MA­MÁS MARAVILLAS La reali­dad de la mu­jer mul­ti­tas­king

High Class - - HC/ECONOMÍA - Por la Lic. Adria­na Bock, eco­no­mis­ta

¿Cuál es mi se­cre­to pa­ra no ago­tar­me? Sen­ci­lla­men­te ha­go lo que me gus­ta: tra­ba­jo y es­tu­dio de lu­nes a vier­nes; los sá­ba­dos prac­ti­co mi de­por­te fa­vo­ri­to y pa­so tiem­po con mis amis­ta­des; los do­min­gos me des­pier­to tar­de, y lue­go de una re­fres­can­te ducha y de un buen desa­yuno, me pre­pa­ro pa­ra sa­lir al­mor­zar con mis hi­jos. Cuan­do cae la no­che, ló­gi­ca­men­te, los lle­vo a ca­sa pa­ra que duer­man tem­prano, por­que al día si­guien­te van al co­le.

¿Aca­so al­go de lo an­te­rior te pa­re­ce ra­ro o has­ta fan­ta­sio­so? Ok. ¿Qué pa­sa si te cuen­to que es­te se­cre­to me lo dio un ami­go, or­gu­llo­so pa­pá de dos ni­ños pre­cio­sos, quien go­za de un ré­gi­men de vi­si­ta que con­tem­pla ver a sus hi­jos to­dos los do­min­gos? Sí, él dis­fru­ta de su tiem­po (li­bre) con ellos, pe­ro to­do bien, lo im­por­tan­te es la ca­li­dad, no la can­ti­dad ¿o no?

De to­das for­mas, he­cha la acla­ra­ción, cuan­do se tra­ta de un pa­pá ya no sue­na tan ra­ro, ¿ver­dad? Pe­ro si se tra­ta­ra de una ma­má se­ría otra co­sa. Si pen­sás que es im­po­si­ble ser ma­má so­lo en tu tiem­po li­bre, de­ja­me de­cir­te que es­toy to­tal­men­te de acuer­do con­ti­go. Di­cen que to­das las ge­ne­ra­li­za­cio­nes tie­nen al­go de men­ti­ra, pe­ro no­so­tras sim­ple­men­te sa­be­mos que las ma­más so­mos ma­más to­do el tiem­po.

Pe­ro ojo, eso no quie­re de­cir que po­da­mos ser pro­fe­sio­na­les, em­pren­de­do­ras, eje­cu­ti­vas o amas de ca­sa so­lo en nues­tro tiem­po li­bre tam­po­co, ¿ver­dad?, por­que ob­via­men­te to­dos es­tos ro­les, al igual que el de ma­dres, nos demandan mu­chas ho­ras, de­di­ca­ción y ener­gía. ¡Pe­ro las mu­je­res en­con­tra­mos la so­lu­ción! ¿Cuál? Ob­via­men­te, so­mos y ha­ce­mos TO­DO al mis­mo tiem­po.

Sen­ci­llo es el te­ma: lle­na­mos la agenda de sie­te a nue­ve, co­men­zan­do con lle­var a los chi­cos al co­le, ir a la ofi­ci­na, ha­cer las com­pras, vi­si­tar un clien­te, ir a la pe­lu, asis­tir a una reunión, ir al gym, ha­cer una lla­ma­da, alis­tar la ce­na, avan­zar un po­co en el tra­ba­jo prác­ti­co, ha­cer la ru­ti­na bá­si­ca de be­lle­za e ir a dor­mir.

Pe­ro te pre­gun­tas­te al­gu­na vez, anu­lan­do el im­pul­so de res­pon­der in­me­dia­ta­men­te, ¿cuán­to nos cues­ta, emo­cio­nal, fí­si­ca y eco­nó­mi­ca­men­te,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.