IL­SE JA­RA,

crea­ti­vi­dad sin lí­mi­te

High Class - - Front Page - Por Pa­tri­cia Lu­ján Aré­va­los

Ca­da co­lec­ción de Il­se Ja­ra es una con­quis­ta es­té­ti­ca. Su tra­ba­jo es el sím­bo­lo del triun­fo del pien­so den­tro del di­se­ño y el cla­ro ejem­plo de por qué la moda es una ex­pre­sión más del ar­te. En es­ta en­tre­vis­ta, nos cuen­ta so­bre su ins­pi­ra­ción y los por­me­no­res de su ca­rre­ra, mien­tras ana­li­za­mos la evo­lu­ción de su es­ti­lo a tra­vés del tiem­po. Con ape­nas 25 años en es­te mun­do, ha­ce ca­si una década que em­pe­zó a bo­ce­tar ves­ti­dos ins­pi­ra­dos en su pri­me­ra mu­sa, su her­ma­na Mil­ca. “Des­de el mo­men­to en que me ini­cié en es­ta pro­fe­sión, a los 17, sa­bía que no ha­bía re­torno. Siem­pre es­tu­ve muy con­ven­ci­da de lo que que­ría ha­cer”, co­men­ta Il­se Ja­ra.

Su cu­rrí­cu­lum es bas­tan­te im­por­tan­te. Es­tu­dió Di­se­ño en la Uni­ver­si­dad Ame­ri­ca­na, a la par que se­guía la ca­rre­ra de Mar­ke­ting con mi­ras a ins­ta­lar su pro­pia mar­ca en Pa­ra­guay. El high­light de su for­ma­ción aca­dé­mi­ca se dio cuan­do via­jó a Ita­lia pa­ra rea­li­zar un más­ter en el Ins­ti­tu­to Ma­ran­go­ni de Mi­lán.

A DE­SIG­NER’S JOUR­NEY “An­tes no me de­di­ca­ba 100 % a la moda”, cuen­ta Il­se, re­fi­rién­do­se al via­je que reali­zó a Eu­ro­pa pa­ra se­guir for­mán­do­se. “Se­guía es­tu­dian­do en la fa­cul­tad con do­ble turno, por lo que me que­da­ban so­lo las tar­des pa­ra to­mar al­gu­nos pe­di­dos. Cuan­do vol­ví de Mi­lán de­di­qué tiem­po com­ple­to a la mar­ca y así fui ga­nan­do un es­pa­cio im­por­tan­te en el mer­ca­do”, co­men­ta Il­se, des­ta­can­do que siem­pre qui­so es­pe­cia­li­zar­se fue­ra del país y el Ma­ran­go­ni es uno de los ins­ti­tu­tos más pres­ti­gio­sos a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

La di­se­ña­do­ra ex­pli­ca que siem­pre qui­so ele­gir la me­jor op­ción po­si­ble cuan­do se tra­ta de edu­ca­ción. “Ita­lia es un país con el cual me sien­to muy iden­ti­fi­ca­da en cuan­to a la moda. Mi­lán es una de mis ca­pi­ta­les fa­vo­ri­tas, apar­te de Lon­dres. De­ci­dí pro­bar allí por­que ha­bía un cur­so que me in­tere­sa­ba”, cuen­ta.

Su in­ten­ción era es­tu­diar Fas­hion De­sign de ma­ne­ra in­ten­si­va por un año. A pe­sar de ya

Su pro­fe­sio­na­lis­mo y la ca­li­dad de sus co­lec­cio­nes die­ron fru­to en la for­ma del In­ter­na­tio­nal Fas­hion Show­ca­se de Lon­dres, en el mar­co del Lon­don Fas­hion Week

ha­ber cur­sa­do la ca­rre­ra en Asun­ción, te­mía no es­tar a la al­tu­ra de los es­tán­da­res de la ins­ti­tu­ción, y por eso no se ins­cri­bió de bue­nas a pri­me­ras a un más­ter. Pe­ro el des­tino de Il­se no es­tá en con­for­mar­se, y su ta­len­to rá­pi­da­men­te se des­ta­có gra­cias al ojo crí­ti­co de sus pro­fe­so­res, quie­nes en­se­gui­da se per­ca­ta­ron de que sus ha­bi­li­da­des es­ta­ban muy por en­ci­ma del ni­vel en el que se ha­bía ano­ta­do.

De esa ma­ne­ra, se tras­la­dó al más­ter en Fas­hion Pro­duct & Pro­duc­tion Ma­na­ger. “Fue real­men­te ines­pe­ra­do y muy gra­ti­fi­can­te. La edu­ca­ción que re­ci­bí me ayu­dó bas­tan­te a po­der mi­rar el ne­go­cio de la moda con pers­pec­ti­va. Aprendí a ba­sar mis co­lec­cio­nes en es­tu­dios de mer­ca­do y ne­ce­si­da­des de mis con­su­mi­do­ras, a ana­li­zar la com­pe­ten­cia y ofre­cer el di­fe­ren­cial de la mar­ca co­mo cla­ve del éxi­to”, agre­ga Il­se Ja­ra. Su for­ma­ción abar­có el de­sa­rro­llo de co­lec­cio­nes ex­ten­sas pa­ra ready-to-wear, fas­hion tech­no­lo­gies, de­sa­rro­llo de con­cep­tos y su pos­te­rior ba­ja­da al plano co­mer­cial. “En cuan­to a lo per­so­nal, me ayu­dó a ser una per­so­na más desen­vuel­ta, de­ci­di­da e in­de­pen­dien­te”, pun­tua­li­za.

Su pro­fe­sio­na­lis­mo y la ca­li­dad de sus co­lec­cio­nes die­ron fru­to en la for­ma del In­ter­na­tio­nal Fas­hion Show­ca­se (IFS) de Lon­dres, en el mar­co del Lon­don Fas­hion Week. En el 2014 fue in­vi­ta­da por Re­diex pa­ra ser par­te de la de­le­ga­ción pa­ra­gua­ya pa­ra es­te even­to jun­to con Iciar Bra­vo, Lu­lu Fe­rrés y As­trid Po­let­ti. “Fue una ex­pe­rien­cia muy en­ri­que­ce­do­ra po­der ver tan­tos tra­ba­jos de di­fe­ren­tes par­tes del mun­do. Po­der re­pre­sen­tar a Pa­ra­guay fue real­men­te un ho­nor. Du­ran­te el pro­ce­so apren­di­mos mu­chí­si­mo, por so­bre to­do, el tra­ba­jo en equi­po”, di­ce la di­se­ña­do­ra.

Co­no­cer lu­ga­res, cul­tu­ras y per­so­nas di­fe­ren­tes in­flu­ye de ma­ne­ra muy po­si­ti­va en ella. Il­se se sien­te di­fe­ren­te ca­da vez que vuel­ve de un via­je, con­si­de­ra que le ayu­da a cre­cer un po­co más y a ajus­tar su pun­to de vis­ta. “En el mun­do de la moda es im­por­tan­te via­jar pa­ra nu­trir­nos de las ten­den­cias ac­tua­les, no so­la­men­te en el sen­ti­do es­ti­lís­ti­co, sino tam­bién en el es­ti­lo de vi­da que lle­van los di­fe­ren­tes paí­ses, en la tec­no­lo­gía, en los avan­ces... eso nos per­mi­te rea­li­zar com­pa­ra­cio­nes con nues­tro mer­ca­do ac­tual y pro­po­ner es­tos avan­ces pa­ra el de­sa­rro­llo de la moda, pe­ro adap­ta­do a nues­tra reali­dad y nues­tros tiem­pos”.

UN PRO­CE­SO DI­FE­REN­TE

Il­se Ja­ra pres­ta me­nos aten­ción al pro­ce­so de se­lec­ción del te­ma pa­ra una nue­va co­lec­ción que a las ideas que va ges­tan­do li­bre­men­te du­ran­te la eta­pa pre­via de pla­nea­mien­to. “Mi as­pec­to fa­vo­ri­to de ser di­se­ña­do­ra es la par­te crea­ti­va y las ex­pe­rien­cias que es­tas ge­ne­ran. Una vez que iden­ti­fi­co mi ins­pi­ra­ción, pue­do es­tar ho­ras idean­do y pen­san­do en có­mo plas­mar­lo en una co­lec­ción”, de­ta­lla.

To­das sus co­lec­cio­nes tie­nen una ins­pi­ra­ción en par­ti­cu­lar. Ca­da pe­rio­do de crea­ción con­sis­te en un es­fuer­zo, cons­cien­te o no, de in­no­var con al­gún nue­vo re­cur­so. Lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo de es­te tra­ba­jo es có­mo Il­se en­cuen­tra la ma­ne­ra de man­te­ner­se fiel al es­ti­lo de la mar­ca aun cuan­do los ma­te­ria­les, las for­mas, los co­lo­res y to­dos aque­llos de­ta­lles que ha­cen a una co­lec­ción son dis­tin­tos a la an­te­rior.

¿Es su firma el cam­bio cons­tan­te, la mu­ta­ción de sus lí­neas y sus ma­te­ria­les? Na­da es­tá prees­ta­ble­ci­do y, pa­ra ella, las re­glas fue­ron he­chas pa­ra do­blar­se, si no rom­per­se, en fa­vor de un ves­ti­do que po­dría for­mar par­te de una ga­le­ría en cual­quier par­te del mun­do. Ya en el 2010 veía­mos los plie­gues in­fi­ni­tos en co­lo­res bá­si­cos, pe­ro pa­ra el ve­rano del 2012 los rein­ven­tó pa­ra com­bi­nar dis­tin­tos to­nos de nu­de y el en­ca­je, dos ele­men­tos que tu­vie­ron su au­ge ha­ce unos años, en una co­lec­ción to­tal­men­te di­fe­ren­te a la que vino an­tes.

Evo­lu­ción es mi­rar atrás y ver a sus mo­de­los con las ca­ras pin­ta­das de ne­gro, y lue­go con­tem­plar su rei­ma­gi­na­ción del ñan­du­tí pa­ra su par­ti­ci­pa­ción en el IFS, el año pa­sa­do, ba­jo el tí­tu­lo The Ñan­du­ti Myth. El pro­gre­so sos­te­ni­do de Il­se Ja­ra se ha­ce evi­den­te en Ga­la, su co­lec­ción SS2014-2015, don­de pres­tó las for­mas de otra de sus gran­des pa­sio­nes, la ar­qui­tec­tu­ra, pa­ra plas­mar pun­tos icó­ni­cos de Asun­ción en sus si­lue­tas.

Es­te año, pa­ra De Pro­fun­dis se sir­vió del mun­do sub­ma­rino pa­ra mos­trar a las mu­je­res una for­ma dis­tin­ta de pro­ta­go­ni­zar la no­che. Tam­bién hi­zo las tan pe­di­das trans­pa­ren­cias, y mos­tró su ver­sión del naked dress, pe­ro el chis­te es ese: es su ver­sión, su interpretación de una ten­den­cia que se adap­ta a Il­se Ja­ra, y no al re­vés.

Ella lo ha­ce to­do y, a la vez, no ha­ce na­da igual, al­go que se pue­de apre­ciar con Ce­llos­co­pe, la se­rie de pren­das con unos es­tam­pa­dos in­creí­bles ba­sa­dos en có­mo se ven las cé­lu­las ve­ge­ta­les ba­jo el mi­cros­co­pio. “La in­ten­ción de

to­da la co­lec­ción fue mos­trar la be­lle­za in­ter­na, que pue­de re­la­cio­nar­se en mu­chos sen­ti­dos. Es­té­ti­ca­men­te tra­ba­jé mu­cho las tex­tu­ras so­bre ma­te­ria­les nue­vos, pe­ro man­te­nien­do si­lue­tas más clá­si­cas que se adap­tan me­jor al mer­ca­do”, ex­pli­ca Il­se.

Lo nue­vo, en es­ta oca­sión, fue­ron los es­tam­pa­dos per­so­na­li­za­dos, por­que el cam­bio tam­bién sur­ge en los ma­te­ria­les. “En el mo­men­to en que qui­se ofre­cer al­go úni­co y per­so­na­li­za­do, no ten­go memoria de cuán­do, em­pe­cé a ha­cer mis pro­pias te­las. Creo que siem­pre qui­se eso y con el pa­so del tiem­po fui en­ten­dien­do más de téc­ni­cas, ga­nan­do ex­pe­rien­cia, lo cual me dio más con­fian­za pa­ra po­der rea­li­zar mis pro­pias pro­pues­tas en cuan­to a te­ji­dos. Siem­pre quie­ro ofre­cer di­fe­ren­tes ma­te­ria­les, tem­po­ra­da tras tem­po­ra­da. Ac­tual­men­te, tra­ba­jo en to­do ti­po de te­ji­dos: cue­ros, acrí­li­cos, me­ta­les, en­tre otros; y en cuan­to a téc­ni­cas, las úl­ti­mas pro­pues­tas fue­ron el cor­te lá­ser, el su­bli­ma­do y los pli­sa­dos fan­ta­sía”, ex­pli­ca Il­se.

Mu­cho tiem­po ha trans­cu­rri­do des­de aque­lla pa­sa­re­la don­de una por­ta­da de Pa­raTi ha­cía de es­ce­na­rio pa­ra las mo­de­los. Su úl­ti­ma co­lec­ción fue lan­za­da en me­dio de un des­plie­gue gran­dio­so, con una ins­ta­la­ción que ha­cía más que re­fle­jar las lu­ces; fue una de­cla­ra­ción más de la bús­que­da por en­ri­que­cer el len­gua­je de la moda mo­der­na, val­ga la re­dun­dan­cia. La Ca­sa de María Jas­cin­ta, en Mai­son Bog­gia­ni, sir­vió de pla­ta­for­ma pa­ra el des­plie­gue de Ce­llos­co­pe. “Des­de la tem­po­ra­da an­te­rior qui­se rea­li­zar al­gu­na ins­ta­la­ción de ar­te. Me con­si­de­ro una ar­tis­ta de la moda o al­go así”, di­ce en­tre ri­sas, y agre­ga: “Ten­go siem­pre in­ten­cio­nes de po­der pre­sen­tar mis co­lec­cio­nes tra­ba­jan­do ca­da de­ta­lle, ge­ne­ran­do un mo­men­to que pue­da en­glo­bar la ins­pi­ra­ción y pue­da lle­gar a mis es­pec­ta­do­res. Se dio la opor­tu­ni­dad y no la des­apro­ve­ché”.

Por­que es­ta es, por su­pues­to, una ma­ni­fes­ta­ción de la ne­ce­si­dad que Il­se Ja­ra sien­te por la trans­gre­sión, la cual ac­túa co­mo una fuer­za que la man­tie­ne uni­da con su pro­fe­sión. “Con ca­da co­lec­ción bus­co res­ca­tar de cier­ta ma­ne­ra la ma­gia de la moda, con ex­pe­rien­cias ins­pi­ra­do­ras y crea­ti­vi­dad. Yo creo que de eso se tra­ta la crea­ti­vi­dad, de in­no­var, de pro­po­ner”, ex­pli­ca la di­se­ña­do­ra. Las ca­rac­te­rís­ti­cas de su ta­len­to hi­cie­ron que pu­die­ra com­par­tir ideas con An­na Fen­di, la em­pre­sa­ria que re­cien­te­men­te vino a Pa­ra­guay en el mar­co del Asun­ción Fas­hion Week.

Pe­ro Il­se Ja­ra nos con­tó que no ha­ce to­do so­la. Cuen­ta con una asis­ten­te, una mol­de­ba­sis­ta, tres cos­tu­re­ros, y una en­car­ga­da de tra­ba­jo ma­nual y bor­da­dos. Lue­go de una se­sión de car­dio y su obli­ga­to­ria ta­za de ca­fé, Il­se pa­sa tiem­po en­si­mis­ma­da en el ta­ller, con­tro­lan­do los tra­ba­jos del día, di­se­ñan­do los nue­vos pe­di­dos y plas­man­do ca­da de­ta­lle del pro­duc­to fi­nal a mano.

Los ves­ti­dos que di­se­ña en­tre co­lec­ción y co­lec­ción pa­ra sus clien­tas va­rían en mu­chos de­ta­lles de la co­lec­ción de la tem­po­ra­da, pe­ro ge­ne­ral­men­te es­tán li­ga­dos a ella a tra­vés de los re­cur­sos. “Sien­to mu­cha acep­ta­ción en cuan­to a las pro­pues­tas que reali­zo”, di­ce Il­se, y con­ti­núa: “Sé que una per­so­na que lle­va un ves­ti­do o una pie­za mía se sien­te úni­ca, be­lla y ori­gi­nal”.

Sus pro­pues­tas son, des­pués de to­do, par­te de lo que ha­ce a la moda na­cio­nal una es­ce­na im­por­tan­te a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Con un nom­bre he­cho en la in­dus­tria lo­cal, po­de­mos es­tar se­gu­ros de que Il­se Ja­ra to­da­vía cuen­ta con un par de ases ba­jo la man­ga pa­ra se­guir cau­ti­ván­do­nos por mu­chos años más

“La in­ten­ción fue mos­trar la be­lle­za in­ter­na, que pue­de re­la­cio­nar­se en mu­chos sen­ti­dos. Es­té­ti­ca­men­te tra­ba­jé mu­cho las tex­tu­ras so­bre ma­te­ria­les nue­vos, pe­ro man­te­nien­do si­lue­tas más clá­si­cas que se adap­tan me­jor al mer­ca­do”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.