ZO­NA DE INCONFORT

High Class - - Editorial -

Ha­ce un tiem­po me to­pé con un ar­tícu­lo de un blog que ha­bla­ba so­bre la “zo­na de inconfort”. Esa zo­na don­de re­caen to­dos los mie­dos, las an­sie­da­des, las frus­tra­cio­nes y las fi­lo­so­fías so­bre el caer­se y vol­ver a le­van­tar­se.

Si nos po­ne­mos a ha­cer el ejer­ci­cio, to­dos sa­be­mos dón­de em­pie­za nues­tra zo­na de con­fort y dón­de ter­mi­na. A ve­ces no es tan fá­cil dis­tin­guir­la, pe­ro hay un sen­ti­mien­to in­he­ren­te al ser hu­mano que nos da avi­so: el mie­do.

El mie­do es tan ne­ce­sa­rio pa­ra la su­per­vi­ven­cia, pe­ro tan pa­ra­li­zan­te cuan­do se tra­ta de cum­plir sue­ños. Es útil, pe­ro de­be­mos de­jar­lo aflo­rar en su me­di­da jus­ta. Cuan­do em­pie­za a de­te­ner­nos an­te nue­vos desafíos es mo­men­to de aca­llar­lo un po­co, pe­ro de­jar­lo siem­pre ahí, pre­sen­te, co­mo re­cor­dán­do­nos que so­lo es va­lien­te aquel que re­co­no­ce sus mie­dos y, so­bre to­do, los ven­ce.

Cuan­do ha­bla­mos to­do sue­na tan sen­ci­llo, tan ló­gi­co. Pe­ro en prác­ti­ca no es tan sen­ci­llo. Es una lu­cha in­ter­na cons­tan­te que so­lo se ven­ce avan­zan­do y dan­do pe­lea. Hay quie­nes nun­ca en su vi­da ex­pe­ri­men­tan es­ta sen­sa­ción, pues se que­da­ron en sus cas­ti­llos de con­fort de­jan­do que otros cons­tru­yan el rum­bo de su vi­da anu­lan­do por com­ple­to to­dos sus sue­ños, de­seos y, prin­ci­pal­men­te, anu­lan­do uno de los más her­mo­sos do­nes que tie­ne el ser hu­mano: la li­ber­tad.

Cuan­do no­so­tros mis­mos nos con­fi­na­mos, es­ta­mos aten­tan­do con­tra nues­tra pro­pia hu­ma­ni­dad. Ador­me­cién­do­la, aca­llán­do­la, re­sig­nan­do nues­tros sue­ños más gran­des por mie­do a to­mar la pos­ta de nues­tra vi­da y lle­var­los a ca­bo. Nos es­cu­da­mos en la edad, en las si­tua­cio­nes fa­mi­lia­res, en la pa­re­ja, en los hi­jos, ¡en la vi­da mis­ma! Y nos de­ja­mos lle­var dán­do­nos cuen­ta un día de que pa­sa­ron los años, y no nos mo­vi­mos de ca­si­lle­ro en el ta­ble­ro de la vi­da.

Quie­ro ter­mi­nar es­te 2015 pen­san­do que fue un año de tran­si­ción, de in­tros­pec­ción. Qui­zás has­ta ha­ce po­co es­ta­ba alis­tan­do mis mo­to­res pa­ra al fin ponerme en mar­cha ha­cia el ca­mino que más quie­ro y de­seo. El mie­do es­ta­rá pre­sen­te, pe­ro con­fío en que más se­rán las ga­nas, y que aque­llo que más cues­ta, es dar el pri­mer pa­so.

Por eso, te alien­to, que­ri­do lec­tor, que­ri­da lec­to­ra, a que to­mes las rien­das de tu vi­da. Que ha­gas una pau­sa. Una pau­sa sin­ce­ra que pue­da guiar­te has­ta co­no­cer aque­llo que por tan­to tiem­po has de­ja­do de la­do. Y de­seo, es­pe­cial­men­te, que el 2016 sea un año inol­vi­da­ble, mo­vi­do, de cam­bios, de lu­cha. Por­que quien lu­cha con el co­ra­zón aun­que no lo­gre su co­me­ti­do, ten­drá la sa­tis­fac­ción de ha­ber­lo de­ja­do to­do. ¿Y la vi­da aca­so no se tra­ta un po­co de eso?

Fe­liz Na­vi­dad jun­to a tus se­res que­ri­dos, y un 2016 car­ga­do de sue­ños, desafíos y triun­fos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.