HE­REN­CIA DE VA­LO­RES

High Class - - HC/EDITORIAL -

En agos­to re­cor­da­mos el Día del Ni­ño en Pa­ra­guay, una fe­cha en la cual ten­de­mos a ce­le­brar, cuan­do la ver­da­de­ra ra­zón de la conmemoración es­tá muy le­jos del fes­te­jo. Por eso pre­fie­ro de­cir que re­cor­da­mos es­ta fe­cha y a to­dos esos ni­ños de Acos­ta Ñu, que tan pe­que­ños de­bie­ron po­ner el pe­cho a las ba­las pa­ra de­fen­der al­go que pro­ba­ble­men­te no en­ten­dían, pe­ro que sí sen­tían: el amor a la pa­tria.

De un tiem­po a es­ta par­te, tam­bién he­mos man­da­do a nues­tros ni­ños a di­fe­ren­tes fren­tes, so­los, cuan­do en reali­dad de­be­ría­mos ser no­so­tros, los adultos, sus mu­ra­llas; so­mos no­so­tros quie­nes de­be­ría­mos pro­te­ger­los bajo nues­tras alas, res­guar­dán­do­los de to­do aque­llo que pu­die­ra las­ti­mar­los. Es­to no sig­ni­fi­ca te­ner­los en una bur­bu­ja, aje­nos a la reali­dad. Sig­ni­fi­ca que, sa­bien­do los pe­li­gros, ellos pue­dan sen­tir­se se­gu­ros, pa­ra po­der cre­cer sa­nos y li­bres, de­sa­rro­llán­do­se a sus an­chas en to­do su po­ten­cial y que, so­bre to­do, sean ni­ños fe­li­ces.

Te­ne­mos una deu­da tan gran­de aún con la ni­ñez en nues­tro país. Y so­lo si em­pe­za­mos a en­ten­der que los ni­ños son lo más pre­cia­do de una so­cie­dad, co­men­za­re­mos a cui­dar­los co­mo ver­da­de­ra­men­te lo me­re­cen.

Y cuan­do di­go cui­dar­los no so­lo me re­fie­ro a dar­les ves­ti­men­ta, te­cho y co­mi­da; cui­dar­los tam­bién es dar­les amor, contención, un abra­zo, un "bien he­cho", un "sos ca­paz". No to­dos los ni­ños del Pa­ra­guay pue­den te­ner la me­jor ro­pa, los me­jo­res maes­tros, las má­xi­mas co­mo­di­da­des. Pe­ro jus­ta­men­te es en eso que no se com­pra don­de so­mos to­dos igua­les: en la ca­pa­ci­dad de tras­mi­tir va­lo­res a nues­tros hi­jos pa­ra que el día de ma­ña­na sean per­so­nas de bien, so­li­da­rias y sen­si­bles an­te las ne­ce­si­da­des del otro.

No es una ta­rea sen­ci­lla, pe­ro tam­po­co im­po­si­ble. So­lo de­be­mos com­pro­me­ter­nos a so­ñar con un Pa­ra­guay di­fe­ren­te, don­de los ni­ños sean ni­ños, en to­da la di­men­sión de la pa­la­bra.

¡Que re­cuer­den es­te día jun­to a sus pe­que­ños, con­tán­do­les qué es lo que se con­me­mo­ra!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.