TAR­JE­TAS DE CRÉ­DI­TO Pa­ra to­do lo de­más...

High Class - - Sexo - Por Ni­co­let­ta Fiz­zot­ti

Des­nu­da, me sien­to des­nu­da. Y a pe­sar de mi ten­den­cia nu­dis­ta (en vano voy a que­rer ne­gar que me gus­ta ex­hi­bir mis pre­cio­sas cur­vas) de­bo de­cir que no me sien­to na­da có­mo­da con es­ta si­tua­ción. Se aca­ba­ron las pro­mos y yo me sien­to des­nu­da y con el ro­pe­ro va­cío.

Vis­te cuan­do abrís tu ro­pe­ro y sen­tís en el fon­do de tu co­ra­zón y tu pu­pi­la que no te­nés na­da nue­vo que po­ner­te, na­da ins­pi­ra­dor, na­da que ro­be el alien­to y te sa­le aquel la­men­to bo­li­viano, aque­lla le­ta­nía vis­ce­ral que so­le­mos emi­tir las mu­je­res con tono tea­tral an­te es­tas si­tua­cio­nes: “No ten­go na­da que ponerme”. Se­gu­ro ya te pa­só. Pe­ro aho­ra se­gu­ro que cuan­do lo de­cís ¡ES CIER­TO! ¿Có­mo no sen­tir­se des­nu­da? Si no te pu­dis­te com­prar na­da de las úl­ti­mas co­lec­cio­nes de tus mar­cas fa­vo­ri­tas.

La ver­dad es que es­te fin de año sin mis pro­mos y cuo­tas lo veo to­do ne­gro. Y no de un ne­gro Black Fri­day, sino de un ne­gro re­tin­to bien ne­fas­to. ¡A dón­de me voy a ir de va­ca­cio­nes sin mis 12 cuo­tas sin in­tere­ses pa­ra pa­gar­me el pa­que­te! ¡Si con lo en­deu­da­da que es­toy aún del úl­ti­mo Black Fri­day no me da ni pa­ra ir a ve­ra­near en Cho­lo­ló!

La tar­je­ta de cré­di­to es al­go que se in­ven­tó pa­ra que com­prar sea más fá­cil pe­ro pa­gar in­fi­ni­ta­men­te más di­fí­cil. El te­ma es que la tar­je­ta tie­ne pues tam­bién su cos­to de man­te­ni­mien­to y ni ha­ble­mos de sus in­tere­ses.

Ha­bía si­do que era tan al­to que por 20 % de des­cuen­to ter­mi­ná­ba­mos pa­gan­do un in­te­rés de has­ta 50 % so­bre la mora. ¡Y el que es­tá li­bre de mora que ti­re la pri­me­ra pie­dra! La ver­dad que con tan­tos gas­tos de man­te­ni­mien­to e in­tere­ses mis tar­je­tas lle­va­ban más vi­da de man­te­ni­da que yo. Di­ga­mos que fi­gu­ra­ti­va­men­te ha­bía si­do eran las tar­je­tas las que vi­vían en un spa y no yo. Di­viii­nas ellas con su man­te­ni­mien­to.

Yo fran­ca­men­te no sé que me pa­só. La ver­dad que siem­pre tu­ve tar­je­ta y siem­pre me ma­ne­jé bas­tan­te bien con ellas. Pe­ro, úl­ti­ma­men­te, pa­re­cía un mono con Gi­llet­te. Qué pu­cha mono con Gi­llet­te,… ¡era un chim­pan­cé con ame­tra­lla­do­ra UZI! ¡Era un pe­li­gro! ¡De­ma­siaaaa­do ya me en­tu­sias­mé con las pro­mo­cio­nes! Pa­re­cía una nin­ja, tar­je­ta­zo aquí tar­je­ta­zo allá, tar­je­ta­zo en to­das par­tes.

Así tam­bién ter­mi­né con mo­nos en to­das y ca­da una de mis tar­je­tas. Y có­mo no iba ter­mi­nar así, si me sa­qué una tar­je­ta de ca­da ban­co de pla­za, de la coo­pe­ra­ti­va, del sú­per, de la des­pen­sa, del shop­ping y has­ta un po­co más y me sa­ca­ba tar­je­ta del ver­du­le­ro de la fe­ria, to­do por aquel an­sia­do des­cuen­to pro­me­ti­do. Te­nía tan­tas tar­je­tas que po­día ju­gar tran­qui­la­men­te al so­li­ta­rio por 3 ho­ras usán­do­las co­mo ba­ra­jas.

Ob­via­men­te, la his­to­ria iba a ter­mi­nar mal con ese rit­mo. Y así me fue. Úl­ti­ma­men­te, ca­da com­pra era un su­pli­cio. Iba a la ca­ja tem­blan­do. Y ni bien pa­sa­ban mi tar­je­ta, en esos 30 se­gun­dos de es­pe­ra que se dan an­tes de la con­fir­ma­ción del pa­go, em­pe­za­ba a ti­rar­le bue­na on­da men­tal al post: “va a pa­sar, va a pa­sar, va a pa­sar”, re­zan­do in­ter­na­men­te pa­ra que Dios me sal­ve de la hu­mi­lla­ción de te­ner que es­cu­char “sal­do in­su­fi­cien­te” fren­te a una fi­la en­te­ra de chis­mo­sas tri­pe­ri­nas. Cuan­do me apro­ba­ban la transac­ción ju­ro que te­nía que re­fre­nar las ga­nas de ha­cer un bai­le­ci­to de emo­ción en ple­na ca­ja.

Úl­ti­ma­men­te, pa­ra que me apro­ba­ran te­nía que es­tar es­tre­nan­do la tar­je­ta, ya que to­das las an­te­rio­res es­ta­ban li­te­ral­men­te re­ven­ta­das. En la ca­ja pa­sa­ba bo­chorno tras bo­chorno. No me re­bo­ta­ban una, me re­bo­ta­ban TRES. El pro­ce­so de pa­go era pa­té­ti­co. Pa­re­cía que es­ta­ba ra­cio­nan­do pro­vis­tas pa­ra los re­fu­gia­dos si­rios. “Ehhh… co­bra­me 150.000 con es­ta tar­je­ta, 50.000 con es­ta y el sal­do con es­ta, pe­ro si no te pa­sa, pro­bá con es­ta”.

Aho­ra les me­tí ti­je­ra a to­das. Y no so­lo no ten­go cré­di­to, sino que es­toy en­deu­da­da has­ta el 2017 por to­das las mal­di­tas cuo­tas del Black Fri­day del 2012. La ver­dad es que es­toy tan de­pre que me­jor les de­jo y me voy a ha­cer te­ra­pia de shop­ping ¡en efec­ti­vo!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.