La edu­ca­ción in­di­rec­ta en los ni­ños

High Class - - HC/PSICOLOGÍA - Por la Lic. Ga­brie­la Cas­co Ba­chem, psi­có­lo­ga

Ac­tual­men­te te­ne­mos ac­ce­so a to­do ti­po de in­for­ma­ción. Des­de la TV por ca­ble has­ta las múl­ti­ples apli­ca­cio­nes en el ce­lu­lar. Pe­ro, co­mo es sa­bi­do, “can­ti­dad no es ca­li­dad”, a de­cir por el ra­ting de los pro­gra­mas, las imá­ge­nes o los vi­deos com­par­ti­dos en las re­des so­cia­les, ba­sa­dos en vio­len­cia o chis­tes que ro­zan y lle­gan a la dis­cri­mi­na­ción. Son in­nu­me­ra­bles los con­te­ni­dos con­tra los in­mi­gran­tes, las mu­je­res, los ho­mo­se­xua­les, los ni­ños y las ni­ñas; la co­si­fi­ca­ción de la mu­jer o del hom­bre, y un ro­sa­rio de et­cé­te­ras, ya sea su­bli­mi­nal o ex­plí­ci­ta­men­te, es tal que no po­de­mos de­li­mi­tar has­ta dón­de es­to es “en­tre­te­ni­mien­to”. De es­ta ma­ne­ra, se es­tá re­for­zan­do la de­sigual­dad y mar­can­do es­te­reo­ti­pos se­xua­les o ra­cia­les da­ñi­nos que lue­go de­to­nan las “mo­chi­las sub­je­ti­vas”, car­ga­das de pre­jui­cios y fa­na­tis­mos nu­clea­res en va­rias esferas de la so­cie­dad; des­de el bull­ying, has­ta aten­ta­dos y te­rro­ris­tas. En­ton­ces, ¿có­mo po­ne­mos lí­mi­te a to­do es­te des­bor­de?

Hoy día to­dos es­ta­mos ex­pues­tos a una in­fi­ni­ta can­ti­dad de in­for­ma­ción a tra­vés de la te­le­vi­sión y las re­des so­cia­les, pe­ro es­ta re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, que nos per­mi­te el ac­ce­so ili­mi­ta­do a la in­for­ma­ción, no sig­ni­fi­ca pre­ci­sa­men­te el ca­mino ha­cia una evo­lu­ción cul­tu­ral. Por un la­do, la “te­le­vi­sión ba­su­ra” de contenido po­bre a ni­vel cog­ni­ti­vo y so­cio­afec­ti­vo, que son al­gu­nos de los fac­to­res ma­lea­bles a tra­vés de la iden­ti­fi­ca­ción ha­cia per­so­na­jes al­ta­ne­ros, mal­edu­ca­dos y las­ci­vos que ca­rac­te­ri­zan a los pro­ta­go­nis­tas de al­gu­nos pro­gra­mas que lle­gan a las ma­sas; a ve­ces co­mo úni­ca y más creí­ble fuen­te de in­for­ma­ción y, lo peor de to­do, edu­ca­ción. Su­ma­do a es­to, el se­den­ta­ris­mo y en­cie­rro de ver la te­le­vi­sión o es­tar ab­sor­tos en el ce­lu­lar co­mo “chu­pe­te elec­tró­ni­co”, po­ten­cian las reac­cio­nes agre­si­vas.

Un es­tu­dio rea­li­za­do por cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Sout­hern Ca­li­for­nia, iden­ti­fi­có la re­la­ción exis­ten­te en­tre la re­duc­ción de con­duc­tas agre­si­vas y la ac­ti­vi­dad al ai­re li­bre en es­pa­cios ver­des de las co­mu­ni­da­des ur­ba­nas. “La ex­po­si­ción a es­pa­cios ver­des po­dría re­du­cir la agre­si­vi­dad en ado­les­cen­tes”, ci­ta Dia­na You­nan, una de las au­to­ras, quien ade­más su­gie­re: “Es im­por­tan­te ocu­par­se tem­prano de las con­duc­tas agre­si­vas. Nues­tro es­tu­dio pro­vee evi­den­cias de que in­cre­men­tar los es­pa­cios ver­des en los ve­cin­da­rios es una al­ter­na­ti­va en la re­duc­ción de la agre­si­vi­dad, al­go que no fue con­si­de­ra­do se­ria­men­te aún en los en­fo­ques de sa­lud pú­bli­ca”.

La gran can­ti­dad de tiem­po que los ni­ños pasan fren­te a “la te­le­vi­sión ni­ñe­ra”, que a ve­ces es­tá en­cen­di­da en vano co­mo cor­ti­na de fon­do de la vi­da, es tiem­po di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal a la pér­di­da de va­lo­res desea­bles que tra­ta­mos de in­cul­car en ca­sa y en los co­le­gios, ya que es­tán en­fan­ga­dos y sin fil­tro a ver pro­gra­mas de contenido adul­to (pu­bli­ci­dad u otros ca­na­les co­di­fi­ca­dos).

Es sa­bi­do, ade­más, que los ni­ños pre­fie­ren los pro­gra­mas que tien­den a lla­mar su aten­ción, por­que les “im­pre­sio­nan” ge­ne­ran­do en ellos es­tí­mu­los neu­ro­ló­gi­cos adic­ti­vos. Los pro­gra­mas in­fan­ti­les se di­vi­den en dos gru­pos: edu­ca­ti­vos y di­ver­ti­dos. Los pa­dres con­si­de­ra­mos “bue­nos” aque­llos de ar­gu­men­to edu­ca­ti­vo y los de­ja­mos a mer­ced del contenido (in­cier­to) de di­chos pro­gra­mas.

El pro­ble­ma se en­cuen­tra en que los ni­ños van a ver unos mi­nu­tos los pro­gra­mas edu­ca­ti­vos, pe­ro siem­pre van a ten­der a ele­gir los pro­gra­mas “di­ver­ti­dos” por en­ci­ma de los edu­ca­ti­vos…, en­tién­da­se los “di­ver­ti­dos” por cha­ba­ca­nos, su­per­fi­cia­les, em­bru­te­ce­do­res, lle­nos de gri­te­río, bur­la, bull­ying, vio­len­cia, an­ti­va­lo­res, fal­ta de con­se­cuen­cias rea­les an­te el ries­go y la vio­len­cia, in­di­fe­ren­cia­ción en­tre reali­dad y fan­ta­sía.

Al­gu­nos pro­gra­mas, bajo una hi­pó­cri­ta apa­rien­cia de preo­cu­pa­ción, se re­go­dean con el su­fri­mien­to hu­mano, la vio­len­cia y otros exa­cer­ban el mor­bo, mos­tran­do in­ti­mi­dad se­xual o bien ex­hi­bien­do los as­pec­tos más pre­ca­rios de la con­di­ción hu­ma­na pa­ra atra­par al pú­bli­co.

¿QUÉ HA­CE­MOS?

Una so­lu­ción ra­di­cal se­ría eli­mi­nar la te­le­vi­sión de la ca­sa o al me­nos te­ner una so­la. ¿El pre­cio a pa­gar? Com­pen­sar la so­le­dad y sen­sa­ción de va­cío en la que se en­con­tra­rán los ni­ños pri­va­dos de los es­tí­mu­los au­dio­vi­sua­les adic­ti­vos a los que es­tán mal acos­tum­bra­dos, y re­es­truc­tu­rar sus ru­ti­nas. Es pri­mor­dial tra­tar de que pa­sen tiem­po al ai­re li­bre, en es­pa­cios ver­des o al me­nos que apren­dan a so­por­tar el si­len­cio, el abu­rri­mien­to, el va­cío y la tran­qui­li­dad que son ma­dres de la crea­ti­vi­dad y la ima­gi­na­ción.

En vez de te­le­vi­sión po­de­mos ofre­cer­les jue­gos, aten­ción, char­las, pa­seos, edu­ca­ción, de­por­tes, ar­te, al­go que su­pla esa pseu­do ac­ti­vi­dad en la que creían es­tar. Otra op­ción es fis­ca­li­zar, res­pon­sa­bi­li­zán­do­nos de la pro­gra­ma­ción que vean.

Exis­ten va­rios dis­po­si­ti­vos y soft­wa­res ca­pa­ces de blo­quear pro­gra­mas de contenido adul­to. Po­de­mos lla­mar a al­gún téc­ni­co o ase­so­rar­nos pa­ra con­tro­lar/blo­quear los te­le­vi­so­res y compu­tado­ras/ smartp­ho­nes/ ta­ble­tas, et­cé­te­ra, don­de nues­tros na­ti­vos di­gi­ta­les ac­ce­den cuan­do quie­ren a los pro­gra­mas a tra­vés de un touch. Ni ha­blar de las apli­ca­cio­nes co­mo YouTu­be y Net­flix, en­tre otros, en don­de tie­nen a la car­ta pro­gra­mas de to­do ti­po de contenido.

Otra op­ción es te­ner un ho­ra­rio fa­mi­liar y ver con ellos su pro­gra­ma­ción, de­ba­tir so­bre el contenido y así ir di­gi­tan­do qué que­re­mos que vean, e ir ex­pli­can­do los mo­ti­vos por los cua­les no com­par­ti­mos los va­lo­res ni las for­mas de tra­tar a la gen­te de los per­so­na­jes, no so­la­men­te prohi­bir. Una “te­nen­cia” res­pon­sa­ble de se­me­jan­te mons­truo en el ho­gar, so­la­men­te pue­de sos­te­ner­se e in­clu­si­ve po­ten­ciar­se ha­cia lo po­si­ti­vo (vien­do do­cu­men­ta­les, pro­gra­mas edu­ca­ti­vos, in­for­ma­ti­vos, his­tó­ri­cos) a par­tir de la con­cien­cia­ción de to­da la fa­mi­lia al mo­men­to de con­tro­lar al ver­da­de­ro res­pon­sa­ble de con­fi­gu­rar gran par­te de la men­te y el co­ra­zón de los ni­ños.

Exis­ten va­rios es­tu­dios que con­fir­man que los ni­ños/ado­les­cen­tes ex­pues­tos a pro­gra­ma­ción vio­len­ta (se mues­tran 20/25 ac­tos vio­len­tos rea­les y/o sim­bó­li­cos por ho­ra en una pro­gra­ma­ción es­tán­dar, y los me­no­res ven la te­le­vi­sión de 3 a 4 ho­ras por día, in­clu­so 6 ho­ras) tien­den a res­pon­der an­te la frus­tra­ción y enojos de for­ma vio­len­ta y al­ta­ne­ra, con­tes­tan­do o

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.