UNA LU­CHA IN­CAN­SA­BLE

DE­RE­CHOS HU­MA­NOS EN LA TER­CE­RA EDAD

High Class - - Responsabilidad Social - Por Pa­tri­cia Lu­ján Aré­va­los

Ida Sofía Díaz Co­rrea es una mu­jer co­mo cual­quier otra. A sus 84 años, es ju­bi­la­da del IPS y lue­go tra­ba­jó en un co­le­gio de Asun­ción. Pe­ro Ida tam­bién es una he­roí­na de la co­mu­ni­dad de la ter­ce­ra edad por­que si hay al­go que sus años le han en­se­ña­do es que los an­cia­nos son el sec­tor más des­pro­te­gi­do de la so­cie­dad. A tra­vés de la aso­cia­ción Ac­ción por los De­re­chos del Adul­to

Ma­yor (ADAM), busca reivin­di­car la vi­da dig­na de las per­so­nas de la ter­ce­ra edad. Do­ña Ida Díaz Co­rrea em­pe­zó es­ta lu­cha al­re­de­dor del año 2000 y el pun­to de par­ti­da no fue más que exi­gir la ac­tua­li­za­ción de sus ha­be­res ju­bi­la­to­rios. Lo que su­ce­de en Pa­ra­guay es que mu­chas per­so­nas se ju­bi­la­ron ha­ce años con un sa­la­rio que no al­can­za el suel­do mí­ni­mo de hoy, y en es­te mun­do don­de los cos­tos de vi­da van en au­men­to con el pa­so de los años, ese sa­la­rio que­da des­fa­sa­do a la reali­dad ac­tual.

El Ar­tícu­lo 103 de la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal di­ce lo si­guien­te al res­pec­to: “La ley ga­ran­ti­za­rá la ac­tua­li­za­ción de los ha­be­res ju­bi­la­to­rios en igual­dad de tra­ta­mien­to dis­pen­sa­do al fun­cio­na­rio pú­bli­co en ac­ti­vi­dad”. Evi­den­te­men­te, no es al­go que su­ce­da en reali­dad.

Pa­ra­guay es ese país de las ma­ra­vi­llas don­de las per­so­nas que ayu­da­ron a re­cons­truir la na­ción des­pués de tan­tas gue­rras son quie­nes hoy no tie­nen di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra man­te­ner su ho­gar y, mu­chas ve­ces, tam­po­co pa­ra co­mer. Qui­zás es­to su­ce­da por­que, en Pa­ra­guay, exis­te una Se­cre­ta­ría pa­ra la Ni­ñez y la Ado­les­cen­cia, y otra pa­ra la Ju­ven­tud, mien­tras que los adul­tos ma­yo­res ni si­quie­ra cuen­tan con una Di­rec­ción que les sir­va –por lo me­nos– de ase­so­ra­mien­to en cues­tio­nes le­ga­les o bu­ro­crá­ti­cas.

Con­ver­sar con do­ña Ida me re­cuer­da que to­da­vía hay mu­cho que ha­cer pa­ra con­si­de­rar­nos un país en se­rio. Co­mo anéc­do­ta cuen­ta la his­to­ria de una mu­jer que acu­dió a ADAM ha­ce un tiem­po pa­ra pe­dir­le ayu­da con la ac­tua­li­za­ción de sus ha­be­res, por­que es­ta­ban en pleno si­glo XXI y ella tan so­lo co­bra­ba G. 6.800 co­mo ju­bi­la­da. Un po­co tris­te, do­ña Ida me co­men­tó que la mu­jer fa­lle­ció an­tes de po­der “con­se­guir­le su suel­di­to”.

Pe­ro con más ale­gría con­tó la his­to­ria de otro se­ñor que se acer­có a la aso­cia­ción por­que de­bi­do a un error del re­gis­tro ci­vil, don­de su ape­lli­do no coin­ci­de, no po­día co­brar su ju­bi­la­ción. Do­ña Ida di­ce con or­gu­llo que gra­cias a la in­ter­ven­ción de ADAM, 18 años des­pués de ju­bi­lar­se, el se­ñor co­bró su pri­mer che­que.

His­to­rias co­mo es­tas abun­dan. Cuan­do uno es jo­ven, es di­fí­cil ima­gi­nar­se que en­ve­je­cer en Pa­ra­guay es uno de esos pe­ca­dos que se cas­ti­gan, en el peor de los ca­sos, con ham­bre e in­ter­mi­na­ble lu­cha. En el me­jor de los ca­sos, el úni­co pro­ble­ma de la ter­ce­ra edad es la in­di­fe­ren­cia de sus hi­jos ha­cia ellos. Ida Díaz Co­rrea tam­bién ha­ce con­ten­ción emo­cio­nal a per­so­nas co­mo ella, que le­van­tan el te­lé­fono pa­ra ha­blar so­bre el me­nos­pre­cio que sien­ten en sus pro­pios ho­ga­res.

Y es­te pro­ble­ma no se lo pue­de acha­car al Es­ta­do au­sen­te de tan­tas reali­da­des. Las per­so­nas que su­pe­ran cier­ta edad tien­den a con­ver­tir­se en se­res in­vi­si­bles pa­ra la so­cie­dad, la cual los ig­no­ra en sus de­re­chos más bá­si­cos, des­de el trans­por­te pú­bli­co has­ta la ali­men­ta­ción y la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria.

PEN­SIÓN ALI­MEN­TA­RIA

La lu­cha so­cial de do­ña Ida Díaz Co­rrea es in­can­sa­ble. Asis­tió a nu­me­ro­sos en­cuen­tros so­bre de­re­chos hu­ma­nos y cuen­ta con con­de­co­ra­cio­nes de va­rios es­ta­men­tos pú­bli­cos y pri­va­dos, co­mo el re­co­no­ci­mien­to que el Dia­rio Úl­ti­ma Ho­ra hi­zo a su la­bor unos años atrás. Sus lo­gros son mu­chos, has­ta aho­ra, pe­ro son in­di­vi­dua­les y, a la lar­ga, po­co tras­cen­den­tes cuan­do se con­tem­pla el pa­no­ra­ma ge­ne­ral: Las per­so­nas de la ter­ce­ra edad con­ti­núan per­dien­do la ba­ta­lla por sus de­re­chos.

Por eso, do­ña Ida nos di­ce que to­da­vía hay mu­cho por ha­cer. Re­cien­te­men­te, se pro­mul­gó la Ley de la Pen­sión Ali­men­ta­ria (3728/2009), pe­ro to­dos los años se crean nue­vas tra­bas pa­ra su eje­cu­ción efi­cien­te. “Lo que no­so­tros ne­ce­si­ta­mos es que se transparente el pa­go de la pen­sión. Por­que yo leo en los pe­rió­di­cos que se ha­cen los pa­gos, pe­ro de día y de no­che mi te­lé­fono sue­na con his­to­rias de an­cia­nos que no co­bran”, ex­pli­ca la ac­ti­vis­ta.

Co­mo su día a día es una su­ce­sión de ca­sos que cla­man su au­xi­lio, do­ña Ida sa­be que la me­jor for­ma de ilus­trar lo que va mal es mos­tran­do ejem­plos co­mo el de otra an­cia­na que fue cen­sa­da pa­ra per­ci­bir el apor­te es­ta­tal. Ella vi­ve en la zo­na del Mer­ca­do 4 y cuen­ta con un es­pa­cio mí­ni­mo de vi­vien­da, y no cuen­ta con in­gre­sos fi­jos que ga­ran­ti­cen su bie­nes­tar.

UNA MANO AL AN­CIANO

El ob­je­ti­vo de Ida Sofía Díaz Co­rrea es eli­mi­nar pa­ra siem­pre el man­to de in­vi­si­bi­li­dad que cu­bre a los an­cia­nos en Pa­ra­guay y es­tá segura de que es­ta ge­ne­ra­ción pue­de ha­cer ma­ra­vi­llas pa­ra ayu­dar. El pri­mer pa­so es crear con­cien­cia pa­ra ge­ne­rar vo­lun­tad de ayu­da en to­dos. Do­ña Ida sa­be que su lu­cha no pue­de con­ti­nuar so­la pa­ra siem­pre, por eso ADAM cuen­ta con otras per­so­nas que le ayu­dan, pe­ro la úni­ca ins­ti­tu­ción que les apo­ya es la Unión Eu­ro­pea.

Si po­dés do­nar tu tiem­po o al­gún bien ma­te­rial a su cau­sa, o co­no­cés a al­guien que po­dría ne­ce­si­tar la ayu­da de la aso­cia­ción, po­dés lla­mar a los te­lé­fo­nos (0981) 149-905 y (0971) 215-238, pe­ro tam­bién po­dés acer­car­te a su o ci­na ubi­ca­da en Ge­ne­ral San­tos 525 ca­si Es­pa­ña. El Es­ta­do de­ci­dió que no era can­di­da­ta pa­ra la pen­sión por­que el di­mi­nu­to te­rreno don­de vi­ve es­tá a su nom­bre. Tal es el ca­so de una ve­ci­na de do­ña Ida, quien vi­ve en las rui­nas de lo que fue su ho­gar, so­la y sin ser­vi­cios bá­si­cos co­mo ener­gía eléc­tri­ca, pe­ro que por te­ner un pe­que­ño te­rreno a su nom­bre no la ha­bi­li­tan pa­ra re­ci­bir un ri­si­ble mon­to menor a G. 500.000, que es­tá es­ti­pu­la­do por la ley.

“Yo no te po­dría de­cir có­mo ha­cen la se­lec­ción”, ex­pre­sa do­ña Ida, y agre­ga: “La ley di­ce que cual­quier an­ciano en si­tua­ción de po­bre­za de­be re­ci­bir la pen­sión. Bueno, pa­ra mí, po­bre­za es no te­ner qué co­mer”. Du­ran­te una de sus par­ti­ci­pa­cio­nes en con­gre­sos so­bre el adul­to ma­yor, una mu­jer se acer­có a ella pa­ra co­men­tar­le que, por vi­vir en ca­sa de su hi­ja, no es can­di­da­ta a la pen­sión. Pe­ro que lo que no sa­be quien rea­li­za el cen­so es que la familia po­cas ve­ces se acuer­da de dar­le el al­muer­zo si­quie­ra y que ella vi­ve en un cuar­ti­to en el fon­do de la pro­pie­dad.

Con ra­zón, son es­tos los ca­sos que más indignan a do­ña Ida, si­tua­cio­nes don­de la de­sidia de los hi­jos re­per­cu­te di­rec­ta­men­te en la vi­da de los an­cia­nos. “Mu­chos no se ani­man a de­nun­ciar es­to, la gen­te pre­fie­re en­cu­brir a sus hi­jos”, ex­pli­ca. Sen­ta­da en la sa­la de su de­par­ta­men­to, es­ta lu­cha­do­ra so­cial es­tá ro­dea­da de li­bros re­la­cio­na­dos con el te­ma que le ocu­pa, y con in­con­ta­bles ver­sio­nes de la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de los De­re­chos Hu­ma­nos y edi­ción tras edi­ción de la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal, don­de tie­ne se­ña­la­dos to­dos los ar­tícu­los que for­man par­te de su de­fen­sa an­te las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y el mis­mo Go­bierno.

El ar­tícu­lo 57 de la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal ex­pre­sa que to­da per­so­na en la ter­ce­ra edad tie­ne de­re­cho a una pro­tec­ción in­te­gral. La familia, la so­cie­dad y los po­de­res pú­bli­cos

“El ar­tícu­lo 57 de la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal ex­pre­sa que to­da per­so­na en la ter­ce­ra edad tie­ne de­re­cho a una pro­tec­ción in­te­gral”

de­ben pro­mo­ver su bie­nes­tar me­dian­te ser­vi­cios so­cia­les que se ocu­pen de sus ne­ce­si­da­des de ali­men­ta­ción, sa­lud, vi­vien­da, cul­tu­ra y ocio. En­ton­ces, cuan­do es el mis­mo nú­cleo fa­mi­liar el que va en de­tri­men­to del an­ciano, do­ña Ida es­tá dis­pues­ta a per­se­guir el ca­so has­ta las úl­ti­mas ins­tan­cias de la ley.

Cuan­do le pre­gun­to có­mo pue­de High Class y sus lec­to­res ayu­dar a su cau­sa, la mi­ra­da de do­ña Ida se en­ter­ne­ce y me pre­gun­ta si mis abue­los si­guen vi­vos. Fe­liz­men­te le di­go que sí, en­ton­ces, me pi­de que por fa­vor nun­ca los de­je so­los, por­que la so­le­dad es la peor en­fer­me­dad de las per­so­nas de la ter­ce­ra edad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.