CE­LE­BRAR LA VI­DA Nun­ca es tar­de pa­ra so­ñar

High Class - - Economía - Por la Lic. Daisy Aben­te, coach on­to­ló­gi­co-psi­co­te­ra­peu­ta

A lo lar­go de la vi­da pa­sa­mos por tan­tas eta­pas y mo­men­tos, al­gu­nos bien di­fí­ci­les, du­ros, y otros más ale­gres y emo­ti­vos. Lo que sí es se­gu­ro es que to­dos al­gún día nos va­mos de es­te mun­do, y mien­tras tan­to, ¿qué nos que­da por ha­cer acá? Per­so­nal­men­te creo que es vi­vir de ve­ras, en­tre­gar­se a las di­fe­ren­tes opor­tu­ni­da­des que la vi­da ofre­ce y sa­lir en bus­ca de ellas tam­bién.

Año a año, ce­le­bra­mos y fes­te­ja­mos. De se­gu­ro, ce­le­bra­mos un año más de vi­da ya sea per­so­nal u or­ga­ni­za­cio­nal. Ade­más de ce­le­brar par­ti­dos ga­na­dos, ne­go­cios nue­vos, o festejos en­tre ami­gos. En reali­dad, los pa­ra­gua­yos ce­le­bra­mos ca­si to­dos los fi­nes de se­ma­na, mo­ti­vos siem­pre so­bran. Pe­ro más allá de es­te es­pí­ri­tu fes­ti­vo, en ge­ne­ral no so­la­men­te ce­le­bra­mos un sim­ple año más, sino so­bre to­do lo que en ese pe­rio­do de tiem­po pu­di­mos ga­nar, per­der o ca­pi­ta­li­zar.

Cum­plir años no es sim­ple­men­te su­mar­se años y arru­gas. ¡Es más que eso! Es ce­le­brar un año más de apren­di­za­jes, de erro­res y fra­ca­sos, de su­mar ex­pe­rien­cias que for­ta­le­cen y nos ayu­dan a en­fren­tar­nos des­de otro lu­gar. Es agra­de­cer, prin­ci­pal­men­te, no so­lo lo vivido tam­bién lo con­quis­ta­do y su­pe­ra­do. Es dar­le la bien­ve­ni­da a lo nue­vo, al pró­xi­mo pe­rio­do de vi­da.

Re­cuer­do una de mis pri­me­ras ex­pe­rien­cias la­bo­ra­les don­de tu­ve una je­fa que me mar­có po­si­ti­va­men­te. Nos lle­vá­ba­mos ca­si 20 años de di­fe­ren­cia. En una oca­sión me di­jo “la ex­pe­rien­cia que te dan los años va­le mu­cho más que cual­quier arru­ga o ki­lo de más”. En ese mo­men­to me ca­ló la fra­se, pues es­ta­ba tan ver­de y era tan fla­ca que ella se im­po­nía de es­ta ma­ne­ra con to­do. Hoy, mi­ran­do pa­ra atrás, y en su mis­mo lu­gar, pien­so que es así, los años de vi­da y de vi­da ca­pi­ta­li­za­da, te dan una pers­pec­ti­va tan di­fe­ren­te y te po­si­cio­na des­de otro lu­gar an­te el mun­do. No di­go me­jor ni peor, sino di­fe­ren­te. Es esa ex­pe­rien­cia la que te da una for­ta­le­za y as­tu­cia pa­ra en­fren­tar las si­tua­cio­nes que la vi­da te pre­sen­ta.

Tam­bién es­cu­ché de­cir a per­so­nas que cuan­do lle­gan cier­ta edad no cuen­tan los años, co­mo si fue­ra que eso las ha­rá de me­nos o de­ja­rá más vul­ne­ra­bles, ol­vi­dán­do­se in­clu­so que el cuer­po los de­la­ta a pe­sar de las ci­ru­gías o cre­ma an­ti­age. Me pre­gun­to, ¿mie­do a qué ten­drán? ¿A no en­ca­jar con cier­tos es­tán­da­res de be­lle­za ideal que la so­cie­dad im­po­ne? ¿A no que­dar an­ti­cua­das an­te las nue­vas ten­den­cias? ¿Es que cum­plir años ma­ta los sue­ños? ¿Es que anu­la la po­si­bi­li­dad de se­guir pro­yec­tan­do y te­nien­do idea­les? ¿Por qué au­to­con­de­nar­se cuan­do que siem­pre, si que­re­mos, te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de cre­cer, avan­zar y ha­cer los que nos gus­ta y sa­tis­fa­ce?

Es una lin­da opor­tu­ni­dad pa­ra rein­ven­tar­se. Rein­ven­tar­se no sig­ni­fi­ca na­cer de nue­vo, sino apro­ve­char las for­ta­le­zas per­so­na­les y ex­plo­tar­las al má­xi­mo. Re­di­se­ñar, re­de­fi­nir, re­sig­ni­fi­car, dar­le un nue­vo gi­ro y sen­ti­do a mi vi­da con pro­yec­tos nue­vos, ideas nue­vas, con creatividad y con esos sue­ños más pro­fun­dos que aún me que­dan con­quis­tar.

“Que ca­da eta­pa tie­ne su en­can­to”, di­ce un re­frán… y so­lo si quie­ro, y me pro­pon­go, pue­do ver­lo es­to así. Que ca­da eta­pa tie­ne su ci­clo y su pro­ce­so, sa­ber de­jar­lo ir y dar­le la bien­ve­ni­da a lo nue­vo es una gran sa­bi­du­ría. Por­que lo más se­gu­ro es que to­do cam­bia, ¡no­so­tros so­mos cam­bio cons­tan­te! Sa­ber sa­car el me­jor par­ti­do a es­ta opor­tu­ni­dad nue­va de cre­cer y cam­biar es el gran se­cre­to pa­ra se­guir sin­tien­do sa­tis­fac­ción y fe­li­ci­dad. Ya que es­tos in­gre­dien­tes es­tán siem­pre den­tro de uno, y po­de­mos re­sen­tir­los en la me­di­da que nos pro­pon­ga­mos. Y vos, ¿de qué ma­ne­ra te que­rés rein­ven­tar y ce­le­brar­lo? Te agra­de­ce­ría me cuen­tes, es­cri­bién­do­me al e-mail

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.