KÉRASTASE A MATCH MA­DE IN HEA­VEN

High Class - - HC/PUBLINOTA - Por Patricia Lu­ján Aré­va­los

La mo­da y la cos­mé­ti­ca ya lle­van años de pro­lí ca re­la­ción, y la co­la­bo­ra­ción en­tre el di­se­ña­dor de al­ta cos­tu­ra Ja­vier Saiach con la rma Kérastase nos trae un ca­pí­tu­lo mar­ca­do por el lu­jo y la so sti­ca­ción. En es­ta no­ta pre­sen­ta­mos el nue­vo ob­je­to de de­seo fas­hio­nis­ta, lan­za­do en ho­nor al Día de la Ma­dre. Pa­ra Ja­vier Saiach, Kérastase es co­mo un sham­poo de al­ta cos­tu­ra, una mar­ca pre­mium de cos­mé­ti­ca ca­pi­lar que mi­ma a la mu­jer. Ya ha­cía tiem­po que el di­se­ña­dor bus­ca­ba un alia­do co­mo es­te pa­ra acer­ca­se más a sus clien­tas y en po­co más de un mes desa­rro­lla­ron la nue­va cos­me­ti­que­ra que acom­pa­ña­rá los pro­duc­tos de la fir­ma en los sa­lo­nes de be­lle­za más ex­clu­si­vos de Asun­ción.

Con 890 uni­da­des de edi­ción li­mi­ta­da, es­te es­tu­che fue ins­pi­ra­do por la co­lec­ción Gau­cho, de Saiach, lan­za­da pa­ra ce­rrar la úl­ti­ma edi­ción del Bue­nos Ai­res Fas­hion Week. “La idea de es­ta co­la­bo­ra­ción era pre­sen­tar par­te de mi co­lec­ción en un so­lo ob­je­to de lu­jo, lle­ga­mos a las clien­tas de Kérastase a tra­vés de las pe­lu­que­rías, mu­je­res que son cau­ti­vas mías tam­bién”, ex­pli­ca el di­se­ña­dor.

De es­ta ma­ne­ra, se lo­gró unir una mar­ca de lu­jo de ca­be­llo con una fir­ma de al­ta cos­tu­ra en una cos­me­ti­que­ra que mues­tra con or­gu­llo el se­llo de Gau­cho, un im­por­tan­te es­cu­do con dos águi­las res­guar­dan­do la S de Saiach. En es­ta co­lec­ción, la mu­jer in­vier­te ro­les con el hom­bre y pa­sa a te­ner un rol pro­ta­gó­ni­co, es un gau­cho cou­tu­re que ha­ce de pro­tec­to­ra del cam­po y su in­sig­nia es es­te sím­bo­lo de for­ta­le­za y or­gu­llo.

La crea­ción guar­da una re­la­ción di­rec­ta con el ves­ti­do ícono de la co­lec­ción Gau­cho. Se tra­ta de un tra­je úni­co he­cho con or­gan­za de se­da na­tu­ral con tul pli­sa­do y un gran águi­la bor­da­da ar­te­sa­nal­men­te en el cen­tro, que re­sul­tó el ves­ti­do más re­pre­sen­ta­ti­vo de es­te con­cep­to de mu­jer im­po­nen­te que se pre­sen­tó en Ar­gen­ti­na.

“El pun­to de par­ti­da fue di­bu­jar un mon­tón de op­cio­nes en va­rios ma­te­ria­les te­nien­do en cuen­ta los co­lo­res de Gau­cho, el man­te­ca y el ne­gro. Lo que nos di­mos cuen­ta al ha­cer las prue­bas es que el man­te­ca, con es­te es­cu­do que ha­bía­mos crea­do, era el que más des­ta­ca­ba y pen­sa­mos en la uti­li­dad real de la cos­me­ti­que­ra, pa­ra lle­var en la car­te­ra o a un via­je”, di­ce el mo­dis­to, y agre­ga: “Po­dés me­ter aden­tro tus pro­duc­tos de be­lle­za ca­pi­lar, tu ma­qui­lla­je o cual­quier co­sa que vos quie­ras, y te­ner un to­que de Ja­vier Saiach con­ti­go, siem­pre re­cor­dan­do la fi­de­li­dad que tie­ne Kérastase con su clien­ta”. Es­te ex­clu­si­vo es­tu­che fue rea­li­za­do en lo­na de co­lor man­te­ca con las águi­las bor­da­das a mano, guar­dia­nas de la co­lec­ción.

Pen­san­do en la mu­jer que viste Saiach, des­cri­ta por el di­se­ña­dor co­mo so­fis­ti­ca­da y úni­ca, es­te pro­duc­to es una ex­ten­sión más de la ex­clu­si­vi­dad que guía su es­ti­lo de vi­da. “La mu­jer Saiach es ca­pri­cho­sa por­que siem­pre tie­ne un ob­je­ti­vo tan cla­ro en men­te que va so­lo en di­rec­ción a eso. Ella es fiel a la mar­ca. Por eso me gus­tó cuan­do hi­ci­mos la aso­cia­ción con Kérastase: con el pa­so del tiem­po, mi clien­te­la se fue ha­cien­do más se­lec­ta, pe­ro siem­pre fiel, co­mo con el sham­poo; uno pue­de cam­biar de lí­nea, pe­ro no de mar­ca”, aco­ta el di­se­ña­dor. No es la pri­me­ra vez que Ja­vier en­ta­bla una re­la­ción tan es­tre­cha con una mar­ca de lu­jo, y su tra­ba­jo con Kérastase es una alian­za ló­gi­ca pa­ra él. Des­de tra­ba­jar con el me­jor cham­pag­ne y el me­jor au­to­mó­vil, has­ta co­la­bo­rar con lí­neas de re­lo­jes in­creí­bles, siem­pre hu­bo una ta­rea pen­dien­te que fue re­suel­ta hoy con es­te pa­so ha­cia la cos­mé­ti­ca ca­pi­lar.

La cos­me­ti­que­ra es, en­ton­ces, la rea­li­za­ción de un de­seo la­ten­te du­ran­te mu­cho tiem­po. “Es un ob­je­to as­pi­ra­cio­nal pa­ra am­bas mar­cas, tie­ne un pe­da­zo de ca­da una. Cuan­do em­pe­za­mos a tra­ba­jar, el desafío era re­sol­ver al­go cou­tu­re que fun­cio­na­ra co­mer­cial­men­te sin de­jar de ser al­go as­pi­ra­cio­nal. Y lo lo­gra­mos”, cuen­ta Saiach. Kérastase com­pren­dió a la per­fec­ción sus exi­gen­cias, ya que es­tá muy acos­tum­bra­do a los pro­duc­tos bien ar­te­sa­na­les.

“Pa­re­ce una cos­me­ti­que­ra muy sen­ci­lla, pe­ro al lle­gar al bor­da­do del es­cu­do in­ver­ti­mos mu­chas ho­ras de prue­ba, prin­ci­pal­men­te con el co­lor de los hi­los. Cuan­do ha­blé con Paz Fran­co, de Kérastase, le di­je que te­nía­mos que lo­grar que la mu­jer lle­gue al sa­lón y desee real­men­te com­prar el sham­poo, a pe­sar de ya te­ner­lo en su ca­sa, so­lo pa­ra po­der te­ner la cos­me­ti­que­ra”, pun­tua­li­za Ja­vier. El re­sul­ta­do es, sin du­da, un ele­men­to na­ci­do del ima­gi­na­rio de uno de los di­se­ña­do­res más exi­to­sos de Pa­ra­guay, di­se­ña­do pa­ra en­can­tar y pre­miar a las mu­je­res que to­dos los días eli­gen la me­jor for­ma de bri­llar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.