inocen­te de Dis­ney, Mi­ley no se can­sa de ex­plo­rar to­das las fa­ce­tas de su per­so­na­li­dad, de su se­xua­li­dad, in­clu­so, es juz­ga­da por es­to aun­que mu­chos en­tien­den que se tra­ta de una edad en la que la ex­pe­ri­men­ta­ción es par­te del cre­ci­mien­to.

“En mis shows siem­pre di­go que nos en­can­ta que los chi­cos be­sen a otros chi­cos y las chi­cas a otras chi­cas. En uno de mis shows pa­sa­dos, les di­je que an­tes na­die lo ha­cía has­ta que al­guien em­pe­zó a ha­cer­lo, ahí to­dos de­ci­die­ron ex­pre­sar­se sin pro­ble­mas. Es por eso que ha­blo de se­xo, por­que na­die se atre­ve per­so­nas afec­ta­das por el VIH”.

Mi­ley par­ti­ci­pó ac­ti­va­men­te de la sec­ción del co­lor tan­to del lips­tick co­mo del lip­glass. “Que­ría crear un tono en­tre ro­sa, fuc­sia y ro­jo, un tono muy on­da dis­co, me­dio cibernético tam­bién, ca­si ins­pi­ra­do en un alien. Des­pués del gran tra­ba­jo que fue lle­gar al co­lor, crea­mos el lip­glass, y eso fue mi­ran­do di­fe­ren­tes bo­las de dis­co y ahí lle­ga­mos al tono”, ex­pli­có.

Tam­bién co­men­tó que par­te del di­ne­ro re­cau­da­do irá di­rec­ta­men­te pa­ra educación, que pa­ra Mi­ley “es lo más im­por­tan­te” y, por su­pues­to, tam­bién pa­ra ayu­dar a per­so­nas que ne­ce­si­tan esa asis­ten­cia eco­nó­mi­ca. “Pe­ro tam­bién es pa­ra pre­ve­nir, y creo que co­mo mis fans son tan jó­ve­nes, es muy im­por­tan­te que pien­sen en es­te ti­po de co­sas y tal vez si vie­ne por mi la­do es me­nos ver­gon­zo­so que si vi­nie­ra el ser­món por par­te de sus pa­dres o ami­gos”, de­cla­ró la ar­tis­ta. y vi­ven re­pri­mi­dos, les en­se­ño a có­mo de­ben vi­vir su ju­ven­tud, a ser una pa­re­ja de les­bia­nas o gays y que no le ten­gan mie­do a be­sar­se en pú­bli­co. Creo que si em­pie­zan a en­ten­der es­to, ha­bría me­nos dis­cri­mi­na­ción y me­nos bull­ying”, pre­ci­sa.

Pe­ro ¿Mi­ley siem­pre tu­vo tan cla­ro quién era real­men­te? Se lo pre­gun­ta­mos, y con­tes­tó que lo más di­fí­cil de ser una ce­le­bri­dad es ser es­tu­dian­te. “En la es­cue­la so­lía sen­tir­me tan in­se­gu­ra con mi cuer­po, has­ta que un día me di cuen­ta de que no va­lía la pe­na es­cu­char a los de­más, ni na­da de lo que pen­sa­ran de mí po­día ser im­por­tan­te. Me di­je a mí mis­ma que no me im­por­te y real­men­te no me im­por­tó na­da. Y des­de ese mo­men­to en ade­lan­te, de­ci­dí que si quie­ro que mis fans sean real­men­te ellos, yo ten­go que ser­lo pri­me­ro”.

MAC tam­bién ce­le­bra la in­di­vi­dua­li­dad, y en Mi­ley se re­fle­ja a tra­vés de es­te la­bial y gloss. “Yo soy así, fuer­te, gri­to­na. Creo que el pe­lo, la ro­pa y el ma­qui­lla­je son di­fe­ren­tes pie­zas de ar­te y po­dés ha­cer lo que quie­ras con ellos”, afir­ma, y con­ti­núa: “Por eso es que fui muy par­ti­cu­lar y al­go fas­ti­dio­sa al ele­gir el co­lor fuc­sia. Te­nía que ser es­pe­cial, que me re­pre­sen­ta­ra a mí y no cual­quie­ra que ya ha­ya si­do vis­to an­tes. Los la­bia­les ha­cen que las mu­je­res se sien­tan cool, fa­bu­lo­sas y gla­mo­ro­sas. Co­nec­tan con el co­lor, con­ti­go y con lo que re­pre­sen­ta tam­bién, y más en­ci­ma to­do va pa­ra una bue­na cau­sa”.

Mi­ley cuen­ta que no le gus­ta ver­se co­mo to­dos los de­más. “Cuan­do al­go se vuel­ve po­pu­lar, ahí es cuan­do me ale­jo de ello, odio sen­tir­me re­gu­lar e igual al res­to. Y es lo que siem­pre les di­go a mis fans, la mi­tad de ellos vie­nen a mis shows con dis­fra­ces de hot dog y co­sas por el es­ti­lo. Les di­go es­tá bien, no es ne­ce­sa­rio ver­se sexy con el tí­pi­co es­tán­dar de lo sexy”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.