PA­SIO­NES QUE PER­DU­RAN

High Class - - HC/RECOMENDADOS -

A los 22 años, sos­pe­chan­do que te­nían el tiem­po con­ta­do, Ichi­mei y Al­ma se atra­gan­ta­ron de amor pa­ra con­su­mir­lo en­te­ro, pe­ro mien­tras más in­ten­ta­ban ago­tar­lo, más im­pru­den­te era el de­seo, y quien di­ga que to­do fue­go se apa­ga so­lo tar­de o tem­prano, se equi­vo­ca: hay pa­sio­nes que son in­cen­dios has­ta que las aho­ga el des­tino de un zarpazo y aun así que­dan bra­sas ca­lien­tes lis­tas pa­ra arder ape­nas se les da oxí­geno.

El de­seo de co­mer com­pul­si­va­men­te, el po­co cui­da­do del cuer­po, los ki­los de más, a me­nu­do son el sín­to­ma de que al­go más pro­fun­do no fun­cio­na. La so­lu­ción pa­ra per­der pe­so no ra­di­ca en la die­ta. De he­cho, la pro­pues­ta de Dee­pak Chopra re­quie­re que nos com­pro­me­ta­mos a no con­tar ca­lo­rías a lo lar­go de trein­ta días. A no emi­tir jui­cios ne­ga­ti­vos so­bre nues­tro as­pec­to. A pres­tar aten­ción a las se­ña­les que nos en­vía el cuer­po. Por­que lo que nos lle­va a co­mer no es ham­bre pro­pia­men­te di­cha, sino un va­cío emo­cio­nal, que no ha­ce sino au­men­tar cuan­do nos po­ne­mos a die­ta. ¿Qué te pro­vo­ca el ham­bre, en reali­dad? A par­tir de es­ta pre­gun­ta, el re­co­no­ci­do mé­di­co des­plie­ga pau­tas de ac­ción que tie­nen por ob­je­to cam­biar los men­sa­jes ne­ga­ti­vos por otros po­si­ti­vos y cons­truc­ti­vos pa­ra re­cu­pe­rar el pe­so ideal, que es el es­ta­do na­tu­ral del ser hu­mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.