EDU­CAR SIN VIO­LEN­CIA Criar a con­cien­cia

High Class - - HC/PSICOLOGÍA - Por la Lic. Ga­brie­la Cas­co Ba­chem, psi­có­lo­ga.

“Quié­re­me más cuan­do me­nos me lo me­rez­co, por­que es cuan­do más lo ne­ce­si­to”.

Anó­ni­mo Hay de­fen­so­res y de­trac­to­res de la vio­len­cia, aun­que más no sea una pal­ma­da en la co­la. Quie­nes son par­ti­da­rios, con­si­de­ran que no hay que exa­ge­rar, y que hay que re­pri­mir las ac­ti­tu­des in­de­sea­das pa­ra res­pe­tar, que la dis­ci­pli­na y la au­to­ri­dad son las for­mas más aser­ti­vas de edu­car y que es­ta ge­ne­ra­ción es­tá co­mo es­tá por­que no se le dio un buen cin­ta­ra­zo. En es­te ar­tícu­lo, va­mos a des­nu­dar las se­cue­las reales de la vio­len­cia que to­da­vía ne­ga­mos pa­ra po­der jus­ti­fi­car­la.

Quie­nes se opo­nen al cas­ti­go, lo re­cha­zan en to­das sus for­mas, ya sea fí­si­co o ver­bal, por mie­do a la mag­ni­tud de po­si­bles le­sio­nes emo­cio­na­les que pue­dan ge­ne­rar de por vi­da. Por su­pues­to que es­tos ex­tre­mos jus­ti­fi­can sus pos­tu­ras a tra­vés del mie­do y con ar­gu­men­tos po­co com­pro­ba­bles, pe­ro lo que tie­nen en co­mún es que la elec­ción del es­ti­lo de crian­za SIEM­PRE se va a re­gir por la vi­ven­cia y ex­pe­rien­cia per­so­nal, co­mo en una re­pe­ti­ción de la pro­pia his­to­ria.

Sa­be­mos que lo ideal es que el ni­ño ten­ga las re­glas cla­ras y que cuan­do no las cum­pla, se apli­quen san­cio­nes nor­ma­les (re­tos, lla­ma­das de aten­ción) y así no ha­bría que im­po­ner una dis­ci­pli­na a gri­tos o cas­ti­gan­do fí­si­ca o ver­bal­men­te, pe­ro ¿có­mo in­ter­na­li­zan las re­glas los ni­ños?

Exis­ten es­tu­dios que cer­ti­fi­can que la me­mo­ria emo­cio­nal es la que go­bier­na el apren­di­za­je y que to­do aque­llo que ha­ya si­do apren­di­do con ALE­GRÍA, que­da fi­ja­do y se con­vier­te en apren­di­za­je. Tam­bién sa­be­mos que los ni­ños lo co­pian to­do –lo bueno y lo ma­lo–, en­ton­ces, tam­bién apren­den de có­mo se les edu­ca, con vio­len­cia o com­pren­sión, or­den o caos.

A pe­sar de las cam­pa­ñas co­mo la que Uni­cef lle­vó ade­lan­te ha­ce al­gu­nos años en nues­tro país con el es­lo­gan Sin vio­len­cia se edu­ca me­jor, con la in­ten­ción de crear con­cien­cia acer­ca del mal­tra­to ha­cia la ni­ñez en el ám­bi­to fa­mi­liar y su im­pac­to en el de­sa­rro­llo de la per­so­na­li­dad, en el 2010 se hi­zo el úl­ti­mo es­tu­dio so­bre mal­tra­to in­fan­til y la ci­fra es ver­gon­zo­sa: 6 de ca­da 10 ni­ños pa­ra­gua­yos su­fren al­gún ti­po de vio­len­cia en el ho­gar. Pe­ro ¿por qué se­gui­mos re­cu­rrien­do a la vio­len­cia? En par­te, por­que sen­ti­mos que tie­ne re­sul­ta­dos po­si­ti­vos in­me­dia­tos, pe­ro es­ta ven­ta­ja dis­fra­za con­se­cuen­cias in­vi­si­bles.

LA VIO­LEN­CIA NO AYU­DA A APREN­DER

Sa­be­mos que to­do com­por­ta­mien­to tie­ne una con­se­cuen­cia in­me­dia­ta y, las­ti­mo­sa­men­te, la vio­len­cia tie­ne co­mo re­sul­ta­do una res­pues­ta po­si­ti­va in­me­dia­ta; li­be­ra nues­tras ten­sio­nes y frus­tra­cio­nes y el ni­ño o ado­les­cen­te ha­ce lo que le pe­di­mos sin mu­chas vuel­tas.

El gri­to y el mie­do nos fa­ci­li­tan la vi­da, más aun hoy día, don­de el tiem­po apre­mia y la to­le­ran­cia es­ca­sea. Pe­ro el pre­cio a pa­gar por es­ta co­mo­di­dad es otra con­se­cuen­cia que no ve­mos y que su­bes­ti­ma­mos, es una de­ri­va­ción a lar­go pla­zo, que son los efec­tos ne­ga­ti­vos de to­da agre­sión; la in­ca­pa­ci­dad de es­ta­ble­cer re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les es­tre­chas y la sen­sa­ción per­ma­nen­te de aler­ta, es de­cir, una per­so­na­li­dad ce­rra­da y pa­ra­noi­ca, a la de­fen­si­va.

Es­te ti­po de ener­gía pue­de aca­rrear pér­di­das de to­do ti­po; la­bo­ral, ale­ja­mien­to de los hi­jos, de la pa­re­ja, de los ami­gos, has­ta pro­ble­mas con la jus­ti­cia y sín­to­mas emo­cio­na­les y fí­si­cos. To­do es­te re­cha­zo ha­ce que la per­so­na se sien­ta po­co com­pren­di­da, mar­gi­na­da e in­dig­na de ser ama­da. A to­do es­te círcu­lo vi­cio­so le so­bre­vie­ne un de­seo in­cons­cien­te de ven­gan­za, ya que sien­ten (de ma­ne­ra di­rec­ta o in­di­rec­ta) que to­do lo que ha­cen es­tá mal y que na­die los acep­ta. In­ven­tan un mun­do que jus­ti­fi­que su in­co­mo­di­dad; una se­rie de acon­te­ci­mien­tos ad­ver­sos, chis­mes, con­duc­tas au­to­des­truc­ti­vas (vi­cios, ac­ti­vi­da­des de ries­go, si es en ni­ños; jue­gos ex­tre­mos que po­nen en pe­li­gro su in­te­gri­dad) en un in­ten­to por ha­cer sen­tir cul­pa­ble, cas­ti­gar o mo­les­tar a quie­nes lo agre­den y re­cha­zan, co­mo de­vol­vien­do en un inevi­ta­ble y com­pul­si­vo feed­back si­nies­tro, el ma­les­tar por to­dos la­dos pa­ra cal­mar, de al­gu­na ma­ne­ra, el co­ra­zón he­ri­do.

Por otro la­do, es­tán los que se jac­tan de te­ner una tem­plan­za y dis­ci­pli­na por ha­ber si­do cria­dos con mano du­ra, y que gra­cias a que fue­ron ga­rro­tea­dos sa­lie­ron bien, dán­do­le un tono chis­to­so a al­go que cla­ra­men­te se ne­ce­si­ta mi­ni­mi­zar, co­mo pro­tec­ción a un re­cuer­do ver­gon­zo­so, dis­fra­zán­do­lo de tri­vial. Pe­ro ocul­tan tras de esa apa­rien­cia una bom­ba de tiem­po, ya que pue­den con­ver­tir­se en agre­so­res en cual­quier mo­men­to. Co­mo no apren­die­ron a ex­pre­sar sus sen­ti­mien­tos y de­seos por­que siem­pre fue­ron re­pri­mi­dos, quie­ren apa­ren­tar el con­trol, lue­go, ex­plo­tan agre­si­va­men­te.

Tam­bién es­tán aque­llos que su­fren de bull­ying o aco­so (ya sea es­co­lar, so­cial, la­bo­ral); ba­ja mo­ral, fal­ta de ini­cia­ti­va. Y aque­llos hi­jos que con­vi­ven dia­ria­men­te en un am­bien­te fa­mi­liar agre­si­vo, que su­fren por­que ob­ser­van a su pa­dre o a su ma­dre mal­tra­tan­do a los de­más. Es­to les crea sen­ti­mien­tos am­bi­va­len­tes, ade­más de con­fi­gu­rar una iden­ti­dad mas­cu­li­na erró­nea cre­yen­do que ser hom­bre es ser ma­lo. En las ni­ñas, es­tas pue­den te­mer a los hom­bres, evi­tan­do víncu­los o pro­vo­can­do rup­tu­ras su­ce­si­vas. Tam­bién pue­den desa­rro­llar una re­la­ción ser­vil y ma­so­quis­ta. Si la mu­jer es vio­len­ta, pro­du­ce hos­ti­li­dad ha­cia la fi­gu­ra fe­me­ni­na.

To­do adul­to que gol­pea tie­ne que ser cons­cien­te de que lo que es­tá ha­cien­do es un abu­so de au­to­ri­dad y de po­der, y que mi­ni­mi­zar o tra­tar de en­dul­zar con nom­bres gra­cio­sos o bur­las la vio­len­cia, so­lo de­no­ta el gra­do de re­pre­sión y ver­güen­za que les cau­só a ellos mis­mos el he­cho de ser hu­mi­lla­dos.

La vio­len­cia no ayu­da a apren­der na­da, al con­tra­rio, de­ja con­fun­di­dos a los ni­ños. Exis­ten in­ves­ti­ga­cio­nes que de­mues­tran que el ni­ño mal­tra­ta­do es in­quie­to, hi­per­qui­né­ti­co, son aque­llos que cons­tan­te­men­te mo­les­tan. Es­ta hi­per­ac­ti­vi­dad no ne­ce­si­ta me­di­ca­ción, ya que por lo ge­ne­ral es el re­fle­jo de la ca­sa y del ti­po de ener­gía que se trans­mi­ta allí, don­de la at­mós­fe­ra de gri­tos y des­or­den se con­ta­gia al ni­ño que no sa­be có­mo ca­na­li­zar­la. A ve­ces bas­ta con un cam­bio en la di­ná­mi­ca fa­mi­liar pa­ra que el ni­ño me­jo­re, pe­ro ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne que em­pe­zar por no­so­tros, por to­mar con­cien­cia de nues­tra ener­gía.

SA­NAR EL EGO HU­MI­LLA­DO

El he­cho es real y con­tun­den­te. Quie­nes tra­ba­ja­mos con ado­les­cen­tes po­de­mos ver per­fec­ta­men­te el da­ño emo­cio­nal que cau­sa la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.