SER PA­DRES Una ta­rea pa­ra to­da la vi­da

High Class - - COACHING - Por la Lic. Daisy Aben­te, coach on­to­ló­gi­co-psi­co­te­ra­peu­ta

Pa­ra ha­cer al­go di­fe­ren­te, bus­qué da­tos de in­ves­ti­ga­ción so­bre el rol de los pa­dres, y me en­con­tré con al­go usual: no hay da­tos pre­ci­sos y me­nos de una si­tua­ción so­cial co­mo la de ser pa­dres. Si bien des­de la prác­ti­ca clí­ni­ca po­dría sa­car una es­ta­dís­ti­ca, no ten­dría va­li­dez ri­gu­ro­sa.

An­te la desa­zón de no con­tar con da­tos lo­ca­les, pues los que hay son de ma­ne­jo pri­va­do y no de es­ta te­má­ti­ca (por lo vis­to no es un te­ma de mar­ke­ting), me de­ci­do a es­cri­bir es­tas re­fle­xio­nes des­de la ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal y per­so­nal.

En ge­ne­ral po­dría de­cir que a con­sul­ta psi­co­ló­gi­ca lle­gan más ma­dres que pa­dres. A los pa­dres se los ve más ocu­pa­dos en el tra­ba­jo que en la ca­sa y las emo­cio­nes. En las se­sio­nes de coach au­men­ta un po­co más la pre­sen­cia mas­cu­li­na, po­dría ser por­que se ge­ne­ra la de­man­da des­de el ám­bi­to la­bo­ral. En cual­quie­ra de los ca­sos, am­bos son es­pa­cios pa­ra pen­sar y re­pen­sar el ser y el rol. ¡Así que bien­ve­ni­do sea el pro­ce­so de cre­ci­mien­to y apren­di­za­je!

Me ani­mo a de­cir que el va­rón pa­ra­gua­yo es­tá cam­bian­do. Des­de que em­pe­cé en la prác­ti­ca clí­ni­ca has­ta hoy trans­cu­rrie­ron más de 10 años y pue­do ob­ser­var que los va­ro­nes es­tán rom­pien­do va­rios mi­tos y pa­ra­dig­mas, a pe­sar de que se pue­de lo­grar aún más. Va­lo­ro el es­fuer­zo. Ve­mos más va­ro­nes que se in­vo­lu­cran con los hi­jos, con la crian­za de be­bés, las ta­reas del ho­gar, las res­pon­sa­bi­li­da­des de la es­cue­la, los deportes de los hi­jos, que acu­den a en­tre­vis­tas, que va­lo­ran a la pa­re­ja, que se com­pro­me­ten en pro­ce­sos per­so­na­les. Eso de­mues­tra una aper­tu­ra a es­tar a la van­guar­dia de los tiem­pos que vi­vi­mos, ya que el hom­bre y la mu­jer de es­te si­glo son al­ta­men­te com­pe­ti­ti­vos en cual­quier ám­bi­to y es­ta­mos, am­bos, de­rri­ban­do ba­rre­ras ge­ne­ra­cio­na­les.

Pa­ra mí, las ge­ne­ra­li­da­des no son bue­nas por­que las ex­cep­cio­nes las sal­van. Así que, más allá de las ex­pe­rien­cias de ca­da quien, creo que es bueno di­bu­jar un ideal de pa­dre. Y tra­ba­jar pa­ra que, en la me­di­da de las po­si­bi­li­da­des de ellos, pue­dan ser­lo.

An­tes que na­da, los pa­dres (y ma­dres tam­bién) so­mos des­de lo que so­mos. Es de­cir, des­de nues­tro más ín­ti­mo ser, des­de don­de nos for­ma­mos, cre­ci­mos y va­mos sien­do.

El pa­dre no es­tá so­lo pa­ra po­ner lí­mi­tes, nor­mas y ha­cer­las cum­plir, res­pon­sa­bi­li­zar­se de los gas­tos de ma­nu­ten­ción, sino tam­bién, y na­da me­nos im­por­tan­te, que dar afec­to, acom­pa­ñar, aca­ri­ciar, es­tar pre­sen­te en los mo­men­tos de cre­ci­mien­to de los hi­jos.

La fi­gu­ra del pa­dre es fun­da­men­tal en la vi­da de las per­so­nas, y ge­ne­ra un se­llo es­pe­cial en ca­da uno de no­so­tros. De­pen­de­rá de la in­ter­pre­ta­ción que la ha­ga­mos y de có­mo sa­ne­mos las he­ri­das, –por­que pa­dres per­fec­tos no hay–, pa­ra ca­pi­ta­li­zar­las co­mo ex­pe­rien­cias que en­ri­quez­can.

No hay es­cue­las pa­ra pa­dres, por­que va­mos sien­do en la me­di­da que so­mos. No hay pa­dres sin hi­jos, ellos nos ha­cen pa­dres. Lo que te­ne­mos que re­cor­dar es que los hi­jos nos ne­ce­si­tan, pues so­mos úni­cos pa­ra ellos. No te­ne­mos sus­ti­tu­tos. Por lo tan­to, que­rer­nos, ac­tua­li­zar­nos pa­ra es­tar con ellos y no de­trás de ellos es fun­da­men­tal. Se di­ce que es­ta es la era en la cual los hi­jos van pri­me­ro, por lo tan­to el desafío pa­ra los pa­dres es enor­me.

Ser pa­dres es un tre­men­do ac­to de va­len­tía don­de inevi­ta­ble­men­te hay que ha­cer­se car­go. Ser pa­dres es de to­da la vi­da. Ser pa­dres es in­de­pen­dien­te a la pa­re­ja que ten­gas. Sos pa­dre pa­ra siem­pre. Así que cui­da­te pa­ra dar­te lo más y me­jor que pue­das a quien o quie­nes amás

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.