Cuan­do la pri­ma­ve­ra es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na

High Class - - HC/SEXO - Por Ni­co­let­ta Fiz­zot­ti

¡Es­toy de-ses-pe-ra-da! La pri­ma­ve­ra es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na y yo no pa­ro de co­mer. Es­te in­vierno la ver­dad que fue más lar­go que ple­ga­ria de sol­te­ro­na a San An­to­nio, y yo no hi­ce otra co­sa más que mor­far­me la vi­da. En las va­ca­cio­nes de in­vierno, co­mí tan­to y vol­ví tan gor­da que per­fec­ta­men­te me po­dían usar co­mo rue­da de au­xi­lio del avión en ca­so de ate­rri­za­je for­zo­so.

Cuan­do me vie­ron así de des­bor­da­da, mis ami­gas so­li­da­rias me ani­ma­ron con to­dos los eu­fe­mis­mos ha­bi­dos y por ha­ber, del ti­po: “na­da que ver, Ni­co­let­ta, no es­tás gor­da, es­tás un po­co «hin­cha­di­ta»”, “se­gu­ro que es la re­ten­ción de lí­qui­dos”, “ese es­pe­jo no­más en­gor­da”, “¿se­gu­ro que an­da bien tu balanza?”. Y no fal­tó el fa­mo­so: “pe­ro lo que pa­sa es que vos sos gran­de no­más”. Cuan­do te di­cen “gran­de” con ca­ra de mos­qui­ta muer­ta, es­ta­te se­gu­ra de que es­tás a pun­to de pi­ña­ta y a tus ami­gas no les da el co­ra­zón pa­ra de­cir­te la ver­dad.

Cuan­do tus ami­gas del al­ma em­pie­zan a usar es­tos tér­mi­nos con­ti­go se te ac­ti­van in­me­dia­ta­men­te to­das tus alar­mas. Al­go es­tá mal, muy mal. Co­mo ya so­na­ron to­das las se­ña­les de aler­ta, no te que­da otra que ha­cer lo que más odiás en la vi­da. No, mis se­ño­ras, no es ha­cer die­ta, sino lo pre­vio a ha­cer­la: es pe­sar­te.

El mo­men­to de en­fren­tar­se a la balanza es ca­si co­mo es­tar fren­te a un pa­be­llón de fu­si­la­mien­to. Una sa­be lo que se vie­ne pe­ro no lo quie­re en­ca­rar. Tras to­mar­te dos pas­ti­llas de diu­ré­ti­cos (por­que to­da­vía es­tás en ne­ga­ción y le creés a tus ami­gas pe­lo­tu­das que te di­je­ron que lo tu­yo es “re­ten­ción”) y sa­car­te to­da la ro­pa, te subís a la mal­di­ta.

Ce­rrás los ojos fuer­te co­mo si te es­tu­vie­ran por dis­pa­rar. Lue­go abrís uno y ves me­dio bo­rro­so el ve­re­dic­to. Tras de­cir­te a vos mis­ma que “es­to no pue­de ser cier­to” (pues­to que se­guís en ne­ga­ción) pro­ce­dés a sa­car­te to­dos tus ac­ce­so­rios, des­de el re­loj has­ta la úl­ti­ma ca­de­ni­ta que te de­jas­te pues­ta (por­que a es­ta al­tu­ra has­ta tu tan­ga y tus ari­tos de per­la su­man gra­mos ex­tras).

Co­mo los 40 vie­nen con bi­fo­ca­les, te­nés que po­ner­te los len­tes pa­ra ver de cer­ca por­que no po­dés creer lo que tus ojos es­tán vien­do. En ese pre­ci­so mo­men­to cons­ta­tás de que se tra­ta de una au­tén­ti­ca cri­sis ni­vel #TeCo­mis­teLaVi­da, y co­mo no te­nés más 15 años y tu me­ta­bo­lis­mo de cua­ren­to­na da lás­ti­ma, ¡te vi­nis­te con na­da más y na­da me­nos que 10 ki­los de más! Ahí tus oji­tos se lle­nan de lá­gri­mas em­pa­ñan­do a tus bi­fo­ca­les mien­tras ex­cla­más (con tono de Del­fín Quish­pe): “No pue­de ser ¿por qué?”.

Tras mal­de­cir a to­dos los fon­dues, pan­ci­tos, pas­tas, tor­tas, cre­pes y cada uno de los 700 bom­bo­nes que te tra­gas­te du­ran­te el in­vierno, llo­rás amar­ga­men­te por to­do lo que te espera por de­lan­te: die­ta, te­ra­pia, ejer­ci­cios, ma­sa­jes, dre­na­jes, de­tox, chips y toas las de­más co­sas.

El pri­mer pa­so es la inevi­ta­ble die­ta. ¡Qué co­sa ho­rri­ble es ha­cer die­ta en in­vierno! To­dos es­tán co­mien­do fe­li­ces y vos mu­rién­do­te de ham­bre y de frío. ¿A quién en su sano jui­cio le es­ti­ra co­mer le­chu­ga en in­vierno? Y por su­pues­to, has­ta ahora no en­ten­dés por qué to­do lo ri­co en­gor­da, o por qué re­gla de tres el bró­co­li tie­ne que te­ner me­nos ca­lo­rías que el cho­co­la­te. ¿Al­guien pue­de ex­pli­car­nos es­to?

Lue­go em­pie­zan to­das las cla­ses de cuan­to nue­vo ejer­ci­cio sur­ja. Y con tan­tas op­cio­nes no sa­bés pa­ra qué la­do ti­rar­te, si es el crossfit, el yo­ga o el body pump lo que van a sal­var­te la vi­da y ha­cer­te más rá­pi­do el ca­mino a tu cuer­po del ve­rano 2017. Pe­ro por su­pues­to, siem­pre vas a ti­rar ha­cia la ami­ga bue­na on­da que te di­ce que es­tá to­do bajo con­trol y que con unas se­sio­nes de ca­mi­na­tas en el ñu­gua se te ba­ja la “pan­ci­ta” (eu­fe­mis­mo del si­glo pa­ra la gi­gan­te bu­zar­da que acu­ñas­te du­ran­te tus co­mi­lo­nas in­ver­na­les). La muy di­vi­na, se­gu­ro que has­ta se ofre­ce a es­ti­rar­te pa­ra ir a Ñu Gua­su y pa­sar­te a bus­car to­dos los días a las 6 am.

Co­mo ya no te­ne­mos 20 años y 10 ki­los no se so­lu­cio­nan en 20 días de die­ta, te­ne­mos que ar­mar­nos de pa­cien­cia y de­ter­mi­na­ción. Por­que a los cua­ren­ta, los ki­los de más se afe­rran a los hue­sos co­mo ga­rra­pa­tas. A los 40, ba­jar 2 ki­los ya es to­do un desafío. El so­lo he­cho de te­ner que ba­jar 10 ya es una ver­da­de­ra pe­sa­di­lla. Lo más pro­ba­ble es que ni aun­que te co­sas la bo­ca con pun­to cruz, ni ca­mi­nes (o me­jor di­cho en tu es­ta­do, “rue­des”) por Ñu Gua­su tres ve­ces por día vas a lo­grar tu ob­je­ti­vo en el tiem­po po­co rea­lis­ta que te pro­pu­sis­te. Por­que las cua­ren­to­nas tam­bién nos po­ne­mos an­sio­sas de bal­de, y ba­jar 3 gra­mos no nos sa­tis­fa­ce ja­más. Al mes sin re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos (por­que es ob­vio que siem­pre pre­ten­de­mos ba­jar los 10 ki­los en 1 mes) em­pe­za­mos la bús­que­da del mi­la­gro.

Ahí em­pe­za­mos a se­guir to­das las die­tas eso­té­ri­cas y soluciones má­gi­cas. Em­pe­za­mos la die­ta de la lu­na, a to­mar cuan­to té o ba­ti­do te ase­gu­ran ba­ja 3 ki­los por se­gun­do y ter­mi­na­mos re­zan­do has­ta el ro­sa­rio pa­ra im­plo­rar­le a Dios que nos per­do­ne to­dos nues­tros pe­ca­dos de gula y nos ha­ga ba­jar por in­ter­ce­sión di­vi­na.

Cre­ma, cre­mi­ta, ven­da, ven­di­ta, parche, par­chi­to, chip, chip­si­to, fa­ja, fa­ji­ta Y así se­gui­mos has­ta pa­sar por to­do el re­per­to­rio ima­gi­na­ble y de rea­lis­mo má­gi­co pa­ra ba­jar 10 ki­los en 30 días. La ver­dad es que las mu­je­res so­mos ca­pa­ces has­ta de to­mar ba­ti­dos de bos­ta de ele­fan­te al­bino si nos pro­me­ten que adel­ga­za. No hay na­da que no va­ya­mos a pro­bar. Pun­to. El cie­lo es el lí­mi­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.