EDU­CAR NO PROHI­BIR Que la vuel­ta al co­le­gio sea sa­lu­da­ble

High Class - - Nutrición - Por la Lic. Na­ta­lia Sti­pa­no­vich, nu­tri­cio­nis­ta

El te­ma de la ali­men­ta­ción en la es­cue­la es un te­ma de in­te­rés tan­to pa­ra pa­dres como pa­ra edu­ca­do­res, pues se con­si­de­ra un eje den­tro de la lu­cha con­tra la obe­si­dad infantil. El con­su­mo de me­rien­das ba­lan­cea­das de acuer­do a la con­tex­tu­ra de ca­da ni­ño ha­ce que es­tos lle­guen con me­nos ham­bre a las co­mi­das prin­ci­pa­les y, por es­ta razón, con­su­man me­nos can­ti­dad de ali­men­tos.

Men­cio­na­mos más arri­ba que tam­bién es de in­te­rés pa­ra los edu­ca­do­res, ya que de­be­rían pro­mo­ver en la es­cue­la el con­su­mo res­pon­sa­ble de ali­men­tos; por un la­do, como par­te del cu­rrícu­lo es­co­lar y tam­bién con el ejem­plo y así fa­vo­re­cer la ad­qui­si­ción de há­bi­tos sa­lu­da­bles en nu­tri­ción. De he­cho, en nues­tro país exis­ten programas de me­rien­da sa­lu­da­ble que ade­más pro­mue­ven la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, cui­da­do de la sa­lud bu­cal, con el ob­je­ti­vo de pre­ve­nir en­fer­me­da­des de­ri­va­das de la ma­la nu­tri­ción y el se­den­ta­ris­mo.

Acla­re­mos que la ma­la nu­tri­ción no es so­lo el ni­ño que no co­me y es­tá des­nu­tri­do, es tam­bién aquel que co­me en exceso, es de­cir, mu­cha can­ti­dad y has­ta a ve­ces po­ca ca­li­dad. Cuan­do los ni­ños so­lo con­su­men ali­men­tos cha­ta­rra ba­jos en nu­trien­tes y al­tos en so­dio, pue­den pa­de­cer de es­tre­ñi­mien­to, obe­si­dad, anemia, pre­sión al­ta o di­fi­cul­tad pa­ra con­cen­trar­se en las cla­ses, lo que lle­va a un ren­di­mien­to aca­dé­mi­co de­fi­cien­te e in­clu­so pro­ble­mas en la con­duc­ta.

La obe­si­dad infantil se aso­cia a una ma­yor pro­ba­bi­li­dad de muer­te pre­ma­tu­ra y dis­ca­pa­ci­dad en la edad adul­ta y se le re­co­no­ce como el prin­ci­pal fac­tor de ries­go epi­de­mio­ló­gi­co pa­ra las en­fer­me­da­des cró­ni­cas más fre­cuen­tes. Por lo que es muy im­por­tan­te pro­mo­ver des­de la es­cue­la há­bi­tos ali­men­ta­rios sa­lu­da­bles, pe­ro por so­bre to­das las co­sas EDU­CAR y NO PROHI­BIR.

Los ni­ños apren­de­rán a ele­gir sin sa­ta­ni­zar a cier­tos nu­trien­tes como el azú­car, las gra­sas, o los car­bohi­dra­tos, co­sa que es­tá muy de mo­da. A mi cri­te­rio, lo me­jor se­ría que ellos ad­quie­ran con­cien­cia so­bre las ven­ta­jas y des­ven­ta­jas de los ali­men­tos, que co­noz­can los ho­ra­rios ade­cua­dos pa­ra con­su­mir­los, que si es­tos ali­men­tos con­su­men en can­ti­dad y con al­ta fre­cuen­cia les pue­den afec­tar a la sa­lud. Pe­ro si los con­su­men con mo­de­ra­ción y rea­li­zan ejer­ci­cios dia­rios los pue­den in­cluir en su plan de ali­men­ta­ción.

Por so­bre to­das las co­sas, de­be­mos tra­ba­jar en con­jun­to pa­dres y edu­ca­do­res en in­cen­ti­var a los ni­ños y ado­les­cen­tes, que adop­ten el ejer­ci­cio o la ac­ti­vi­dad fí­si­ca y así con­tri­buir con la dis­mi­nu­ción de los fac­to­res de ries­go men­cio­na­dos.

Como pa­dres la cla­ve es­tá en ele­gir me­ren­de­ros sa­lu­da­bles que apor­ten hi­dra­tos de car­bono, pro­teí­nas, fi­bras, vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les. Es­tas me­rien­das con­tri­bu­yen a man­te­ner los ni­ve­les de ener­gía y concentración ne­ce­sa­rios pa­ra es­tu­diar, prac­ti­car deportes y ju­gar.

Es im­por­tan­te ele­gir las me­rien­das se­gún los gus­tos de ca­da ni­ño, el pe­so, la es­ta­tu­ra y las ac­ti­vi­da­des que ca­da uno rea­li­za. Las me­rien­das apor­tan los ali­men­tos com­ple­men­ta­rios que ellos ne­ce­si­tan. Los sánd­wi­ches son una ex­ce­len­te op­ción pa­ra un me­ren­de­ro sa­lu­da­ble. Pue­den ser de ver­du­ras (ja­món co­ci­do o que­so o hue­vo du­ro + le­chu­ga y to­ma­te) sin ma­yo­ne­sa; o de ja­món y que­so, o sánd­wich de que­so o ja­món + to­ma­te y oré­gano, re­fri­ge­ra­dos en loncheras apro­pia­das pa­ra no per­der la ca­de­na de frío.

Los yo­gu­res, pos­tres con le­che o pro­duc­tos lác­teos in­fan­ti­les, siem­pre y cuan­do man­ten­gan la ca­de­na de frío en loncheras pa­ra es­te efec­to. Tam­bién las fru­tas fres­cas (de es­ta­ción) en­te­ras, que de­ben ser la­va­das an­tes de con­su­mir­las a ex­cep­ción de la ba­na­na y la man­da­ri­na.

Los ce­rea­les como las ho­jue­las de maíz, ar­go­lli­tas de ave­na, cris­pis de arroz, et­cé­te­ra, son una bue­na al­ter­na­ti­va así como tam­bién los mix de ce­rea­les (con fru­tas se­cas como pa­sas de uva, al­men­dras, et­cé­te­ra.) Los ju­gos y li­cua­dos de fru­tas na­tu­ra­les (na­ran­ja, man­za­na, pe­ra, li­mo­na­da, po­me­lo, y de­más) son idea­les en el ca­so que sean ex­pri­mi­dos y/o ela­bo­ra­dos en el mo­men­to cui­dan­do la higiene y ma­ni­pu­la­ción de los ali­men­tos. De lo con­tra­rio se pue­de op­tar por los ju­gos en te­tra brick que ade­más de se­gu­ros son hi­gié­ni­cos y no tie­nen con­ser­van­tes.

Asi­mis­mo, pue­den in­cluir­se como op­ción ba­rri­tas de ce­rea­les, le­che cho­co­la­ta­da, vai­ni­llas, ga­lle­ti­tas de fé­cu­la de maíz, vai­ni­lla o le­che; una por­ción me­dia­na de biz­co­chue­lo, pa­ra va­riar un po­co en los días de la semana y que su me­rien­da no se vuel­va mo­nó­to­na pa­ra ellos.

Es im­por­tan­te re­cor­dar que pa­ra crear há­bi­tos sa­lu­da­bles, la ali­men­ta­ción en la ca­sa de­be ser va­ria­da y en un am­bien­te agra­da­ble. No ofrez­can ali­men­tos como re­com­pen­sa. No obli­guen a los ni­ños a co­mer, si us­te­des no lo ha­cen. Evi­ten pre­mios y cas­ti­gos re­la­cio­na­dos con la ali­men­ta­ción. La can­ti­dad y el ti­po de ali­men­tos de­ben ade­cuar­se a ca­da ni­ño (pe­so, es­ta­tu­ra y ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas y re­crea­ti­vas)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.