¿So­mos emo­cio­na­les o ra­cio­na­les?

High Class - - Psicología - Por la Lic. Ga­brie­la Cas­co Ba­chem, psi­có­lo­ga

Si hay al­go por lo que com­pe­ti­mos hoy día es por lla­mar la aten­ción. Bus­ca­mos una al­ta emo­cio­na­li­dad en las no­ti­cias, en la pu­bli­ci­dad, en los posteos de las re­des so­cia­les, en los co­men­ta­rios, pa­ra ver quién lo­gra más me gus­ta y com­par­tir una ima­gen o no­ti­cia.

Lla­mar la aten­ción nun­ca an­tes fue tan va­lo­ra­do. La can­ti­dad de es­tí­mu­los, tra­ba­jo crea­ti­vo e in­ver­sión que exis­te de­trás de su con­quis­ta, aun­que más no sea por un mi­nu­to de in­te­rés, es impresionante. Es la nue­va for­ma de re­co­no­ci­mien­to exis­ten­cial.

Se pro­yec­ta en to­dos los con­tex­tos, por­que qui­zás, las ex­pec­ta­ti­vas del su­je­to con­tem­po­rá­neo han au­men­ta­do su exi­gen­cia pa­ra lo­grar cap­tar la aten­ción, en­ton­ces, por ejem­plo, a ni­vel per­so­nal, cuan­tos más tí­tu­los o re­co­no­ci­mien­tos –ya sean la­bo­ra­les o pro­fe­sio­na­les– po­da­mos pro­cu­rar y os­ten­tar, más im­por­tan­tes nos sen­ti­mos, so­bre­sa­li­mos.

A ni­vel fa­mi­liar y edu­ca­cio­nal bus­ca­mos cap­tar la aten­ción de los chi­cos (que pa­ra­dó­ji­ca­men­te tie­nen dé­fi­cit de es­ta) y les pa­ga­mos los me­jo­res co­le­gios, los más no­ve­do­sos, al­ter­na­ti­vos; les lle­na­mos de ma­te­rias mo­der­nas, pro­fe­so­res ul­tra­pre­pa­ra­dos a ni­vel in­te­lec­tual y pe­da­gó­gi­co, pe­ro ellos si­guen vo­lan­do en el es­pa­cio ex­te­rior.

En­ton­ces, ¿có­mo lo­gra­mos cap­tar la aten­ción en un mun­do tan saturado de es­tí­mu­los y com­pe­ti­ti­vi­dad? ¿Te­ne­mos que apun­tar a las emo­cio­nes o a la ra­zón? Ha­bla­mos de la im­por­tan­cia de las emo­cio­nes y de la ra­zón en un mun­do que ne­ce­si­ta de la co­mu­nión de am­bas pa­ra lo­grar una co­mu­ni­ca­ción ca­paz de lle­nar de sen­ti­do e in­te­rés a aque­llas per­so­nas que tien­den a apos­tar por uno de los dos ex­tre­mos, no sin sus con­se­cuen­cias. se per­ci­be tan­ta ma­ni­pu­la­ción con res­pec­to a las emo­cio­nes, que he­mos per­di­do la cre­di­bi­li­dad en ellas, no nos per­mi­ti­mos in­tuir so­la­men­te, ne­ce­si­ta­mos ana­li­zar las emo­cio­nes.

Las uti­li­za­mos en va­rios con­tex­tos pa­ra pro­du­cir es­tí­mu­los que ge­ne­ren una al­ta im­pre­sión, ya sea en la pu­bli­ci­dad, ser­vi­cio o ar­gu­men­to que que­ra­mos ven­der o con­ven­cer. Qui­zás el pro­ble­ma pa­se por­que he­mos per­di­do la ca­pa­ci­dad de asom­bro y qui­zás, con­si­de­ra­mos es­ta cul­tu­ra co­mo uti­li­ta­ris­ta y con­su­mis­ta, por es­to, exis­te una ten­den­cia a ra­cio­na­li­zar­lo to­do, pa­ra po­der iden­ti­fi­car si las emo­cio­nes que nos des­pier­tan cier­tas per­so­nas o men­sa­jes son cer­te­ras o no, si tie­nen un in­te­rés o ven­ta­ja de­trás de ellas, pe­ro así, ya no nos atre­ve­mos a sen­tir li­bre­men­te. En­ton­ces, se for­ma una per­so­na­li­dad muy ra­cio­nal.

Es­tas per­so­nas se ca­rac­te­ri­zan por uti­li­zar un len­gua­je es­tric­to; analizan, je­rar­qui­zan, ex­pli­can to­do y son al­ta­men­te es­te­reo­ti­pa­das y for­ma­les. No es po­si­ble un con­tac­to hu­mano directo y fran­co con ellas, ya que to­da es­ta es­truc­tu­ra can­ce­la la efi­ca­cia de cual­quier co­mu­ni­ca­ción es­pon­tá­nea.

Las emo­cio­nes se blo­quean co­mo me­ca­nis­mo de de­fen­sa an­te la po­si­ble ame­na­za o pa­ra­noia de que sean uti­li­za­das co­mo he­rra­mien­tas de con­ven­ci­mien­to o in­te­rés, y la per­so­na que­da al ser­vi­cio de la men­te fría y cal­cu­la­do­ra, pe­ro sin la ca­pa­ci­dad de co­nec­tar­se con su co­ra­zón, que tam­bién for­ma par­te de la gran di­ná­mi­ca hu­ma­na del pen­sa­mien­to y las de­ci­sio­nes. en­fer­me­da­des co­ro­na­rias u otras re­la­cio­na­das con las emo­cio­nes. Por ejem­plo, es sa­bi­do que po­de­mos pre­de­cir que una per­so­na con un es­ti­lo de vi­da de ries­go, que tie­ne fac­to­res co­mo la obe­si­dad, el fu­mar o be­ber en ex­ce­so, pue­de desa­rro­llar en­fer­me­da­des co­ro­na­rias o cán­cer.

Pe­ro to­das las in­ves­ti­ga­cio­nes de­mues­tran que no so­la­men­te se pue­de pre­de­cir me­dian­te el es­ti­lo de vi­da, sino que el me­jor pro­fe­ta so­bre la sa­lud es la per­so­na­li­dad. Es­to lo con­fir­ma una con­ver­sa­ción que tu­ve con la je­fa de Cardiología del Hos­pi­tal Acos­ta Ñu, Dra. Nancy Ga­ray, al pre­gun­tar­le si en su lar­ga tra­yec­to­ria y ex­pe­rien­cia en el tra­to a pa­cien­tes con pro­ble­mas co­ro­na­rios, po­de­mos ha­cer una aso­cia­ción en­tre la per­so­na­li­dad ra­cio­nal y los pro­ble­mas car­dia­cos.

En su ex­pe­rien­cia con­fir­ma que las per­so­nas po­co aser­ti­vas emo­cio­nal­men­te tien­den a desa­rro­llar más pro­ble­mas on­co­ló­gi­cos. Pe­ro que aque­llas con car­gos que re­quie­ren de una al­ta res­pon­sa­bi­li­dad, así co­mo la to­ma de de­ci­sio­nes tras­cen­den­ta­les, por ejem­plo, mé­di­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.