¡BIEN­VE­NI­DO, DI­CIEM­BRE! Un mes con “D” de de­seos…

High Class - - Economía - Por Adria­na Bock, eco­no­mis­ta.

Re­cuer­do la fa­mo­sa car­ti­ta a los Re­yes Ma­gos o a Pa­pá Noel. ¡Cuán­ta an­sie­dad con­te­ni­da en el ac­to de re­su­mir tan­tos de­seos en unas cuan­tas lí­neas! Re­cuer­do aque­lla es­pe­ran­za, aun­que nun­ca cer­te­za, de re­ci­bir to­dos, o ca­si to­dos, los ítems de la lis­ta.

Eso no siem­pre ocu­rría, por lo que año tras año me fui per­fec­cio­nan­do en el ar­te de ma­ne­jar la frus­tra­ción, o eso creo. En tér­mi­nos de lo que yo co­no­cí co­mo pe­da­go­gía tra­di­cio­nal, po­de­mos de­cir que mi ca­rác­ter se fue for­ta­le­cien­do, lo cual en teo­ría re­sul­ta su­ma­men­te útil a la ho­ra de per­se­ve­rar en un es­fuer­zo, aun­que el re­sul­ta­do es­pe­ra­do no sea in­me­dia­to.

Pe­ro cuan­do ha­bla­mos de to­le­rar la frus­tra­ción y for­ta­le­cer el ca­rác­ter, ¿dón­de de­ja­mos pa­ra­dos a los de­seos? Con­si­de­ro im­por­tan­te re­co­no­cer el pa­pel que ellos pue­den ju­gar, y de he­cho lo ha­cen, en la con­quis­ta de nues­tras me­tas y ob­je­ti­vos de vi­da.

No po­de­mos ne­gar que los de­seos im­pul­san nues­tras de­ci­sio­nes y ac­cio­nes fi­nan­cie­ras de una ma­ne­ra que no siem­pre nos be­ne­fi­cia, pe­ro tam­po­co po­de­mos ne­gar que ellos pro­vie­nen de nues­tra na­tu­ra­le­za hu­ma­na, la cual nos mue­ve a bus­car, en úl­ti­ma ins­tan­cia, el pla­cer en lo que ha­ce­mos. Y es ahí don­de sur­ge la opor­tu­ni­dad de apren­der a ma­ne­jar nues­tros de­seos pa­ra con­ver­tir­los en nues­tros me­jo­res alia­dos a la ho­ra de pro­po­ner­nos lo­grar lo que ver­da­de­ra­men­te que­re­mos.

Se tra­ta de ir más allá de lo que nos di­ce la men­te, pa­ra es­cu­char a nues­tro co­ra­zón en la bús­que­da de nues­tros ob­je­ti­vos, pa­ra en­con­trar­nos con aque­llos más au­tén­ti­cos, más pro­pios y, por lo tan­to, más cer­ca­nos a con­tri­buir con nues­tra fe­li­ci­dad.

Por eso es tan im­por­tan­te apren­der a re­co­no­cer de dón­de pro­vie­nen nues­tros de­seos, pues ellos na­cen de nues­tras emo­cio­nes y de nues­tros pen­sa­mien­tos y nos dis­po­nen o im­pul­san ha­cia cier­tas ac­cio­nes, las cua­les pue­den acer­car­nos o ale­jar­nos de nues­tras me­tas, ob­je­ti­vos y sue­ños.

En es­ta épo­ca tan par­ti­cu­lar del año, la emo­ti­vi­dad de las fe­chas su­ma­da a la dis­po­ni­bi­li­dad de re­cur­sos ex­tras y al bom­bar­deo de ofer­tas de to­do ti­po, se ha­ce es­pe­cial­men­te ne­ce­sa­rio el ma­ne­jo in­te­li­gen­te de di­chas emo­cio­nes pa­ra no caer en un des­con­trol y so­bre­pa­sar nues­tra ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca, com­pla­cien­do cuan­to capricho de con­su­mo se nos ocu­rra.

Por otro la­do, cuan­do el de­seo de al­go, es de­cir, el quie­ro, se en­cuen­tra con la po­si­bi­li­dad de lo­grar­lo, el pue­do, na­ce el en­tu­sias­mo que nos mue­ve a ac­tuar, par­tien­do de creer que es po­si­ble ges­tio­nar los re­cur­sos ne­ce­sa­rios, ela­bo­rar un plan, po­ner­lo a prue­ba, co­rre­gir lo que ha­ga fal­ta y per­se­ve­rar has­ta ver con­cre­ta­da la me­ta.

De es­ta ma­ne­ra, los de­seos pue­den ac­tuar co­mo un mo­tor y co­mo un ex­ce­len­te alia­do a la ho­ra de tra­ba­jar por mi rea­li­za­ción per­so­nal, pro­fe­sio­nal y fi­nan­cie­ra, siem­pre y cuan­do me en­tre­ne a ele­gir ha­cer aque­llo que me sir­ve pa­ra ob­te­ner lo que ne­ce­si­to, de for­ma a lle­gar a ser quien real­men­te quie­ro ser.

Con es­ta mi­ra­da, te in­vi­to a ha­cer tu pro­pia lis­ta de de­seos, de me­tas y de ob­je­ti­vos, pa­ra lue­go con­cen­trar tan­to tus re­cur­sos co­mo tus ener­gías y tu tiem­po en al­can­zar­los. ¡Es­te es el mo­men­to! ¡Fe­li­ces fies­tas!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.