ÚNI­CA Y ES­PE­CIAL Cons­tru­yen­do la ma­má que que­rés ser

High Class - - HC/ECONOMÍA - Por la Lic. Daisy Aben­te, coach on­to­ló­gi­co-psi­co­te­ra­peu­ta

Cuan­do Que­li me re­cor­dó: “Se­rá la edi­ción ma­dres, se­gu­ro te­nés mu­cho por de­cir”, creo que es­ta fra­se me blo­queó, por­que me de­jó en blan­co por va­rios días. Y pen­sa­ba, es un te­ma­so, tan­tas mu­je­res iden­ti­fi­ca­das, tan­tas otras ig­no­ra­das o do­li­das por no po­der ser­lo. Có­mo es­cri­bir an­te tan de­li­ca­do te­ma. ¿Qué po­dré con­tar yo que no ha­yas vi­vi­do o pa­sa­do? Si ca­da ex­pe­rien­cia es tan per­so­nal. Ten­go tres hi­jos, sí, pe­ro eso no me ha­bi­li­ta a que ten­ga la ver­dad pa­ra ca­da mu­jer ma­dre. Creo fir­me­men­te que no hay re­ce­tas má­gi­cas en es­ta vi­da, más bien ca­da quien en­cuen­tra su fór­mu­la ideal pa­ra ba­lan­cear y equi­li­brar­se. Por­que la que es ma­má, pri­me­ro es es­po­sa, tra­ba­ja­do­ra, y un sin­fín de ro­les, pe­ro lo que nun­ca de­ja de ser es mu­jer.

Ha­ce tiem­po me en­con­tré con una mu­jer que me de­cía en con­sul­to­rio: “Es que ten­go que ser ma­má, las mu­je­res vi­ni­mos pa­ra te­ner hi­jos”. Es­te jui­cio es­ta­ba de­ter­mi­nan­do su pro­pia vi­da, con­di­cio­nán­do­la a que ella de­bía ser ma­má ese año. Lo me­jor que te pue­de pa­sar es que quie­ras ser ma­má y no ten­gas que ser­lo.

El ser ma­má es un ac­to de amor, que se eli­ge. No to­das ne­ce­sa­ria­men­te de­ben ni quie­ren ser­lo. Y cual­quie­ra de las al­ter­na­ti­vas es­tá bien si res­pon­de ge­nui­na­men­te al de­seo de ca­da una. En las eta­pas de la vi­da de nues­tros hi­jos va­mos sien­do, y cam­bian­do nues­tro ser ma­má se­gún evo­lu­cio­nan ellos y no­so­tras mis­mas en el pro­ce­so. Por­que nos ha­ce­mos ma­dre con ellos.

Co­mo to­das so­mos di­fe­ren­tes, e igua­les al mis­mo tiem­po, ca­da ma­má es úni­ca y es­pe­cial. Las hay de to­do ti­po: la tra­ba­ja­do­ra, la po­se­si­va, la car­go­sa, la metiche, la con­tro­la­do­ra, la li­be­ral, la que es full ti­me, la que ha­ce va­ler más la ca­li­dad, la ami­gue­ra, y así po­de­mos se­guir. A es­to su­mé­mos­le que com­par­ti­mos al mis­mo tiem­po otros ro­les co­mo es­po­sas, ami­gas, aman­tes, hi­jas, pri­mas, y más. Lo que de se­gu­ro es­tá y se­gui­rá es­tan­do es: la mu­jer que es­toy sien­do y a nues­tros hi­jos. De to­do lo de­más po­dre­mos pres­cin­dir, pe­ro de es­tos dos, nun­ca. Por lo tan­to, ¿có­mo ba­lan­cear tu ser mu­jer­ma­má con los de­más ro­les? ¿Có­mo ha­cer pa­ra que si­gas vi­va y no sim­ple­men­te so­bre­vi­vas? Al­gu­nas ideas que qui­zás te apor­ten:

In­te­gral­men­te, no so­lo por es­té­ti­ca, sino por sa­lud. Sos el es­pe­jo pa­ra tus hi­jos, por lo tan­to que­re­te mu­cho. Siem­pre sos­tu­ve que “los hi­jos es­tán bien, si la ma­má es­tá bien”.

Una pla­ni­fi­ca­ción del día se­rá cru­cial pa­ra so­bre­lle­var el ni­vel de vi­da de una mu­jer ma­má si­glo XXI. Ano­tá, pre­vé, pla­ni­fi­cá. Apren­dé a de­cir que no, si fue­ra ne­ce­sa­rio. No asu­mas más de lo que po­dés. Y po­né prio­ri­da­des en es­ta lis­ta.

No so­mos mu­je­res or­ques­tas, so­las. En una or­ques­ta la me­lo­día sue­na por­que ca­da mú­si­co es­tá en su lu­gar ha­cien­do lo su­yo. Ar­ma­te de un equi­po. Ideal­men­te tu pa­re­ja, pe­ro el en­torno cer­cano es de gran ayu­da. Fi­ja­te con quié­nes po­dés con­tar y de

CUI­DA­TE. ORGANIZATE. PE­DÍ AYU­DA.

qué ma­ne­ra. No crea­mos que po­de­mos ha­cer­lo to­do so­las, pues sim­ple­men­te nos des­gas­ta y frus­tra.

RECARGÁ TU ENER­GÍA.

En­con­trá la ma­ne­ra de re­po­ner la ener­gía y fuer­za que se van en es­ta ta­rea de edu­car. Por­que el ser ma­má es guiar y con­te­ner. Y siem­pre se­re­mos la fuen­te a don­de nues­tros hi­jos ven­drán a re­cu­rrir.

CONS­TRUÍ LA MA­MÁ QUE QUE­RÉS SER.

So­mos a par­tir de nues­tras ex­pe­rien­cias y nues­tra per­so­na­li­dad, ¿qué ma­má te gus­ta­ría ser pa­ra tus hi­jos? ¿Qué hay en vos que qui­sie­ras cam­biar o me­jo­rar? ¿Qué po­dés ha­cer hoy pa­ra acer­car­te a eso?

Los hi­jos ne­ce­si­tan ma­más fe­li­ces, no pla­gueo­nas, amar­ga­das o frus­tra­das. Bus­cá lo que te ha­ce fe­liz, quién te ha­ce fe­liz. Ese se­rá el me­jor ejem­plo de vi­da que po­dés dar a tus hi­jos

SÉ FE­LIZ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.