STAR WARS

El des­per­tar de la fuer­za

High Class - - Front Page - Por Pa­tri­cia Lu­ján Aré­va­los En­tre­vis­ta gentileza de Film Ma­gic.

Han pa­sa­do ca­si 40 años des­de aquel 1977, cuan­do Geor­ge Lu­cas cum­plió el sue­ño de rea­li­zar la pe­lí­cu­la de cien­cia cción y fan­ta­sía que mar­ca­ría a to­da una ge­ne­ra­ción. J. J. Abrams es de es­ta ge­ne­ra­ción y es él quien, hoy, to­ma el desafío de re­crear aquel mun­do y res­ca­tar a esos per­so­na­jes que for­ma­ron par­te de nues­tra ni­ñez. “Star Wars es mu­chas co­sas”, di­ce J. J. Abrams, di­rec­tor de­trás del re­sur­gi­mien­to de Star Trek y pe­lí­cu­las co­mo Su­per 8. Un dra­ma fa­mi­liar, una aven­tu­ra es­pa­cial, la his­to­ria de una re­be­lión, es­ta sa­ga es to­do eso y mu­cho más.

Cuan­do Abrams ha­bla de qué es Star Wars, se re­fie­re es­pe­cí­fi­ca­men­te a Lu­ke, Leia y Han So­lo (y a Chew­bac­ca, cla­ro): “Hay una au­ten­ti­ci­dad en Star Wars... en la que sen­tís que son una familia, a pe­sar de que no ten­gan víncu­los de san­gre. Es una familia de des­am­pa­ra­dos tra­ba­jan­do jun­tos. Es un sen­ti­mien­to tan po­de­ro­so. To­dos que­re­mos sen­tir que, en un mo­men­to de­ses­pe­ra­do, po­de­mos co­rrer ha­cia al­guien que ame­mos ins­tan­tá­nea­men­te, ya sea en amor fra­ter­nal o de otro ti­po”.

Ha­ce un par de años, J. J. Abrams acep­tó la res­pon­sa­bi­li­dad (y el pri­vi­le­gio) de di­ri­gir la nue­va en­tre­ga de Star Wars –y el po­si­ble ini­cio de una nue­va tri­lo­gía– ba­jo la ba­tu­ta de Dis­ney, quien se hi­cie­ra con los de­re­chos de la fran­qui­cia al ad­qui­rir Lu­cas­film. Pa­ra quie­nes se­gui­mos las no­ti­cias de Star Wars VII des­de el co­mien­zo, no es no­ve­dad que Abrams ha­ya re­es­cri­to com­ple­ta­men­te el guion ini­cial jun­to con Law­ren­ce Kas­dan, guio­nis­ta de los epi­so­dios V y VI ha­ce más de 30 años.

Des­de el anun­cio de la par­ti­ci­pa­ción de Abrams, el en­tu­sias­mo no hi­zo más que cre­cer. El he­cho de que ha­yan de­ci­di­do uti­li­zar efec­tos es­pe­cia­les prác­ti­cos en vez de re­cu­rrir al tan gas­ta­do CGI tam­bién au­men­tó las es­pe­ran­zas; uno de los de­ta­lles más cri­ti­ca­dos en las se­cue­las de la sa­ga fue el uso de los per­so­na­jes ani­ma­dos por compu­tado­ra que se veían irrea­les.

Aun­que no es del to­do ló­gi­co, par­te de la nos­tal­gia de la tri­lo­gía ori­gi­nal se en­cuen­tra en los efec­tos prác­ti­cos. “Es la di­fe­ren­cia en­tre ver

“Hay una au­ten­ti­ci­dad en Star Wars... en la que sen­tís que son una familia, a pe­sar de que no ten­gan víncu­los de san­gre”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.