AMI­GOS IN­SÓ­LI­TOS Un hom­bre, un pin­güino y una his­to­ria de amor

High Class - - HC/REPOSTERÍA - Por Bea Bo­sio

Cuan­do João Pe­rei­ra vio a un pin­güino cu­bier­to de al­qui­trán, ca­si tie­so y mo­ri­bun­do en­tre las pie­dras, sin­tió un de­seo pro­fun­do de ayu­dar­lo a re­cu­pe­rar las fuer­zas pa­ra que vol­vie­ra al mar. El ave es­ta­ba dé­bil y ca­si desahu­cia­da, pe­ro al­gu­nos pes­ca­do­res creen en los mi­la­gros y es­te hom­bre de 71 años re­sol­vió que lo po­día sal­var.

João lle­vó al pin­güino a su ca­sa, le lim­pió el al­qui­trán que te­nía en las plu­mas y em­pe­zó a ali­men­tar­lo con una die­ta de pes­ca­do pa­ra que el ani­mal se for­ta­le­cie­ra. Qui­so po­ner­le un nom­bre y lo lla­mó Din­dim. De es­ta ma­ne­ra, se dio el ini­cio de una gran amis­tad.

João Pe­rei­ra es un al­ba­ñil re­ti­ra­do al que le gus­ta pes­car. Na­ció y vi­vió to­da la vi­da fren­te si­guie­ra a su ca­sa y se que­da­ra a vi­vir con él.

La con­vi­ven­cia du­ró 11 me­ses, pe­ro un buen día, cuan­do Din­dim cam­bió el plu­ma­je -sin ro­deos ni des­pe­di­das-, de­ci­dió que era ho­ra de par­tir y sim­ple­men­te se es­fu­mó. João en­ten­dió a su ami­go plu­mí­fe­ro. Un ani­mal sal­va­je –por más ami­go que fue­ra– no po­día que­dar­se pa­ra siem­pre en una vi­da de ho­gar.

En la al­dea se ha­bían acos­tum­bra­do a ver­los jun­tos y to­dos sin­tie­ron su au­sen­cia, pe­ro acep­ta­ron que esa his­to­ria ha­bía aca­ba­do y to­do vol­vió a la nor­ma­li­dad.

Pe­ro la vi­da tie­ne sus pla­nes, y a João le cos­tó creer a sus ojos cuan­do unos me­ses más tar­de, se lo en­con­tró a Din­dim de nue­vo en la pla­ya,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.