CA­MI­NOS DE FE Y de los an­da­res de la vi­da des­pués de la muer­te

High Class - - El Mundo Y Sus Esquinas - Por Bea Bo­sio

Des­de chi­ca siem­pre me gus­ta­ron las pe­re­gri­na­cio­nes y el 8 de di­ciem­bre gu­ra en mi ca­len­da­rio co­mo el mo­men­to de echar a an­dar rum­bo a Caa­cu­pé. A ve­ces mar­cho co­mo pro­me­se­ra y otras, sim­ple­men­te, ca­mino agra­de­ci­da por las ben­di­cio­nes del año, ce­rran­do ciclos y re­no­van­do mi fe.

Ese an­dar es­pi­ri­tual tie­ne una co­sa muy má­gi­ca que siem­pre me de­ja una sen­sa­ción que per­du­ra a tra­vés del tiem­po. Hay al­go en la ora­ción cuan­do va uni­da al can­san­cio y a ese de­seo pro­fun­do de gra­ti­tud pe­re­gri­na que no se com­pa­ra con na­da. En es­te sino de gi­ta­na, creo que si pu­die­ra re­co­rrer to­dos los ca­mi­nos de fe del pla­ne­ta, lo ha­ría por an­da­rie­ga y por que es­ta­ba en ca­mino. Na­da les pre­pa­ró pa­ra la pér­di­da sú­bi­ta de Jua­na por­que la ley na­tu­ral es que los pa­dres se va­yan pri­me­ro, y cuan­do ocu­rre al re­vés pa­re­ce des­ga­rrar­se la ló­gi­ca del uni­ver­so. Mien­tras es­tos pa­dres atra­ve­sa­ban el du­ro pro­ce­so del lu­to por su hi­ja, em­pe­za­ron a vi­si­tar to­dos los te­ra­peu­tas, acu­dien­do a to­das las es­cue­las, teo­rías y cre­dos. Sa­bían que de­bían con­ti­nuar, pe­ro era di­fí­cil sa­ber có­mo en me­dio de tan­to des­con­sue­lo.

Has­ta que en al­gún mo­men­to Die­go le­yó que en un pro­ce­so de duelo pe­re­gri­nar era una suer­te de te­ra­pia. Una for­ma de sa­na­ción. La­ce­ra­do y dis­pues­to a in­ten­tar sa­lir ade­lan­te por to­dos los me­dios, de­ci­dió en­ton­ces bus- que se de­jó de caer y pu­do ver que real­men­te ha­bía una luz al nal del ca­mino. Aquel pe­re­gri­nar no so­lo fue te­ra­péu­ti­co pa­ra él, sino tam­bién pa­ra to­dos los ami­gos que lo acom­pa­ña­ron.

La em­pa­tía, la es­pi­ri­tua­li­dad y el com­pa­ñe­ris­mo que sin­tie­ron to­dos fue­ron inigua­la­bles. Es­tar en me­dio de las mon­ta­ñas, co­nec­ta­dos con la na­tu­ra­le­za y dis­fru­tar de lo más sim­ple de la vi­da, esa ale­go­ría de an­dar. Con­ti­nuar. Per­sis­tir. Pa­ra Die­go hu­bo un an­tes y un des­pués de es­ta ex­pe­rien­cia y con­si­guió dar a luz un proyecto que be­ne cia­ría ya no so­lo a él, a su familia y a sus ami­gos: Bus­ca­ría una ru­ta en su Ar­gen­ti­na na­tal, pa­ra que la gen­te pu­die­ra pe­re­gri­nar en cual­quier mo­men­to del año, sin

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.