UNA IS­LA, UN RE­FU­GIO y un No­bel de la Paz

High Class - - HC/PSICOLOGÍA - Por Bea Bo­sio

En el mar Egeo –te­rri­to­rio grie­go– hay una pe­que­ña is­la, lla­ma­da Les­bos. Al­gu­nos di­cen que su for­ma ala­da se ase­me­ja a la de un án­gel, y tal vez la car­to­gra­fía no es­té tan errada por­que en ella ha­bi­tan ángeles de car­ne y hue­so.

La is­la ha es­ta­do en el ojo de la tor­men­ta con la úl­ti­ma cri­sis mi­gra­to­ria que ha sa­cu­di­do a Eu­ro­pa, re­ci­bien­do so­lo en 2015 dos­cien­tos cin­cuen­ta mil re­fu­gia­dos si­rios. Pa­ra una po­bla­ción de no­ven­ta mil ha­bi­tan­tes, es­ta es una ci­fra abru­ma­do­ra, pe­ro es­tos is­le­ños se han con­ver­ti­do en ejem­plo pa­ra el mun­do en­te­ro: uni­dos y so­li­da­rios, han abier­to las puer­tas de sus pro­pias ca­sas pa­ra re­ci­bir y con­te­ner a es­tos so­bre­vi­vien­tes del océano.

La ge­ne­ro­si­dad de es­tos po­bla­do­res lo­gró con­mo­ver al pla­ne­ta a tal pun­to que en una pe­ti­ción in­ter­na­cio­nal –des­de dis­tin­tas es­qui­nas del mun­do–, han ins­ta­do al Go­bierno de Gre­cia pa­ra que no­mi­ne a los ha­bi­tan­tes de Les­bos co­mo can­di­da­tos a re­ci­bir en oc­tu­bre de 2016, el Premio No­bel de la Paz.

La tra­di­ción so­li­da­ria de Les­bos lle­va años ges­tán­do­se. Se re­mon­ta ya a la proeza de sal­var ar­me­nios en 1922, y en 1944 a to­dos sus ju­díos. Es­ta vez, y gra­cias al efec­to vi­ral de las no­ti­cias a tra­vés de in­ter­net, han si­do re­co­no­ci­dos en su ejem­plo hu­ma­ni­ta­rio y acla­ma­dos co­mo un nue­vo con­cep­to de los mí­ti­cos hé­roes grie­gos, por­que en un mun­do des­hu­ma­ni­za­do, hé­roe es quien ayu­da a sus her­ma­nos ne­ce­si­ta­dos.

Los ha­bi­tan­tes de Les­bos en su ma­yo­ría son sen­ci­llos. Vi­ven del tu­ris­mo, de la pes­ca y de los oli­vos. La in­fra­es­truc­tu­ra es­tá le­jos de po­der sos­te­ner el con­tin­gen­te de re­fu­gia­dos. Un so­lo da­to bas­ta pa­ra des­cri­bir la pre­ca­rie­dad: hay dos am­bu­lan­cias –en ve­rano– cuan­do la po­bla­ción cre­ce por los tu­ris­tas. Pe­ro a pe­sar de to­do, una vez más se im­pu­so el es­pí­ri­tu so­li­da­rio, y sus po­bla­do­res con la ayu­da de vo­lun­ta­rios in­ter­na­cio­na­les y or­ga­nis­mos hu­ma­ni­ta­rios han po­di­do dar al­ber­gue a los re­fu­gia­dos que van lle­gan­do allí.

Co­mo el Premio No­bel es otor­ga­do so­lo a per­so­nas y a or­ga­ni­za­cio­nes, en fe­bre­ro del 2016 el Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal y un gru­po de aca­dé­mi­cos grie­gos han pro­pues­to ofi­cial­men­te co­mo can­di­da­tos a dos ha­bi- tan­tes de Les­bos, re­pre­sen­tan­do a to­dos los po­bla­do­res de la Is­la.

El Premio No­bel de la Paz se en­tre­ga "a la per­so­na que ha­ya tra­ba­ja­do más o me­jor en fa­vor de la fra­ter­ni­dad en­tre las na­cio­nes, la abo­li­ción o re­duc­ción de los ejér­ci­tos exis­ten­tes y la ce­le­bra­ción y pro­mo­ción de pro­ce­sos de paz", se­gún el tes­ta­men­to del pro­pio Al­fred No­bel, in­dus­trial sue­co que ins­ti­tu­yó el premio en 1895. Los no­mi­na­dos en nom­bre de la Is­la son una abue­la de 85 años y un pes­ca­dor de 40.

El pes­ca­dor Stra­tis Va­lia­mos cuen­ta que es­ta­ba co­ci­nan­do en su ca­sa, cuan­do es­cu­chó en la ra­dio al guar­da­cos­tas pi­dien­do ayu­da pa­ra sal­var un bar­co de 300 per­so­nas náu­fra­gas en al­ta mar. El tiem­po es­ta­ba ho­rri­ble y era pe­li­gro­so, pe­ro Va­lia­mos de­ci­dió que aun­que sal­va­ra a una so­la per­so­na val­dría la pe­na el in­ten­to. La ima­gen fue de­vas­ta­do­ra, y más aún ver có­mo se­guían lle­gan­do dia­ria­men­te otros bar­cos de re­fu­gia­dos.

Él de­ci­dió de­jar de ga­nar di­ne­ro y de­di­car cada vez más tiem­po al res­ca­te de es­tas per­so­nas en pe­li­gro y a mer­ced del mar. “Ayu­dar se ha con­ver­ti­do en un es­ti­lo de vi­da. La gen­te di­ce que eres un hé­roe pe­ro no es he­roís­mo, es la for­ma nor­mal de ac­tuar. Cuan­do es­tás pes­can­do y ves gen­te su­pli­can­do ayu­da, no pue­des pre­ten­der no es­cu­char­les”, de­cla­ró en oc­tu­bre de 2015 lue­go de ha­ber sal­va­do un bo­te con 240 náu­fra­gos.

La otra no­mi­na­da, Emi­lia Kam­vi­si, es una abue­la ejem­plar. Con dos ami­gas –oc­to­ge­na­rias co­mo ella–, ba­ja to­das las tar­des a la pla­ya pa­ra ayu­dar a los re­fu­gia­dos que van lle­gan­do. Su fo­to­gra­fía, jun­to a sus ami­gas Ma­rit­sa y Stra­tia, mien­tras da el bi­be­rón a un be­bé si­rio, ha da­do la vuel­ta al mun­do.

“Es­tos re­fu­gia­dos lle­ga­ban mo­ja­dos, em­pa­pa­dos; los ni­ños tem­bla­ban de frío, es­ta­ban so­los, pa­re­cían muy po­bres y no­so­tras so­lo íba­mos por las tar­des a ha­cer­les com­pa­ñía”, di­ce sor­pren­di­da an­te la no­mi­na­ción. Tam­bién re­la­ta que la ma­dre del ni­ño con el que apa­re­ce en la fa­mo­sa fo­to­gra­fía que se hi­zo vi­ral, es­ta­ba mo­ja­da, en­ton­ces pi­dió a la abue­li­ta que cui­da­ra a su re­cién na­ci­do y es­te em­pe­zó a llo­rar. En­ton­ces, Emi­lia con­si­guió un bi­be­rón y se lo dio mien­tras lo arru­lla­ba con una can­ción. En

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.