RE­LA­CIO­NES PO­SI­TI­VAS La cla­ve de la fe­li­ci­dad

High Class - - HC/REPOSTERÍA - Por la Lic. Gabriela Cas­co Ba­chem, psi­có­lo­ga

En el ar­tícu­lo Los se­cre­tos pa­ra una vi­da fe­liz, se­gún un es­tu­dio de Har­vard, pu­bli­ca­do en la pá­gi­na di­gi­tal del New York Ti­mes, se se­ña­la que “la ma­yo­ría de los adul­tos jó­ve­nes creen que ob­te­ner fa­ma y ri­que­za es esen­cial pa­ra una vi­da fe­liz. Pe­ro un es­tu­dio de Har­vard que se de­sa­rro­lló du­ran­te mu­cho tiem­po, su­gie­re que uno de los in­di­ca­do­res más im­por­tan­tes so­bre si en­ve­je­cés bien y vi­vís una vi­da lar­ga y fe­liz, no es la can­ti­dad de di­ne­ro que acu­mu­lás ni el re­nom­bre que re­ci­bís. Un ba­ró­me­tro mu­cho más im­por­tan­te de sa­lud y bie­nes­tar a lar­go pla­zo es la for­ta­le­za de las re­la­cio­nes con tu fa­mi­lia, ami­gos y pa­re­ja”. Cuan­do leí la in­ves­ti­ga­ción me cer­cio­ré de que sea un es­tu­dio se­rio y no so­lo un tí­tu­lo ven­de­dor. Me pa­re­cía muy sim­ple que el re­sul­ta­do de se­me­jan­te pro­yec­to que lle­vó 75 años de aná­li­sis con­clu­ye­ra en que “la cla­ve de la fe­li­ci­dad es­tá en la for­ta­le­za de las re­la­cio­nes con la fa­mi­lia, los ami­gos y la pa­re­ja”, y pun­to, so­lo eso. Es no­ta­ble, por­que no men­cio­na na­da de lo que so­cial o cul­tu­ral­men­te con­si­de­ra­mos que nos ha­rá fe­li­ces: no es el di­ne­ro, ni el país don­de uno vi­ve, o el tra­ba­jo, o el es­ta­tus eco­nó­mi­co o so­cial, la apa­rien­cia fí­si­ca o la edad, la fa­ma o el re­nom­bre, la rea­li­za­ción pro­fe­sio­nal, el ni­vel in­te­lec­tual, et­cé­te­ra; sino que son las re­la­cio­nes con los de­más lo que de­ter­mi­na nues­tro bie­nes­tar.

Es­te “se­cre­to” de­ve­la­do por una de las in­ves­ti­ga­cio­nes más pro­lon­ga­das de es­te ti­po: rea­li­za­da por la pres­ti­gio­sa Uni­ver­si­dad de Har­vard, no es al­go nue­vo, pe­ro, lo que sí es no­ve­do­so es la con­fir­ma­ción cien­tí­fi­ca de lo que afir­ma. Qui­zá por eso Pa­ra­guay os­ten­ta un lu­gar im­por­tan­te en la es­ca­la de fe­li­ci­dad y emo­ción po­si­ti­va a ni­vel mun­dial, a pe­sar de las di­fi­cul­ta­des que pa­de­ce.

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas prin­ci­pa­les de nues­tro país es que so­mos muy “ami­gue­ros y fa­mi­lie­ros”. Lo que más ex­tra­ñan quie­nes tu­vie­ron que emi­grar a otros paí­ses en bus­ca de aque­llo que su­pues­ta­men­te da “la fe­li­ci­dad”, jus­ta­men­te son las re­la­cio­nes con sus fa­mi­lia­res y ami­gos e in­clu­so mu­chos vuel­ven a pe­sar de “te­ner­lo to­do” allá, ya que, por su­pues­to, les fal­ta to­do lo que no pue­den com­prar.

Aho­ra com­pren­de­mos a tra­vés de la psicología y la cien­cia por qué es im­por­tan­te man­te­ner re­la­cio­nes po­si­ti­vas con los de­más, y los be­ne­fi­cios de di­men­sio­nar es­te as­pec­to de la vi­da co­mo un fac­tor pre­pon­de­ran­te en la sa­lud y la ca­li­dad de vi­da hoy, don­de las re­la­cio­nes vir­tua­les re­em­pla­zan a las reales, por lo que hoy es más im­por­tan­te que nun­ca for­ta­le­cer­las y va­lo­rar­las.

UN ES­TU­DIO A LAR­GO PLA­ZO

El es­tu­dio em­pe­zó en 1938 —e in­creí­ble­men­te con­ti­nuó has­ta la ac­tua­li­dad— in­ves­ti­gan­do la vi­da de más de 700 hom­bres y, en al­gu­nos ca­sos, sus pa­re­jas. “El es­tu­dio ha re­ve­la­do al­gu­nos fac­to­res sor­pren­den­tes y otros no tan­to, que de­ter­mi­nan si es pro­ba­ble que las per­so­nas lle­guen a vie­jos de ma­ne­ra fe­liz y sa­lu­da­ble, o si cae­rán en la so­le­dad, en­fer­me­dad o de­bi­li­ta­mien­to men­tal. El ac­tual di­rec­tor del es­tu­dio, Ro­bert Wal­din­ger, re­su­mió al­gu­nos de los ha­llaz­gos más im­pac­tan­tes de es­te lar­go pro­yec­to en una con­fe­ren­cia TED [rea­li­za­da] re­cien­te­men­te, que ya fue re­pro­du­ci­da más de sie­te mi­llo­nes de ve­ces”. (Ver Ro­bert Wal­din­ger: ¿Qué re­sul­ta ser una bue­na vi­da? Lec­cio­nes del es­tu­dio más lar­go so­bre la fe­li­ci­dad).

El es­tu­dio co­men­zó en Bos­ton en la dé­ca­da de los trein­ta con dos gru­pos de hom­bres muy dis­tin­tos. En un ca­so, un equi­po de cien­tí­fi­cos de­ci­dió se­guir de cer­ca a es­tu­dian­tes de Har­vard a tra­vés de su edad adul­ta, pa­ra ver qué fac­to­res desem­pe­ña­ban un pa­pel im­por­tan­te en su éxi­to y cre­ci­mien­to. El es­tu­dio re­clu­tó a 268 es­tu­dian­tes de Har­vard de se­gun­do año y los si­guió de cer­ca; con fre­cuen­cia les ha­cían en­tre­vis­tas y exá­me­nes mé­di­cos. En los úl­ti­mos años, el es­tu­dio tam­bién ha in­cor­po­ra­do to­mo­gra­fías, exá­me­nes san­guí­neos y en­tre­vis­tas con las pa­re­jas del su­je­to y con sus hi­jos ya adul­tos. Más o me­nos al mis­mo tiem­po que co­men­zó la in­ves­ti­ga­ción, un pro­fe­sor de Le­yes de Har­vard lla­ma­do Shel­don Glueck, em­pe­zó a es­tu­diar a jó­ve­nes de los ba­rrios más po­bres de Bos­ton, in­clu­yen­do a 456 de ellos que se las arre­gla­ron pa­ra no ser de­lin­cuen­tes a pe­sar de ve­nir de ho­ga­res con mu­chos pro­ble­mas. Fi­nal­men­te, los dos gru­pos for­ma­ron par­te del mis­mo es­tu­dio. A lo lar­go de las dé­ca­das, los hom­bres tu­vie­ron to­do ti­po de pro­fe­sio­nes: abo­ga­dos, doc­to­res, hom­bres de ne­go­cios y —en el ca­so de un estudiante de Har­vard lla­ma­do John F. Ken­nedy— has­ta pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos. Al­gu­nos se hi­cie­ron al­cohó­li­cos, tu­vie­ron ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les de­cep­cio­nan­tes o su­frie­ron de en­fer­me­da­des men­ta­les. Los que si­guen vi­vos ya tie­nen no­ven­ta años.

En es­tos años, el es­tu­dio mos­tró que pa­ra en­ve­je­cer bien, en el sen­ti­do fí­si­co, lo más

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.