AÑO NUE­VO HOT

Me­tas se­xua­les pa­ra el 2016

High Class - - Front Page -

Usual­men­te la épo­ca de las fies­tas es un pe­rio­do pa­ra fes­te­jar en familia, sin em­bar­go, no se ol­vi­den que tam­bién pue­de dis­fru­tar­se de a dos. No exis­te nin­gu­na ra­zón pa­ra no dar­le la bien­ve­ni­da al año nue­vo con fue­gos ar­ti­fi­cia­les en el dor­mi­to­rio.

Pe­ro fin de año tam­bién es una épo­ca de re­fle­xión, en don­de mi­ra­mos atrás y nos po­ne­mos nue­vas me­tas pa­ra el año que ini­cia. Es­te 2015 les pro­po­ne­mos, ade­más de las ha­bi­tua­les ce­le­bra­cio­nes fa­mi­lia­res y pri­va­das, ha­cer una lis­ta de me­tas se­xua­les pa­ra te­ner un 2016 mu­cho más pleno y re­ci­bir­lo con ale­gría.

An­tes de con­ti­nuar, les quie­ro pe­dir que por fa­vor ten­gan en cuen­ta que es­tas re­so­lu­cio­nes no son sim­ple­men­te pa­ra se­guir por un par de se­ma­nas y lue­go ol­vi­dar­las en lo que res­ta del año. Re­cuer­den que se tra­ta de sus me­tas pa­ra te­ner una vi­da se­xual más ple­na con su pa­re­ja, por lo que no lo to­men a la li­ge­ra.

Una vez acla­ra­do ese pun­to tan vi­tal, no me que­da otra co­sa más que arran­car con la lis­ta de me­tas se­xua­les pa­ra el si­guien­te año y desear­les ¡que ca­da día de su 2016 sea ex­tra­or­di­na­ria­men­te hot!

LIS­TA DE ME­TAS SE­XUA­LES PA­RA EL 2016

Re­cor­de­mos que es­ta lis­ta es una su­ge­ren­cia, sim­ple­men­te, una guía. Lo ideal es que ca­da uno ha­ga su pro­pia lis­ta adap­ta­da a sus ne­ce­si­da­des y de­seos per­so­na­les.

SEAN ME­NOS EGOÍS­TAS:

El egoís­mo arrui­na to­das nues­tras re­la­cio­nes per­so­na­les, por lo que no es de ex­tra­ñar que sea al­ta­men­te tó­xi­co pa­ra sus re­la­cio­nes se­xua­les. Es­te año pro­pón­gan­se ser me­nos egoís­tas en la ca­ma. Pien­sen en su pa­re­ja, en sus ne­ce­si­da­des, en su sa­tis­fac­ción y no so­lo en la pro­pia. De vez en cuan­do re­gá­len­le una no­che o una tar­de en la que el en­fo­que es­té pues­to por en­te­ro en su pa­re­ja y há­gan­le sen­tir lo es­pe­cial que es pa­ra us­te­des.

SEAN MÁS DI­VER­TI­DOS:

Cuan­do se es­tá en pa­re­ja la ru­ti­na pue­de res­tar­le mu­cha emo­ción y di­ver­sión a sus en­cuen­tros ín­ti­mos. Pón­gan­se co­mo me­ta po­ner­le más on­da a sus en­cuen­tros e in­cor­po­ren un po­co de ju­gue­tes nue­vos y pa­ra­fer­na­lia eró­ti­ca pa­ra agre­gar­le ale­gría a su al­co­ba. In­vier­tan en di­ver­sión y les ase­gu­ro que atrás que­da­rán la mo­no­to­nía y la tris­te­za.

SEAN MÁS CREA­TI­VOS Y ANÍ­MEN­SE A SER DI­FE­REN­TES:

Sea­mos ho­nes­tos, la monogamia tam­bién tien­de a ha­cer­nos caer en la mo­no­to­nía de es­tar siem­pre con la mis­ma per­so­na, la mis­ma ca­ra, la mis­ma his­to­ria. Por es­te mo­ti­vo, na­da me­jor que rein­ven­tar­se a sí mis­mas y a sus pa­re­jas. In­vier­tan en su ves­tua­rio y que los dis­fra­ces no se li­mi­ten a las ce­le­bra­cio­nes de Ha­llo­ween y car­na­val, in­cor­pó­ren­los tam­bién a su in­du­men­ta­ria eró­ti­ca. Pe­ro no so­lo dis­frá­cen­se, tam­bién de­ben sen­tir­se en la piel del per­so­na­je. Aní­men­se a per­so­ni­fi­car a Bat­man y Ga­tú­be­la, a la en­fer­me­ra y al doc­tor, a la co­ne­ji­ta y al lo­bo fe­roz. Sean ori­gi­na­les y en­tré­guen­se a nue­vas fan­ta­sías.

HA­BLEN MÁS SO­BRE EL SE­XO:

En una pa­re­ja la co­mu­ni­ca­ción es vi­tal y la ca­ma no es la ex­cep­ción. Es­te año pro­pón­gan­se ser más abier­tos en cuan­to a sus fan­ta­sías, sus ex­pec­ta­ti­vas, sus gus­tos, sus aver­sio­nes, sus sen­ti­mien­tos, sus pre­fe­ren­cias, ver­ba­li­cen las co­sas que les apa­sio­nan, y las que no. Re­cuer­den que el ha­blar de se­xo es muy sa­lu­da­ble. Si no sa­ben cuá­les son las ne­ce­si­da­des de su pa­re­ja, di­fí­cil­men­te las se­pan sa­tis­fa­cer y vi­ce­ver­sa.

SEAN MÁS HOT:

Ca­da año el vi­gor y el de­seo se­xual tien­den a mer­mar, por lo que es vi­tal que se ejer­ci­ten pa­ra que su de­seo no se va­ya apa­gan­do. ¿Có­mo? Pues muy fá­cil, sean más ar­dien­tes, ero­tí­cen­se, es­tén más en con­tac­to con su se­xua­li­dad: sién­tan­se se­res se­xua­les. En­tré­guen­se a la lec­tu­ra de no­ve­las eró­ti­cas, tal vez al­gu­na pe­lí­cu­la eró­ti­ca en pa­re­ja, tó­quen­se, vén­den­se, bá­ñen­se, bai­len, ejer­cí­ten­se y tra­ten de se­guir las re­co­men­da­cio­nes e ideas que les da­mos ca­da mes en es­tas pá­gi­nas. Pue­de ser­vir­les co­mo una pe­que­ña guía pa­ra cum­plir su me­ta hot del año.

CUM­PLAN SUS FAN­TA­SÍAS:

Es­te año pón­gan­se co­mo me­ta ave­ri­guar la fan­ta­sía de su pa­re­ja y cum­plír­se­la, y con­tar­le una fan­ta­sía pro­pia y lle­var­la a la reali­dad jun­to a él. No ten­gan mie­do de des­cu­brir su la­do os­cu­ro, su fan­ta­sía pue­de ser mu­cho más inocen­te de lo que se ima­gi­nan. Y si no es na­da inocen­te, aní­men­se a co­no­cer el la­do os­cu­ro de la lu­na.

SEAN MÁS ES­PON­TÁ­NEOS:

¡Sim­ple­men­te dé­jen­se lle­var! Si­gan sus im­pul­sos se­xua­les y vi­van una vi­da más al lí­mi­te y más en con­tac­to con su se­xua­li­dad. Pro­pón­gan­se li­be­rar­se de pre­jui­cios y dar­le rien­da suel­ta a sus ins­tin­tos bá­si­cos. De­jen de re­pri­mir las ga­nas de dar un be­so por es­tar mo­les­tos, o en el lu­gar equi­vo­ca­do, sor­pren­dan a su pa­re­ja y tam­bién a us­te­des mis­mos.

Oja­lá su de­ter­mi­na­ción no men­güe al ini­ciar fe­bre­ro, y pue­dan man­te­ner­se fir­mes to­do el año en la me­ta de vi­vir un año más hot. Quién sa­be, ¡les pue­de ir tan bien que la ter­mi­nen apli­can­do por el res­to de sus vi­das!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.