DI­ME QUÉ TE­MES, Y TE DI­RÉ QUÉ COM­PRAS Emo­cio­nes, in­con­cien­cia y ma­ni­pu­la­ción

High Class - - Economía - Por la Lic. Adria­na Bock, eco­no­mis­ta

Re­cuer­do que cuan­do era ni­ña ad­mi­ra­ba pro­fun­da­men­te a una de mis tías. Re­ci­bir su vi­si­ta en mi ca­sa me lle­na­ba de ale­gría y ali­men­ta­ba mis ga­nas de cre­cer, pa­ra que cuan­do gran­de pu­die­ra ser como ella. Es­ta tía siem­pre ves­tía a la mo­da, cui­da­ba de pies a ca­be­za ca­da de­ta­lle de su apa­rien­cia, y por ello re­ci­bía cons­tan­tes elo­gios de la gen­te a su al­re­de­dor.

Un día le pre­gun­té –con una mez­cla de cu­rio­si­dad y asom­bro–: “Tía, ¿vos por qué es­tás siem­pre tan lin­da?”, pe­ro su res­pues­ta no so­lo me des­con­cer­tó, sino que ade­más hi­zo que re­pen­ti­na­men­te mi ad­mi­ra­ción se trans­for­ma­ra un po­co en com­pa­sión: “Es que si no, tu tío va a mi­rar pa­ra otro la­do”, me di­jo.

Con­fie­so que lo que me di­jo me de­jó un po­qui­to en shock. Yo creía que ella dis­fru­ta­ba arre­glán­do­se y lu­cien­do siem­pre be­lla, ¡pe­ro de nin­gu­na ma­ne­ra me ima­gi­na­ba cuán­to te­mor se es­con­día de­trás de to­do ese gla­mour! De re­pen­te mis ga­nas de cre­cer se con­vir­tie­ron en mie­do, ¿pa­ra qué cre­cer, si ser adul­ta traía con­si­go la ame­na­za del aban­dono, ni bien al­gún des­cui­do me hi­cie­se lu­cir im­per­fec­ta?

Si bien la in­ter­pre­ta­ción que en ese mo­men­to di a las pa­la­bras de mi tía te­nía to­do que ver con mi pers­pec­ti­va infantil, has­ta aho­ra me cues­tiono la fre­cuen­cia con que mu­chas mu­je­res vi­ven en­gan­cha­das al te­mor de que su apa­rien­cia, de no ser per­fec­ta, les cues­te el de­te­rio­ro de sus re­la­cio­nes de pa­re­ja o el fra­ca­so pro­fe­sio­nal. So­bre to­do, me cues­tiono, ¿cuán­ta pla­ta cues­ta esa as­pi­ra­ción de lu­cir una ima­gen siem­pre des­lum­bran­te?

Acla­ro que creo que el cui­da­do de la apa­rien­cia per­so­nal es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con la au­to­es­ti­ma, y re­co­noz­co que sin lu­gar a du­da es­ta jue­ga un pa­pel muy im­por­tan­te en la iden­ti­dad per­so­nal y en la ima­gen pro­fe­sio­nal. De he­cho, vi­vi­mos en una era vi­sual, en la que ver­nos bien es ne­ce­sa­rio pa­ra trans­mi­tir con­fian­za, co­mu­ni­car pro­fe­sio­na­lis­mo y lu­cir atrac­ti­vos pa­ra el se­xo opues­to. Sin em­bar­go, así como nin­gún ex­tre­mo es bueno, pa­ra ca­si na­da en la vi­da, tam­po­co lo se­ría es­te pa­ra tu bol­si­llo. Si tus in­gre­sos su­man 6.000.000 de gua­ra­níes, pe­ro re­sul­ta que gas­tás 1.000.000 de gua­ra­níes al mes en­tre ro­pa, pe­lu­que­ría y cos­mé­ti­cos, quie­re de­cir que cer­ca del 20 % de tu di­ne­ro del mes lo es­tás uti­li­zan­do pa­ra cui­dar tu apa­rien­cia, cuan­do lo ideal es que no más del 10 % de él lo des­ti­nes a es­te ti­po de gas­tos.

En el ejem­plo men­cio­na­do, ha­bría un 10 % de in­gre­sos mal­gas­ta­dos, que bien po­drían des­ti­nar­se al aho­rro, ya sea pa­ra te­ner un col­chón pa­ra emer­gen­cias o pa­ra cum­plir una me­ta en el fu­tu­ro. Por lo tan­to, no es­ta­ría de más ajus­tar un po­co los gas­tos en be­lle­za, pe­ro des­de lue­go, sin eli­mi­nar­los. Lo im­por­tan­te es no caer en ex­ce­sos, pues ellos tar­de o tem­prano te pasan la fac­tu­ra. Y ha­blan­do de ex­ce­sos, es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que es­tos ge­ne­ral­men­te pro­vie­nen de emo­cio­nes que no estamos pu­dien­do ma­ne­jar, como el mie­do, la an­sie­dad, la frus­tra­ción o el enojo. No ol­vi­des que la pu­bli­ci­dad co­no­ce muy bien có­mo ma­ni­pu­lar di­chas emo­cio­nes pa­ra es­ti­mu­lar las de­ci­sio­nes de com­pra de los con­su­mi­do­res, prin­ci­pal­men­te, pa­ra lle­var­los a com­prar im­pul­si­va­men­te.

Por tal mo­ti­vo, se­ría pru­den­te que en ade­lan­te co­mien­ces a re­vi­sar las emo­cio­nes que se es­con­den tras tus de­ci­sio­nes de con­su­mo. Y, an­te to­do, que co­mien­ces a de­di­car­les la de­bi­da aten­ción pa­ra re­cu­pe­rar el equi­li­brio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.