CRIAR PA­RA LA VI­DA Una ta­rea que se apren­de to­dos los días

High Class - - COACHING - Por la Lic. Daisy Aben­te, psi­có­lo­ga y on­to­ló­gi­co

Re­cuer­do una vez que una pa­cien­te me di­jo que “al fi­nal, siem­pre la cul­pa la te­ne­mos los pa­dres”, y nos que­da­mos ha­blan­do de es­ta creen­cia que mos­tra­ba lo que ella sen­tía en ese mo­men­to.

Per­so­nal­men­te, creo que los pa­dres de­ja­mos una im­pron­ta im­bo­rra­ble en nues­tros hi­jos y so­mos res­pon­sa­bles de su cre­ci­mien­to y edu­ca­ción. Pe­ro no sin an­tes ser quie­nes so­mos. Es de­cir, so­mos pa­dres pri­me­ro des­de nues­tra con­di­ción de ser hu­mano, des­de nues­tra his­to­ria (ge­né­ti­ca y am­bien­tal), nues­tra for­ma­ción, nues­tras ex­pe­rien­cias, nues­tro cre­ci­mien­to, nues­tra pro­pia vi­da.

Tam­bién es­toy se­gu­ra de que la ma­yo­ría de los pa­dres ha­cen lo me­jor que pue­den y desean lo me­jor pa­ra sus hi­jos; no hay una in­ten­ción de da­ño pre­me­di­ta­do, por lo tan­to no hay cul­pa.

Más allá de ese sen­ti­mien­to cul­po­so, que no apor­ta mu­cho y nos po­si­cio­na en el ni­vel de víc­ti­mas, es bueno que co­mo pa­dres asu­ma­mos con gran­de­za y en­tre­ga es­te pe­que­ño gran rol que la vi­da nos re­ga­la, y que por cier­to es eterno. Y me vie­nen es­tas pre­gun­tas pa­ra em­pe­zar: ¿qué ti­po de pa­dre/ma­dre soy hoy?, ¿qué ti­po de ma­dre/pa­dre quie­ro ser?, ¿qué si­tua­cio­nes con mis hi­jos me sa­can de mi paz in­te­rior?, ¿cuá­les son los te­mas que más me cues­tan so­bre­lle­var con mis hi­jos?, ¿sien­to em­pa­tía por ellos?, ¿les de­mues­tro cuán­to los amo a dia­rio?, ¿de qué for­ma?, ¿les pon­go lí­mi­tes?, ¿sos­ten­go es­tos lí­mi­tes?, ¿les tra­to co­mo se­res úni­cos?

Mu­cho se ha es­cri­to so­bre edu­ca­ción y crian­za, pe­ro más allá de la teo­ría, que es im­por­tan­te pe­ro no lo es to­do, con­si­de­ro bueno pen­sar en es­tas prác­ti­cas:

FORMARME CO­MO PER­SO­NA.

Da­mos lo que so­mos; por lo tan­to, es­tar abier­to al cre­ci­mien­to con­ti­nuo y al tra­ba­jo in­te­rior per­ma­nen­te pa­ra evo­lu­cio­nar y dar­nos des­de ahí.

En la era de la tec­no­lo­gía, don­de los hi­jos van pri­me­ro que los pa­dres, es­tar ac­tua­li­za­dos de los có­di­gos y es­ti­los que ma­ne­jan pa­ra po­der ase­so­rar­los.

MO­DE­LAR CON VA­LO­RES Y PRIN­CI­PIOS.

Cada per­so­na y cada fa­mi­lia tie­ne sus pro­pios có­di­gos y va­lo­res que se vi­ven en ca­sa. Ser fiel a es­tos con el ejem­plo.

BUS­CAR LA MA­DU­REZ.

Los hi­jos pre­ci­san de adultos ma­du­ros que los guíen, orien­ten, apo­yen. No ne­ce­si­tan más ami­gos, sí un par de pa­dres cohe­ren­tes.

IN­TEN­TAR SU­MAR CA­LI­DAD Y CAN­TI­DAD.

La ma­yo­ría de los pa­dres tra­ba­ja­mos fue­ra del ho­gar, por lo que mu­chas ve­ces el tiem­po es es­ca­so don­de hay múl­ti­ples fun­cio­nes que com­pa­gi­nar. Ca­li­dad y can­ti­dad son im­por­tan­tes. Pro­cu­rar acor­dar que la ma­yor par­te del tiem­po, los hi­jos cuen­ten con el apo­yo de un adul­to de re­fe­ren­cia y que los tiem­pos que es­te­mos sean los más pro­duc­ti­vos po­si­bles.

EN­TRE­NAR A TO­LE­RAR LA FRUS­TRA­CIÓN.

Uno de los ma­yo­res desafíos al mun­do con­su­mis­ta de hoy se­rá po­der sos­te­ner un no. Los ni­ños son mas­ters en tan­tear y po­nen a prue­ba así la ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia de sus pa­dres. Ven­ce­rás en la me­di­da que no clau­di­ques.

FOMENTARLES LA CON­QUIS­TA DE SUS SUE­ÑOS.

Por lo tan­to, tra­ba­jar en el de­seo, ima­gi­nar­lo y ha­cer que es­te sea via­ble.

PE­DIR AYU­DA.

Na­die na­ce sa­bien­do ser pa­dres, va­mos sien­do en la me­di­da que nues­tros hi­jos van cre­cien­do; por lo tan­to, “va­mos apren­dien­do a ser” en el ca­mino. Pe­dir ayu­da cuan­do la ne­ce­si­ta­mos es de per­so­nas in­te­li­gen­tes emo­cio­nal­men­te. Pen­sar con otros en po­si­bi­li­da­des nue­vas que nos ayu­den a es­tar y ser me­jo­res.

Hay un re­frán que di­ce: “No le pre­pa­res el ca­mino a tus hi­jos, pre­pa­ra a tus hi­jos pa­ra el ca­mino”. Más que nun­ca es­ta pre­mi­sa se cum­ple cuan­do no sa­be­mos qué fu­tu­ro les de­pa­ra a nues­tros hi­jos, más bien, si po­de­mos pre­pa­rar­los pa­ra que lo vi­van de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble, sien­do per­so­nas de bien, ma­du­ras, que se ha­gan car­go de su reali­dad, ale­gres, con em­pu­je pa­ra ha­cer co­sas, y so­bre to­do que sean fe­li­ces por quie­nes son y no por lo que tie­nen

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.