Los be­ne cios de edu­car con amor

High Class - - Pscología - Por la Lic. Ga­brie­la Cas­co Ba­chem, psi­có­lo­ga

La crian­za con ape­go se con­fun­de con mal­criar. El mi­to con­sis­te en que si da­mos “de­ma­sia­do amor” los hi­jos ten­drán el con­trol de nues­tras vi­das. ¿Aca­so dar amor es mal­criar? ¿Por­qué aso­cia­mos el amor con mal­criar? Apa­ren­te­men­te cree­mos que dar amor es dar todos los gus­tos, pe­ro es­to no con­di­ce con la ver­dad emo­cio­nal de los hi­jos. Cla­ro que en un mundo con­su­mis­ta que con­si­de­ra que la fe­li­ci­dad es­tá en lo ma­te­rial o en el te­ner pa­ra ser es­ta con­fu­sión y mie­do son po­si­bles.

Exis­te una gran di­fe­ren­cia en­tre criar con ape­go y de­jar al ni­ño ha­cer to­do lo que quie­ra o dar­le to­do lo que quie­re y, real­men­te, quien no ha­ya ex­pe­ri­men­ta­do am­bas si­tua­cio­nes di­fí­cil­men­te pue­da abrir su pen­sa­mien­to pa­ra po­der per­mi­tir­se criar con ape­go y amar con li­ber­tad a los hi­jos, sin mie­do a que el ca­ri­ño y la con­si­de­ra­ción los con­vier­ta en pe­que­ños dés­po­tas.

Por un la­do, la crian­za con ape­go ac­tual­men­te se im­pu­so por­que, qui­zás, los es­ti­los de crian­za del pa­sa­do (al­ta dis­ci­pli­na, pre­mios y cas­ti­gos, obe­dien­cia sin cues­tio­na­mien­tos, ni­ños sin de­re­chos so­lo con obli­ga­cio­nes, res­pe­to ba­sa­do en el au­to­ri­ta­ris­mo, des­ape­go emo­cio­nal, re­pre­sión y te­mor, et­cé­te­ra) han arro­ja­do como re­sul­ta­do se­res hu­ma­nos que­bra­dos, re­sig­na­dos y ale­ja­dos de su esen­cia, de sus afec­tos e in­ca­pa­ces, a la vez, de amar y de re­ci­bir amor.

Es po­si­ble que sean su­je­tos muy dis­ci­pli­na­dos y por en­de, exi­to­sos, pe­ro, por lo ge­ne­ral, es­tas per­so­nas cria­das sin afec­to o con una dis­tan­cia de los pa­dres, a la lar­ga desa­rro­llan cier­tas pa­to­lo­gías; des­de en­fer­me­da­des psi­co­so­má­ti­cas (des­co­ne­xión en­tre men­te y cuer­po) mal ma­ne­jo de las emo­cio­nes, tras­tor­nos de an­sie­dad, pá­ni­co, en­tre otros pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con el con­trol de las emo­cio­nes y la fal­ta de em­pa­tía. En­ton­ces, ¿qué con­si­de­ra­mos exi­to­so pa­ra nues­tros hi­jos?

Pa­ra sa­ber qué que­re­mos, pri­me­ro tu­vi­mos que sa­ber si ex­pre­sar nues­tras emo­cio­nes nos ha­cía sen­tir acep­ta­dos o re­cha­za­dos, sa­ber si que­re­mos ha­cer al­go o no, sin con­di­cio­na­mien­tos. Es­to so­la­men­te se pue­de ini­ciar en la in­fan­cia, en don­de el me­dioam­bien­te nos va a pro­por­cio­nar un es­pa­cio en don­de en­sa­yar las si­tua­cio­nes, en don­de po­da­mos sen­tir­nos ama­dos, es­cu­cha­dos y acep­ta­dos cuan­do de­ci­di­mos de­cir al­go an­te quie­nes (se su­po­ne) nos van a com­pren­der y edu­car pa­ra de­cir­nos qué es­tá bien y qué no (pa­ra no­so­tros) y no so­la­men­te en fun­ción a su con­ve­nien­cia, pa­cien­cia o co­mo­di­dad.

Las in­ves­ti­ga­cio­nes ac­tua­les se­ña­lan que la crian­za con ape­go pro­por­cio­na un sis­te­ma de re­gu­la­ción de la ten­sión, ya que si el ni­ño (cuan­do pe­que­ño) sien­te an­gus­tia y la ma­dre acu­de a su llan­to o de­man­da, es ca­paz de pen­sar ba­jo pre­sión en el fu­tu­ro y su­pe­rar pro­ble­mas de la vi­da dia­ria por­que la de­ses­pe­ra­ción ori­gi­na­ria pu­do ser con­te­ni­da y no se aso­cia a la se­cun­da­ria. Pe­ro aque­llos a quie­nes se les ha cria­do re­sig­nan­do su llan­to pa­ra que no sean mal­cria­dos tie­nen un sis­te­ma de res­pues­ta al es­trés que tien­de a reac­cio­nar ex­ce­si­va­men­te (cuan­do los be­bés llo­ran en su cu­na so­los, cuan­do son se­pa­ra­dos muy tem­prano de la ma­dre o fi­gu­ra ma­ter­nan­te; si no se les ha­ce ca­so cuan­do tie­nen esos be­rrin­ches muy ex­plo­si­vos en don­de ellos se asus­tan de sí mis­mos, etc.), ten­drán más po­si­bi­li­da­des de su­frir es­trés, de­pre­sión, an­sie­dad o com­por­ta­mien­tos agre­si­vos y, por lo ge­ne­ral, pa­ra es­te gru­po de ni­ños –con pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con la de­mos­tra­ción de sus afec­tos, ba­ja au­to­es­ti­ma, po­ca con­fian­za– vol­ver a cla­ses les es muy di­fí­cil.

Pa­ra ellos, las ac­ti­vi­da­des de la es­cue­la son te­dio­sas, por­que son me­di­dos y ca­li­fi­ca­dos pa­ra sen­tir­se acep­ta­dos. Son aque­llos a quie­nes, por lo ge­ne­ral, se les ca­ta­lo­ga con dé­fi­cit de aten­ción, hi­per­ac­ti­vi­dad, con­duc­ta agre­si­va im­pul­si­va y tras­tor­nos es­pe­cí­fi­cos de apren­di­za­je (eva­sión) como las dis­le­xia y todos los pro­ble­mas re­la­cio­na­dos al me­ca­nis­mo lec­tor, como las dis­cal­cu­lias (di­fi­cul­tad de ma­ne­jar los me­ca­nis­mos arit­mé­ti­cos). Es­tos ni­ños si no son aten­di­dos en su mo­men­to, más ade­lan­te desa­rro­llan pro­ble­mas se­cun­da­rios, como ba­jo ren­di­mien­to es­co­lar, y en al­gu­nos ca­sos, con­duc­ta an­ti­so­cial. ¿La cura? No son (¿so­la­men­te?) los me­di­ca­men­tos, ni los psi­co­pe­da­go­gos, que, cla­ro, son ne­ce­sa­rios pa­ra que pue­dan so­bre­lle­var los sín­to­mas ya desata­dos o las de­bi­li­da­des es­co­la­res, pe­ro el se­cre­to se en­cuen­tra en los bra­zos de mamá y/o pa­pá. Ten­ga la edad que sea, el ni­ño que es­tá ha­cien­do sín­to­ma (de cual­quier ín­do­le; es­co­lar, de con­duc­ta, re­gre­sio­nes fisiológicas, con­duc­ta an­ti­so­cial, adic­cio­nes, et­cé­te­ra) es­tá de­man­dan­do a gri­tos los bra­zos de mamá, los cua­les pue­den ser bra­zos li­te­ra­les o sim­bó­li­cos pe­ro en fin, ese co­bi­jo, ese ape­go que so­lo lo tie­ne quien nos co­no­ce tan­to.

Es im­por­tan­te com­pren­der que el ape­go que no fue desa­rro­lla­do en su mo­men­to –cuan­do be­bés o ni­ños– pue­de ser com­pen­sa­do en ni­ños ma­yo­res. Por su­pues­to, ya no les va a ser­vir que los al­ce­mos upa mu­chas ho­ras, o el co­le­cho. Aho­ra, la crian­za con ape­go se tra­du­ce en la es­cu­cha sin­ce­ra, la aten­ción, el tra­to con in­te­rés y preo­cu­pa­ción, el res­pe­to por sus opi­nio­nes y frus­tra­cio­nes y, por so­bre to­do, pa­cien­cia y to­le­ran­cia.

En es­te sen­ti­do tam­po­co te­ne­mos que con­fun­dir pres­tar­les aten­ción con ser me­ti­ches o

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.